Archive

Posts Tagged ‘Irán’

Trump con todo contra Irán.

May 10, 2018 Comments off

 

Washington tiene una meta frente a Irán: lograr un cambio de régimen en Teherán o al menos forzarlo a abandonar sus objetivos políticos. Esa es la razón por la cual Estados Unidos dejó el Tratado Nuclear, alcanzado junto a las mayores potencias occidentales además de Rusia y China. El propósito del acuerdo con Irán era impedir que el país desarrollase una bomba atómica. Nueve inspecciones realizadas por Naciones Unidas, desde 2015, dieron fe que Teherán  cumplía con lo acordado. Ello no bastó para el Presidente Donald Trump que no ahorró adjetivos para descalificar el acuerdo.

En su discurso, este martes 8, Trump lanzó una andanada de acusaciones contra el gobierno iraní. Lo acusó de ser una de las principales causas de la inestabilidad en el Medio Oriente, de atizar la guerra en Siria y Yemen, de apoyar a una variedad de organizaciones terroristas. Incluso en cuanto a lo último lo culpó de respaldar  a los talibanes en Afganistán. En rigor los talibanes recibieron ayuda estadounidense a través del ISI, el poderoso servicio de inteligencia paquistaní.

La pregunta es por qué los europeos y el resto del mundo, con la excepción de Israel y el grueso de las monarquías dictatoriales árabes, no perciben a Irán como una amenaza. El motivo es que lo qué está en juego en el Medio Oriente es la hegemonía política de la región. Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel apostaron fuerte por acabar con el régimen de Bashar al Asad en Siria. La guerra concluye con una victoria de un gobierno al cual sus adversarios le vaticinaban apenas algunas semanas. A Irán se le imputa respaldar a los rebeldes hutíes  en Yemen pero es la fuerza aérea Saudita, con respaldo estadounidense, la que bombardea en forma cotidiana al pequeño país causando miles de muertes de civiles.

Trump señaló que Estados Unidos no puede vivir bajo la amenaza de un régimen como el iraní dotado de armas nucleares. Las agresiones suelen encubrirse bajo nobles principios humanitarios o incluso para la preservación de la paz. Sadam Hussein fue depuesto por la falsa amenaza de armas de destrucción masiva.  Muammar Gadafi fue atacado para impedir una masacre en el este del país. Ahora la ofensiva contra Irán es presentada como una contribución a la seguridad del mundo. Aunque Teherán destruyera sus instalaciones nucleares el acoso no cesaría porque no es ese el motivo de las medidas restrictivas que Estados Unidos volverá imponer.  Trump ha advertido que aplicará sanciones directas, a sus empresas e instituciones financieras, y también secundarias,  que afectaran a cualquier compañía de terceros países que comercie con Irán y Estados Unidos.

 

El cerco a Irán, como lo demuestran estadísticas de  restricciones anteriores, afectaran de manera vital al gobierno y el pueblo iraní. Está por ver si este castigo favorecerá a los moderados seguidores del Presídente Hasan Rohani o a los sectores más duros de los Guardias Revolucionarios. Si éstos últimos tomasen el control cabe anticipar una creciente actividad bélica en varios países de la región. La apuesta de Trump es en sus palabras: “El hecho es que ellos querrán hacer un nuevo y duradero acuerdo”. En sus términos, claro.  El tiempo dirá.

Advertisements

Siria al borde del precipicio.

April 12, 2018 Comments off

 

 

Si las palabras representan las intenciones de Estados Unidos y Rusia el mundo corre peligro. A raíz de un presunto ataque con armas químicas, en la localidad Siria de Douma, se ha desatado una crisis que enfrenta a Washington y Moscú. En Occidente se acusa a Rusia de avalar al régimen sirio de Bashar al Assad en  el empleo de gases que habrían costado la vida a unas cincuenta personas y dejado centenares de heridos. El Presidente francés Emmanuel Macron dice tener pruebas del empleo del letal gas cloro. Moscú, en todo caso, niega de manera tajante toda responsabilidad en los hechos y ha extendido su protección al régimen sirio, que además tiene el respaldo incondicional de Irán.

