Archive

Posts Tagged ‘Malvinas’

Fricciones por las islas Malvinas

March 26, 2015 Comments off

El diario sensacionalista inglés The Sun, del magnate Rupert Murdoch, aprovechó para reeditar una de sus celebres portadas: “Te agarré” Así titulo el día del hundimiento del crucero General Belgrano por parte del submarino nuclear británico Conqueror  en la guerra librada en 1982.  En la acción murieron 323 tripulantes. Ahora el Sun ha publicado una nota que denomina exclusiva y encabeza “Temores de una invasión Argie” (término despectivo para los argentinos).  Remacha en portada con: “Más tropas ante amenaza de Putin”. Esto último era necesario para que el peligro cobre cuerpo. Según versiones de prensa Argentina busca comprar una docena de aviones. Entre los modelos considerados están el Gripen sueco,  algunos modelos refaccionados de Mirage franceses, aviones chinos JF-17 o el Sukhoi modelo SU-24.  Hablar del peligro de Xi Jinping tiene nulo impacto comparado con levantar el fantasma de Putin. El Gripen está descartado porque 30 por ciento de sus componentes son británicos.

En todo caso Michael Fallon, ministro de defensa inglés, aprovechó de declarar que en las Falkland “el peligro se mantiene. Es un peligro muy real. Nosotros debemos responder a él”. En materias militares Londres es de una discreción notable. Si desean reforzar sus posiciones en las Malvinas no tienen más que despachar los efectivos y  medios.  De manera que cuando hablan de fortalecer su presencia lo hacen con un doble propósito. Domestico antes de elecciones que tendrán lugar en mayo en las cuales dos tercios del electorado estiman que las islas deben ser defendidas a cualquier costo. De pasada aprovecha de enviarle una señal de determinación a la Argentina. Es bien posible que la nota del Sun haya sido digitada por autoridades interesadas en agitar el tema. Ello a pocos días del 2 de abril cuando se cumplirán  33 años de la fallida invasión argentina.

Agustín Rossi, ministro de Defensa argentino, salió al paso de las especulaciones inglesas: “Es una locura, no hay nada de eso…es simplemente una mentira, nuestro país no tiene planes armamentistas”. Por su parte la cancillería argentina declaró: “Resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta ‘amenaza argentina’”, afirmó la cancillería y reiteró que “el diálogo y la negociación, y no las armas, son el único camino para resolver la cuestión”. A lo cual agregó: “Además de inverosímil, resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta ‘amenaza argentina’ para aumentar el presupuesto militar británico y consolidar la creciente militarización de las islas”. En rigor el Reino Unido ha sido criticado por Estados Unidos por la disminución de sus gastos bélicos. La defensa de las Falklands no significa justifica gastos de mayor magnitud en el presupuesto británico. Pero en el arsenal polémico cada cual se viste como mejor le conviene.

El interés ruso en Argentina

Moscú estaría interesado en un trueque de aviones por bife y otros alimentos para aliviar las sanciones que le ha impuesto Occidente.   Vladimir Putin durante su visita a la Argentina, a mediados de julio, calificó de “estratégica” la relación entre los dos países. Buenos Aires apoyó a Rusia en su anexión de Crimea. La Presidenta Cristina Fernández criticó el doble estándar de Washington y Londres en cuestiones de integridad territorial, en alusión a Las Malvinas.

