Archive

Posts Tagged ‘Vladimir Putin’

Trump vs la CIA

January 5, 2017 Comments off

En Estados Unidos  el Partido Demócrata fue objeto de un hackeo  de marca mayor. Miles de documentos fueron extraídos de sus computadores y terminaron en manos de WikiLeaks. El impacto fue enorme pues en ellos la candidata  Hillary Clinton aparecía con dichos muy favorables a la gran banca de Wall Street a la cual denunciaba. También se exponían irregularidades del sistema electoral partidario que perjudicaban a su correligionario rival  Bernie  Sanders.

Los demócratas, informados por la CIA,  acusaron a Rusia del robo de información y  de haberla filtrado a WikiLeaks. En ese momento la campaña de  Donald Trump se mofó de la agencia de inteligencia. Desacreditaron su revelación  recordando que habían afirmado que Irak disponía de armas de destrucción masiva. El tiempo develó que la Agencia se prestó para las falsedades difundidas por el gobierno del Presidente George W Bush para justificar la invasión al país árabe en el 2003.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks asilado desde hace cinco años en la embajada Ecuador en Londres, refutó las acusaciones: “Nuestra fuente  no es el gobierno ruso  y tampoco lo es un actor estatal”.  Lo insólito es que Trump optó por aceptar la versión Assange antes que la de su enorme aparato de inteligencia. En un tuit señaló “Julian Assange dice que un joven de 14 años  podría haber hackeado a Podesta (el jefe de campaña demócrata). ¿Por qué tuvo tan poco cuidado el Partido Demócrata? ¡Además dijo que los rusos no le dieron la información!”. Trump desafia así  no solo a sus servicios de espionaje sino que a un buen número de sus correligionarios conservadores. El asunto tiene alcances internacionales. El mes pasado el Presidente Barack Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos en represalia por los hackeos realizados durante la campaña electoral. Una medida que fue calificada de prematura por el equipo de Trump que aplaudió al Presidente ruso Vladimir Putin por no reciprocar la medida, como es la costumbre. Trump lo aplaudió con un tuit: “Yo siempre supe que él es muy listo”.

El mundo del espionaje es oscuro  por naturaleza. Pero establecer el origen de un ciberataque, en el que se utilizan muchas cortinas de humo para ocultar la fuente, es una tarea de resultado incierto. Más aún cuando existen enormes presiones políticas. En el plano doméstico estadounidense el  gobierno de Obama cuestiona la legitimidad de la victoria de Trump pues habría contado con el respaldo de una potencia hostil. Además golpea a Putin gobernante con el cual se aprecia un marcado deterioro de las relaciones. Trump, por su parte, quiere a toda costa rechazar el mote que es una marioneta de Moscú, como se lo espetó Hillary Clinton en el curso de un debate.  Lo cierto es que todos los estados espían a amigos y enemigos. Washington tiene miles de agentes que buscan desentrañar que ocurre en Rusia. Lo novedoso, en este caso, sería que Putin arriesgue tanto a través de una intervención en los asuntos internos de Estados Unidos. Es una movida, que de haber tenido lugar, conlleva enormes riesgos pues es un una partida que todos pueden jugar.

Advertisements

El mundo, Exxon y Tillerson .

December 15, 2016 Comments off

Rex Tillerson es el nuevo secretario de Estado designado por Donald Trump. Este ingeniero texano dejará la presidencia ejecutiva de ExxonMobil, la mayor empresa petrolera del mundo,  para asumir la dirección  de la diplomacia estadounidense.  Mucho se  ha comentado sobre la relación de Tillerson con el Presidente ruso Vladimir Putin del cual recibió la mayor condecoración concedida a un civil en 2013.  Exxon y  la empresa rusa Rosneft están embarcadas en proyectos para explotar  petróleo en el ártico.  Poco, sin embargo, se ha dicho sobre su visión del mundo.