El Presidente Donald Trump dio señales inequívocas que prepara un ataque contra las fuerzas sirias. Para  subrayar la gravedad de la situación suspendió su participación en la ritual  reunión hemisférica, la VIII Cumbre de las Américas que tiene lugar en Lima, además de una visita a Colombia. Trump hizo trascender que prefería permanecer en su país  para manejar una situación crítica que podía escalar con consecuencias imprevisibles.

Ante la inminencia de un ataque el diplomático ruso  Alexander Zasypkin dijo que su país derribaría cualquier misil y atacaría los buques, submarinos o aviones que los dispararan. Levantaba así la vara  pues en el pasado Rusia se había limitado al empleo de sus defensas antiaéreas en caso que personal ruso estuviese bajo amenaza. Han surgido dudas sobre que dijo exactamente Zasypkin. Pero sin esperar mayores explicaciones Trump recurrió al inefable tuit: “Rusia promete derribar todos los misiles disparados en Siria. Prepárate Rusia, porque ellos llegarán hermosos, nuevos e inteligentes.  Ustedes no deberían ser socios de un animal que mata con gas a su gente y lo disfruta”.

De inmediato analistas estadounidenses enrostraron a Trump de caer en lo que había criticado a su predecesor el Presidente Barack Obama. Esto es de anunciar sus intenciones bélicas alertando al enemigo sobre los próximos pasos. Ya sea para sacarse el mote de inconsecuente o dejarse un mayor margen de maniobra Trump volvió a la carga con un tuit  que señalaba que el ataque: “Podría ser muy pronto o no tan pronto después de todo”. Más allá de las palabras las marinas estadounidense,  británica y francesa despliegan sus unidades con miras a una descarga misilística.

Suele ocurrir que las operaciones bélicas son encubiertas con  altisonantes justificaciones éticas. En este caso se trataría de trazar una línea roja frente al empleo de armas químicas. Pero la argumentación es poco convincente puesto que las mismas naciones que hoy impugnan los gases tóxicos los toleraron cuando Irak los descargó contra Irán en la guerra que libraron entre 1980-1988. Según lo señaló el diario The New York Times: “El programa encubierto estadounidense durante la administración Reagan dio a los iraquíes ayuda clave para la planificación de batallas cuando las agencias americanas de inteligencia sabían que los comandantes iraquíes emplearían armas químicas en batallas decisivas de la guerra”. El mismo diario cita a un alto oficial de inteligencia, Walter P. Lanz, que explica el pensamiento de entonces: “El empleo de gas en el campo de batalla por parte de los iraquíes no era un asunto de gran preocupación estratégica”. Lo que importaba a Washington era derrotar a las huestes del radicalismo islámico iraní. Poco ha cambiado.  No son principios los que están en juego sino que quien dominará  el Medio Oriente.

 

 

Arabia Saudita: la noche de los cuchillos largos.

November 9, 2017 Comments off

Se  ha dicho que Arabia Saudita es un país atendido por sus propios dueños. Ello porque el poder político, económico y militar está concentrado en las manos de miembros de la familia real. Esto era así hasta la semana pasada cuando en un  golpe de palacio el príncipe Mohammed bin Salman, hijo del octogenario monarca, lanzó una masiva redada de arrestos. Entre los detenidos, acusados de corrupción, figuran Miteb bin Abdullá  comandante de la Guardia Nacional, una fuerza de cien mil efectivos que actúa como la guardia pretoriana del régimen. También está Waleed bin Talal, uno de los hombres más rico del reino. Hasta ahora se sabe del arresto de once príncipes y cientos de altos funcionarios.