García Márquez y el periodismo mágico

April 30, 2014 Comments off

El mundo rinde tributo a la grandeza de Gabriel García Márquez. Numerosos críticos literarios lo califican como uno de los mejores autores del siglo pasado. Pero también hay veladas críticas. El semanario británico The Economist titula un artículo calificándolo como el “Poeta de un mundo mágico latinoamericano”. El libro que lo inmortaliza, la novela “Cien años de soledad”, expresión suprema del estilo llamado realismo mágico, comienza así: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. La exaltación de su padre con el hielo, que por primera era exhibido en el casorio de Macondo, nacía del hecho que estaba convencido de que se trataba de un gran diamante. Con humor mordaz García Márquez retrata la ignorancia y la fascinación criolla con lo nuevo. Desde las pérdidas de memorias colectivas a las masacres de millares de personas simplemente negadas hasta la total falta de perseverancia. Los habitantes de Macondo nunca descubrieron que vivían próximos al mar, las partidas enviadas a explorar se fatigaban antes de alcanzar su objetivo. En lo personal diría que “Cien años de soledad” es, por lejos, mi novela favorita.
Una cosa es, sin embargo, la literatura y otra es el periodismo aunque existen vasos comunicantes entre ambos. En una ocasión García Márquez fue enviado por el diario El Espectador a cubrir una protesta en una localidad próxima a la frontera con Panamá. En realidad no había tal movimiento social pero ello no impidió al joven periodista despachar una crónica titulada “Historia íntima de una manifestación de 400 horas” y, que en ella, narrase que la protesta duró 13 días, “nueve de los cuales estuvo lloviendo implacablemente”.
Muchas décadas más tarde, en 1982, me tocó cubrir la guerra de las Malvinas. Como en todas las guerras los bandos, Gran Bretaña y Argentina, desplegaron una amplia estrategia de guerra psicológica. Por alguna razón la presunta presencia de las tropas gurkas al servicio de Londres desató rumores desbocados sobre su ferocidad. En las Malvinas volvieron a circular leyendas sobre su vocación sanguinaria. García Márquez contribuyó lo suyo con un artículo en que relataba cómo jóvenes soldados argentinos habían sido castrados por los nepaleses. Fue un artículo que dio la vuelta al mundo y que fue calificado por los británicos como un clásico ejemplo de “realismo mágico”. Visité las Malvinas, a escasos días de concluidos los combates, y pude hablar con el comandante del regimiento gurka que me confió su frustración: sus hombres no alcanzaron a entrar en acción. Llegaron en el transatlántico Queen Elizabeth II cuando los combates ya habían terminado. No hubo castraciones. Es posible que los periodistas se permitan ciertas licencias pero jamás al punto de incurrir en el “periodismo mágico”.

La trabajada fama de los gurkas.

Los gurkas son soldados reclutados por el ejército inglés en Nepal. A lo largo del tiempo se han forjado toda una reputación de desalmados. Una de sus muy publicitadas historias relata que, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, una patrulla de gurkas detectó un nido de ametralladoras; media docena de soldados nipones procedió a rendirse con los brazos en alto. Los gurkas se abalanzaron desenvainando sus kukris el cuchillo corvo que los caracteriza y uno de ellos cogió a un prisionero del cuello y se dispuso a degollarlo sin mayor trámite. “¡No, no lo haga!”, alcanzó a ordenar el oficial inglés. El gurka, sorprendido, se volvió y preguntó a su superior: “Pero, señor, ¿es que piensa enterrarlo vivo?”.

Argentina: muere el rey de la “guerra sucia”

