Archive

Posts Tagged ‘Venezuela’

Nicaragua: la gota que colmó el vaso.

April 26, 2018 Comments off

 

El estallido social que sacude Nicaragua fue sorpresivo por su violencia inusitada. En escasos cinco días murieron al menos 25 personas y cientos resultaron heridas. Esto en un país que destaca frente a Honduras, El Salvador  Guatemala o México por su bajo nivel de violencia. Un desastre natural, sin embargo, sacudió a los tranquilos nicaragüenses.

A comienzos de abril comenzó un incendio en el bosque tropical próximo a la frontera con Costa Rica. Las llamas se propagaron por la Reserva Biológica Indio Maíz, una de las mayores de Centroamérica.    La situación se vio agravada por árboles caídos a causa de huracanes recientes  que proveían abundante material combustible. Costa Rica ofreció ayuda para combatir el fuego pero Managua la rechazó por mero orgullo nacional. El hecho es que ardieron más de cinco mil hectáreas. El torpe manejo de la situación causó malestar y manifestantes salieron a las calles para criticar al  gobierno.

No se habían extinguido las llamas cuando el Presidente Daniel Ortega anunció, el 16 de abril, que incrementaría las contribuciones para los fondos de pensiones a la par que reduciría el monto de las mismas. Esto gatilló una respuesta masiva de rechazo a lo largo del país. Decenas de miles de personas se echaron a las calles exigiendo que la medida fuese revocada. Frente a la protesta el gobierno desencadenó una virulenta represión contra lo que Ortega denominó bandas de “pandilleros manipulados”.  Llamativa resultó la irrupción de grupos civiles, armados con barras de hierro y cadenas, que agredieron a los opositores.

En Managua, la capital, uno de los blancos favoritos de los manifestantes fueron los llamados “árboles de la vida”. Son estructuras metálicas de entre 15 y 20 metros de altura, que en formas estilizadas, con diversos motivos multicolores y luminarias simulan árboles gigantes. Estos ornatos urbanos comenzaron a instalarse en el año 2013 y en la actualidad suman unos 140 y están asociados con el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional. En particular se les vincula con la vice Presidenta Rosario Murillo, esposa del Presidente Ortega. El derribo de varios “árboles” es entendido como un acto deliberado de agravio a Murillo, apodada la Chayo, que según declaró Ortega en la presidencia “la Rosario es 50 por ciento y Daniel, 50 por ciento”.

En un gobierno caracterizado por el nepotismo la inclusión de Murillo en la vicepresidencia, en 2017, es un mecanismo para asegurar la sucesión. Ello en caso que Ortega no concluya su mandato. En todo caso el país ha tenido un buen desempeño económico con un crecimiento superior al cuatro por ciento. Una dificultad mayor es el alza de los precios del petróleo. Más de la mitad del crudo consumido por Nicaragua provenía desde  Venezuela a precios preferenciales.

Algo ha cambiado en el país y el gobierno tendrá que tener en cuenta la opinión pública como  no lo había hecho hasta ahora. Ortega ha anulado las medidas que afectaban a las pensiones. Ahora se declara abierto a negociar con diversos sectores, en particular con el empresariado. Un primer paso para recuperar la legitimidad pérdida.

Advertisements

Washington y la mano dura.

March 15, 2018 Comments off

 

Los días de Rex Tillerson, como secretario de Estado, estaban contados desde que dijo que el Presidente Donald Trump era un imbécil. Las versiones dan cuenta que ello ocurrió, en julio del año pasado, mientras Tillerson discutía con asesores militares la iniciativa del primer mandatario de ampliar  drásticamente el arsenal nuclear.  La imputación nunca fue desmentida por el ministro que se limitó a decir que no comentaría sobre dimes y diretes.

Lo notable es que Tillerson haya conservado el cargo hasta esta semana cuando a través de un tuit se supo  que estaba despedido. Sus fricciones con Trump fueron numerosas. Él  era contrario a abandonar los Acuerdos de París sobre Cambio Climático. Estados Unidos es el único país que se ha marginado de ellos.  Tillerson se oponía al traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Discrepaba con Trump en su intención  de renegociar los acuerdos con Irán sobre el control de su programa nuclear. Le advirtió al Presidente que no aceptase la invitación de reunirse con Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte en mayo. El año pasado, en octubre, Tillerson recomendaba cautela ante un posible conflicto con los norcoreanos y sugería abrir negociaciones con Pionyang. Entonces Trump  declaró: “Yo le dije a Rex Tillerson, nuestro maravilloso secretario de Estado, que está perdiendo el tiempo tratando de negociar con el hombrecito de los cohetes  ( little  rocket man).

