Archive

Posts Tagged ‘yihadistas’

El espionaje a domicilio de la CIA

March 10, 2017 Comments off

Las últimas revelaciones, de WikiLeaks,   sobre la capacidad de la CIA para infiltrar el mundo digital  es un paso más hacia la muerte de la privacidad.  Pocos confiaban ya en los sistemas encriptados de teléfonos móviles o computadores. De hecho los yihadistas, con Osama bin Laden a la cabeza, prescindieron de los teléfonos fijos o móviles. Estos últimos fueron  utilizados en varias ocasiones para guiar los misiles que acabaron con la vida de sus usuarios.

Los servicios de inteligencia son parte de la red de protección del Estado para velar por la soberanía nacional y la seguridad de  la ciudadanía. Su misión es informar a los gobernantes sobre peligros inmediatos y potenciales.  La dificultad con estos servicios, que algunos lo consideran parte del llamado Estado profundo, es que operan en secreto. Por lo tanto es  muy difícil pedirles cuentas. Se dice que padecen del “síndrome de la esponja”. Recopilan información pero no la comparten siquiera con otras reparticiones del propio Estado. Esto es así, señalan, para proteger a sus fuentes. La impunidad del secreto estimula la autonomía y con frecuencia el espionaje desarrolla su propia agenda. Abundan los casos en que el propio gobierno y los ciudadanos, el sujeto a ser protegido, terminan en la mira de los aparatos de inteligencia. Cabría esperar, por ejemplo, que la CIA ayudase a las empresas electrónicas a superar sus vulnerabilidades. En cambio prefieren explotarlas para la recolección de información.

Un número   creciente de dispositivos domésticos están integrados a redes digitales. Desde la cocina al automóvil aumentan los puntos que pueden ser intervenidos. Un televisor puede transmitir, aun apagado, todo lo que se habla en una habitación. Un vehículo, por la vía de su computador, puede transmitir en tiempo real sus recorridos. Las montañas de información son procesadas en lo que hoy se llama “big data”. Lo que puede lograr un servicio de inteligencia también lo puede hacer una empresa de marketing interesada en el perfil de potenciales clientes.

El mundo del  espionaje siempre ha vivido en una burbuja de hipocresía.  Todos espían y todos niegan hacerlo. Hoy Rusia es acusada de haber penetrado en Estados Unidos computadores del Partido Demócrata  y haberle entregado la información a WikiLeaks. Ello habría favorecido la campaña de Donald Trump. La evidencia que Estados Unidos hace lo mismo fue expuesta, entre otros,  por  Edward Snowden. Todos los Estados, como el británico, el francés, el alemán o el chino, por nombrar  a los más poderosos, han hecho lo mismo. La diferencia que revelan las últimas denuncias es que es cada vez más difícil rastrear los puntos de acecho y quien es el responsable. Vale lo que se  solía decir en las películas sobre el sabio malvado: si solo hubiese puesto sus conocimientos al servicio del bien. Los peligros que el enorme poder de vigilancia caiga en manos inescrupulosas o dictatoriales son alarmantes. Impedir que ello ocurra debiera figurar a la cabeza de la agenda de inteligencia.

Tensión entre turcos y kurdos

October 16, 2015 Comments off

Las bombas detonadas en Ankara, el pasado sábado 10, dejaron casi un centenar de muertos. Corren muchas versiones sobre los presuntos responsables del mayor atentado ejecutado en la capital turca. El acto terrorista puso de relieve la complejidad y los peligros que acechan a la región. El gobierno apunta el dedo acusador al Estado Islámico (EI). Pero hasta hace poco las autoridades turcas hacían la vista gorda ante las actividades del grupo yihadista. Los voluntarios musulmanes que se sumaban al EI, en Siria e Irak,  ingresaban sin mayores dificultades por Turquía junto a un flujo de armamentos. El EI sirve a dos propósitos de la política turca: uno es confrontar en el campo de batalla a las fuerzas kurdas. El segundo es tumbar al gobierno del sirio Bashar al Assad. El Presidente turco Recep Tayyip  Erdogan,  un musulmán sunita, se proyecta como un líder político islámico entre los árabes.