May 17, 2013 Comments off

La muerte del ex dictador argentino Jorge Rafael Videla cierra un ciclo. El general que gobernó el país (1976-1981) dejó un legado de horror que lo sitúa en forma prominente en la galería del crimen político. Una de sus víctimas Estala de Carlotto, presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo y madre de una desaparecida y abuela de un nieto robado por el régimen, declaró que “un ser despreciable dejó este mundo” y agregó que “este hombre malo nunca se arrepintió y reivindicó todos sus delitos”. En efecto, Videla aludiendo al robo y ocultación de menores de padres secuestrados declaró en el juicio que le siguió: “Aquellas parturientas usaban a sus hijos embrionarios como escudos”.
A lo largo de la dictadura militar (1976-1983) se estima que fueron asesinadas treinta mil personas a manos de las fuerzas armadas, la policía y los llamados escuadrones de la muerte. Videla concedió, tras las rejas, una entrevista en la admitió que bajo sus órdenes se mató “a 7000 u 8000 personas” y que los cuerpos se hicieron desaparecer “para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera”, y añadió, para no dejar lugar a dudas, que “cada desaparición puede ser entendida, ciertamente, como el enmascaramiento de una muerte”. A modo de justificación añadió: “No había otra solución. Estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra contra la subversión y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta”. El régimen nazi en Alemania evitó hablar de la exterminación física de las minorías que consideraba indeseables. En cambio utilizó el eufemismo de “solución final”. De la misma manera los militares argentinos emplearon el término de “disposición final”, que según explicó Videla proviene del ámbito logístico militar y se refiere a un elemento que perdió su vida útil.
Hasta sus últimos días Videla mantuvo su visión golpista y antidemocrática. En marzo de este año llamó a los militares a enfrentar a “la presidente Cristina y sus secuaces”. Porque de no hacerlo y “de perpetuarse el gobierno actual en el poder serán nuevamente las Fuerzas Armadas y de Seguridad junto al pueblo del cual provienen”, quienes lo “impedirán por imperio de lo normado en la Constitución Argentina”. En una ocasión, durante su régimen, aludió a Nestor y Cristina Kirchner como “simples panfleteros lo que a mi juicio, generó en ellos un complejo del que buscaron desprenderse cuando fueron gobierno, alentando la guerra por medios no violentos, tal como propone Gramsci”. En la misma vena declaró sobre el presente político del país. “La Argentina soporta hoy una nueva guerra sin hacer uso de la violencia física, tomando a las instituciones como rehenes y desacreditando los principios y valores que les dieron origen y razón de ser”,
En el campo económico los militares argentinos buscaron aplicar una política neoliberal. Pero en los hechos las instituciones castrenses pasaron a constituir un enclave de enorme gravitación sobre el conjunto de las actividades del país. Ello a tal punto que “Fabricaciones Militares” el formidable complejo industrial-militar llegó a ser el principal conglomerado industrial de la nación. En definitiva la participación de las fuerzas armadas en el área empresarial fue desastrosa tanto para la economía como para el rendimiento netamente militar. Algo que quedó ampliamente demostrado, en 1982, cuando el general Leopoldo Galtieri despachó sus tropas para desalojar a los británicos de las islas australes.
En lo que toca a Chile, el no reconocimiento argentino de un laudo arbitral que concedía a Chile tres islas y su proyección marítima, en el Canal de Beagle, llevó a una crisis entre ambos países en 1978. Existe un debate si Argentina realmente se aprestaba para la guerra o fue un mero y bien montado apronte que llevó a Chile a ceder sus derechos sobre aguas territoriales, renunciando a una salida soberana al Atlántico.
Con la muerte de Videla, en todo caso, desaparece uno de los personajes que encarnó las llamadas “guerras sucias”, aquellas en los militares no respetaron ni Dios ni ley.

Argentina de las Malvinas a Repsol.

April 20, 2012 Comments off

Un político argentino me señaló en privado: “Mirá a los argentinos nos toca la fibra nacionalista tres temas: la selección nacional de fútbol, las Malvinas e YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales)”.  La disputa por las  islas australes es un asunto de soberanía nacional  en que el territorio pertenece   a Buenos Aires o  Londres. En el caso de una empresa, con una geometría de propiedad cambiante, la figura es muy distinta. La estatización del grueso del paquete accionario de la empresa madrileña Repsol, el 16 de abril, ha abierto una disputa de proporciones mayores. La Presidenta Cristina Fernández justificó la medida acusando a la petrolera de “vaciamiento” y puntualizó  que  YPF-Repsol:  “Entre 1999 y 2011 obtuvo utilidades por 16.450 millones de dólares. Los dividendos pagados en ese período fueron de 13.246 millones de dólares. Ahí están exactamente, en la distribución de dividendos y en la no inversión”. La mandataria reforzó el punto con un gráfico que mostraba la abrupta caída de las reservas petroleras que dijo le hacían pensar en la trompa de un elefante, una poco velada alusión al desdichado safari  de caza de paquidermos del monarca hispano.