Su óptica, claro,  está condicionada por el petróleo. En cuanto a la mayor amenaza que pesa sobre el planeta que es el calentamiento global Exxon, con Tillerson a la cabeza,  ha librado una batalla de desgaste. No niega que aumenta la temperatura en el planeta con sus devastadoras consecuencias. Pero argumenta que no es posible afirmar que son las emisiones de CO2, provenientes de la quema de combustibles fósiles, las causantes del fenómeno. Al respecto Tillerson  declaró: “¿Qué quieren hacer si pensamos que el nivel de los mares aumentará  en cuatro o seis pulgadas? ¿Cuáles son las áreas afectadas, qué quieren hacer para adaptarse a eso? Como seres humanos, como especie, es la razón por la que todavía todos estamos aquí. Hemos pasado toda nuestra existencia adaptándonos, ¿ok? De manera que nos adaptaremos a esto. Cambios climáticos que obligan a mover plantíos de una región a otra, nos adaptaremos a eso. Es un problema de ingeniería y habrá una solución de ingeniería”.  En términos criollos ello equivale a decir mala suerte no más. ¿ Qué “solución de ingeniería” hay para cientos millones de personas que ya son  afectadas por sequías en algunos puntos e inundaciones en otros?

Exxon se ha dedicado a sembrar la duda sobre qué ocurre con el clima. En conjunto con el American Petroleum Institute (API) lanzaron una campaña destinada a paralizar los esfuerzos por controlar las nocivas emisiones. En 1998, un memorándum del API, que sacó a la luz The New York Times, llamaba a invertir millones de dólares para “maximizar el impacto científico con visiones consistentes con las nuestras… la victoria será alcanzada cuando el reconocimiento de la incertidumbre forme parte de la “sabiduría convencional”.

El método para crear dudas y mantener neutrales a los indecisos fue el financiamiento de decenas de centros de estudio y grupos orientados a las políticas públicas. Entre 1998 y 2005, ExxonMobil aportó fondos a 43 organizaciones que proclamaban su escepticismo ante el carácter antropogénico del calentamiento global. En la opinión de Alden Meyer, uno de los directores de la Union of Concerned Scientists: “ExxonMobil ha fabricado la incertidumbre sobre las causas humanas del calentamiento global de la misma manera como las tabacaleras han negado que su producto causa cáncer al pulmón”.

La trayectoria de Tillerson indica que si los hechos contradicen sus intereses lo que corresponde es alterar la percepción de los hechos. Un mal antecedente para un secretario de Estado.

 

Juego de tronos en Turquía

August 12, 2016 Comments off

 

Turquía es un país influyente. Su postura es clave en todo el Medio Oriente y gravita de manera decisiva en la guerra siria que ya cumple cinco años. Desde un comienzo Turquía apoyó a los rebeldes que combaten contra el gobierno del Presidente Bashar-al-Assad. En esta trinchera colaboró con Estados Unidos y Arabia Saudita. Una consecuencia del conflicto es el desplazamiento masivo de sirios de los cuales unos cuatro millones están refugiados en Turquía. Más de un millón han buscado asilo en diversos países de la Unión Europea (UE) y en Alemania en particular.

Las cosas dieron un giro drástico, el 15 de julio, con el fallido golpe de estado militar contra el Presidente Recep Tayyip  Erdogan. Ankara no vaciló en culpar al clérigo musulmán Fetullá Güllen, un antiguo aliado de  Erdogan, de ser la eminencia gris tras la asonada. Más aún, el gobierno está convencido que Estados Unidos respaldó a los golpistas. Sin perder un minuto Erdogan lanzó una purga masiva contra un amplio espectro de opositores. A la cabeza de los arrestos están los seguidores de Güllen. La  enorme movilización antigolpista ha permitido además  una dura represión a  las organizaciones kurdas que nada tienen de gullenistas. También están tras las rejas numerosos  periodistas e intelectuales progresistas. Las cosas pueden empeorar. Erdogan  es partidario de reinstalar la pena de muerte en el país para castigar a los responsables del golpe. Dado que tiene una mayoría en el Parlamento es  posible que logre imponer la pena máxima abolida en 1984.