Estados Unidos y la OTAN coinciden con Turquía, Arabia Saudita, Catar y otros emiratos  en su  apoyo a grupos rebeldes, entre ellos el EI, que luchan contra el régimen de Damasco controlado por musulmanes chiítas. Pese a ello Turquía ha abierto  la base aérea de Incirlik a la fuerza aérea estadounidense para bombardear al EI. Ello podría haber incitado al EI a colocar las fatídicas bombas. Mataban dos pájaros de un tiro: atacaban a sus enemigos kurdos y le pasaban una factura a Turquía. Algunos suspicaces sospechan que los atentados fueron digitados por corrientes nacionalistas turcas del llamado “estado profundo”. También pudo haber un dejar hacer por parte de Ankara. Sobre estas materias se puede especular  y es dudoso que algún día se esclarezca del todo.

El gobierno turco está preocupado por la creciente autonomía que han logrado los kurdos en Siria. Al respecto Erdogan  advirtió: “No permitiremos que ningún grupo terrorista establezca campos en el norte de Siria y amenace a Turquía”. Las palabras fueron seguidas por bombardeos aéreos. Nada nuevo: desde hace mucho Ankara libra una guerra soterrada contra grupos insurgentes kurdos y en especial con el izquierdista partido PKK.

En el plano político el Partido Democrático del Pueblo de tendencia progresista y  conocido por la sigla turca como HDP, descarriló las ambiciones políticas de Erdogan, que ya lleva 13 años en el gobierno. En las elecciones del 7 de junio el HDP  superó el diez por ciento de la votación- condición para ingresar al parlamento­- gracias a muchos votantes turcos,  y así lo privó de la mayoría a necesaria para cambiar la constitución A partir de entonces se han multiplicado las agresiones contra el HDP y los kurdos. El más grave ocurrió en la localidad de  Suruc, el 20 de julio, durante una manifestación pro kurda donde estalló una bomba que dejó 32 muertos.  Habrá que esperar para ver qué ocurre en los comicios previstos para el 1 de noviembre.

Los kurdos.

Algo más de 20 por ciento de la población turca son kurdos, es decir 16 millones de sus 72 millones de habitantes. Muchos de ellos están asimilados en grandes ciudades y en especial en Estambul. Pero otros, en las regiones fronterizas del sureste, permanecen sin recibir los beneficios del avance económico del país. En las últimas dos décadas la lucha entre turcos y kurdos ha dejado 30 mil muertos. Los  kurdos, que suman 30 millones, se encuentran desperdigados en Turquía , Irán donde totalizan seis millones, Irak en que se empinan a los seis millones y Siria donde son menos de dos millones. Hay además una diáspora de unos dos millones y la mayoría de ellos residen en Alemania.  Los cuatro países asiáticos  consideran cualquier intento por  brindar ayuda a los kurdos como una intrusión en sus asuntos internos.

La ruptura del mosaico iraquí.

August 16, 2014 Comments off

Columnas de refugiados ascienden al monte Sinjar en el norte de Irak para salvar sus vidas. Huyen con lo puesto y lo que pueden cargar en sus brazos. Son cristianos, kurdos y  hazidis, entre otros.  Sus perseguidores son fundamentalistas islámicos que les ofrecen la siguiente opción: la conversión o la muerte.

Las fronteras del Medio Oriente se desdibujan a una velocidad inédita. Nadie previó que los fundamentalistas sunitas, agrupados en una nueva organización llamada Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) que  ahora, para no fijarse límites,  se rebautizó como el Estado Islámico (EI,) lograría una notable cadena de victorias militares. Los yihadistas del EI han derrotado al ejército iraquí, han puesto a la defensiva a las fuerzas del gobierno sirio y vienen de asestar duros golpes a los kurdos, que presumían de una buena reputación militar.

Los avances de los adalides de la intolerancia religiosa islamista pusieron en jaque a Bagdad. El Primer Ministro Nouri Maliki fue depuesto recién, en lo que en los hechos fue un golpe de estado constitucional. Maliki, un chiíta,  no integró  a sunitas moderados y kurdos, y dado que sus tropas fueron incapaces de detener a los milicianos del IE fue removido. La tarea de Haider al-Abad, el nuevo primer ministro, será  formar una amplia alianza. Ello con la esperanza de desgajar a muchos sunitas laicos que fueron partidarios de Saddam Hussein pero que hoy luchan bajo la bandera negra del EI.

