Archive

Posts Tagged ‘Israel’

Israel por la vía del tribalismo

July 19, 2018 Comments off

El Parlamento israelí aprobó la polémica  ley que establece a   Israel como el “Estado Nación del pueblo judío” y le reserva a éste, con prescindencia de otros ciudadanos,  el derecho a la autodeterminación. Además proclama al  hebreo como la única lengua oficial relegando al árabe. La anexión de Jerusalén, cuyo estatus internacional está sujeto a negociaciones, fue ratificada proclamándola “total y unificada” como la capital de Israel. Hasta hoy, con la excepción de Estados Unidos y pocos gobiernos, la casi totalidad de los países mantiene sus embajadas en Tel Aviv. Violando acuerdos contraídos  uno de los artículos apunta  a que el Estado se compromete con “el desarrollo de asentamientos judíos” a los cuales debe estimular y consolidar considerándolos de “interés nacional”. La implantación de asentamientos en territorios ocupados ha sido un objetivo estratégico de los últimos gobiernos israelíes. Ello pese a las múltiples condenas internacionales en las que también ha participado Washington. En definitiva la controvertida ley fue aprobada por un margen relativamente estrecho: 62 votos contras 55.

La nueva legislación encontró viva resistencia de parte de importantes sectores de la población israelí. Reuven Rivlin, el Presidente de la república cuya posición  es más bien simbólica,  advirtió al inicio del debate sobre “el daño  que podría causar  al pueblo judío en la diáspora y en Israel”. Jeremy Ben-Ami , de la organización  J Street de judíos progresista de Estados Unidos, señaló : “Hace dos meses celebramos 70 años de la Declaración de la Independencia de Israel,  en ella está escrito que el Estado de Israel asegurará la completa igualdad social y los derechos políticos  de todos sus habitantes sin importar su religión, raza o género.  Hoy el gobierno de Netanyahu    trata de ignorar estas palabras y los valores que representan”.

En una primera reacción los diputados de la Lista Conjunta Árabe salieron del Parlamento israelí, luego de romper en pedazos el texto de la cuestionada ley, al grito de “apartheid”, evocando el régimen de segregación a que fueron sometidos los negros bajo los gobiernos supremacistas blancos en Sudáfrica. El diputado palestino-israelí  Ayman Odeh, enarboló una bandera negra para indicar lo que a su juicio simboliza el duelo por la democracia israelí.

Para el millón ochocientos mil árabes israelíes, alrededor del 20 por ciento de la población,  nada cambiará de inmediato. La ley no hace más que poner por escrito lo que ya ocurre en la práctica. Pero la institucionalización, con toda probabilidad,  incentivará nuevas demandas tendientes a segregar a las comunidades en perjuicio de los árabes.

Para los palestinos se abre una interrogante existencial: durante décadas han luchado por la creación de un estado independiente. Esta vía ha sido obstaculizada y desechada por Israel. Ahora también es claro que la coexistencia al interior de un Estado  se tornará aún más difícil. Al menos mientras rija la ley recién aprobada. El panorama del conflicto israelo-palestino  es oscuro.

Advertisements

Trump con todo contra Irán.

May 10, 2018 Comments off

 

Washington tiene una meta frente a Irán: lograr un cambio de régimen en Teherán o al menos forzarlo a abandonar sus objetivos políticos. Esa es la razón por la cual Estados Unidos dejó el Tratado Nuclear, alcanzado junto a las mayores potencias occidentales además de Rusia y China. El propósito del acuerdo con Irán era impedir que el país desarrollase una bomba atómica. Nueve inspecciones realizadas por Naciones Unidas, desde 2015, dieron fe que Teherán  cumplía con lo acordado. Ello no bastó para el Presidente Donald Trump que no ahorró adjetivos para descalificar el acuerdo.

En su discurso, este martes 8, Trump lanzó una andanada de acusaciones contra el gobierno iraní. Lo acusó de ser una de las principales causas de la inestabilidad en el Medio Oriente, de atizar la guerra en Siria y Yemen, de apoyar a una variedad de organizaciones terroristas. Incluso en cuanto a lo último lo culpó de respaldar  a los talibanes en Afganistán. En rigor los talibanes recibieron ayuda estadounidense a través del ISI, el poderoso servicio de inteligencia paquistaní.