El hecho tuvo impacto mundial: el barril de petróleo subió ante los temores que la ofensiva del príncipe Mohammed bin Salman (MBS, por sus iniciales) puede desestabilizar al reino que es uno de los principales abastecedores de crudo al mercado internacional. Hasta ahora el país mantenía un delicado balance entre las principales tribus sauditas.  Ahora MBS y sus seguidores controlan  del vasto aparataje de defensa y seguridad.

Desde su llegada al poder MBS no solo ha concentrado poder sino que lo ha utilizado. En 2015 asumió como ministro de Defensa y casi de inmediato lanzó una ofensiva militar contra Yemen. Una operación militar destinada a desbancar a los  huthies  que combaten contra los saudíes desde 2004 en varios episodios. Más que un problema religioso la  monarquía saudí ve en ellos y otros chiítas la mayor amenaza para su trono.  De hecho en  2011 despachó tropas a Bahrein para sofocar un alzamiento de la mayoría chií.  Riad ha reemplazado a Egipto como el líder del mundo árabe y del islamismo sunita y, por lo mismo, se erige como la barrera a la expansión de la influencia chií propugnada por Irán.

En lo que toca a Yemen las operaciones saudíes están estancadas y han causado unos diez mil muertos,  42 mil heridos y tres millones de desplazados. 70 por ciento de la población requiere ayuda alimenticia.

Siempre en la vena de confortación con Irán Riad lideró, en junio,  la imposición de un severo bloque territorial y  aéreo a Catar  por sus estrechas relaciones con Teherán y el respaldo a grupos catalogados  como terroristas.  Todo indica, sin embargo,  que el bloqueo no consiguió un cambio de política catarí

Coincidiendo con la noche los cuchillos largos en Riad el Primer Ministro libanés,  Saad Hariri,  de visita en Arabia Saudita renunció al cargo. Agravaba así el conflicto con la organización  político militar chiíta Hezbolá que contrala el sur  de Líbano. Para agravar las cosas un misil estalló en las proximidades del aeropuerto de Riad. Arabia Saudita denunció que el ingenio, lanzado desde Yemen, fue fabricado por Irán y operado por militantes de Hezbolá concluyendo que ello constituía “un acto de guerra”.

Está a la vista que el ambicioso príncipe  MBS ha sido proactivo en abrir frentes y generar conflictos pero no en superarlos. Sus faraónicos planes contemplan la construcción de una enorme ciudad, Neom, que costará 500 mil millones de dólares. Muchos estiman que no pasará de ser un espejismo al igual que obtener victorias militares.

Trump con los sunitas vs los chiítas.

May 24, 2017 Comments off

Estados Unidos venderá armas por 110 mil millones de dólares a Arabia Saudita. El anuncio,  hecho durante la visita del Presidente Donald Trump  al reino saudí, marca un  viraje en la política exterior de Washington.  Trump  destacó por su lenguaje islamofóbico durante la campaña electoral  en  que, en otras cosas,  afirmó que “el Islam nos odia” además de llamar a no dejar entrar a ningún musulmán al país. Ahora revisa sus dichos y propone una alianza  a las decenas de monarcas dictadores reunidos en la capital saudita.

Llama a los gobernantes sunitas a combatir al declarado enemigo común: Irán y, por extensión, a los chiítas. Trump le advierte a Teherán que: bajo ninguna circunstancia podrán disponer de armas atómicas; según Naciones Unidas los iraníes han respetado el acuerdo alcanzado, en 2015, en el suspendían ciertas actividades atómicas.  Le exige que desmantele las redes  terroristas y las milicias  chiítas; en rigor las organizaciones milicianas y terroristas más peligrosas como el Estado Islámico y Al Qaeda son sunitas. Le exige a Irán que retire sus fuerzas de Siria lo cual es una demanda unilateral dado que muchos países incluida Rusia , Turquía y Estados Unidos tienen efectivos en el país. Irán debe forzar a sus aliados chiítas  de Hezbolá a que salgan de Siria para volver al Líbano donde deben dejar las armas.  Son exigencias tan poco realistas que despiertan sospechas que lo que se busca es un conflicto.  Trump señaló que de” Líbano a Irak a Yemen,  es Irán el que financia, arma y entrena a los terroristas, las milicias y otros grupos extremistas que causan destrucción y caos en la región”.