La gota que habría rebalsado el vaso fue la acusación de Tillerson contra  Moscú por el ataque al espía ruso  Sergei Skripal y su hija en Inglaterra. La Casa Blanca tomó distancia y dijo que “apenas conozcamos los hechos, condenaremos a Rusia o a quien sea responsable”.

Tillerson realizó el mes pasado una gira por América Latina con el propósito de coordinar una política regional para acabar con el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.  Ahora el ministerio de Relaciones Exteriores está en manos de Mike Pompeo que se desempeñaba como director de la CIA. Un halcón de tomo y lomo que proviene del Tea Party, la facción más extrema del partido republicano.  En su condición de director de la CIA dijo que América Latina presentaba “riesgos políticos”. En ese plano Pompeo  afirmó  que  “Venezuela podría convertirse en un riesgo para Estados Unidos”  y agregó “Los cubanos están ahí; los rusos están ahí, los iraníes, Hezbolá están ahí. Esto corre el riesgo de llegar a ser un lugar muy malo, por lo que Estados Unidos debe tomarlo muy seriamente”.

La vacante dejada por Pompeo ha recaído en Gina Haspel una funcionaria que estuvo a cargo del centro detención secreto Green Site en Tailandia. Allí, bajo su dirección, se practicaron brutales torturas para extraer informaciones a islamistas de los cuales se presumía sabían sobre atentados. En un caso bien documentado, el de  Abu Zubaydah, la CIA luego de someterlo a tormentos concluyó que no tenía mayores conocimientos.

En 2016 Trump declaró que “la tortura funciona” y que era partidario de los  ahogamientos (waterboarding) y métodos aún más brutales. Con Pompeo en el Departamento de Estado  y Haspel en la CIA cabe temer un retorno a prácticas aberrantes, que fueron prohibidas bajo el gobierno de Barack Obama.

 

 

La lucha por Venezuela

February 8, 2018 Comments off

El gobierno venezolano sigue a la ofensiva: el Consejo Nacional Electoral anunció elecciones presidenciales para el 22 de abril.  La decisión desconoce las demandas opositoras que exigen un plazo mayor y garantías como la liberación de dirigentes presos. Además  piden de la revocación de  una serie de medidas entre las que desataca la exclusión de los principales partidos opositores por no haber participado en las últimas elecciones. Así como están las cosas es improbable que la oposición pueda enfrentar al oficialismo.

Las divisiones en el campo opositor son profundas. Una corriente estima que es una pérdida de tiempo negociar con un gobierno, que a su juicio, no respeta incluso sus propias reglas del juego. Hay otro sector que estima, en cambio,  que es un error abandonar el espacio político existente por estrecho que este sea. Con esta convicción ha participado en las fallidas negociaciones de Santo Domingo, en la República Dominicana.  El gobierno dice que se logró un acuerdo pero que un llamado telefónico desde Washington habría frenado  la firma por parte de los opositores. .

Desde hace años Washington ha buscado terminar el experimento político reformista iniciado por Hugo Chávez. Es una pugna que ha tenido altos y bajos pero que no afectó en lo fundamental la capacidad operativa de Caracas. Ahora Estados Unidos, con el apoyo del Grupo de Lima, donde destaca la presencia de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia y Chile entre otros, busca frenar la reelección de Maduro. En este empeño cuenta con el respaldo de la Unión Europea. Con Francia y España a la cabeza de las posturas más duras.

Desde la perspectiva opositora el macizo respaldo internacional debería ser una noticia alentadora. Pero como es sabido, a menos que exista una intervención militar,  es muy difícil cambiar la situación al interior de un país con la mera presión externa. El secretario de Estado, Rex Tillerson,  en el curso de la reciente  gira por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica sondeó la posibilidad de aplicar sanciones drásticas a Caracas. Ellas considerarían un corte a la yugular de la economía venezolana: limitar las  compras de crudo así como las ventas de productos de petróleo refinado El más entusiasta con esta opción es el Presidente argentino Mauricio Macri.

El dilema de las sanciones petroleras es que afectaran al conjunto de los venezolanos. Ello puede empujar al gobierno de Maduro a una mayor radicalización. La aplicación  del bloqueo económico de  Estados Unidos a  Cuba resultó contraproducente. No consiguió el objetivo de tumbar al régimen. Por el contrario  galvanizó al pueblo cubano tras el liderazgo de Fidel Castro. La Habana resistió el bloqueo  y se volcó por entero al entonces Campo Socialista.