La pregunta es por qué los europeos y el resto del mundo, con la excepción de Israel y el grueso de las monarquías dictatoriales árabes, no perciben a Irán como una amenaza. El motivo es que lo qué está en juego en el Medio Oriente es la hegemonía política de la región. Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel apostaron fuerte por acabar con el régimen de Bashar al Asad en Siria. La guerra concluye con una victoria de un gobierno al cual sus adversarios le vaticinaban apenas algunas semanas. A Irán se le imputa respaldar a los rebeldes hutíes  en Yemen pero es la fuerza aérea Saudita, con respaldo estadounidense, la que bombardea en forma cotidiana al pequeño país causando miles de muertes de civiles.

Trump señaló que Estados Unidos no puede vivir bajo la amenaza de un régimen como el iraní dotado de armas nucleares. Las agresiones suelen encubrirse bajo nobles principios humanitarios o incluso para la preservación de la paz. Sadam Hussein fue depuesto por la falsa amenaza de armas de destrucción masiva.  Muammar Gadafi fue atacado para impedir una masacre en el este del país. Ahora la ofensiva contra Irán es presentada como una contribución a la seguridad del mundo. Aunque Teherán destruyera sus instalaciones nucleares el acoso no cesaría porque no es ese el motivo de las medidas restrictivas que Estados Unidos volverá imponer.  Trump ha advertido que aplicará sanciones directas, a sus empresas e instituciones financieras, y también secundarias,  que afectaran a cualquier compañía de terceros países que comercie con Irán y Estados Unidos.

 

El cerco a Irán, como lo demuestran estadísticas de  restricciones anteriores, afectaran de manera vital al gobierno y el pueblo iraní. Está por ver si este castigo favorecerá a los moderados seguidores del Presídente Hasan Rohani o a los sectores más duros de los Guardias Revolucionarios. Si éstos últimos tomasen el control cabe anticipar una creciente actividad bélica en varios países de la región. La apuesta de Trump es en sus palabras: “El hecho es que ellos querrán hacer un nuevo y duradero acuerdo”. En sus términos, claro.  El tiempo dirá.

Jerusalén de la discordia

December 7, 2017 Comments off

Jerusalén es el punto más delicado en el conflicto palestino israelí. Tal es su importancia que el asunto ha quedado postergado en las múltiples negociaciones de paz. Esto siguiendo la consabida fórmula de empezar a discutir sobre lo más simple  y dejar lo más complejo para el final. No podía ser de otra forma. Para los palestinos la ciudad está en el corazón de su identidad nacional. El conjunto del mundo musulmán venera la mezquita de Al-Aqsa que representa uno de sus principales lugares santos. Los judíos, por su parte,  a lo largo de siglos de diáspora han orado: “Si me  olvidase de ti, oh Jerusalén deja que mi nano derecha se paralice”.  Los cristianos no fueron menos en sus esfuerzos por llegar al Santo Sepulcro a través de sucesivas cruzadas.

Fiel a su carácter el Presidente Donald Trump decidió meter la mano en el avispero. Contrariando una política mantenida a lo largo de siete décadas anunció que Estados Unidos reconoce a Jerusalén como la capital de Israel y, en consecuencia, trasladará allí su embajada. Hasta ahora la sede diplomática estaba situada en Tel Aviv junto a las embajadas del resto del mundo.

Las razones de Trump para el cambio desafían la lógica. El mandatario estadounidense declaró que “era un paso que debió darse hace tiempo para avanzar el proceso de paz” y subrayó  “que sería una ridiculez asumir  que repetir exactamente la misma fórmula ahora daría resultados diferentes o mejores”.   Por el momento cabe esperar que el gobierno de  Banjamín Netanyahu  continuará con la implantación de nuevos colonos en la Jerusalén del este también conocida como la parte árabe. Esta sección de la ciudad fue ocupada tras la guerra librada contra Jordania en 1967. Una vez anexada Israel proclamó que su capital era indivisible. Hay más de 200 mil israelíes que viven en asentamientos considerados ilegales por la comunidad internacional.

 

Fortalecer la posición de Israel de manera alguna la alienta a una mayor flexibilidad para contribuir a la creación de un Estado palestino. Es cierto que las negociaciones de paz están estancadas pero mover la embajada a Jerusalén no aporta a una nueva fórmula para salir del atolladero. Asesores de Trump señalan que la medida fortalecerá su credibilidad al demostrar que cumple con sus promesas. Lo que no parecen percibir es que cargar la balanza a expensas de los palestinos  es un gran retroceso. De cara al mundo árabe Washington deja de ser un  mediador  con algún viso de imparcialidad.

