Archive

Posts Tagged ‘Hillary Clinton’

Trump vs la CIA

January 5, 2017 Comments off

En Estados Unidos  el Partido Demócrata fue objeto de un hackeo  de marca mayor. Miles de documentos fueron extraídos de sus computadores y terminaron en manos de WikiLeaks. El impacto fue enorme pues en ellos la candidata  Hillary Clinton aparecía con dichos muy favorables a la gran banca de Wall Street a la cual denunciaba. También se exponían irregularidades del sistema electoral partidario que perjudicaban a su correligionario rival  Bernie  Sanders.

Los demócratas, informados por la CIA,  acusaron a Rusia del robo de información y  de haberla filtrado a WikiLeaks. En ese momento la campaña de  Donald Trump se mofó de la agencia de inteligencia. Desacreditaron su revelación  recordando que habían afirmado que Irak disponía de armas de destrucción masiva. El tiempo develó que la Agencia se prestó para las falsedades difundidas por el gobierno del Presidente George W Bush para justificar la invasión al país árabe en el 2003.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks asilado desde hace cinco años en la embajada Ecuador en Londres, refutó las acusaciones: “Nuestra fuente  no es el gobierno ruso  y tampoco lo es un actor estatal”.  Lo insólito es que Trump optó por aceptar la versión Assange antes que la de su enorme aparato de inteligencia. En un tuit señaló “Julian Assange dice que un joven de 14 años  podría haber hackeado a Podesta (el jefe de campaña demócrata). ¿Por qué tuvo tan poco cuidado el Partido Demócrata? ¡Además dijo que los rusos no le dieron la información!”. Trump desafia así  no solo a sus servicios de espionaje sino que a un buen número de sus correligionarios conservadores. El asunto tiene alcances internacionales. El mes pasado el Presidente Barack Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos en represalia por los hackeos realizados durante la campaña electoral. Una medida que fue calificada de prematura por el equipo de Trump que aplaudió al Presidente ruso Vladimir Putin por no reciprocar la medida, como es la costumbre. Trump lo aplaudió con un tuit: “Yo siempre supe que él es muy listo”.

El mundo del espionaje es oscuro  por naturaleza. Pero establecer el origen de un ciberataque, en el que se utilizan muchas cortinas de humo para ocultar la fuente, es una tarea de resultado incierto. Más aún cuando existen enormes presiones políticas. En el plano doméstico estadounidense el  gobierno de Obama cuestiona la legitimidad de la victoria de Trump pues habría contado con el respaldo de una potencia hostil. Además golpea a Putin gobernante con el cual se aprecia un marcado deterioro de las relaciones. Trump, por su parte, quiere a toda costa rechazar el mote que es una marioneta de Moscú, como se lo espetó Hillary Clinton en el curso de un debate.  Lo cierto es que todos los estados espían a amigos y enemigos. Washington tiene miles de agentes que buscan desentrañar que ocurre en Rusia. Lo novedoso, en este caso, sería que Putin arriesgue tanto a través de una intervención en los asuntos internos de Estados Unidos. Es una movida, que de haber tenido lugar, conlleva enormes riesgos pues es un una partida que todos pueden jugar.

Advertisements

La hora de la post-verdad

November 17, 2016 Comments off

Varias mujeres denunciaron a Donald  Trump por acoso  sexual  El acusado negó en forma tajante las imputaciones. Consultada una de sus seguidoras si las acusaciones alteraban su intención de voto respondió: “No, porque no estamos eligiendo a un Papa”. En la réplica es claro que los hechos son secundarios. Lo primordial es la identificación con lo que Trump representa.

A este fenómeno alude el británico Diccionario de Oxford  que viene de elegir la palabra del año.  El concepto internacional seleccionado es “post-truth” o  en castellano la post-verdad. Es un término para señalar que los hechos objetivos pasan a segundo plano. El mayor impacto en la formación de la opinión pública no es dictado por datos duros sino  que por  emociones.  Casper Grathwohl, en nombre del diccionario, señaló que la post-verdad es “una de las palabras definitorias de nuestro tiempo”.