El deterioro de la situación económica de los venezolanos es manifiesta. Hay un desabastecimiento masivo y la inflación alcanzó, tan solo en enero de este año, al 84 por ciento. En estas condiciones es difícil que algún gobierno venza en elecciones libres y competitivas. Lo llamativo, sin embargo,  es que la dirigencia del chavismo insiste en realizar elecciones. Ello no porque este preocupada por los resultados. Lo que está en juego es el bien más precioso al cual aspira todo poder: la legitimidad.

 

Homicidios en América Latina

October 25, 2017 Comments off

Cada cuarto de hora  cuatro personas son asesinadas en América Latina. Ello representa un total de casi 400 individuos diarios. Hay un viejo decir  que la mitad de los latinoamericanos no come mientras la otra mitad no duerme. La desigualdad extrema lleva a los hambrientos a tratar de arrebatar algo a los que tienen, quitándoles el sueño y a veces la vida. Pese a que hay algo de cierto en la afirmación ella es inexacta, no solo en cuanto a las proporciones, sino que a las causas. Junto a la marginalidad las drogas influyen de manera decisiva en la brutal tasa de homicidio que la convierte en la región más peligrosa del mundo. Latinoamérica alberga a ocho por ciento de la población pero en ella tiene lugar un tercio de los homicidios. Mientras en otras regiones baja la tasa de homicidio en América Latina sigue al alza.

México, se encamina a un nuevo record pues 21.800 personas fueron asesinadas hasta septiembre de este año. El Presidente Felipe Calderón declaró la guerra al narcotráfico en el 2006. Lo hizo comprometiendo a fondo a las fuerzas armadas y los resultados son desastrosos: más de 200 mil personas han perdido la vida en enfrentamientos, arreglos de cuentas  y asesinatos. El  derramamiento de sangre ha sido en vano pues el país está lejos de superar el reto del narcotráfico. Asesinar en México lleva el riesgo de represalias de las bandas rivales o de las fuerzas uniformadas pero la justicia es una preocupación menor para los criminales. 92 por cientos de los asesinatos no encuentran un culpable en los tribunales.  Algunas estimaciones elevan el porcentaje a 99 si se consideran las muertes que no son denunciadas. Una notoria ausencia del Estado.

Venezuela, por su parte, registró 17.778 homicidios en 2015, la última vez que se entregaron cifras oficiales. Según cálculos del Observatorio Venezolano de  Violencia en  2016 los homicidios totalizaron 27.785 con 90 asesinados por cada 100 mil habitantes, una de las tasas más altas a nivel mundial. Caracas fue proclamada la ciudad más violenta del mundo. En la clasificación de las urbes más peligrosa está escoltada por 25 ciudades  brasileñas que destacan entre las 50 con el mayor número de homicidios. En el triste listado de  la muerte también figura El Salvador, Honduras y Colombia.

Una de las razones de la tolerancia de las autoridades ante semejante epidemia de violencia es la extracción social de las víctimas. En su mayoría son jóvenes pobres, a menudo desempleados, entre 15 y6 29 años. La pasividad del poder está reflejada en la bajísima tasa de condenas a los homicidas, la impunidad es la tónica. Solo  cuando la violencia traspasa la barrera de los marginales, lucha  entre carteles o maras, los gobiernos asumen una postura más severa.

El país más seguro de América Latina es… si, acertó, Chile que según el Homicide Monitor, registró  495 asesinatos en 2016 lo que da una tasa de 2,7 homicidios por cada 100 mil chilenos. Para mantener y reducir este nivel es necesario perseverar en una estricta política de erradicación de las armas de fuego. Las encuestas señalaban que la mayoría de los latinoamericanos siente temor e inseguridad. La tenencia de armas no solo no mejora las cosas sino que la agrava.

La sequía boliviana

November 24, 2016 Comments off

Ninguna ciudad resiste muchos días sin agua. La Paz y el populoso barrio de El Alto llevan más de dos semanas con un abastecimiento  muy precario. En algunos casos la distribución corre por cuenta de camiones cisternas para llenar apenas un par de bidones por hogar. La carencia de agua ha obligado al cierre de colegios mientras los hospitales operan con serias restricciones.

 

Las primeras dificultades surgieron, el  8 de noviembre, cuando la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) inició un racionamiento. Medida que la compañía  explicó era la resultante “de la sequía debido a los efectos del cambio climático”. La situación escaló a una crisis con cortes casi permanentes y con la declaración de un estado de emergencia nacional. Lo que motivó masivas protestas de los afectados.  Bolivia enfrenta problemas hídricos que están a la vista. Se secó el  lago Poopó,  el segundo más importante del país. En cuanto al  lago Titicaca, el mayor, hay un marcado descenso al igual que en el cauce de numerosos ríos.

