Archive

Posts Tagged ‘Frente Nacional’

Francia: la hora de las urnas.

May 4, 2017 Comments off

Los franceses optarán entre dos polos antagónicos. Uno encabezado por Emmanuel Macron el centrista que postula una política económica liberal, reformas para modernizar el Estado, léase una drástica reducción de la administración pública y sus servicios, así como mayor integración a la Unión Europea (UE).  Macron, que fue ministro del actual gobierno socialista de François Hollande afirma que no es de izquierda ni de derecha. Se proclama a favor de las buenas ideas vengan de donde vengan. El otro polo es liderado por  Marine Le Pen, la candidata del neo fascista Frente Nacional, que centra su campaña en el cierre de las fronteras francesas a nuevos inmigrantes y expulsar a cuántos de ellos le sea posible. Su eslogan es reconocible: Francia para los franceses. Eso significa, entre otras cosas, que es contraria a la pertenencia a la  UE y aboga por dejar el euro para volver al antiguo franco. Le Pen se proclama enemiga de la globalización  y la defensora de la vieja clase obrera industrial. En este ámbito ha tenido éxito pues aparece con la mayor intención voto en dicho segmento.

En la primera vuelta electoral, realizada el 23 de abril,  quedaron fuera François Fillon, conservador tradicional con 20 por ciento, Jean-Luc Mélenchon que atrajo el grueso de los votos izquierdistas con 19,6, y  Benoît Hamon, socialista que apenas consiguió un 6,4 por ciento. La participación electoral fue altísima con 78 por ciento de los inscritos. Ahora todos los votantes de estos tres candidatos deben repensar sus preferencias. Las encuestas a días la votación muestra a Macron como el amplio favorito con 59 por ciento por ciento frente a Le Pen con 41 por ciento. La candidatura de Macron salió reforzada luego del duro debate televisado que sostuvieron este miércoles.

Una victoria de Macron representaría una derrota para la extrema derecha. En Austria Norbert Hofer, candidato del fascistode Partido de la Libertad  casi  se impuso con  49,7 por ciento de los votos en las  últimas elecciones. Las corrientes anti inmigratorias hubiesen vencido si no fuese porque el conjunto del espectro político cerró filas tras Alexander van der Bellen, el candidato verde. En Holanda, donde se esperaba una alta votación  del ultraderechista Geert Wilders,  los vaticinios fallaron pues apenas logró un 13,1 por ciento de las preferencias. Así la amenazante ola del nacionalismo xenófobo ha sufrido una cadena de reveses y el domingo podría recibir un claro rechazo.  En Francia, a diferencia de lo ocurrido con las encuestas en Estados Unidos con Donald Trump y con el Brexit,  los sondeos de opinión pública coincidieron de manera precisa con los resultados de la primera vuelta.

Macron obtuvo 24 por ciento de los votos en el primer round. Si se cumplen los pronósticos rondará el 60 por ciento este domingo. El grueso de sus votantes serán franceses que lo consideran   el mal menor para  conjurar la amenaza del nacionalismo retrogrado de Le Pen. Así Francia podrá continuar su rol central en la construcción de un viejo continente unificado.

Europa envía señales mixtas

May 30, 2014 Comments off

La imagen de Conchita Wurst (wurst significa salchicha en alemán) impactó al mundo. El barbudo cantante travesti austríaco ganó el festival de la canción europea. Reconocer su mérito, más allá de los obvios prejuicios, fue una potente señal de tolerancia y respeto a la diversidad. Días más tarde el electorado de los 28 países que integran la Unión Europea (UE) eligió un nuevo parlamento comunitario. Los titulares fueron unánimes: gran avance de partidos que rechazan la diversidad y, en particular, a los inmigrantes. En Francia el auge xenófobo llevó al Frente Nacional, una organización de tinte fascista, a obtener la mayor votación del país con más de un cuarto de todos los votos. En Gran Bretaña UKIP, el partido de la derecha euroescéptica que exige abandonar de una la UE, derrotó a los conservadores y laboristas que por más de un siglo han sido hegemónicos.
Las motivaciones de los votantes variaron según los estados. En el sur de Europa, en los países mediterráneos, las izquierdas cosecharon buenos resultados a expensas de los partidos convenciones. Fue el caso de Portugal, en España los indignados pudieron con el Podemos lograr 5 diputados, en Italia el Partido Democrático, de centro izquierda, consiguió mas de 40 por ciento de los votos y en Grecia la izquierda fue la primera fuerza. Los países más golpeados por la crisis económica y el desempleo no votaron contra una Europa unificada. Lo hicieron a favor de quienes creen que mejor pueden defenderlos de las duras condiciones impuestas desde Bruselas.
La UE es una de las iniciativas políticas más audaces de los tiempos actuales. Terminar con las fronteras nacionales en buena parte del viejo continente, establecer el euro como la moneda y buscar políticas comunes tanto domésticas como internacionales es algo sin precedentes. Con razón los responsables de la UE se ufanan de haber dado a sus 500 millones de ciudadanos el más largo período de paz de su historia. Pero la mayoría de los votantes no vivieron las feroces guerras y hoy, con razón, entienden la paz como el estado natural de las cosas. El mayor malestar con la UE está en los países más ricos, con excepción de Alemania que aún sufre los remordimientos de sus atrocidades bélicas, donde los sectores de la población rechazan la inmigración de países menos desarrollados europeos y otros.
La crisis de la representación política es algo que se vive en muchos países. La apatía y el abstencionismo afectan también a otras latitudes. En el caso de la UE su enorme burocracia es nombrada a dedo, salvo los diputados, y así las autoridades son percibidas como remotas. Con todo la gran mayoría de los europeos ha mostrado que quiere seguir adelante en la construcción de una Europa comunitaria.

El nuevo parlamento europeo, en todo caso, será dominado por las dos fuerzas tradicionales que operan en la mayor parte de los países con distintos nombres: conservadores y socialistas o, si se prefiere la centroderecha y la centroizquierda. Los primeros tendrán una ligera mayoría. En tercer lugar se sitúan los partidos liberales en descenso y en cuarto los verdes que en diversos países lograron avances importantes. Los sectores de derecha extrema, pese a los resultados de los últimos comicios, son marginales.