Archive

Posts Tagged ‘FBI’

El FBI descabezado

May 11, 2017 Comments off

El despido de James Comey, el director del FBI, levanta serias dudas sobre el proceder del Presidente Donald Trump. Es comprensible, sin embargo, que el mandatario estadounidense se sienta incómodo  con las indagaciones sobre sus relaciones con Rusia. El hombre que llegó a la Casa Blanca con el eslogan “América Primero”, que  proclama que cerrará las fronteras para impedir la llegada de inmigrantes, que se proyecta como un  líder patriótico, un nativista,  no puede tolerar que le imputen haber ganado la presidencia ayudado por  operaciones manipuladas desde Moscú.

El escándalo comenzó hace un año cuando se filtraron correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton. El mayor daño lo hizo una serie de mails  difundidos por WikiLeaks en los que ella aparecía defendiendo intereses de la gran banca, Wall Street como la llaman los estadounidenses. Según los partidarios de Clinton  agentes rusos entregaron el material a WikiLeaks. Incluso la candidata Clinton llegó a acusar a Trump de ser “una marioneta de Rusia”.

Las cosas empeoraron para Clinton cuando Comey, a once días de la elección, dijo que reabriría la investigación sobre el peligro que podían representar los correos filtrados. El FBI no solo está a cargo de investigar los crímenes cometidos a nivel nacional, federal, sino que también es responsable de la contrainteligencia, es decir de la detección de espías y colaboradores con potencias hostiles. En su momento Trump aplaudió a Comey por su coraje. Recién hace algunos días Clinton señaló a Comey como un factor clave en su derrota.

Comey, a su vez,  ordenó una investigación sobre los lazos de Trump y varios de sus más cercanos colaboradores con operativos rusos.  Uno de los indagados es el teniente general ( r) Michael Flynn, que tuvo que renunciar a su cargo, de consejero de seguridad nacional, luego que se estableció que recibió dineros rusos y faltó a la verdad cuando fue interrogado sobre ello.

Tanto Trump como Moscú señalan que las sospechas carecen de todo fundamento. Pero el inesperado despido de Comey, que se enteró de su abrupta cesación del cargo cuando se dirigía a miembros del FBI en Los Angeles, ha azuzado  las sospechas sobre el rol de Trump  en las manipulaciones informativas.  Ha trascendido que Comey venía de solicitar un notable incremento de personal y recursos para ampliar la indagatoria.

La oposición exige ahora el nombramiento de un fiscal independiente para que continúe la investigación truncada con la salida de Comey que se había convertido en un personaje impopular. Su desempeño era cuestionado por los demócratas encabezados por Clinton y recientemente por los republicanos. En otras palabras tenía pocos amigos políticos en Washington. En todo caso  improbable que Trump y los republicanos, que controlan ambas cámaras del parlamento, acojan la demanda del partido demócrata.

La relación de Trump con el inmenso y poderoso mundo de los servicios de inteligencia estadounidenses está severamente dañada. A no dudarlo vendrán nuevos enfrentamientos en el esfuerzo por aclarar los alcances de la “conexión rusa”. Un tema que está en el centro de la lucha de poder en Washington

Advertisements

El terrorismo de un loco solitario.

June 16, 2016 Comments off

El misterio sobre el asesinato de 49 estadounidenses en Orlando aún no despeja. Para algunos Omar Mateen, el causante de las muertes y otro medio centenar de heridos, es un clásico “lobo solitario”. Un islamista radicalizado que sin tener vínculos orgánicos con el Estado Islámico (EI) actuó en su nombre. Los yihadistas del EI, por su parte, en su agencia de noticias Amaq reivindicaron  la masacre como suya. Algunos elementos calzaban con el estilo del EI. Un atentado catastrofista destinado a causar el mayor número de muertes posibles. Da lo mismo a quien se asesina lo importante es matar a muchos. La gloria de la acción es proporcional a las bajas ocasionadas. Otro rasgo característico es la vocación suicida del atacante. Mateen no tenía un plan de escape y por eso llamó a la policía.

Con estos datos en mano Donald Trump, el aspirante presidencial republicano, reiteró sus llamados a prohibir la entrada de todo musulmán a Estados Unidos. Instó al Presidente Barack Obama a  renunciar pues evitaba emplear el concepto de “Islam radical”. Incluso pidió que se intensificaran los bombardeos  contra el EI en Siria e Irak.