Las  sequías han afectado a muchas zonas del planeta. Brasil, Venezuela, Australia, California han vivido largos períodos de lluvias exiguas.  Es el efecto del cambio climático causado por el calentamiento global. Este año  batirá el record de la mayor temperatura global. La corriente de El Niño ha influido pero el factor determinante, según los climatólogos, son las emisiones de CO2. Un nuevo año, un nuevo record. Los primeros nueve meses muestran que se superará al 2015 que, a su vez, marcó un nivel sin precedentes. Todos los indicadores apuntan a que el problema se agrava. La acumulación de gases de  efecto invernadero (GEI) en la atmósfera muestra un aumento en 2016.   El ártico experimenta grandes derretimientos de hielo al igual que Groenlandia. En regiones del ártico ruso se detectan temperaturas que superan hasta en siete grados el promedio histórico.

En diciembre del año pasado, tras largas negociaciones en París , se logró un acuerdo para moderar las emisiones de los GEI. A este compromiso concurrieron Estados Unidos y China, los mayores emisores del planeta. Pero ahora ese laborioso entendimiento está en duda. Donald Trump manifestó durante su campaña electoral que el calentamiento global era un cuento inventado por China para perjudicar a la industria estadounidense. Anticipó que restaría fondos a la campaña para la reducción de emisiones, Más grave aún, anunció que levantará restricciones a la industria carbonífera, la más contaminante del sector energético, para crear más empleos. De vuelta  a la  mal entendida  política de “la  caridad comienza por casa” ya que los efectos perjudican a todos, incluidos los norteamericanos. Como con varias de las posturas de Trump se ignora que piensa hacer en definitiva. Tras su elección admitió que existe alguna conexión entre las emisiones GEI y el calentamiento global.  Dada la postura del Congreso estadounidense, dominado por el Partido Republicano, de escepticismo ante el cambio climático hay poco espacio para el optimismo. China, por su parte, ha declarado que cumplirá con los compromisos adquiridos.  Pero, como están las cosas, lo seguro es que nos aguardan muchas sequías.

el giro venezolano

December 10, 2015 Comments off

La oposición venezolana logró una victoria arrolladora. La Mesa de Unidad Democrática (MUD) acaparó más del 56 por ciento de los votos contra 40,8 del  Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). En términos parlamentarios los opositores dispondrán de dos tercios de la Asamblea Nacional lo que les permite un amplio control sobre la gestión del gobierno.

El Presidente Nicolás Maduro culpó a la “guerra económica” contra sus huestes. Es evidente que el empresariado, como era esperable, ha dificultado el quehacer de un  gobierno que consideran hostil. Pero ello no es la causa principal de los males del país. El desplome del precio del petróleo, de 115 dólares el barril en 2014 a 37 dólares en estos días,  ha limitado en forma drástica el ingreso de divisas. Maduro rogó a la OPEP bajar la producción para conseguir 88 dólares por barril. Arabia Saudita hizo oídos sordos a su petición. Más de 90 por ciento de las entradas externas venezolanas provienen del crudo. Una mala gestión del sector industrial y agrícola ha forzado a multiplicar las importaciones de insumos tan pedestres como los huevos. Más compras con menos divisas tiene un resultado neto: desabastecimiento. A ello se suma una inflación galopante de más de tres dígitos y un mayor desempleo. Como si esto fuera poco Venezuela muestra una de la mayores tasas de homicidios en el mundo. La corrupción en el seno de la policía es proverbial. Con semejante cuadro ningún gobierno democrático puede aspirar al voto popular.

La oposición creó un ambiente de incertidumbre denunciado anticipadamente un fraude.   Al hacerlo, sin fundamento,  no hizo más que minar el proceso democrático que decía defender. En Venezuela se han realizado 20 comicios desde que Hugo Chávez llegó el gobierno en 1999. En ninguno de ellos se pudo acreditar un fraude. Me correspondió participar como observador en una oportunidad. El civismo del pueblo venezolano es admirable y el sistema electoral está diseñado para impedir alteraciones del resultado de las urnas.

