Archive

Posts Tagged ‘Wikileaks’

El gusano que causa pavor.

May 18, 2017 Comments off

Cientos de miles de computadores fueron  hackeados el fin de semana pasado.  Todavía no se sabe quiénes ejecutaron  la acción criminal. Pero si se sabe de dónde salió el gusano que ha causado daños a una escala sin precedentes en decenas de países. El sistema que encripta los programas computacionales, negándole el acceso al usuario, salió de la National Security Agency (NSA) de Estados Unidos.  Es una mega agencia de muy bajo perfil que integra el descomunal enjambre del espionaje estadounidense.

La NSA es la encargada del monitoreo e intercepción  de comunicaciones o señales, Sigint, en la jerga profesional. La NSA fue creada en 1952 como una agencia ultra secreta. El chiste en la época era que la sigla NSA significaba No Such Agency (no hay tal agencia). La NSA cuenta con más personal que la CIA y el FBI sumados. Se estima que emplea a 38 mil personas. Aparte, contrata a 25 mil personas que operan los sistemas de intercepción pero que no son parte de su planta. Edward Snowden, que ahora reside en Moscú, fue uno de ellos.

Con el fin de la Guerra Fría buena parte de la atención de los servicios occidentales se reorientó hacia la inteligencia económica. En primer lugar, preservar los secretos industriales y luego saber qué tienen los otros. La NSA niega que brinde ayuda a empresas norteamericanas pero en cambio admite que monitorea a rivales comerciales para establecer si hay competencia desleal. Un caso mencionado es el de un contrato por 1,4 mil millones de dólares en Brasil que, gracias a una presunta coima a funcionarios locales, hubiese quedado en manos de la empresa francesa Thomson-CSF. La denuncia de la operación revirtió la decisión y el contrato lo obtuvo la empresa norteamericana Raytheon. Un informe presentado al Congreso de Estados Unidos en 1995 citaba “más de cien casos de firmas extranjeras que recurrían a coimas para desplazar a compañías norteamericanas en contratos internacionales por 45 mil millones de dólares”. El informe concluía que gracias a las coimas se adjudicaban 80 por ciento de estos contratos.

En el afán por penetrar las redes informativas en todo el globo la NSA detectó la vulnerabilidad de los programas de Microsoft que le permitían instalarse en los computadores espiados. Resulta que el cazador fue cazado pues la NSA sufrió un hackeo. El material robado fue entregado a WikiLeaks, con el gusano que ha causado el daño incluido,  que lo difundió junto a información sobre la campaña de Hillary Clinton. Washington acusa a Moscú y el asunto es objeto de una bullada  investigación del FBI.   Los piratas  que han bloqueado hospitales, entre otros servicios públicos,  así como empresas para exigirles pagos por desencriptar sus ordenadores encontraron el gusano en WikiLeaks. Ahora comienza el debate sobre qué responsabilidad asumen los gobiernos sobre las armas de destrucción informática alojada en sus arsenales destinados al ciberespacio. Al igual que con las armas de destrucción masiva, nucleares, químicas y biológicas lo mejor es no disponer de ellas.

Advertisements

El espionaje a domicilio de la CIA

March 10, 2017 Comments off

Las últimas revelaciones, de WikiLeaks,   sobre la capacidad de la CIA para infiltrar el mundo digital  es un paso más hacia la muerte de la privacidad.  Pocos confiaban ya en los sistemas encriptados de teléfonos móviles o computadores. De hecho los yihadistas, con Osama bin Laden a la cabeza, prescindieron de los teléfonos fijos o móviles. Estos últimos fueron  utilizados en varias ocasiones para guiar los misiles que acabaron con la vida de sus usuarios.