Las violaciones masivas a los derechos humanos y la libertad de expresión han provocado tímidas protestas internacionales. La UE teme que una fricción mayor con el gobierno turco puede llevarlo a abrir, de par en par,  las compuertas para los refugiados que deseen partir a Europa. El acuerdo en vigor estipula que la UE aporte miles de millones de euros para mantener en suelo turco a los buscadores de asilo.

Lo más sorprendente de la zigzagueante política turca es el reciente acercamiento a Moscú. Las relaciones entre ambos países estaban congeladas luego del derribo de un avión militar ruso, el 24 de noviembre del año pasado, que según Ankara volaba sobre su territorio El encuentro entre el Presidente ruso Vladimir Putin y Erdogan abre interrogantes. ¿Turquía cambiará de bando en la guerra en Siria? Erdogan tiene previsto un encuentro con el Presidente Hassan Rouhani  de Irán que es el mayor aliado del régimen de Assad. Podría tratarse de una maniobra táctica para fortalecer su posición negociadora frente a Washington y la UE para que no interfieran en su  política represiva doméstica. Es algo que está por verse. Pero desde ya se aprecia un cambio en el alineamiento de las fuerzas en el Medio Oriente

El asalto a la prensa

131 medios de comunicación han sido clausurados. Ninguna categoría está excluida de los cierres donde se cuentan diarios, radios, canales de televisión, revistas y casas editoriales. La acusación genérica es que responden al gullenismo o que apoyaron el golpe de estado. En rigor el cierre de medios y el acoso a periodistas independientes comenzó bastante antes del fallido golpe. De acuerdo a la organización Reporteros sin Fronteras, que monitorea la libertad de prensa en el mundo, Turquía  está relegada a los peldaños más bajos situándose en el lugar 151.

La ofensiva yihadista

December 4, 2015 Comments off

 

 

Infinitas horas de tediosa espera  y de pronto, en un breve instante, la violencia estalla. Meses de vigilia culminan en un combate que no suele durar más que minutos o algo más. Así describe  George Orwell, el ensayista británico, su experiencia en la guerra civil española en la cual combatió contra los fascistas. La velocidad de las ofensivas es vital para descolocar al enemigo y  lograr el mayor efecto sorpresa. El método terrorista de combate saca, precisamente,  el mayor provecho a su condición clandestina para golpear donde menos se lo espera.

La sorpresa y la velocidad de ciertos desenlaces violentos es, sin embargo, el resultado de largos conflictos con causas que en algunos casos tienen raíces centenarias. Así ocurrió en París, el 13 de noviembre, donde  un pequeño grupo de suicidas, decididos a causar la mayor mortandad posible,  cambió  el cuadro político en Francia y Europa. La serie de atentados golpearon profundo en el ánimo de los franceses. Una encuesta publicada tras los traumáticos hechos mostró  que 84 por ciento de los consultados están dispuestos a sacrificar libertades y aceptar mayores controles a cambio de  más seguridad. Así ocurre en todas las sociedades: el miedo y la inseguridad son insoportables. Las personas prefieren ceder  poderes  a  los gobiernos y sus policías a cambio de protección..

Por desgracia para los ciudadanos las autoridades no explican los riesgos que acarrean ciertas decisiones políticas internacionales. Francia en forma unilateral, sin autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, inició sus bombardeos contra el Estado Islámico (EI) en Siria e Irak. Gran Bretaña ha hecho otro tanto pero hasta hace poco solo en Irak pero luego de un voto en el parlamento; el 2 de diciembre, los amplió a Siria. Rusia, por su parte, lanzó en septiembre sus bombarderos contra el EI y otras agrupaciones que combaten contra el presidente Bashar al Assad que gobierna  Siria. A diferencia de los otros países intervinientes Moscú cuenta con la venia de Damasco. Estados Unidos, en todo caso,  les llevaba la delantera a todos en cuanto a bombardear al EI tanto en Irak como en Siria. Todos obrando por su cuenta y riesgo.