Trump ha cumplido con una promesa repetida muchas veces a lo largo de su campaña presidencial. En su momento nadie se alarmó porque su victoria era considerada muy improbable. Pero ello le ganó las simpatías y probablemente los votos de los cristianos sionistas. Así se ha llamado a los evangélicos que hacen una lectura literal de la biblia y partir de la cual apoyan en forma incondicional las políticas del gobierno israelí.     También le valió el respaldo de sectores de la comunidad judía estadounidense, aunque la mayoría de ella se identifica  con sus opositores del partido demócrata.

Para los palestinos podría ser el fin de la esperanza de lograr un estado independiente por la vía de negociaciones internacionales. Lo más probable es que deban revisar sus alianzas y diseñar una nueva estrategia.

Israel condena crimen militar

February 23, 2017 Comments off

Un par de palestinos atacaron e hirieron con arma blanca a  un soldado israelí en Hebrón, en marzo del año pasado. Uno de los agresores,  Abdel Fattah al-Sharif,  fue alcanzado por disparos y yacía inconsciente en la calle.  Al lugar arribó el sargento israelí  Elor Azaria quien tras algunos minutos disparó a la cabeza del hombre que, según lo señalaron testigos, no representaba peligro alguno.

Un tribunal militar  viene de sentenciar  a Azaria a 18 meses de prisión. Es la pena mínima pero es la primera  condena a un uniformado israelí por matar a un palestino en los últimos doce años.  En Israel y los territorios ocupados abundan los incidentes confusos. En el  último año y medio han muerto 244 palestinos, algunos de ellos manifestantes desarmados o meros espectadores. Por su parte 36 israelíes han perecido en su mayoría acuchillados o baleados  por atacantes palestinos.

El juicio dividió profundamente a la sociedad israelí. Una mayoría, un 65 por ciento, se manifestó a favor de liberar a Azaria. También en las fuerzas armadas hubo simpatías por el hechor. Las más altas autoridades militares, en cambio, exigieron que el sargento fuese castigado por violar el código de  procedimientos y tomar la justicia en sus manos.

El alto mando sabe que si se toleran semejantes quiebres disciplinarios no será más que el comienzo de abusos mayores. Quizás más preocupante es la reacción masiva de civiles que consideran aceptable las ejecuciones sumarias. Es una señal de descomposición social.

En todo caso Israel no es la excepción.  También Estados Unidos durante la guerra de Vietnam se apreciaron mayorías dispuestas a respaldar masacres como  la ocurrida en la aldea My Lai en el entonces  Vietnam del Sur. Allí  en marzo de 1968 llegaron tropas del ejército norteamericano. El comandante de pelotón William  Calley mandó a congregar a todos los habitantes del caserío. Una vez agrupados ordenó abrir fuego. Se estima que fueron ultimadas unas 500 personas incluidos mujeres y niños. Tras años de ocultamiento Calley fue el único en ser juzgado. Recibió una condena de la cual solo sirvió algunos meses. Qué pensaban sus compatriotas de su proceder: una encuesta de la empresa Gallup mostró que 9 por ciento de los encuestados aprobaba su juzgamiento mientras que casi  80 por ciento lo rechazaba.

No es necesario ir tan lejos para encontrar respaldo a conductas aberrantes.  Ocurrió en muchos países latinoamericanos y también en Chile.  Las justificaciones son similares: estamos en guerra, hay que combatir el fuego con fuego, son ellos o nosotros. En situaciones de conflicto el miedo, el afán de venganza y los pactos de sangre generan una ideología proclive al exterminio del enemigo. En esas circunstancias las autoridades, en especial el poder judicial, tienen una responsabilidad mayúscula. Por ello la condena del tribunal militar israelí, aunque leve,  es una clara señal que, incluso en situaciones límites, cada cual debe responder por sus actos.

 

 

 

Trump desconoce acuerdo con palestinos.

February 16, 2017 Comments off

 

El futuro de un Estado palestino aparece más difuso aún. Durante la reciente visita de Binyamin Netanyahu, el Primer Ministro israelí,  a Washington el Presidente Donald Trump fijó, el 15 de febrero,   su postura ante el conflicto palestino-israelí. Dijo Trump : “Así es que estoy considerando dos Estados o un Estado. A mí me gusta aquel que le gusta a ambas partes. Yo estoy muy contento con la que le gusta a las dos partes. Yo puedo vivir con cualquiera de las dos.  Yo pensé por algún tiempo  que la de los dos Estados  era la más simple. Para ser honesto, si Bibi (Netanyahu) y los palestinos, si Israel y los palestinos están satisfechos, yo estoy satisfecho con la  que les guste más”.