En todo caso desde hace algunos años circula el término “política post-verdad” que algunos llaman “política post -factual”. A propósito de ello Politifact, un medio estadounidense de verificación de datos,  estableció que 70 por ciento de las afirmaciones sobre hechos realizadas por Trump debían considerase “mayormente falsas”, falsas” o “completamente falsas”. Un ejemplo de lo último; Trump dijo en relación a la inmigración que Hillary Clinton “quiere dejar que la gente entre al país. Podríamos tener 650 millones  entrando y no haríamos nada al respecto. Piense. Eso es lo que podría pasar. Se podría triplicar la población del país en una semana”. Ni siquiera cuadra la aritmética: Estados Unidos tiene 324 millones de habitantes.

 

Se podría pensar que las matemáticas es lo forma más exacta de representar la realidad. En cuyo caso los mejores cronistas serían los contadores. Pero nadie ignora cuan frecuente es el “masajeo” de las cifras para que terminen cuadrando. Por algo es famosa la sentencia de un político inglés que advertía que “hay mentiras, malditas mentiras y estadísticas”. Las cifras pueden ser correctas, pero admiten diferentes lecturas. Las magnitudes dependen de con qué se las compare. El asunto es aún más complejo dado el alud de datos provenientes de una enorme cantidad de fuentes. Esto ha abierto el gran debate sobre la confiabilidad de la información que circula en las redes sociales. Es alarmante escuchar a personas que citan “a la internet” como una fuente. Es tan vago como señalar que “alguien me lo dijo”.  Los medio varían en su rigurosidad y padecen de una percepción selectiva.  Incluso en la academia muchos estudios que presumen de científicos son financiados por industrias interesadas en influir a la opinión pública.  Numerosas universidades obtienen fondos de empresas o asociaciones profesionales para el desarrollo de investigaciones. Como se suele decir no hay tal cosa como un almuerzo gratis, los financiamientos no son neutros.

En un cuadro en que es duro formarse una opinión florece la post-verdad. Cada cual identifica a ciertos líderes de opinión. Muchas veces es un proceso que resulta más emocional que racional. Hay algo que lleva a creerle a uno más que a otro.  En la batalla de la post-verdad Trump fue el claro vencedor.

Las elecciones mas sucias de EE.UU.

November 3, 2016 Comments off

Culmina la eterna campaña electoral estadounidense. Un proceso donde se  alcanzaron cotas inauditas  de  negatividad. Lo deseable son campañas positivas en que cada bando proyecta sus propuestas. En este caso cobraron más fuerza las descalificaciones mutuas. Ambos candidatos aportaron copioso material para sus descalificaciones respectivas.

Hillary Clinton se empeñó, respaldada por el Presidente Barack Obama, en señalar que Donald  Trump no tenía las condiciones mínimas para asumir la presidencia. Su temperamento e ignorancia sobre cómo opera el mundo lo descalificaban para convertirse en “comandante en jefe” de las fuerzas armadas más poderosas del mundo.  Clinton le encaró su misoginia, islamofobia y racismo expresado con fuerza hacia los latinos.  Trump retrucó que la señora Clinton carecía del juicio y la honestidad para conducir la nación. Basó su impugnación en el escándalo de los correos electrónicos  reservados almacenados en su cuenta personal mientras era secretaria de Estado.  Los puntos altos del debate apuntaron a socavar al adversario antes que  a exponer como piensan gobernar un país que atraviesa por tensiones y una polarización aguda.

Trump, en todo caso, es lo novedoso de estas elecciones. No solo por anticipar que impedirá el ingreso de los musulmanes al país. Una proclama de discriminación religiosa que atenta contra la libertad de credo, un derecho humano básico. Al ser consultado si ¿aprobaría  el empleo de la tortura con agua? (waterboarding). Respondió “Por mi huevos que sí. Por mis huevos ¡En un segundo! ¡Eso y mucho más!”. Legitimó así la tortura. Con sus expresiones abrió una peligrosa puerta que irrumpe en campos que hasta hoy la convivencia democrática vedaba. Con su estilo iconoclasta el candidato republicano ha logrado, sin embargo,  aglutinar el malestar de un amplio sector de sus compatriotas. El grueso de los estadounidenses ha partido de la premisa de que cada generación vivirá mejor que la anterior.   Pero es un sueño que hoy  se desvanece. Un número importante de personas ya no progresan como en el pasado. Un largo período de estancamiento económico ha dejado a 30 millones de hombres bajo la línea de pobreza con ingresos inferiores a 20 mil dólares anuales. Otros 16 millones ganan un poco más en una condición de cuasi pobreza. Así uno de cada tres hombres entre los 18 y los 34 años es pobre o muy cerca de serlo. Hay entre los sectores industriales tradicionales -el  automotriz, el acero, astilleros y otros-  un vivo malestar. Muchos culpan a la globalización y las relocalizaciones que llevan a empresas estadounidenses a producir en México, China u otros países donde resulta más económico.  Trump denuncia sin ambigüedades los tratados de libre comercio que, a su juicio, perjudican a los trabajadores. A la par amenaza con expulsar a millones inmigrantes acusándolos de aumentar la criminalidad en el país. Gane quien gane los comicios del próximo martes 8 de noviembre Estados Unidos habrá cambiado.

