Archive

Posts Tagged ‘México’

La era Trump

January 19, 2017 Comments off

El mundo observa atónito lo que muchos creyeron imposible. Expertos vaticinaron que Donald Trump jamás sería el candidato del Partido Republicano. Luego anticiparon que Hillary Clinton lo derrotaría. En cuanto a su estilo agresivo y errático se pronosticó que era una  postura electoral pasajera y que evolucionaría si llegase a  ganar. No fue así. En su condición de presidente electo sus tuiteos mantienen la misma irreverencia e imprevisibilidad. Ha aplaudido el Brexit, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y adelantó que desea que otros países sigan su ejemplo. Así ataca de lleno a los gobiernos de Alemania y Francia, entre otros. Cuestiona a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la alianza entre Estados Unidos y Europa que  ha sido el pilar de la hegemonía militar occidental. Amenaza a China con una guerra comercial y con impedirle el  acceso a ciertos islotes en el Pacífico Sur ocupados por Beijing. Ni hablar de México, América Latina y el Caribe  han sido advertidos que millones de personas serán deportadas. Además insiste en construir un muro en la frontera mexicana para frenar el flujo   inmigratorio. El cuadro es confuso y por lo mismo cargado de una ominosa incertidumbre.

El mayor enigma es que ocurre en las relaciones con Rusia. Trump cree en el poder duro, militar y económico, y está dispuesto a emplearlo. En el ámbito castrense solo Moscú es  capaz de amedrentar a Washington. En consecuencia un entendimiento estratégico con Rusia despejaría al mayor adversario del escenario mundial. Mejor aún sería la cooperación entre los dos países para combatir a enemigos comunes. Trump ha señalado que el yihadismo y el Estado Islámico en particular  es la mayor amenaza internacional para Estados Unidos. Rusia también ve a los yihadistas como un reto a su seguridad interior. Nada mejor que un enemigo común para sellar un acuerdo entre los tradicionales adversarios que durante la Segunda Guerra Mundial fueron aliados contra el nazismo.

Los servicios de  inteligencia estadounidenses, con la CIA a la cabeza, tienen sus propias teorías sobre la afinidad entre Vladimir Putin y  Trump pues insinúan que éste se habría beneficiado de operaciones de influencia rusas. Ello por los ciberataques a  los computadores del Partido Demócrata de Hillary Clinton. Las revelaciones  fueron filtradas a WikiLeaks  y  contribuyeron a su derrota. Además fue divulgado un memorando que alerta sobre videos en que Trump compartiría el lecho con prostitutas rusas. Hecho que lo pone en una situación de vulnerabilidad en la puede ser chantajeado con facilidad. Putin negó toda veracidad a las versiones y dijo que si bien las prostitutas rusas eran las mejores del mundo a Trump, organizador de concursos de belleza mundial,  no le faltaban mujeres hermosas.

Barack Obama deja la Casa Blanca por la puerta ancha con un sólido 57 por ciento de aceptación según las encuestas. Trump ingresa con el nivel más bajo de popularidad jamás registrado para un Presidente entrante: un mero 40 por ciento. Ello habla de un período de gracia  breve y un estrecho margen de maniobra.

 

Advertisements

Las elecciones mas sucias de EE.UU.

November 3, 2016 Comments off

Culmina la eterna campaña electoral estadounidense. Un proceso donde se  alcanzaron cotas inauditas  de  negatividad. Lo deseable son campañas positivas en que cada bando proyecta sus propuestas. En este caso cobraron más fuerza las descalificaciones mutuas. Ambos candidatos aportaron copioso material para sus descalificaciones respectivas.

Hillary Clinton se empeñó, respaldada por el Presidente Barack Obama, en señalar que Donald  Trump no tenía las condiciones mínimas para asumir la presidencia. Su temperamento e ignorancia sobre cómo opera el mundo lo descalificaban para convertirse en “comandante en jefe” de las fuerzas armadas más poderosas del mundo.  Clinton le encaró su misoginia, islamofobia y racismo expresado con fuerza hacia los latinos.  Trump retrucó que la señora Clinton carecía del juicio y la honestidad para conducir la nación. Basó su impugnación en el escándalo de los correos electrónicos  reservados almacenados en su cuenta personal mientras era secretaria de Estado.  Los puntos altos del debate apuntaron a socavar al adversario antes que  a exponer como piensan gobernar un país que atraviesa por tensiones y una polarización aguda.