Esta postura no hará más que ahondar la rivalidad entre sunitas y chiítas que antes de la revolución iraní, en 1979, no era un factor relevante. Ha sido la pugna con Arabia Saudita y otras monarquías, que temen que sus coronas están en peligro,  lo que gatilló la animosidad  entre ambas facciones islámicas, los  sunitas constituyen el 85 por ciento y los chiítas 15 por ciento  de los musulmanes,  y que ha dejado cientos de miles de muertes, especialmente en Irak.

Esto ocurre a menos de una semana de la victoria Hassan Rouhani, con 57 por ciento de los votos,  en las elecciones presidenciales en Irán.  Ello con la propuesta a los iraníes  de abrir un “·camino de integración con el mundo”. Su rival Ebrahim Raisi, que logró el 38 por ciento  de las preferencias, postulaba una línea de integrismo religioso y confrontación internacional. La victoria de Rouhani fue posible, en parte, por la política conciliadora del Presidente Barack Obama que favoreció el diálogo antes que el enfrentamiento  con la radicalización que ello acarrea. La agresiva actitud de Trump, que encanta a Israel que desde hace mucho denuncia a Teherán como su mayor amenaza, complicará la vida de las fuerzas aperturistas en Irán que aspiran a una inyección de inversiones extranjeras. Lo más probable es que la confrontación contra Irán se libre en la ensangrentada Siria y el sufriente Yemen donde organizaciones humanitarias ya denuncian una letal hambruna.

Trump desconoce acuerdo con palestinos.

February 16, 2017 Comments off

 

El futuro de un Estado palestino aparece más difuso aún. Durante la reciente visita de Binyamin Netanyahu, el Primer Ministro israelí,  a Washington el Presidente Donald Trump fijó, el 15 de febrero,   su postura ante el conflicto palestino-israelí. Dijo Trump : “Así es que estoy considerando dos Estados o un Estado. A mí me gusta aquel que le gusta a ambas partes. Yo estoy muy contento con la que le gusta a las dos partes. Yo puedo vivir con cualquiera de las dos.  Yo pensé por algún tiempo  que la de los dos Estados  era la más simple. Para ser honesto, si Bibi (Netanyahu) y los palestinos, si Israel y los palestinos están satisfechos, yo estoy satisfecho con la  que les guste más”.

 

Música para los oídos de Netanyahu. La extrema derecha israelí se ha opuesto desde siempre a la creación de un Estado palestino independiente y viable. De acuerdo a la llamada Hoja de Ruta establecida por el Cuarteto, integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas, redactado en septiembre de 2002, para el año 2005 ya debía existir el Estado palestino. Pero un primer ministro israelí tras otro ha trabado el camino a una Palestina soberana. Una de las formas de obstruir la creación de otro Estado ha sido colonizar territorios de Cisjordania donde se erigiría la nueva patria palestina. Inicialmente los gobiernos israelíes exigían, con razón, el reconocimiento del Estado de Israel como requisito para conversaciones paz. La Autoridad Nacional Palestina aceptó la demanda. Entonces Israel cambió los términos y hoy les exige que reconozcan al “Estado Judío de Israel”. En rigor Israel no puede ser un Estado judío en circunstancias que allí vive alrededor de un millón de árabes además de otras comunidades no judías.

 

La vida de los palestinos está gobernada, en gran medida, por los israelíes que suministran la electricidad, el agua, controlan los impuestos, establecen estrictos retenes camineros. En esas circunstancias la propuesta de un Estado significa más de la misma opresión para los palestinos. Está además la variable demográfica. Israel decidió abandonar los territorios ocupados de Gaza luego de concluir que le sería imposible mantener un Estado democrático con una creciente población palestina. Esto significaba que si los palestinos son asimilados como ciudadanos israelíes, en un par de décadas superarán a la población judía. Y si el país se rige por normas democráticas, los primeros tendrán la voz cantante.