Analizados los antecedentes con más calma todo indica que Mateen más que un lobo era un loco solitario. El ataque parece inspirada en su profunda confusión mental. Durante mucho tiempo quiso ingresar a la policía.  Al parecer como suele ocurrir con ciertos homófobos sentía atracción por los hombres y,  según algunos testigos, mantenía encuentros furtivos con personas de su propio sexo. En una ocasión declaró que simpatizaba con Hezbolá la organización chiíta libanesa. Debía ignorar que ello le hubiese podido costar la vida a manos del sunita EI. La organización que aspira a construir un califato en el mundo árabe tiene a los chiítas como sus enemigos principales. El EI ha asesinado a miles chiítas. Colocar bombas en sus mezquitas en las horas de rezos es una de las tácticas predilectas.

Mateen al invocar al EI señaló a la organización que está a la cabeza de los enemigos de Estados Unidos con amplia figuración pública. Al hacerlo pudo pensar que así conseguiría el máximo impacto.  Por su parte la agencia Amaq solo rebotó la noticia adjudicándose el mortífero atentado. Pero no dio un solo antecedente original que permita creer que les cabía alguna responsabilidad.

La reacción de Trump, que llamó a prohibir la venta de armas de fuego a individuos que figuren en la lista de sospechosos de terrorismo del FBI, es una buena señal. Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses exigen la medida. Si es adoptada sería un primer paso para limitar la venta de armamento letal.

Cómo tipificar el terrorismo.

El Presidente Obama señaló que no habla de un Islam radical no por aparecer como políticamente correcto. Lo hace por razones de eficacia política. Al mezclar el Islam, un fe con mil trescientos millones de creyentes, con grupos radicales o terroristas se genera una amalgama absurda. Sería como hablar de terrorismo católico a propósito del antiguo Ejército Republicano Irlandés, más conocido por su sigla IRA. Los terroristas son una fracción microscópica del mundo islámico y mezclarlos es estimular la enfermiza islamofobia.

 

 

Jefe de la CIA cocinado en su propia salsa

November 13, 2012 Comments off

David Petraeus, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA según su sigla en inglés), el jefe del espionaje estadounidense renunció admitiendo una relación extra marital. Adulterio lo llaman en el código de justicia militar norteamericano y constituye un delito si se demuestra que daña “el orden y la disciplina en las fuerzas armadas”. Más allá de la censura moral, que ello puede suscitar en algunos, la dimisión fue precipitada por la vulnerabilidad a la que queda expuesta una autoridad en un cargo de semejante poder. Aunque al parecer ninguna potencia extranjera se enteró y aprovechó el flanco para extorsionarlo. Fue el servicio de contra espionaje, el FBI, el que según explicaron sus responsables descubrió por casualidad la relación del decorado militar con una periodista que escribió su biografía.
En el mundo del espionaje anglosajón utilizan la sigla MICE ( que significa lauchas) para encapsular las cuatro vertientes más comunes de la vulnerabilidad: Money, dinero; Ideology, ideología o convicciones; Compromise situaciones comprometedoras en general de tipo sexual o delictual y, finalmente, el Ego o el afán de fama y reconocimiento. Petraeus que tenía recursos económicos, era admirado como el general que condujo a las tropas norteamericanas en Irak y Afganistán, y que tenía un claro compromiso con Estados Unidos cayó por la letra C de situación comprometedora.
Lo más llamativo de su caso es que dejó rastros de su relación a través del correo electrónico. Nadie mejor que él sabe de los enormes recursos y sofisticados métodos para rastrear el mundo virtual y, por supuesto, el material. El renunciado general se comunicaba con su amante a través del traslucido Gmail que emplean millones y no a través de correos protegidos de la propia CIA. Quien asume la jefatura de un servicio de espionaje sabe que en ese momento renuncia a su vida privada y toda posibilidad de una intimidad secreta. Es algo que va con el cargo. Por ello, en forma inevitable, surgen especulaciones que hubo partes interesadas en la caída del “rey David” como lo apodaban algunos medios estadounidenses. Hay quienes señalan que la relación ya era conocida hace algún tiempo y se esperó que pasaran las elecciones presidenciales. Otros apuntan que es una pasada de factura por la inoperancia de la CIA ante el asesinato del embajador estadounidense junto a tres colegas en Libia.
Petraeus en lo que es su obituario declaró: “Tal comportamiento es inaceptable, tanto como marido como para el líder de una organización como la nuestra”. Esto alude a su arrebato romántico y el indebido riesgo causado a la institución que dirigió. Subsistirá, sin embargo, la sospecha que mas allá “de su pobre juicio” hubo interesados en hacerlo caer.