Trump, en todo caso, es lo novedoso de estas elecciones. No solo por anticipar que impedirá el ingreso de los musulmanes al país. Una proclama de discriminación religiosa que atenta contra la libertad de credo, un derecho humano básico. Al ser consultado si ¿aprobaría  el empleo de la tortura con agua? (waterboarding). Respondió “Por mi huevos que sí. Por mis huevos ¡En un segundo! ¡Eso y mucho más!”. Legitimó así la tortura. Con sus expresiones abrió una peligrosa puerta que irrumpe en campos que hasta hoy la convivencia democrática vedaba. Con su estilo iconoclasta el candidato republicano ha logrado, sin embargo,  aglutinar el malestar de un amplio sector de sus compatriotas. El grueso de los estadounidenses ha partido de la premisa de que cada generación vivirá mejor que la anterior.   Pero es un sueño que hoy  se desvanece. Un número importante de personas ya no progresan como en el pasado. Un largo período de estancamiento económico ha dejado a 30 millones de hombres bajo la línea de pobreza con ingresos inferiores a 20 mil dólares anuales. Otros 16 millones ganan un poco más en una condición de cuasi pobreza. Así uno de cada tres hombres entre los 18 y los 34 años es pobre o muy cerca de serlo. Hay entre los sectores industriales tradicionales -el  automotriz, el acero, astilleros y otros-  un vivo malestar. Muchos culpan a la globalización y las relocalizaciones que llevan a empresas estadounidenses a producir en México, China u otros países donde resulta más económico.  Trump denuncia sin ambigüedades los tratados de libre comercio que, a su juicio, perjudican a los trabajadores. A la par amenaza con expulsar a millones inmigrantes acusándolos de aumentar la criminalidad en el país. Gane quien gane los comicios del próximo martes 8 de noviembre Estados Unidos habrá cambiado.

El cabreo latinoamericano

July 24, 2015 Comments off

De México a Chile, pasando por la mayoría de los países de la región, cunde la insatisfacción y el rechazo a la corrupción. Con notable uniformidad, en realidades muy distintas, se aprecia desconfianza y hostilidad hacia las elites políticas y empresariales.

Brasil, con una larga trayectoria de escándalos, atraviesa una compleja coyuntura política y económica. Ya antes del mundial de fútbol del año pasado muchas ciudades fueron inundadas por manifestantes hartos de denuncias de apropiación de recursos públicos. La Presidenta Dilma Rousseff debe haber esperado que la gesta deportiva le diera una tregua. No fue así, pues las acusaciones por tráfico de influencia, coimas, lavado de dinero y malversaciones arreciaron. En especial contra la mayor empresa nacional la petrolera Petrobras que casi constituye un estado en el seno del estado. El desvío de fondos al bolsillo de particulares y partidos políticos suma miles de millones de dólares. No hay una cifra precisa pero por la parte baja se habla de un mínimo de cuatro mil millones dólares pero podrían ser muchísimos más.

El escándalo de Petrobras toca de lleno a la Presidenta. Rousseff dice que nunca supo de irregularidad alguna. Varias de las mayores empresas de ingeniería y construcción, como Odebrecht y Camargo Côrrea, ya tienen ejecutivos en la cárcel o encauzados por el pago de sobornos que garantizaron contratos con la petrolera.