El oscuro léxico de Donald Trump

September 29, 2016 Comments off

 

El debate televisado entre Hillary Clinton y Donald Trump  reveló algo del codificado lenguaje del candidato republicano. El eslogan de su campaña es: “Hacer que América vuelva a ser grande”.  Sus adversarios demócratas, encabezados por el Presidente Barack Obama, responden  que  está equivocado pues Estados Unidos nunca ha perdido su grandeza. Pero Trump no alude solo al poder  económico y militar. Su llamado es a restaurar valores y jerarquías que,  a su juicio, se han erosionado. En esta cruzada ha captado a millones de compatriotas que sienten que la globalización los ha perjudicado. Estados Unidos ha sufrido una sangría industrial. En los últimos quince años han cerrado decenas de miles de empresas con la pérdida de más de cinco millones de empleos, especialmente en el sector manufacturero mejor remunerado.

Los cambios económicos resultantes por la globalización tienen su correlato social. La clase obrera blanca y una clase media declinante se sienten desplazadas por los que los norteamericanos denominan las minorías: latinos, afros americanos, asiáticos e incluso las mujeres. Este conglomerado ya conforma la mayoría de los integrantes de las fuerzas armadas. La inmigración es percibida por muchos de los seguidores de Trump como una amenaza directa a la identidad del país. Ya hace algunos años el cientista político estadounidense Samuel Huntington aportaba  un dato: en el país nacen más niños que llevan por nombre José que el tradicional Joe.

El eslogan trumpista es entendido por muchos como un llamado, apenas velado, a que “América vuelva ser blanca y masculina”. Trump pasó bastante tiempo alimentando el rumor que Obama no había nacido en Estados Unidos. Con ello apuntaba a descalificar al primer Presidente afro americano del país. Finalmente, luego que el mandatario, hace pocos días, presentó su certificado de nacimiento admitió que había nacido en el país.

El tema racial estuvo presente en el debate a propósito de las numerosas muertes de ciudadanos negros a manos de la policía. Clinton respondió que era necesario dar mejor instrucción a los policías e invertir en el desarrollo de relaciones más armoniosas entre los hombres de azul y las comunidades.  Trump encasilló los hechos, lamentables señaló, como parte de una política de “ley y orden”. Este es un concepto que pone el acento en la protección de la autoridad frente a aquellos que vulneran  las normas. Varios estudios señalan que la impunidad frente a los abusos de poder induce a que proliferen.

En todo caso en materia de bajezas y eufemismos  el premio ha de llevárselo Ted Cruz,  ex adversario republicano, que se mofó de Trump diciendo que tenía manos pequeñas, un alcance velado a sus genitales. El aludido acusó el golpe y respondió: “Mis dedos son largos y hermosos, como, ha sido bien establecido, con varias otras partes de mi cuerpo”.  Todavía restan debates, antes de las elecciones del 8 noviembre, para aprender a descodificar el léxico político estadounidense.

EE.UU. y su politizada Corte Suprema.

February 18, 2016 Comments off

La muerte del supremo Antonin Scalia tiene repercusiones mundiales. El juez falleció este sábado y cambió el balance de poder en el máximo tribunal estadounidense. La Corte, integrada por nueve miembros, operaba con cinco magistrados conservadores, liderados por Scalia, y cuatro de orientación liberal o filo demócratas. Ahora ambos sectores están empatados y así, por el momento, incapacitados de dar un veredicto final en casos reñidos.