 

Ante la campaña aérea en su contra el EI declaró,  luego de su atentado contra un avión de pasajeros ruso cargado con turistas,  el 31 de octubre, sobre la Península de Sinaí en Egipto, que : “Los combatientes del Estado Islámico lograron derribar un avión sobre la provincia del Sinaí con más 220  cruzados rusos a bordo” El EI agregó: “Ustedes deben saber, rusos y sus aliados que no tendrán seguridad alguna  en tierras musulmanas  o en su espacio aéreo…la muerte diaria de inocentes en Siria a causa de vuestros bombardeos les acarreará desastres…Así como ustedes matan,  los mataremos a ustedes”.

La conexión caucásica

Los yihadistas golpearon a dos enemigos con una piedra. En primer lugar la  matanza de 224 rusos que viajaban a bordo del vuelo de Metrojet era la respuesta a Moscú por sus bombardeos en Siria. Frente a Egipto, gobernado por una dictadura militar anti islamista,  era golpear un punto crítico de su economía: el turismo representa 13 por ciento del producto interno bruto lo que equivale a  unos 36 mil millones de dólares. El balneario de Sharm el Sheij, de donde provenían los turistas, es el principal centro turístico playero de Egipto. El país del Nilo está además en una guerra civil larvada con los Hermanos Musulmanes, cuyo gobierno encabezado por  Mohamed Mursi fue depuesto por un cruento golpe de estado  en 2013.  Las proclamas del  Presidente Abdel  Fatah al Sissi que tenía pleno control sobre su territorio fueron desmentidas así por el EI.

Rusia, es la potencia extra regional más alarmada y expuesta. El Cáucaso alberga a más de 60 etnias y el islam es dominante entre muchas de ellas. Se estima que unos siete mil combatientes del EI  provienen de Rusia o Azerbaiyán, Uzbekistán, Tayikistán y otras ex repúblicas soviéticas.  Unos dos mil  han partido a luchar a Irak y Siria desde el Cáucaso.  Pero más preocupante que el eventual retorno de estos combatientes a sus lugares de origen es la implantación del EI en la región. La tradicional mano dura rusa contra las minorías ha abonado un resentimiento que estimula la resistencia. El EI con su prédica intransigente ya cuenta con numerosos  adherentes. La población sunita de la región es contraria al respaldo que Moscú brinda a Bashar al Assad, un alauita que es parte de la corriente chiíta. El régimen de Assad  es responsable de la muerte de decenas de miles de sunitas en Siria.

Los rusos tienen experiencia de primera mano con el terrorismo islámico. Muchos de los atentados en el metro de  Moscú, en teatros, colegios y otros lugares públicos fueron perpetrados chechenos y sus aliados.  De allí que para Vladimir Putin, más allá de ayudar al régimen de Assad, la neutralización del EI es un asunto de seguridad doméstica de primer orden..

 

El yihadismo europeo

La niebla no despeja aún sobre la masacre que cegó 130 vidas en la capital francesa. Algunos de los terroristas provenían  de Bruselas y eran de ascendencia marroquí. También está claro que los líderes tuvieron su bautizo de fuego en los campos de batalla en Siria. Así el foco de las investigaciones ha virado hacia  Bélgica que es el país europeo desde el cual ha viajado el mayor número de  yihadistas a combatir en Siria e Irak. Se estima que al menos 440 han tomado el camino a Damasco,  lo que representa 40 individuos por cada millón de belgas. Desde Francia se calcula que han viajado  1.200 lo que da 18 por cada millón de franceses.

Una interrogante recurrente es qué atrae a una pequeña fracción   de jóvenes musulmanes occidentales para engrosar las filas del EI. Una causa es la marginalidad y alienación en que viven jóvenes europeos de origen árabe y religión musulmana. Educados en países en que la prédica oficial proclama la igualdad de derechos y oportunidades la experiencia cotidiana les indica otra cosa. Muchos sufren la discriminación en la búsqueda de empleo, arriendo de casas u obtención de préstamos. Las fricciones con la policía son frecuentes al punto que denuncian un perfilamiento étnico. Los controles de identidad apuntan a ellos en primer lugar. Una diminuta minoría se refugia en su identidad religiosa, un oasis a la marginación o el acoso social y policial. Francia fiel a sus convicciones republicanas pone el acento de sus políticas en la igualdad de los ciudadanos. Es un valor no compartido por algunos jóvenes que cotizan más la lealtad que dimana de la fe antes que de los ideales cívicos. Estas personas buscan la gran hermandad religiosa y están dispuestos en casos extremos a rendir sus vidas por ella. Un testimonio típico es el de Rahman, un militante del EI, que escribió en un sitio web: “La vida es para el más allá…Así es que si Dios me ha dicho que debo ir a combatir, y nos ha prometido la victoria o el martirio entonces nuestra vida solo es un pequeño sacrificio…La razón principal para luchar es complacer a nuestro creador para enaltecer su religión”. Rahman murió en julio de 2014.