La popularidad de la mandataria se ha derrumbado. Una encuesta recién publicada apenas le otorga 7,7 de evaluación positiva contra 70, 9 por ciento de apreciación negativa para su gestión. Quizás más preocupante para Rousseff es un eventual pedido de juicio político en su contra: 62,8% de los entrevistados dijo estar a favor de la salida de la Presidenta, mientras que un 32,1% estuvo en contra. Esto ocurre cuando Brasil, como el resto de la región, enfrenta un panorama económico difícil. El precio de las materias primas de exportación ha caído. La importante industria del azúcar y en particular del etanol enfrenta una crisis por un mal manejo por parte del gobierno. Ya han paralizado más de 50 plantas de las 370 que cuenta el país. Para todos los efectos prácticos el país está en una recesión y el ministro de Hacienda Joaquim Levy multiplica los recortes al gasto público. En estas condiciones el margen de maniobra de Rousseff es escaso. Como muchas veces ocurre la mayor fortaleza del oficialismo es la debilidad de la oposición. Si bien hay insatisfacción con el gobierno tampoco hay mayor entusiasmo por las fuerzas opositoras que, a su vez, tiene sus esqueletos en el armario. Incluso el ex presidente Lula, que hasta ahora era visto como un pilar político, es cuestionado.

Lula en la mira

La Procuraduría de la República  abrió una investigación contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva que será investigado por tráfico de influencias a favor de la constructora Odebrecht por obras financiadas por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). Ello ante la sospecha  que Lula presionó para que el BNDES aportara capital para proyectos de Odebrecht en  África y de América Latina.  Los investigadores también indagan sobre el escándalo de Petrobras que estén relacionados con la constructora y, eventualmente, con el ex presidente. En Brasil el tráfico de influencia es definido como “el hecho de solicitar, exigir, cobrar u obtener, para sí mismo o para un tercero, ventajas o promesas de ventajas, practicado por un funcionario público en el ejercicio de la función”. El delito acarrea una pena de 2 a 5 años de prisión.

El momento de México

November 13, 2014 Comments off

Hasta la desaparición de los 43 estudiantes normalistas, el 26 de septiembre en Iguala, todo iba viento en popa para el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. Esto es desde el punto de vista de su imagen internacional. Un atractivo rostro joven que acometía una serie de reformas desde las telecomunicaciones a la gradual privatización Pemex, la emblemática empresa nacional de petróleo.

Tal era el entusiasmo que se acuñó un concepto:  Mexico`s  Moment,  y para no abundar en palabras la favorable coyuntura  fue  resumida como MEMO.  En lo del MEMO había una velada referencia a Brasil, que por una década mostró  altas tasas de crecimiento y  avanzó como la potencia dominante en la región. Ahora las cosas se veían diferentes con un  México pujante frente a otros países “del mundo emergente que muestran una desaceleración”,  según lo señaló  el propio Peña.

En rigor el MEMO aludía a las cifras macroeconómicas. Otras macabras estadísticas  eran ignoradas. El horror de la desaparición de los 43 estudiantes es un incidente más. En los últimos ocho años han desaparecido 20.000 personas, según lo consigna Nik Steinberg  de  la organización  Human Rights Watch que puntualiza: “La evidencia sugiere que las autoridades no solo no han  investigado las desapariciones, pero también, en muchos casos, son militares y policías los que las han ejecutado”.

El gobierno de Peña puso el acento sobre las reformas económicas. Pero es difícil visualizar un MEMO en un país agobiado por la inseguridad, la corrupción y la  impunidad. La integridad del propio primer mandatario aparece cuestionada. El gobierno canceló una línea de tren de alta velocidad por un valor de más cuatro mil millones de dólares recién adjudicada a una empresa china. Angélica Rivera, la esposa de Peña, está involucrada en una oscura operación de adquisición de una carísima casa a una de las empresas mexicanas que participan en el proyecto.

El problema central de México es político. Requiere de  una campaña de arriba abajo contra la corrupción que alcance  a “tigres y moscas” como dicen los chinos para señalar que no excluirán a nadie de las sanciones. Sobre la materia muchos mexicanos  tienen una actitud fatalista. En una visita a México toqué el tema de la  corrupción y mi interlocutor me respondió con una sonrisa filosófica: “Esto es algo que nos viene de los mayas”.