 

Música para los oídos de Netanyahu. La extrema derecha israelí se ha opuesto desde siempre a la creación de un Estado palestino independiente y viable. De acuerdo a la llamada Hoja de Ruta establecida por el Cuarteto, integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas, redactado en septiembre de 2002, para el año 2005 ya debía existir el Estado palestino. Pero un primer ministro israelí tras otro ha trabado el camino a una Palestina soberana. Una de las formas de obstruir la creación de otro Estado ha sido colonizar territorios de Cisjordania donde se erigiría la nueva patria palestina. Inicialmente los gobiernos israelíes exigían, con razón, el reconocimiento del Estado de Israel como requisito para conversaciones paz. La Autoridad Nacional Palestina aceptó la demanda. Entonces Israel cambió los términos y hoy les exige que reconozcan al “Estado Judío de Israel”. En rigor Israel no puede ser un Estado judío en circunstancias que allí vive alrededor de un millón de árabes además de otras comunidades no judías.

 

La vida de los palestinos está gobernada, en gran medida, por los israelíes que suministran la electricidad, el agua, controlan los impuestos, establecen estrictos retenes camineros. En esas circunstancias la propuesta de un Estado significa más de la misma opresión para los palestinos. Está además la variable demográfica. Israel decidió abandonar los territorios ocupados de Gaza luego de concluir que le sería imposible mantener un Estado democrático con una creciente población palestina. Esto significaba que si los palestinos son asimilados como ciudadanos israelíes, en un par de décadas superarán a la población judía. Y si el país se rige por normas democráticas, los primeros tendrán la voz cantante.

La estrategia de Netanyahu, que tiene el respaldo de Trump, es subsumir a los palestinos en una negociación más amplia. Israel aspira a “abrir la cancha” y ve la coyuntura actual como propicia para lograr el reconocimiento de su país por parte de  Arabia Saudita y varias monarquías árabes. El eje de esta iniciativa no busca resolver la situación de los palestinos sino que confrontar a Irán. Algo que Trump ha colocado entre sus primeras prioridades internacionales. Un cuadro poco alentador para el Medio Oriente y en especial para los palestinos

El triste retorno de los muros.

September 8, 2016 Comments off

Gran Bretaña construirá un muro en el acceso al puerto francés de Calais. En la actualidad ya existe un gran enrejado para impedir el paso de inmigrantes que intentan colarse por el túnel bajo el Canal de La Mancha. Cientos de personas provenientes  África y Asia tratan, cada día, de ingresar al Reino Unido en pos de trabajo o reunificaciones familiares. En la actualidad unas ocho mil personas, entre las que hay numerosos refugiados,  esperan cruzar a Londres. Mientras aguardan la posibilidad, muy remota, viven en absoluta precariedad  en carpas en un terreno baldío que llaman “La Selva”.

Los trabajos para erigir el muro de cuatro metros, con murallas deslizantes para impedir escalamientos, comenzarán este mes de septiembre. Londres ha destinado 22 millones de dólares para las obras que se realizaran en coordinación con las autoridades francesas. Desde que Gran Bretaña votó en  junio  por el Brexit, es decir por abandonar  la Unión Europea,  crece  la presión en Francia por dejar  que los ingleses se hagan cargo de sus políticas migratorias.

Trabajadores sociales en Calais dudan, en todo caso, que el muro sea efectivo. Uno de ellos,  François Guennoc, estima que “en cualquier lugar del mundo donde se levantan muros la gente encuentra la forma de vulnerarlos.  Es una pérdida de dinero. Subirá las tarifas de los que cruzan a los inmigrantes y ellos correrán mayores riesgos”.

El nuevo muro hace eco a los planes de Donald Trump de fortalecer la verja de 3.360 kilómetros que separa a Estados Unidos de México. Trump tiene en mente un muro sofisticado con sensores y cámaras como el que construyó Israel para aislar a los territorios ocupados de Cisjordania.