Los jóvenes musulmanes occidentales están sometidos a las mismas condiciones que el resto de su grupo etario: aburrimiento, un grado de beligerancia y cierto narcisismo. Los mismos sentimientos se aprecian entre jóvenes nacidos, por ejemplo, en la ex República Democrática Alemana Allí algunos canalizan su malestar a través organizaciones neo nazis. El liderazgo, la camaradería y los códigos militares juegan un rol decisivo en cementar un espíritu de cuerpo que trasciende a los perfiles sicológicos individuales. Entre los yihadistas es recurrente la referencia a los “hermanos”. Así aluden a las necesidades en el frente: los hermanos necesitan medicamentos, ropas de abrigo y un cuanto hay, todo es para los hermanos. Algunos sociólogos incluso tipifican al yihadismo europeo como una tribu urbana con sus atuendos y modas. La épica de actividades clandestinas, el sentido de misión y la aventura de la guerra junto a la exaltación del heroísmo alimentan el poderoso imaginario de una utopía dogmática.

Además hay una gran infraestructura de mezquitas en la que algunos clérigos pregonan en forma poco disimulada las virtudes del yihadismo. También en ciertos centros de estudios islámicos, como en las madrasas, se promueve el extremismo religioso. Arabia Saudita es la principal financista de la construcción de mezquitas en Europa. Los vasos comunicantes entre el wahabismo, la religión oficial del reino saudí, y las convicciones del EI son muy vastos.

Tras los atentados parisinos

E presidente francés François Hollande prometió a sus compatriotas destruir  al EI con el cual, agregó, Francia está en guerra. Un cambio  en la postura francesa. Las autoridades galas llaman al EI  por su acrónimo árabe de Daesh.  Laurent Fabius, el ministro de relaciones exteriores, explicó que esa denominación es preferible ya que se trata de un grupo terrorista y no de un estado. Ahora los yihadistas del EI cambiaron su estatus y son merecedores de una declaración guerra que es algo que tiene lugar ente estados. Cabe suponer que los prisioneros  sean considerados como combatientes de acuerdo a lo señalado por  la Convención de Ginebra. Algo que el presidente estadounidense George W Bush no respetó en Afganistán pues los prisioneros de Guantánamo fueron torturados y no merecieron juicios como exige la ley internacional.

En el plano militar la respuesta gala a la agresión yihadista ha sido un masivo bombardeo contra Raqqa, ciudad considerada la capital del EI que alberga  unos doscientos mil habitantes. La localidad  también es blanco de cantidades industriales de bombas  rusas y también estadounidenses. Habrá que ver cuanto queda de ella cuando culminen las operaciones. El dilema para Francia y sus aliados es que no podrán derrotar al EI solo con bombardeos aéreos. Hay quienes proponen una invasión para confrontar cara a cara al EI. Estados Unidos invadió Irak en el 2003 junto a tropas británicas y de la OTAN. Washington ha mantenido desde entonces a enorme costo una maciza presencia militar y ha combatido a sucesivas insurgencias. Ello no impidió que el EI controle parte importante del país. Otro tanto ocurre en Afganistán que fue invadido en el 2001. Tras casi una década de una ocupación frustrada el Presidente Barack Obama decidió que era la hora de retirar las tropas de ambos países.