Transmigrantes en la mira

Durante el sexenio del Presidente  Felipe Calderón  (2006-2012) se estima que fueron asesinadas más de 70.000 personas en lo que se denominó la “guerra” contra el narcotráfico.  Las cosas tomaron un giro para peor con el  ingreso de las fuerzas armadas a la primera línea de lucha contra la criminalidad. Entre los más perjudicados estuvieron  los inmigrantes,  transmigrantes  en estricto rigor pues pasan en ruta a Estados Unidos,  que son el sector más vulnerable de la población de cara al  crimen organizado. Según organizaciones humanitarias en  2010 se registraron  unos diez mil secuestros de inmigrantes centro y sudamericanos. Unos 1.600 al mes según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, un organismo autónomo del Estado. Se trata de personas que “desaparecen” a manos de bandas dedicadas al tráfico de personas. Según Samuel González  ex comandante de la Unidad Especializada de Combate a la Delincuencia: “La vulnerabilidad de esas víctimas viene dada por el hecho de que ni siquiera pueden acudir a las autoridades porque serían deportados”. Agregó que los secuestradores  “los colocan en una situación de trabajo forzado, de esclavitud”.  Muchas de las fosas comunes excavadas regularmente  revelan osamentas de transmigrantes.

Comicios chilenos alegran a países vecinos

November 20, 2013 Comments off

En tranquilas elecciones  en Chile  arrasa candidata presidencial favorita. Esta descripción de lo sucedido, el domingo 17 de noviembre,  recuerda el famoso titular del periodista inglés Claud Cockburn. En 1929 en  el periódico The Times realizaron  un concurso para ver quien escribía el titular más aburrido. Ganó Cockburn con el célebre “Pequeño terremoto en Chile, pocos muertos”, que entró al lenguaje periodístico como sinónimo de una noticia irrelevante.

Para las audiencias internacionales la primera vuelta de las elecciones presidenciales chilenas carecía de importancia y suspenso. No así para los gobernantes de los países vecinos. Y la prueba está en que, más allá de los protocolos diplomáticos,  muchos expresaron su satisfacción pese a que el proceso formalmente no ha concluido pues falta la segunda vuelta,  que tendrá lugar el 15 de diciembre.

El que los gobiernos de Brasil, Argentina y Bolivia aplaudan el contundente triunfo parcial de Michelle Bachelet  es, en sí mismo, un rechazo a la política exterior del gobierno que concluye.

Las relaciones entre Chile y Brasil son normales pero carecen de dinamismo,  son como lo señaló un diplomático brasileño “de baja densidad”. Hecho que se ha reforzado con  la opción de Santiago por  la Alianza del Pacífico en que participan México, Colombia y Perú.  Esta alianza es ante todo de corte comercial antes que las instancias de cooperación política propiciadas por Brasilia. México y Brasil mantienen una pugna soterrada por la hegemonía regional. Ambos compiten por un sillón en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. La estrategia brasileña apunta a lograr la unidad política sudamericana, algo que excluye a México. En este contexto la actual orientación chilena es percibida como mercantilista, los tratados de libre comercio son más importantes que las alianzas políticas, y de manifiesta subordinación a Washington.  Ello explica, además de la afinidad política,  que la Presidenta Dilma Rousseff  se negara a una visita de Estado a Chile y llamase para felicitar a Bachelet y desearle el triunfo en la segunda vuelta. Esto en calidad de “amiga” y no de presidenta.  Ello fiel a la fina tradición de la diplomacia brasileña.

A su vez la Presidenta argentina Cristina Fernández llamó para manifestar su satisfacción por los buenos resultados obtenidos por Bachelet. Las relaciones chileno-argentinas están en un buen pie. Aunque  salpicadas por las  habituales fricciones comerciales y lo que Santiago considera el proceder  unilateral del gobierno transandino. Desde Buenos Aires, al igual que los brasileños, se observa con desconfianza a la Alianza del Pacífico. A fin de cuenta son países atlánticos.