Ya sea por razones políticas o económicas abundan los muros desde tiempos inmemoriales. El más célebre intento por sellar a un país es la Gran Muralla China, una construcción portentosa que corre por las cumbres de 6.400 kilómetros de cerros. De poco sirvió el ciclópeo esfuerzo, que tardó diez siglos en culminarse, pues merced al soborno de los guardias los diversos asaltantes la cruzaron con regularidad.

 Tras el derribo del Muro de Berlín, en 1989, que marcó el fin de la Guerra Fría, nació la esperanza de una Europa abierta con mínimas restricciones. Al flujo de personas.  Eran los días del pleno auge de la globalización. Fue, en todo caso, una flor de corta vida. Los nacionalismos y la xenofobia están a la orden del día en Europa y Estados Unidos. En el viejo continente proliferan los alambrados de púas  para impedir el paso de inmigrantes.  A lo largo de la historia los desposeídos de todo el planeta han buscado una vida mejor en países más ricos. Es un imán que ha movido a cientos de millones que huyen de la pobreza y la persecución en pos de paz y bienestar. Los muros son un paliativo, el triste reconocimiento de problemas mayores, y poco aportan a resolver los verdaderos dramas humanos.

 

Israel camino al aislamiento.

March 19, 2015 Comments off

Benjamín Netanyahu obtuvo una convincente victoria electoral en Israel. Su éxito  le otorgará,  con las necesarias alianzas, un cuarto mandato. A lo largo de la campaña se vaticinó que el candidato derechista podría perder los comicios. Una vez contados los votos surgen dos explicaciones ante su robusta votación. Una es que las encuestas se equivocaron y siempre tuvo más apoyó que el registrado por los sondeos. Ello es posible pero poco probable. La segunda causa, la  más plausible, es que a último minuto logró galvanizar el voto de la extrema derecha. El as bajo la manga que lanzó justo antes de las elecciones fue que no permitiría jamás la creación de un estado palestino. Una vuelta de carnero en relación a compromisos asumidos seis años antes. Para un sector del electorado, en todo caso, la mano dura frente a los palestinos tuvo un efecto magnético. Al parecer muchos insatisfechos que se aprestaban a un voto de castigo volvieron al redil.

Para los palestinos la postura de Netanyahu no es una sorpresa. No ha hecho más que explicitar lo que en los hechos era su política de expansión de los asentamientos, secuestro de los ingresos por concepto de impuestos (recolectados por Israel) pertenecientes a la Autoridad Nacional Palestina (ANP),  bloqueo a la Franja de Gaza y una serie de obstáculos a negociaciones  con la ANP. En todo caso la declaración de Netanyahu  facilitará el accionar político de los palestinos que hoy, con legitimidad, pueden denunciar la ausencia de un interlocutor en el  gobierno israelí.

El Likud, el partido de Netanyahu, pagará un alto precio internacional por su victoria. Las relaciones con Estados Unidos ya están deterioradas luego que el 3 de marzo el Primer Ministro israelí habló  ante el Congreso norteamericano desafiando de manera frontal al Presidente Barack Obama. En los hechos el gobierno israelí terminó de echar por tierra años de esfuerzos estadounidenses para una negociación con los palestinos con miras a la creación de estado. Las relaciones con la Unión Europea son frías y tensas. El movimiento que llama a un boicot de las relaciones culturales y comerciales con Israel ha ganado fuerza en sectores de la sociedad civil. Algunas universidades han terminado su cooperación con sus pares israelíes. Es de suponer que está tendencia crecerá en los años venideros. En Europa está muy presente el éxito del bloqueo ciudadano, que incluía accionistas de grandes empresas como algunos fondos de pensiones, impuesto a la Sudáfrica supremacista del apartheid. Como lo reconocieron los propios gobernantes sudafricanos de la época fue un factor importante en el desmantelamiento de la oprobiosa discriminación. Netanyahu puede pretender ignorar a los palestinos pero el resto del mundo probablemente no lo hará.

La paranoia de Netanyahu.

Mientras se desarrollaban los comicios Netanyahu temió una derrota. Antes que comenzara el conteo de los votos ya buscaba a los responsables del fin de su gobierno. Entre los culpables estaban los electores árabes, que como ciudadanos israelíes tienen derecho a voto. Pero el hecho que lo ejerciera en “enormes cantidades” ponía en peligro “el reinado de la derecha”, según dijo. Denunció que buses con votantes eran movilizados con fondos provistos por gobiernos extranjeros aliados con izquierdistas israelíes  que buscaban su derrota.