Estados Unidos vive, desde hace años, una aguda polarización política. La Corte Suprema no es la excepción y guiada por Scalia asumió una postura conservadora militante. Scalia fue el defensor del “textualismo” o el “orginalismo”. Esto es interpretar de la forma más ortodoxa posible la Constitución aplicándola al pie de la letra. La doctrina del fallecido juez era explicita: “Las palabras tienen significados. Y su significado no cambia”. Pocas personas postularían un concepto tan ahistórico. Pero en Estados Unidos hay corrientes que niegan la teoría de Charles Darwin sobre la evolución humana. Son los “creacionistas” que afirman que, como dice la Biblia, Dios creó al hombre. En cuanto al significado de las palabras es evidente que el concepto de libertad estadounidense actual es diferente al que imperó durante la larga fase esclavista.. Los temas de género eran vistos de manera muy diferente cuando los padres fundadores redactaron la Constitución. La lengua es algo tan vivo y cambiante como las propias sociedades.

Una de las decisiones de la Corte Suprema, que pesa sobre la vida política norteamericana, fue la autorización para realizar aportes ilimitados a campañas electorales. Ello en circunstancias que en todo el mundo se busca moderar la gravitación de los grandes capitales en la conducción política. Otro fallo político de gran impacto fue decretar la victoria electoral del republicano George W, Bush, en detrimento del demócrata Al Gore el  2000. En otro fallo reforzó la tenencia de armas por parte de particulares. La Corte Suprema viene de rechazar algunas de las limitaciones impuestas a las centrales termoeléctricas carboneras propuestas por el Presidente Barack Obama. Las medidas para reducir las emisiones de CO2  formaban parte del paquete presentado por Estados Unidos en la reunión contra el cambio climático, COP 21 en París. Así un grupo de jueces tiene un impacto directo sobre las emisiones de dióxido de carbono y, en consecuencia, sobre el calentamiento global del planeta.

Ahora le corresponde a Obama nombrar al sucesor de Scalia. Varios líderes republicanos señalan que no debe hacerlo. Esa es una tarea que debería dejar a la persona que resulte elegida en noviembre. “Dejamos que el pueblo decida” dicen algunos republicanos. Obama replica que es su deber constitucional nombrar al sucesor. Los opositores que controlan el Senado indican que no aprobaran al candidato del ejecutivo. Es una pugna más  que se proyecta sobre la campaña presidencial. Obama a la Corte Suprema.

Faltan 11 meses para que asuma el próximo Presidente, en enero de 2017. Es posible que en este largo período el Senado bloqueé la nominación propuesta por la Casa Blanca. Podría ocurrir si Hillary Clinton gana los comicios que ella proponga a Obama para convertirlo en uno de los supremos. Consultada al respecto Clinton respondió: “ Es una gran idea…él es brillante. Él tiene todas las credenciales”. Pero ya se sabe que en política una semana puede ser una eternidad.

Estados Unidos y su política energética

October 26, 2012 Comments off

Para Chile y Estados Unidos la energía es su Talón de Aquiles. Pero hay una gran diferencia en la forma en que ambos países encaran el reto. En Chile impera una nebulosa en cuanto a las políticas de estado  que, en definitiva,  son claves para lograr energía barata, limpia y segura. Estados Unidos, en cambio, ha tomado el toro por las astas. Hillary Clinton, la secretaria de Estado, pronunció el 18 de octubre un discurso de la mayor importancia sobre el impacto de la energía en las relaciones internacionales. Señaló que la energía está en el núcleo de las consideraciones estratégicas: “La energía es un asunto de riqueza y poder, lo que significa que puede ser tanto una fuente de conflicto como de cooperación”.  Al respecto Clinton advirtió, y el gobierno chileno debería prestar atención, “Los monopolios energéticos crean riesgos…en cualquier parte del mundo cuando un país es demasiado dependiente de otro para obtener energía, ello puede poner en peligro su independencia política y económica”.