Los bolivianos, en todo caso, son los  más atentos a los resultados electorales. También ellos han  expresado su satisfacción con la irremontable ventaja de Bachelet. Amanda Dávila, la ministra de Comunicación,  dijo en una conferencia de prensa en el palacio de gobierno: “Saludamos el triunfo en la primera vuelta de la señora Michelle Bachelet” y extendió las felicitaciones a los movimientos sociales chilenos: “Saludamos la aparición de nuevos actores elegidos en estas elecciones que representan a organizaciones sociales y a movimientos de estudiantes”.

Los parlamentarios de Evo Morales expresaron la esperanza de retomar un dialogo. Eduardo Maldonado, senador del  oficialista  MAS, espera “Que se pueda retomar esa agenda bilateral sin exclusiones, que no sólo se quede en las palabras y que hayan resultados concretos”. Héctor Arce,  titular de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, declaró que Bolivia siempre estará abierta al diálogo: “Pero ya no a condiciones de dilaciones y pérdidas de tiempo. Debe haber propuestas concretas y escritas”.  Se hizo cargo así de lo dicho por el Presidente Morales que señaló que mantendría la demanda de su país,  ante  la Corte Internacional de Justicia (CIJ), hasta que Santiago presentara una propuesta de salida al mar con soberanía.

En el Perú, a diferencia, de los países anteriores existe cierto recelo por el cambio de gobierno. Fue el Presidente Sebastián Piñera quien modificó la política de distanciamiento de Lima adoptada por Bachelet luego que Perú presentó sus reivindicaciones marítimas ante la CIJ. La postura del Presidente peruano Ollanta Humala, ante la inminente sentencia en La Haya, es cauta: “Hay una campaña electoral en Chile que de alguna manera puede enrarecer su clima político, pero confiamos, como nos ha dicho el presidente Piñera, en que no hay ninguna posición disonante con los compromisos que Chile adquirió con la comunidad internacional… Espero, de las dos partes, que el fallo se cumpla y se ejecute”.

La respuesta a los resultados electorales muestra el aislamiento regional político chileno. Están por verse el veredicto de la segunda vuelta y cuál será el derrotero de la vencedora.

México: cae capo de los Z

July 17, 2013 Comments off

La captura de Miguel Ángel Treviño, apodado el Z-40, es un gran éxito para el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. La detención del jefe del más temido cartel del narcotráfico, los Z, es además una buena noticia para muchos migrantes que cruzan México en dirección al norte. Los Z, el cartel dominante que controla buena parte del país con tentáculos en Centroamérica y al interior de Estados Unidos, desde hace mucho extendió sus actividades desde la droga a la extorsión, el secuestro y la trata de personas. La organización ganó notoriedad luego de la matanza de 265 centroamericanos, en el noreste de México, que se negaron a servir de mulas para tráfico de drogas o ser esclavizados. Infundir el máximo terror ha sido la impronta de los Z. Treviño inició una confrontación con antiguos aliados del cartel de Sinaloa y la decapitación de rivales, cuyos cuerpos eran abandonados en carreteras, fue rutinaria. Uno de sus métodos favoritos de asesinato era el “guiso”, que consistía en meter a la víctima en un barril de petróleo y quemarla.
Treviño fue arrestado en un camino rural por infantes de marina. La armada mexicana ha tenido un rol prominente en el desmantelamiento de diversos carteles. La detención fue lograda sin disparar un tiro en las proximidades de Nueva Laredo. Un cambio ya visible en la forma pues en el gobierno anterior donde tanto el líder del cártel del Golfo Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén alias Tony Tormenta, como Ignacio Villarreal, uno de los cuatro líderes del cártel de Sinaloa, así como Heriberto Lazcano Lazcano, alias El Lazca, el líder de los Z, murieron abatidos por las autoridades. Fue la muerte de Lazcano la que hace siete meses permitió a Treviño asumir el liderazgo.
El golpe a la organización criminal fortalece la estrategia de Peña Nieto que criticó a su predecesor, Felipe Calderón, por la postura de guerra frontal contra el narcotráfico y bajo cuyo sexenio, iniciado en 2006, costó la vida a más de ochenta mil personas. En los siete meses desde que asumió Peña Nieto han continuado las muertes y el gobierno señala que requiere más tiempo para controlar la situación. Pero existe un creciente consenso en México e incluso en Estados Unidos que es un error hablar de “guerra” contra el narcotráfico y el crimen organizado, un negocio que controla del orden de 13 mil millones de dólares. El nuevo enfoque busca desmantelar los cárteles por la vía de más y mejor inteligencia que permita su aislamiento antes que por el enfrentamiento armado.
Por lo pronto los Z ya tienen un nuevo líder conocido como Z-42 u Omar Treviño, el hermano menor de Z-40 que tampoco proviene del ejército. El núcleo de los Z está integrado por desertores de unidades de fuerzas especiales. A Z-42 le resultará difícil consolidar su posición y muchos analistas esperan que el más brutal de los cárteles experimente luchas intestinas que, en definitiva, conduzca a su fragmentación y debilitamiento.