El proyecto del EI es construir un califato que termine con buena parte de los estados del Medio Oriente y el conjunto de África del Norte. Sus políticas retrogradas y opresivas en extremo tienen el respaldo de diversas monarquías y emiratos árabes. Por otra parte muchos de estos países cuentan con grandes yacimientos petroleros. De manera que, más allá de toda otra consideración, Occidente hará lo que pueda para derrotar al EI. La interrogante no si  ello es necesario sino que es cómo lograrlo.

Un primer paso es crear las más amplia alianza posible de interesados en acabar con el yihadismo. En primera línea están los rusos que temen por sus fronteras meridionales. Luego están los iraníes que como chiítas están enfrentados a los sunitas del EI. Incluso China tiene problemas de terrorismo en algunas provincias de mayoría musulmana. La gran alianza, si llega a ver la luz, deberá impedir que Arabia Saudita, Catar y otros  sigan inyectando recursos al yihadismo.  El interés en varias  monarquías sunitas es alentar la lucha contra Irán y sus alidos chiítas con los cuales disputan la hegemonía en la región. Turquía, pese a ser miembro de la OTAN, no ve con malos ojos al EI pues lucha contra los kurdos que Ankara percibe como una amenaza por sus corrientes independentistas. Es pues un rompecabezas donde, hasta ahora. no ha sido posible calzar las piezas para al menos lograr una tregua.

En lo que toca Siria, que está en el ojo de la tormenta, se vive una tragedia  mayúscula. En cinco años de guerra civil ha muerto un cuarto de millón de personas. La mitad de la población, es decir 11 millones personas han sido desplazadas de sus hogares.  De las cuales cuatro millones han abandonado el país y cientos de miles han buscado asilo en Europa. Sólo tras el arribo masivo de refugiados el desastre social de Siria e Irak ha merecido la atención mundial.   Los actuales bombardeos diversos no hacen más que incrementar las columnas de los que huyen por sus vidas.

Cualquier solución duradera tendrá que emerger de la propia región. Ello mediante un gran acuerdo político y la refundación de Siria e Irak con un rostro diferente al anterior al conflicto. La comunidad internacional puede ayudar pero el protagonismo corresponde a las fuerzas locales.

Fricciones por las islas Malvinas

March 26, 2015 Comments off

El diario sensacionalista inglés The Sun, del magnate Rupert Murdoch, aprovechó para reeditar una de sus celebres portadas: “Te agarré” Así titulo el día del hundimiento del crucero General Belgrano por parte del submarino nuclear británico Conqueror  en la guerra librada en 1982.  En la acción murieron 323 tripulantes. Ahora el Sun ha publicado una nota que denomina exclusiva y encabeza “Temores de una invasión Argie” (término despectivo para los argentinos).  Remacha en portada con: “Más tropas ante amenaza de Putin”. Esto último era necesario para que el peligro cobre cuerpo. Según versiones de prensa Argentina busca comprar una docena de aviones. Entre los modelos considerados están el Gripen sueco,  algunos modelos refaccionados de Mirage franceses, aviones chinos JF-17 o el Sukhoi modelo SU-24.  Hablar del peligro de Xi Jinping tiene nulo impacto comparado con levantar el fantasma de Putin. El Gripen está descartado porque 30 por ciento de sus componentes son británicos.

En todo caso Michael Fallon, ministro de defensa inglés, aprovechó de declarar que en las Falkland “el peligro se mantiene. Es un peligro muy real. Nosotros debemos responder a él”. En materias militares Londres es de una discreción notable. Si desean reforzar sus posiciones en las Malvinas no tienen más que despachar los efectivos y  medios.  De manera que cuando hablan de fortalecer su presencia lo hacen con un doble propósito. Domestico antes de elecciones que tendrán lugar en mayo en las cuales dos tercios del electorado estiman que las islas deben ser defendidas a cualquier costo. De pasada aprovecha de enviarle una señal de determinación a la Argentina. Es bien posible que la nota del Sun haya sido digitada por autoridades interesadas en agitar el tema. Ello a pocos días del 2 de abril cuando se cumplirán  33 años de la fallida invasión argentina.