La secretaria de Estado aprovechó de recordar  a sus compatriotas los logros del gobierno actual: “Nuestro empleo de energías renovables, viento y solar, se ha duplicado en los últimos cuatro años. La explotación de petróleo y gas natural aumenta”.  Cifras recientes muestran que Estados Unidos ha reducido sus importaciones petroleras de 60 a 40 por ciento de su demanda doméstica. Ello es resultado, en buena parte, de la abundancia de gas y los efectos de la recesión. Pero si el país logra mantener esta tendencia conseguirá una meta que varios gobiernos no pudieron alcanzar. Clinton además subrayó la importancia de la eficiencia y el ahorro con la fijación de nuevas exigencias para el rendimiento de los automóviles y ahora para todos los vehículos pesados.

La necesidad de un debate internacional, y en cada país, sobre el futuro energético es urgente. Y, claro, en un tema vital para el futuro de la soberanía de las naciones no podía faltar la dimensión militar: “Por eso que la OTAN ha identificado la energía como un tema clave de seguridad”. En relación a América Latina señaló que “El objetivo es lograr el acceso universal a la electricidad para el año 2022 a través de la interconexión eléctrica en el hemisferio… Al ampliar el tamaño de los mercados de energía, podemos crear economías a escala, atraer más inversión privada, reducir los costos de capital y en última instancia reducir los costos para el consumidor”, dijo Clinton.

El Departamento de Estado cuenta ya hace desde hace un año el  Bureau of Energy Resources dedicado a estudiar la gravitación de la energía en las relaciones internacionales. Chile, recién en el gobierno anterior, creó un ministerio de Energía. Antes el tema era cubierto por una frágil Comisión Nacional de Energía dependiente de la cartera de Minería.  Hoy el gran afán de las autoridades es asegurar, como corresponde,  el abastecimiento.    Pero sin una estrategia de estado como la que, por ejemplo, ha enunciado Washington el país mantendrá su peligrosa dependencia externa, no conseguirá bajar los precios de la energía y aumentará la carbonización de la matriz.

Obama tras la reelección

April 12, 2011 Comments off

Barack Obama que reencantó con la política a millones de estadounidenses irá por más. Su gran reto para lograr la reelección, en noviembre del 2012, será ser reconocido, como lo fue en su candidatura de 2008, como un innovador y no como el mal menor. Cuatro años en la Casa Blanca no pasan en vano. Recibió el país en la peor crisis financiera desde la década de los 30. Ello con la consecuencia de un alto desempleo, que superó el diez por ciento. , y una baja significativa en los ingresos de amplios sectores. Así el grueso de sus esfuerzos en el plano económico, el determinante para sus posibilidades electorales, apuntaron a devolver la confianza a sus electores. En la actualidad el cuadro mejora con una baja sostenida del desempleo y las encuestas señalan que Obama tiene probabilidades razonables de repetir el mandato. A su haber figura la aprobación de la reforma del sistema de salud que incluyó a casi 50 millones de excluidos. Entre sus déficit está no haber logrado una nueva política migratoria. Pero los inmigrantes latinos, hasta cierto punto, son un voto cautivo.
Todo político sabe que una semana en política es una eternidad pues pueden ocurrir muchas cosas. Obama lo ha experimentado en carne propia. El 31 de marzo del año pasado autorizó nuevas exploraciones petroleras en aguas profundas en el Golfo de México. El 20 de abril estalló la plataforma Deepwater Horizon causando el mayor desastre ambiental de la historia del país. Lo mismo le ocurrió con la energía nuclear: al poco tiempo de facilitar garantías fiscales para construcción de nuevas plantas núcleo eléctricas sobrevino el desastre en Fukushima en Japón. Sus recientes propuestas energéticas se distancian de sus promesas electorales originales que preveían menos petróleo y una actitud fría ante la energía atómica.
En su política exterior Obama logró un importante acuerdo con Rusia para la reducción de armas nucleares. De hecho logró resetear, para emplear la expresión de la secretaria de stado Hillary Clinton, sus relaciones con Moscú. Ha buscado cumplir con las metas de retirar las tropas estadounidenses en Irak y Afganistán. Donde no ha tenido éxito es en el Medio Oriente. Sus intentos por lograr un avance en las negociaciones israelo-palestinas están en un punto muerto. Y la postura de Washington frente a la primavera árabe es un nudo de contradicciones. Ello sin considerar la insólita exigencia de cambio de régimen en Libia. Pese a que Obama no ha satisfecho muchas de las ilusiones, que despertó con su llegada a la Casa Blanca, todavía parece como el mejor posicionado para seguir residiendo en ella