La tarea de Bagdad es dura. Los yihadistas imbuidos en su fe religiosa han mostrado una notable voluntad de sacrificio y combate. Además están fogueados en el campo de batalla  y cuentan con armamento de calidad. La experiencia de lucha la ganaron en Siria enfrentados al ejército del Presidente  Bashar al-Assad en la guerra civil que ya pasa de los tres años. Las armas las recibieron de Arabia Saudita y otros países que respaldan a los rebeldes opuestos al régimen de Damasco. Pero el grueso del arsenal proviene de Estados Unidos. En su desbande el ejército regular iraquí abandonó enormes cantidades de armamento que ahora es empuñado por las huestes yihadistas. En Washington deben decirse que cierto es aquello que quien siembra vientos cosecha tempestades. Dado que ahora deben reenviar asesores militares  para enfrentar las armas que dejaron atrás. 

El mosaico iraquí. 

Irak es una clásica invención colonial  que en su época mereció el siguiente comentario del profesor M.E. Yapp, de la Universidad de Londres: “El Estado de Irak fue un accidente de guerra. Fue  creado por Gran Bretaña al final de la Primera Guerra Mundial uniendo tres provincias del Imperio Otomano. Muchos iraquíes no lo deseaban y muchos británicos tenían dudas”.

 

Los 31 millones de iraquíes se dividen en árabes chiítas, un 60 %;  árabes sunitas, un 25 %; kurdos, un 12 %; le siguen los asirios entre los que se cuenta un gran número de cristianos pero fruto de las persecuciones su número no cesa de disminuir. También hay turcomanos y los yazidis entre otras etnias menores.

La retrograda utopía del califato

July 2, 2014 Comments off

La creación de un califato fue proclamado  por los fundamentalistas sunitas agrupados en el ISIS (en castellano Estado Islámico de Irak y el Levante). Las declaraciones de intención estatales en el Medio Oriente son frecuentes. Pero en este caso los combatientes yihadistas sunitas lo hacen en el curso de una exitosa campaña militar en partes de Siria y el norte de Irak. El propósito del ISIS es crear una entidad teocrática trazando nuevas fronteras dentro de las cuales la población será regida por la sharia,  o la ley religiosa islámica.  El califato es un viejo sueño de retrógrados e intolerantes  sectores clericales.

Sorpresa mundial ha causado la velocidad con que el ISIS logró desbandar al numeroso y bien armado ejército iraquí. En pocos días  las tropas yihadistas lograron que más 50 mil soldados oficialistas abandonaran sus armas y posiciones. Ello se debió, entre otros factores, a que los insurgentes fundamentalistas cuentan con el apoyo de fuerzas seculares.  Muchos sunitas que fueron fieles al Baas, el partido del ejecutado  Saddam Hussein, se sumaron a la lucha contra las tropas del Presidente  Nuri al Maliki que pertenece a la mayoría chiíta que es fuerte en el sur del país. Maliki es acusado de gobernar con un criterio sectario que ha ahondado las pugnas religiosas, tribales y económicas.

El éxito de los fundamentalistas en el plano militar debe mucho a los errores sucesivos cometidos por la ocupación estadounidense. Luego de la conquista del país, en la guerra del 2003,  Washington desbandó las fuerzas armadas iraquíes. Estas en su mayoría eran comandadas por sunitas que fueron dejados cesantes y resentidos. El nuevo ejército fue construido de acuerdo al modelo económico norteamericano. Los militares deben concentrarse en sus tareas específicas relacionadas al campo de batalla. El  abastecimiento, la llamada logística, recae en  servicios externalizados. La comida, el combustible, la reparación de vehículos y otras prestaciones corren por cuenta de contratistas. Es un esquema que es provechoso para el sector privado, que el modelo busca estimular, y que puede funcionar en tiempo de paz.   Pero en medio de una lucha sin cuartel  resultó un desastre. Brigadas, apostadas en zonas desérticas de la frontera con Siria, quedaron sin alimentos y otros insumos pues los contratistas no las abastecieron ante el evidente riesgo. Ello precipitó la retirada y las deserciones. Así el paso entre ambos países quedó abierto a los efectivos del ISIS. El liderazgo, una de las condiciones claves en toda fuerza combatiente, estuvo ausente. Muchos de los generales fueron nombrados por el gobierno de Bagdad en función de su lealtad política antes que por su don de mando. En la hora de las definiciones no supieron conducir a sus tropas.