Ahora Venezuela se encuentra en una situación común en muchos países. Con un gobierno de una tendencia y el parlamento dominado por otra. La clave de lo que viene estará en cómo ambos bandos manejan sus cuotas de poder. La MUD es una coalición amplia, de 28 partidos, que está más expuesta a posibles escisiones. Ello porque su éxito descansó en un llamado al cambio antes  que en una propuesta unificada de gestión. De hecho sus principales líderes han discrepado sobre como derrotar al gobierno. Algunos, con el encarcelado Leopoldo López a la cabeza, han privilegiado el enfrentamiento callejero. Henrique Capriles, que ha liderado varias gestas electorales,  ha preferido volcar las fuerzas tras una mayoría en las urnas.

Venezuela vive en un estado de alta tensión desde hace años con un peligroso nivel de polarización. La virtud de la democracia es que ofrece un camino para dirimir las diferencias en forma pacífica. Esta a la vista que la vía de la alternancia está abierta. Si ello ocurrirá es una cuestión que exclusivamente los venezolanos deben resolver.

 

El carisma de Chávez y Maduro.

Hay quienes señalan el carisma de Hugo Chávez y constatan su ausencia en Nicolás Maduro. Pero aún con Chávez en vida los márgenes de las victorias electorales bolivarianas se estrechaban. Dado el nivel de desbarajuste económico actual es probable que el propio Chávez hubiese sufrido una derrota. Qué gobierno puede sobrevivir a una contracción económica de 10 por ciento como ocurrirá este año y para 2016 está previsto un  6 por ciento. Todo el carisma del mundo no será más fuerte que la cotidiana y agotadora necesidad de subsistir.

 

 

 

Venezuela: Maduro con poco margen de maniobra.

February 26, 2015 Comments off

El arresto de Antonio Ledezma, el opositor alcalde de Caracas el 19 de febrero, bajo el  cargo de cometer “crímenes contra la paz y la seguridad de la nación y contra la constitución”  abre más interrogantes sobre los acusadores que sobre el imputado. En concreto se le señala como parte de una conspiración para dar un golpe de estado. El creciente número de detenciones de políticos opositores, electos democráticamente, es una señal preocupante.

Los arranques represivos del gobierno ponen de manifiesto su fragilidad política. Según encuestas recientes el nivel de respaldo público a la gestión del Presidente Nicolás Maduro ha bajado a la peligrosa cota de 20 por ciento. Su pérdida de popularidad, en todo caso, no ha sido capitalizada por la oposición que permanece dividida y sin propuestas claras.

Más que la acción opositora el gobierno sufre el embate de sus propios errores. Para Venezuela el petróleo representa  95 por ciento  de las exportaciones nacionales. Los sucesivos gobernantes han sido incapaces de superar la petróleo-dependencia.  Este rubro del cual depende su vida económica presenta un cuadro alarmante. La falta de realismo de las autoridades económicas es seria: cuando el barril se cotizaba a 103 dólares para los efectos del presupuesto nacional se lo consideró a 194, generando un formidable déficit. Para salir del paso el gobierno buscó préstamos chinos por un total de 45 mil millones de dólares. Pare empeorar las cosas el mundo vive una drástica caída de los precios del crudo que ahora se cotiza a alrededor de los 50 dólares  el barril. Dado que el petróleo venezolano es pesado y requiere de mayores costos de refinación hay que restarle cinco dólares por  barril. A lo anterior hay que agregar  la baja de la producción del crudo  venezolano desde 1999 en casi 25 por ciento. Además de la reducción persiste una política de subsidios al precio de  la bencina que le cuesta 12 mil millones de dólares al fisco. En estas circunstancias con una inflación desbocada que alcanza al 64 por ciento, según algunos analistas es  superior al 100 por ciento, no es fácil elevar el precio de los combustibles. Los venezolanos saben cuan explosivo puede ser el aumento de la bencina, ya en el pasado ha detonado  explosiones sociales.

En estas circunstancias  Maduro tiene un escaso margen de maniobra. Lo que es seguro que no aumentará su popularidad mediante los abusos de poder.

Las denuncias de Amnistía Internacional.

Los mayores violaciones tuvieron lugar durante las manifestaciones antigubernamentales realizadas el año pasado. En ellas  43 personas perdieron la vida y más de 870 resultaron heridas, entre manifestantes, miembros de las fuerzas de orden y transeúntes. Más de 3.000 personas fueron detenidas en el curso de las protestas. La mayoría fueron acusadas y puestas en libertad al cabo de pocos días. Pero al finalizar el año, más de 70 personas continuaban tras las rejas.

Cita los casos del abogado Marcelo Crovato y el defensor de los derechos humanos Rosmit Mantilla, fueron detenidos en abril y mayo, respectivamente, en relación con las protestas. Más de ocho meses después de su detención, permanecían en prisión preventiva, pese a la ausencia de pruebas sólidas que respaldaran los cargos en su contra.