La reacción del gobierno español es sorprendente, más allá de la  comprensible irritación por la forma vejatoria en que fue ejecutada la expropiación. El asunto ha sido elevado a un asunto de Estado, llevado a la Unión Europea, a Estados Unidos e incluso ante gobiernos latinoamericanos. En la era de la globalización se suponía que las empresas transnacionales operaban con independencia de los Estados. Definitivamente actúan con toda prescindencia nacional  a la hora de pagar  impuestos.  En el caso de Repsol más de la mitad de las acciones no pertenecen a  capitales españoles. En cuanto a la queja de Madrid que se afectan las inversiones de múltiples pequeños accionistas apenas 10, 8 está en manos de inversionistas minoritarios En lo que toca a los impuestos Repsol  tributa  en España tan solo una cuarta parte de las ganancias que obtiene en el mundo. Como todas las grandes empresas recurren a una amplía batería de triquiñuelas para evadir el pago de impuestos. Repsol está a la cabeza de las corporaciones ibéricas con el mayor número de sociedades radicadas en paraísos fiscales, nada menos que 45. Difícilmente una plataforma sobre la cual izar el pabellón del interés nacional.

En cuanto a la situación energética argentina cabe recordar que fue el gobierno peronista de Carlos Menem el que convirtió YPF en una sociedad anónima en 1990.  En 1999 ingresó Repsol con una inversión de 15.000 millones de dólares. Pero la empresa, al igual que sus competidores, tuvo pocos incentivos para realizar las exploraciones e incrementar la producción. Durante 2010, en Argentina las importaciones de  gas natural licuado (GNL) se realizaron  a diez dólares el millón de BTU, y gas por ducto desde Bolivia a siete dólares  el millón de BTU; mientras que al productor local se le pagó dos dólares por la misma cantidad de gas, por la que el consumidor residencial pagó menos de un dólar. La recuperación de lo que la Casa Rosada llama la “soberanía hidrocaburífera de la República Argetina” puede contribuir a resolver algunos problemas. El país ha encontrado nuevos yacimientos, como el de Vaca Muerta,  y tiene enormes reservas gasíferas no convencionales. Pero por sobre todo debe desarrollar una estrategia para contar con una matriz energética que sincere los costos y disminuya la dependencia de los combustibles fósiles.

 

 

 

 

Armas atómicas en América Latina

February 13, 2012 Comments off

 

Una denuncia de grueso calibre: “La información que tiene Argentina es que ellos (los británicos) han introducido armas nucleares en el Atlántico Sur y no es la primera vez”. Fueron las palabras  de Héctor Timerman,  el canciller argentino, la semana pasada en Naciones Unidas. El ministro puntualizó que ello es una violación del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares en Latinoamérica, más conocido como de Tlatelolco, que data de 1967.  El acuerdo prohíbe la posesión, ensayo o despliegue de armas atómicas en los países de la región y sus aguas territoriales. El ingreso de submarinos nucleares o buques con armamento atómico constituye, en principio, una violación del tratado.

 

En rigor es muy improbable que las autoridades argentinas sepan, a ciencia cierta, si el submarino nuclear de la clase Trafalgar que ha sido despachado en dirección a las Malvinas dispone de armas atómicas. Ello por la simple razón que la Royal Navy, al igual que otras armadas que disponen de estas armas, guardan el más  absoluto secreto  sobre si alguna de ellas  se encuentra a bordo de una de sus unidades. Es parte de la política disuasiva señalan, en forma conveniente,   los portadores de estos ingenios bélicos  para evitar todo escrutinio. 

Es un hecho que las armas atómicas,  por sí solas,  son perfectamente inofensivas. No pueden utilizarse sin una plataforma que las lleve  al blanco. Se habla de sistemas de armamentos porque para operarlos al menos existen dos componentes básicos: la plataforma y la carga destructiva. Las plataformas son los aviones, buques, submarinos o cohetes que transportan la cabeza nuclear o convencional. ¿Cuál es más importante? Las dos por igual,  porque una no funciona  sin la otra. Equivale a decir que una pistola no es un arma, pues vendría a ser la plataforma,  y que  solo lo son las balas, que son la parte explosiva.  Por eso el sentido común —para muchos el menos común de los sentidos— indicaría que una prohibición de desplegar  armas atómicas en el conjunto de América Latina, significa que plataformas y ojivas están vedadas. Pues no. Los  submarinos  nucleares se pasean por los mares del mundo y, de tanto  en tanto, ingresan a puertos latinoamericanos con el argumento de que los navíos son meras plataformas y que, como tales, no constituyen un arma. El submarino atómico Conqueror de la Royal Navy hundió al crucero argentino Belgrano durante la guerra de las Malvinas en 1982. Lo hizo con torpedos convencionales pero la plataforma operaba con propulsión nuclear.