Los servicios de inteligencia son parte de la red de protección del Estado para velar por la soberanía nacional y la seguridad de  la ciudadanía. Su misión es informar a los gobernantes sobre peligros inmediatos y potenciales.  La dificultad con estos servicios, que algunos lo consideran parte del llamado Estado profundo, es que operan en secreto. Por lo tanto es  muy difícil pedirles cuentas. Se dice que padecen del “síndrome de la esponja”. Recopilan información pero no la comparten siquiera con otras reparticiones del propio Estado. Esto es así, señalan, para proteger a sus fuentes. La impunidad del secreto estimula la autonomía y con frecuencia el espionaje desarrolla su propia agenda. Abundan los casos en que el propio gobierno y los ciudadanos, el sujeto a ser protegido, terminan en la mira de los aparatos de inteligencia. Cabría esperar, por ejemplo, que la CIA ayudase a las empresas electrónicas a superar sus vulnerabilidades. En cambio prefieren explotarlas para la recolección de información.

Un número   creciente de dispositivos domésticos están integrados a redes digitales. Desde la cocina al automóvil aumentan los puntos que pueden ser intervenidos. Un televisor puede transmitir, aun apagado, todo lo que se habla en una habitación. Un vehículo, por la vía de su computador, puede transmitir en tiempo real sus recorridos. Las montañas de información son procesadas en lo que hoy se llama “big data”. Lo que puede lograr un servicio de inteligencia también lo puede hacer una empresa de marketing interesada en el perfil de potenciales clientes.

El mundo del  espionaje siempre ha vivido en una burbuja de hipocresía.  Todos espían y todos niegan hacerlo. Hoy Rusia es acusada de haber penetrado en Estados Unidos computadores del Partido Demócrata  y haberle entregado la información a WikiLeaks. Ello habría favorecido la campaña de Donald Trump. La evidencia que Estados Unidos hace lo mismo fue expuesta, entre otros,  por  Edward Snowden. Todos los Estados, como el británico, el francés, el alemán o el chino, por nombrar  a los más poderosos, han hecho lo mismo. La diferencia que revelan las últimas denuncias es que es cada vez más difícil rastrear los puntos de acecho y quien es el responsable. Vale lo que se  solía decir en las películas sobre el sabio malvado: si solo hubiese puesto sus conocimientos al servicio del bien. Los peligros que el enorme poder de vigilancia caiga en manos inescrupulosas o dictatoriales son alarmantes. Impedir que ello ocurra debiera figurar a la cabeza de la agenda de inteligencia.

Trump vs la CIA

January 5, 2017 Comments off

En Estados Unidos  el Partido Demócrata fue objeto de un hackeo  de marca mayor. Miles de documentos fueron extraídos de sus computadores y terminaron en manos de WikiLeaks. El impacto fue enorme pues en ellos la candidata  Hillary Clinton aparecía con dichos muy favorables a la gran banca de Wall Street a la cual denunciaba. También se exponían irregularidades del sistema electoral partidario que perjudicaban a su correligionario rival  Bernie  Sanders.

Los demócratas, informados por la CIA,  acusaron a Rusia del robo de información y  de haberla filtrado a WikiLeaks. En ese momento la campaña de  Donald Trump se mofó de la agencia de inteligencia. Desacreditaron su revelación  recordando que habían afirmado que Irak disponía de armas de destrucción masiva. El tiempo develó que la Agencia se prestó para las falsedades difundidas por el gobierno del Presidente George W Bush para justificar la invasión al país árabe en el 2003.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks asilado desde hace cinco años en la embajada Ecuador en Londres, refutó las acusaciones: “Nuestra fuente  no es el gobierno ruso  y tampoco lo es un actor estatal”.  Lo insólito es que Trump optó por aceptar la versión Assange antes que la de su enorme aparato de inteligencia. En un tuit señaló “Julian Assange dice que un joven de 14 años  podría haber hackeado a Podesta (el jefe de campaña demócrata). ¿Por qué tuvo tan poco cuidado el Partido Demócrata? ¡Además dijo que los rusos no le dieron la información!”. Trump desafia así  no solo a sus servicios de espionaje sino que a un buen número de sus correligionarios conservadores. El asunto tiene alcances internacionales. El mes pasado el Presidente Barack Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos en represalia por los hackeos realizados durante la campaña electoral. Una medida que fue calificada de prematura por el equipo de Trump que aplaudió al Presidente ruso Vladimir Putin por no reciprocar la medida, como es la costumbre. Trump lo aplaudió con un tuit: “Yo siempre supe que él es muy listo”.