Agustín Rossi, ministro de Defensa argentino, salió al paso de las especulaciones inglesas: “Es una locura, no hay nada de eso…es simplemente una mentira, nuestro país no tiene planes armamentistas”. Por su parte la cancillería argentina declaró: “Resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta ‘amenaza argentina’”, afirmó la cancillería y reiteró que “el diálogo y la negociación, y no las armas, son el único camino para resolver la cuestión”. A lo cual agregó: “Además de inverosímil, resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta ‘amenaza argentina’ para aumentar el presupuesto militar británico y consolidar la creciente militarización de las islas”. En rigor el Reino Unido ha sido criticado por Estados Unidos por la disminución de sus gastos bélicos. La defensa de las Falklands no significa justifica gastos de mayor magnitud en el presupuesto británico. Pero en el arsenal polémico cada cual se viste como mejor le conviene.

El interés ruso en Argentina

Moscú estaría interesado en un trueque de aviones por bife y otros alimentos para aliviar las sanciones que le ha impuesto Occidente.   Vladimir Putin durante su visita a la Argentina, a mediados de julio, calificó de “estratégica” la relación entre los dos países. Buenos Aires apoyó a Rusia en su anexión de Crimea. La Presidenta Cristina Fernández criticó el doble estándar de Washington y Londres en cuestiones de integridad territorial, en alusión a Las Malvinas.

Ucrania sufre derrota estratégica.

February 19, 2015 Comments off

“La  guerra civil es a la guerra exterior lo la guerra es a la paz”, eso pensaba Heródoto el historiador griego cinco siglos AC. Ucrania muestra que la máxima sigue vigente. Luego de firmar un cese al fuego, el sábado con la tinta todavía fresca, se libró la más sangrienta de las batallas de los diez meses de guerra. Kiev buscaba retener la ciudad Debáltseve, un estratégico cruce de  caminos y  vías férreas que unen las provincias rebeldes Lugansk y  Donetsk , ahora autoproclamadas repúblicas independientes.

Las fuerzas independentistas pro rusas lograron una victoria decisiva. Los rebeldes cercaron  y luego ocuparon la plaza desalojando unos ocho mil soldados ucranianos.  Kiev buscó presentar la debacle de la forma menos dolorosa posible.  El Presidente ucraniano  Petró Poroshenko aplaudió el desempeño de sus tropas pues demostraron: “La verdadera cara de los bandidos y separatistas que son apoyados por Rusia”.  Aunque el  mandatario  admitió la derrota, en forma implícita, al señalar  que los soldados salieron con su armamento pese a que los separatistas habían reclamado que los militares dejaran el armamento en la localidad

Por su parte el Presidente ruso Vladimir  Putin  restregó la derrota en la cara de sus adversarios. Aludiendo a Debáltseve dijo: “Por supuesto  que es doloroso perder, especialmente cuando se pierde no frente a un ejército regular  pero frente a hombres que hasta ayer  eran mineros o camioneros”. Con esta declaración Putin subrayaba dos puntos: el carácter local de los rebeldes, desmintiendo la presencia de tropas rusas, y, el segundo, la incapacidad militar de las fuerzas armadas ucranianas.

Una paradoja de esta guerra es que todos los protagonistas coinciden en los grandes objetivos. Todas las partes dicen estar a favor de la paz. Concurren en que no hay una solución militar. Además se declaran partidarios de la integridad territorial de Ucrania. A Moscú no le interesa hacerse de dos republiquitas o anexar los territorios. Su objetivo es  mantener una gravitación decisiva sobre el conjunto de Ucrania con la meta primordial que ésta no pase a la esfera occidental. Para el gobierno de Kiev ha llegado la hora de la verdad y esa es que no tiene la capacidad de imponer una solución militar.

La ruta de salida de una la guerra, que ha dejado más 5.700 muertos, fue la iniciada por la Presidenta alemana Angela Merkel y el Presidente francés François Hollande. El cese al fuego fue un primer paso. El siguiente serán laboriosas negociaciones diplomáticas. Es una ruta compleja y plagada de obstáculos. Pero es, sin duda, la mejor opción para detener la matanza y destrucción.

Lecciones de la gran batalla.