Brasil logra victoria internacional

May 10, 2013 Comments off

Brasil ha logrado su mayor éxito en las organizaciones internacionales. El brasileño Roberto Azevêdo fue elegido director-general de la Organización Mundial de Comercio. (OMC). Este organismo es una suerte de corte suprema dedicada a dirimir las múltiples disputas comerciales entre países y era dirigido, hasta ahora, por el francés Pascal Lamy.
Es una victoria emblemática para Brasil pues se libraba una doble disputa. Una entre los países ricos del norte, entre los que destacan Estados Unidos y la Unión Europea (UE) y los emergentes del sur. Además estaba presente la rivalidad que desde hace tiempo arrastran Brasil y México. El mayor soporte de Azevêdo provino de sus socios BRICS, entre los que se cuenta el propio Brasil que aporta la B, Rusia, India, China y Sudáfrica. Brasilia recogió además el grueso de los votos africanos y también buena parte de América Latina y el Caribe.
El rival de Azevêdo, sin embargo, no era un candidato proveniente del hemisferio norte sino que el mexicano Herminio Blanco. Es bien conocida la soterrada disputa entre Brasil y México por la hegemonía sobre el conjunto de América Latina. Ambos países aspiran a un sitial permanente en el Consejo de Seguridad de la Organización Naciones Unidas (ONU) en representación de toda la región. Hasta el momento han logrado neutralizarse dificultando, entre otros países, la reforma de la estructura del organismo mundial.
Tanto la diplomacia mexicana como la brasileña se emplearon a fondo para coronar a su candidato. La Presidenta de Brasil Dilma Rousseff y el primer mandatario mexicano Enrique Peña Nieto, participaron directamente en las gestiones a través de llamados telefónicos en pos del apoyo de los países indecisos. No en vano una vez conocido el triunfo un embajador de Itamaraty declaró que representaba “una medalla en el pecho” de la cancillería brasileña. En todo caso Chile no contribuyó a colocar la “medalla” pues votó por México, fiel a sus convicciones comerciales y sus preferencias en cuanto a alianzas en la región.

En el plano de la política internacional México ha tomado en las últimas décadas una postura afín a la estadounidense. Brasil, en cambio, ha buscado espacios para desplegar mayor autonomía. De hecho el voto africano es un reconocimiento a su presencia diplomática y comercial en dicho continente.
Hasta hace pocos días parecía que el candidato mexicano sería el ganador. En especial tras la decisión de los 27 países de la Unión Europea de respaldar la postulación mexicana. Pero, en definitiva, el planteamiento brasileño de cautelar el libre comercio con mayor protección para los exportadores del Tercer Mundo tuvo más eco.
La propuesta brasileña para la OMC, que pasa por tiempos difíciles porque muchos de sus mecanismos están trabados, es defender las exportaciones agrícolas que encuentran grandes resistencias arancelarias o cuentan con una variedad de subsidios en los países ricos. Está por verse cuanto impacto tendrá el nuevo timonel de la OMC.