El mundo del espionaje es oscuro  por naturaleza. Pero establecer el origen de un ciberataque, en el que se utilizan muchas cortinas de humo para ocultar la fuente, es una tarea de resultado incierto. Más aún cuando existen enormes presiones políticas. En el plano doméstico estadounidense el  gobierno de Obama cuestiona la legitimidad de la victoria de Trump pues habría contado con el respaldo de una potencia hostil. Además golpea a Putin gobernante con el cual se aprecia un marcado deterioro de las relaciones. Trump, por su parte, quiere a toda costa rechazar el mote que es una marioneta de Moscú, como se lo espetó Hillary Clinton en el curso de un debate.  Lo cierto es que todos los estados espían a amigos y enemigos. Washington tiene miles de agentes que buscan desentrañar que ocurre en Rusia. Lo novedoso, en este caso, sería que Putin arriesgue tanto a través de una intervención en los asuntos internos de Estados Unidos. Es una movida, que de haber tenido lugar, conlleva enormes riesgos pues es un una partida que todos pueden jugar.

Cambio de régimen en Brasil

September 1, 2016 Comments off

La remoción de la Presidenta Dilma Rousseff marca un cambio en 180 grados en la orientación del gobierno brasileño. Michel Temer ahora asume la presidencia hasta el final del interrumpido mandato de Rousseff, esto es hasta finales del 2018. Durante sus 180 días de interinato, mientras Rousseff estuvo suspendida, Temer formó un gabinete, dominado por  banqueros y empresarios,  empeñado en revertir las políticas del gobernante Partido de los Trabajadores.

Una de las primeras medidas ha sido la reducción de los costos de la “Bolsa familia”, un subsidio destinado a las familias más pobres del país. Este era uno de los programas estrellas iniciado por el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Bajo sus gobiernos (2003-2010) Brasil logró una reducción de la pobreza que es considerada como uno de los mayores logros mundiales en esta materia. El nuevo gobierno busca una reducción inicial de diez por ciento en los fondos de la iniciativa.

El ministro de agricultura Blairo Maggi , un multimillonario que formó parte del agresivo lobby agroindustrial, ganó notoriedad en su campaña por frenar la demarcación de tierras que restringía el uso de territorios para la ganadería y explotaciones agrícolas. Rousseff había dispuesto 56 millones de hectáreas destinada a la conservación. También reconoció demandas indígenas así como la de quilombos, que son territorios habitados por descendientes de esclavos. Temer adelantó que los decretos pertinentes serán revocados.

Ricardo Barros, el ministro de Salud, advirtió “No seremos capaces de mantener el nivel de derechos que garantiza la Constitución”. En términos más prácticos aconsejó a la población  que tomará seguros desalud privados. Quedó claro que se avecinan drásticos cortes en las prestaciones de la salud pública.

José Serra, el ministro de Relaciones Exteriores, que en dos oportunidades postuló a la presidencia, advirtió que las estrechas relaciones con gobiernos izquierdistas como el boliviano, el ecuatoriano y el venezolano pronto quedarán atrás. Avanzó que Itamaraty, la cancillería, orientará sus esfuerzos a fortalecer los lazos económicos.  En especial con Estados Unidos donde sus palabras fueron acogidas con satisfacción. A su juicio es hora de pasar  de las “preferencias ideológicas de un partido político y sus aliados extranjeros” a una estrategia de relaciones guidas por los intereses económicos del país.

El giro del gobierno de Rousseff y el que comienza es tan abrupto, sin haber mediado una consulta ciudadana, que dadas las dificultades económicas que sufre Brasil cabe  esperar severas fricciones sociales.