La resonante derrota ucraniana en Debáltseve cambia el balance militar entre los bandos en pugna. A tal punto que hace irrelevante la tentación de Washington  de facilitar  armamento letal  a sus aliados en Kiev.  El núcleo duro del ejército ucraniano estuvo comprometido en la batalla y no pudo frente a los rebeldes. Tampoco tuvo la capacidad de socorrer a los  miles de soldados cercados. Ello debilita la mano del Presidente Poroshenko que debe olvidar una salida bélica. Está por verse que impacto político tendrá para su presidencia los graves errores de apreciación cometidos. Los rebeldes, por su parte, están eufóricos y querrán consolidar su independencia  o un estatus lo más próximo a ella. Moscú ha demostrado que mantiene su hegemonía en la región.

El antes y después de Crimea.

March 21, 2014 Comments off

El conflicto por Crimea está desatado. No en un sentido bélico activo, por fortuna, aunque implica una fuerte ruptura de la convivencia entre protagonistas internacionales claves. Lejana parece la iniciativa del Presidente Barack Obama de “resetear” las relaciones con Rusia. En 2009 Washington propuso a Moscú dejar atrás la Guerra Fría e iniciar una nueva relación. El Kremlin aceptó pero dejó en claro que rechazaba la expansión de Occidente hacia sus fronteras.
Lo ocurrido en Ucrania tiene lecturas opuestas. Para Moscú Estados Unidos y la Unión Europea alentaron un cambio de régimen en Kiev. A juicio de Vladimir Putin se trató de un golpe de estado, con la participación de elementos fascistas, contra un gobierno electo y democrático. Peor aún, tan solo un día antes de la caída de dicho gobierno se había fraguado un acuerdo con Occidente para convocar a nuevas elecciones. Para Estados Unidos y la Unión Europea la ocupación, posterior referéndum y anexión de Crimea a Rusia es una agresión contra la soberanía de Ucrania. Un hecho que merece un castigo pues sienta un precedente inaceptable. En consecuencia ya se han aplicado sanciones menores mientras son estudiadas medidas más drásticas.
En situaciones de conflicto los gobiernos y los estados mayores trazan líneas rojas. Son líneas imaginarias que pretenden señalar a sus adversarios los márgenes de tolerancia. Si pese a las advertencias las líneas son transgredidas cabe tomar represalias. Rusia advirtió a Occidente que no permitirá que Ucrania pase al área de influencia occidental e ingrese a la OTAN. Los occidentales dijeron con claridad que no tolerarían la anexión de Crimea.
En concreto ambas partes vulneraron las respectivas líneas rojas. Algunos ya hablan de una nueva Guerra Fría de confrontación entre Este y Oeste. En rigor no habrá tal división del mundo. La aguda pugna entre el campo socialista y el capitalista que dominó al mundo, desde la Segunda Guerra Mundial hasta 1989, no volverá. Hoy no se vivirá una lucha ideológica tras modelos de sociedad antagónicos. Un pugna que permeó y destruyó la vida política de numerosos países, incluido Chile. Esta vez se abre un prolongado período de fricciones entre Moscú y Washington junto a sus aliados europeos. El resto del mundo tomará nota pero a diferencia del pasado no tendrá que tomar partido. Las consecuencias de este nuevo conflicto, en todo caso, reverberarán en el conjunto de la esfera internacional. La animosidad alcanzará al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que hoy es el árbitro supremo para zanjar las grandes disputas. Es el único organismo, del cual Chile es hoy un miembro transitorio, que tiene la autoridad para dar legitimidad a una intervención militar.
La disputa abierta por Crimea no beneficiará a nadie. Rusia tendrá que lidiar con la hostilidad occidental. Ucrania ha perdido parte de su territorio y está por verse si preservará su integridad nacional. Está latente la amenaza de escisiones de las regiones orientales ruso hablantes. Para Europa Moscú es un buen socio comercial y uno de los mayores abastecedores de hidrocarburos y las fricciones dañan esa relación. También Washington se verá perjudicado en los momentos que había resuelto cambiar su centro de gravedad militar para confrontar a China. Es posible que en los años venideros se hablé de un antes y un después de Crimea.