América Latina debería aprovechar las denuncias argentinas para acordar la prohibición total de buques de guerra a propulsión atómica y, además, condicionar el ingreso de naves convencionales a sus aguas territoriales  a que  no carguen armas nucleares. 

 

 

La disputa por las Malvinas

December 23, 2011 Comments off

Las aguas del Atlántico Sur vuelven a agitarse. Argentina obtuvo un éxito diplomático con la recién aprobada decisión del Mercosur, cuyos miembros plenos Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, resolvieron negar el ingreso a sus puertos a buques que navegan con la bandera de las Falkland. El pabellón fue catalogado de ilegal por los miembros del acuerdo. Una treintena de navíos pesqueros, en su mayoría españoles, emplean la bandera de las islas para aumentar las cuotas de pesca.

 La Presidenta argentina Cristina Fernández elevó la disputa con los británicos a nivel planetario  al señalar: “ Malvinas no es una causa argentina, es una causa global. Porque en Malvinas se están llevando los recursos petroleros y pesqueros”, para luego advertir a sus socios regionales: “Cuando tengan necesidad de más recursos, piensen todos los que tengan recursos que los (países) que tengan la fuerza los van a ir a buscar adónde sea”. La inquietud argentina por la soberanía del archipiélago, situado a unos 500 kilómetros del extremo sur del país, aumenta con las informaciones que la empresa Rockhoper Exploration, ha encontrado cantidades crecientes de petróleo.

La disputa entre Londres, que ejerce plena soberanía sobre las islas, y Buenos Aires no tiene viso alguno de poder encontrar una salida aceptable para las partes.  El eje de la demanda argentina descansa en el anticolonialismo y  antecedentes históricos. Acusa a los ingleses de haber ocupado  las islas a comienzos del siglo XIX para mantener un enclave colonial. Los kelpers, como se llama a los casi tres mil habitantes de las islas,  responden que lo que está en juego es su derecho a la autodeterminación.  Destacan que algunas familias han vivido bajo la protección de Londres ya  por nueve generaciones. La postura inglesa es la siguiente: el día que el 50 por ciento más uno de los isleños quiera pertenecer a la Argentina su voluntad será respetada.  En diciembre del año pasado visité las islas y si hay algo claro es el profundo arraigo de los isleños con sus raíces británicas. De hecho casi ninguno de ellos habla castellano. 

Se dice que cuando la niebla impide ver las costas europeas los ingleses comentan que el continente  está aislado. De la misma manera los kelpers dicen hoy que las restricciones impuestas a sus buques le hacen más daño a Sudamérica que a ellos. Lo dicen para infundirse valor  pues las medidas  afectan la viabilidad de una frágil economía basada hasta ahora en la pesca. Incluso el despegue de las actividades petroleras se verá  complicado por el cierre de los puertos regionales. Es también un tema pendiente para Chile. La empresa naviera que abastecía las islas desde Punta Arenas suspendió sus actividades luego de las presiones de Buenos Aires. Cabe preguntarse si, a medida que aumente la actividad marítima por las explotaciones petroleras,  se permitirá a los buques recalar y utilizar servicios de astilleros nacionales. En caso negativo los costos de explotación aumentaran en forma importante. No en vano Londres disparó una salva de advertencia. Lord West, ex máximo jefe naval,  recomendó el despacho de un submarino nuclear a la zona para marcar presencia.  En todo caso la ofensiva argentina no es bélica y en el plano diplomático  ha logrado avances. Es, en todo caso, un conflicto que a todas luces recrudecerá.