La estrategia de Netanyahu, que tiene el respaldo de Trump, es subsumir a los palestinos en una negociación más amplia. Israel aspira a “abrir la cancha” y ve la coyuntura actual como propicia para lograr el reconocimiento de su país por parte de  Arabia Saudita y varias monarquías árabes. El eje de esta iniciativa no busca resolver la situación de los palestinos sino que confrontar a Irán. Algo que Trump ha colocado entre sus primeras prioridades internacionales. Un cuadro poco alentador para el Medio Oriente y en especial para los palestinos

Siria y la muerte del embajador ruso.

December 22, 2016 Comments off

“Morimos en Alepo, usted muere aquí” gritó el turco Mevlut Mert Altintas al ultimar a Andrei Karlov, el embajador ruso en Turquía. El asesino, ex miembro de las fuerzas especiales de  policía, simulando ser un guardaespaldas le descerrajó cinco disparos por la espalda.  Luego dijo: “Juramos morir  en martirio…Es una venganza por Siria y  Alepo”. Atlintas era un yihadista militante del Frente al Nusra, que es la rama siria de Al Qaeda.

El atentado ocurrió el lunes  mientras los derrotados rebeldes que lucharon, durante cinco años, contra las tropas del Presidente Bashar al Assad eran evacuados de Alepo. Moscú entregó hace poco nóminas de muertos en las que señala que unos dos mil yihadistas rusos han encontrado la muerte en Siria; la mayoría de ellos estaban enrolados en el Frente al Nusra.  Rusia ha jugado un papel decisivo en la victoria del régimen sirio con el masivo  despliegue de sus bombarderos que han realizado más 18 mil misiones de combate.

Altintas murió enfrentado a la policía. Por ello será difícil saber si su acción fue motivada por la indignación ante las crudas imágenes de la caída de sus compañeros de armas. Es posible también que al Nusra le ordenara el atentado.

La derrota en  Alepo tiene alcances estratégicos. Estados Unidos, sus aliados europeos y el grueso de las monarquías árabes, armaron y financiaron generosamente a los rebeldes. Estos eran un conjunto heterogéneo de individuos que luchaban por mayor libertad mezclados con fundamentalistas que buscaban imponer un régimen islámico. Estos últimos conformaban el grueso de las fuerzas insurgentes. Todos, sin embargo,  compartían la certeza que el régimen de Assad colapsaría. En un primer momento ello pareció posible. Pero gracias al respaldo de Irán, la milicia chiíta Hezbolá del Líbano y más tarde de Rusia el régimen logró pasar a la ofensiva. Quedó claro además que Occidente no estaba dispuesto a intervenir con sus tropas para respaldar a los opositores.

En Siria se libran varios conflictos. En el plano doméstico se enfrenta la mayoría sunita a los gobernantes chiítas. Los kurdos, por su parte, con respaldo de Estados Unidos y Rusia, luchan por crear su Kurdistán. Turquía, que respalda a los rebeldes y sus tropas combaten en el norte de Siria, se opone por todos los medios a la independencia kurda. Los iraníes apoyan a los chiítas y coinciden con los turcos contra los kurdos. Los rusos buscan ante todo neutralizar a los fundamentalistas para impedir que lleguen a algunas de las ex repúblicas soviéticas. Un rompecabezas donde varias piezas no calzan unas con otras.

La próxima semana, el 27 de diciembre,  tendrá lugar en Moscú una reunión en la que participarán Turquía, Irán y Rusia. De este encuentro podría surgir un acuerdo de lucha contra los yihadistas, limitar las ambiciones independentistas kurdas y, consolidar la influencia chiíta en Irak y Siria. El atentado contra Karlov pudo ser un intento de al Nusra por descarrilar la iniciativa. El cuadro es tan complejo, con tantos intereses contradictorios, que sería aventurado vaticinar el resultado de la importante cita.