 

WikiLeaks: Temer era informante de EE.UU.

Un twitter de WikiLeaks señala:” El nuevo Presidente de Brasil  Temer era un informante de la inteligencia militar de Estados Unidos (13 de mayo 2016)”. Según la organización Temer aportó información reservada sobre el gobierno brasileño en varias oportunidades. Otras fuentes corroboran que Temer sostenía encuentros frecuentes en la embajada de Estados Unidos en Brasilia.

 

 

La necesaria inviolabilidad de las embajadas.

August 19, 2012 Comments off

Londres, en su afán por deportar a Julian Assange, fragilizó un pilar de las relaciones internacionales. Al insinuar la posibilidad de enviar a la policía a capturarlo al interior de la embajada ecuatoriana en la capital británica, el gobierno de David Cameron cuestionó la inviolabilidad de las dependencias diplomáticas. Con ello ha sido afectado un principio que permitió a miles de latinoamericanos huir de la tortura y la muerte.  En consecuencia se ha tocado un nervio vivo de la sensibilidad de quienes han vivido bajo regímenes dictatoriales.

Assange, australiano y el líder de Wikileaks  que publicó miles de cables secretos de la diplomacia estadounidense,  está en el ojo de la tormenta. El representa cosas distintas para las  partes involucradas en el  caso. Para Rafael Correa, el Presidente ecuatoriano y los seguidores de Wikileaks,   es un campeón de la libertad de expresión. Para la fiscalía sueca, que en agosto 2010 pidió su detención en Inglaterra, es un prófugo que debe responder por acusaciones de abusos sexuales contra dos mujeres. El acusado niega semejantes imputaciones  y teme que si compareciese ante tribunales suecos podría terminar extraditado a Estados Unidos donde cree que será acusado por espionaje.  Si así fuese le espera una larga condena.

En su empeño por evitar la deportación de Assange a Suecia sus abogados apelaron a todas las instancias de la justicia británica. Los alegatos no prosperaron y la Corte Suprema dictaminó que debía comparecer en Estocolmo. Para Londres el caso estaba cerrado. Pero su ingreso a la embajada ecuatoriana hace dos meses y la solicitud de asilo abrió un nuevo episodio.

El Foreign Office advirtió al gobierno ecuatoriano que no daría un salvoconducto para la salida de Assange si le concedían el asilo. Incluso fue más lejos y, según  Ricardo Patiño, el ministro de Relaciones Exteriores ecuatoriano,  se  le señaló que ciertas disposiciones legales permitían el ingreso de la policía a la embajada para detenerlo. Al respecto, en el Reino Unido están divididas las opiniones sobre la legalidad de semejante acción.

No es claro cuan explicita fue la amenaza de Londres pero es suficiente que la haya insinuado, aun en forma oblicua, para causar la mayor inquietud. Más allá de la interpretación de textos legales, un país democrático que destaca por  su respeto al derecho ha impugnado algo que hasta ahora incluso regímenes dictatoriales se abstuvieron de cuestionar.  Relativizar el  derecho al asilo y  la  inviolabilidad de las embajadas es un antecedente que mañana podrá ser invocado por tiranos de toda laya. Decenas de miles de latinoamericanos han escapado,  por la vía del asilo, de las numerosas dictaduras que han asolado la región. Los exiguos terrenos “soberanos” de las  embajadas fueron santuarios que salvaron las vidas de innumerables fugitivos. Dictadores sanguinarios han entregado salvoconductos a personas acusadas de situaciones bastante más serias que las que pesan sobre Assange.

El Foreign Office, en su determinación por capturar  a Assange, minó un principio que tenía el rango de tabú en las relaciones internacionales.  Hay una desproporción enorme entre los medios empleados  y los fines buscados.  La  diplomacia británica tiene una bien ganada reputación de pragmatismo. Este, por desgracia,  no es el primer caso en que  ha resultado más perseguido el denunciante del crimen que quien lo comete.