Israel e Irán se enfrentan por Washington.

March 5, 2015 Comments off

Hay quienes señalan, con cierta malicia, que Israel es una estrella más en la bandera de Estados Unidos. Aunque una estrella de seis puntas los intereses de israelíes son considerados al mismo nivel que las estrellas de cinco puntas que representan a los 50 estados. Es insólito que Benjamín Netanyahu  haya presentado, ante ambas cámaras del parlamento,  su oposición a un acuerdo entre Washington y Teherán para congelar el programa nuclear iraní. Un cuestionamiento frontal al Presidente Barack Obama, el responsable de la política exterior del país.

Netanyahu, como el resto del mundo, tiene razón de alarmarse con la proliferación de  armas nucleares. Aunque la autoridad moral de Israel en este campo es poca. Es el primer estado que ha fabricado bombas atómicas en el Medio Oriente. Pese a todo Estados Unidos y otros países hacen bien en frenar la proliferación de la peor de las armas de destrucción masiva

En Israel abundan las acusaciones que Netanyahu utiliza la amenaza de Irán para fines electorales. La situación económica ha gravitado en su contra de cara a las elecciones que tendrán lugar en algunos días. Para fortalecer su campaña ha buscado fijar el eje en los temas de defensa que son su fuerte. Más allá de las tácticas electorales lo que muchos israelíes temen es un cambio en la estrategia de Washington.

Estados Unidos no ha podido lograr sus objetivos políticos, por la vía de las armas, en Irak y Afganistán. La conclusión es que el Pentágono no tiene la capacidad de imponer su voluntad sobre sus adversarios en el campo de batalla. No gana las guerras que se eternizan lo que equivale a perderlas. La lección aprendida fue aplicada en Siria donde no ha intervenido con tropas terrestres. La estrategia actual consiste en ayudar a sus aliados para mantener un equilibrio que le sea favorable pero sin comprometer efectivos. En este cuadro un acuerdo con Irán ayuda a la estabilidad en Irak, Siria y Afganistán. Esto no supera el antagonismo entre los chiítas que gobiernan Teherán e Irak y los sunitas que son dominantes en el resto del mundo árabe. Pero es más fácil negociar con Irán que con Al Qaeda y el Estado Islámico.  En este esquema Israel pierde protagonismo como el aliado principal de Estados Unidos. Pasaría a ser un socio más, predilecto sin duda, pero uno en el rompecabezas del Medio Oriente.

La postura de Netanyahu es comprensible desde la perspectiva de la percepción del interés nacional de su país.  Pero Israel no tiene la capacidad militar para atacar con éxito a Irán y  destruir sus instalaciones nucleares. Entonces exige que lo haga Estados Unidos que ya ha aplicado duras sanciones económicas a Teherán. Son éstas las que forzaron a los iraníes a negociar.  Si Washington  no está dispuesto a mandar tropas a Siria menos lo hará en Irán. Con toda lógica Obama afirma que es preferible un acuerdo político con los iraníes. La alternativa es mantener status quo que podría acelerar la fabricación de armas nucleares. A finales de marzo concluyen las negociaciones y el mundo sabrá si Teherán se abre a inspecciones amplias y sorpresivas.

Sabotaje al programa nuclear iraní.

La central atómica  iraní de Bushehr, construida por Rusia, recibió en 2010 una descarga de “malware” o gusanos de  un virus especialmente diseñado, por Estados Unidos e Israel,   llamado Stuxnet. El daño causado por el virus fue considerable.  Fue el primer caso de un ataque cibernético tan elaborado contra un blanco específico. Un virus informático es el arma selectiva por definición. Ataca un blanco sin ocasionar daño a las personas y, en teoría, queda confinado al sistema atacado. Se estima que el programa atómico iraní sufrió grandes atrasos.