Pese a lo anterior es improbable que el ISIS pueda consolidar sus avances territoriales. Menos aún podrá imponer su fundamentalismo a la población sunita iraquí que tiene una larga tradición secular. Con todo la existencia de Irak está en duda. En el norte del país la población kurda pugna por la creación del Kurdistán. En el centro norte los sunitas se rebelan contra la autoridad de Bagdad. En el sur los chiítas mantienen vasos comunicantes con el vecino Irán. Tras la Primera Guerra mundial cuando fue creado el estado iraquí, por los ingleses, el profesor M.E. Yapp de la Universidad de Londres escribió: “El estado de Irak fue un accidente de guerra.  Fue creado uniendo tres provincias el Imperio Otomano. Muchos iraquíes no lo deseaban y muchos británicos tenían dudas”. No mucho ha cambiado desde entonces.

Guerra en Africa.

January 17, 2013 Comments off

Francia se ha lanzado al ataque en Mali. La operación, bautizada “Serval” por un felino salvaje africano, comenzó el 11 de enero. La razón para recordar la fecha de inicio del ataque es que ella será uno de las pocas certezas sobre la marcha del conflicto. Nadie puede vaticinar cuándo ni cómo concluirá.
El Presidente galo François Hollande advirtió que el despachó de aviones Mirage, helicópteros artillados y tropas de combate será “por el tiempo que sea necesario” y agregó que “los terroristas deben saber que Francia siempre estará allí”. París considera que la ocupación del norte de Mali por fuerzas islámicas yihadistas representa un peligro para sus intereses en Africa y que puede incluso dañar a Francia. Estados Unidos y Gran Bretaña comparten esta visión y ya brindan apoyo logístico y de comunicaciones. Se han abstenido, sin embargo, de comprometer tropas pese a que señalan a Mali como un potencial segundo Afganistán.
Mali, con 15 millones de habitantes, es uno de los países más pobres del mundo y está dividido en dos regiones. El sur fértil bañado por el río Niger y el norte desértico habitado por las tribus tuareg que suman unos 1,2 millones de individuos de la etnia bereber, agrupados en cientos de tribus nómades que circulan por el sur de Argelia, Libia, Malí, Níger y Burkina Faso, con sus ganados de cabras y camellos. Los tuareg nunca aceptaron las arbitrarias fronteras trazadas por las potencias coloniales. Tampoco mostraron mayor respeto por los estados que emergieron tras la independencia. Ahora, sin embargo, la ancestral lucha de los tuareg es liderada por el grupo islámico salafista Ansar Dine que considera a las diversas ramas del Islam como impías. Sandá Ould Bou Amama, el líder del Ansar Dine, es explicito sobre la materia: “Vamos a arrasar con todo. Y habremos terminado pronto. No hacemos más que aplicar la sharia”. El salafismo, que en árabe significa compañeros (en este caso, del profeta Mahoma), desde mediados del siglo XIX predica el regreso a las tradiciones ancestrales. Ello en un rechazo al colonialismo europeo que le impuso al mundo árabe su cultura e ideología.

En los inmensos espacios desiertos del norte del país los tuareg salafistas han unido fuerzas para proclamar la independencia de lo que denominan el Estado Azawad, que por el momento incluye la emblemática ciudad de Tombuctú y Gao, declarada la capital. Numerosos tuareg sirvieron en las fuerzas armadas de Muamar Gadafi en Libia. Luego de su derrota a manos de la OTAN, en octubre de 2011, muchos volvieron armados a sus tierras y han logrado consolidar una fuerza entrenada de unos seis mil efectivos.
Hollande, pese a proclamar que terminaría con las clásicas intervenciones militares africanas de su país, inicia una aventura bélica de destino incierto. La gran superioridad bélica de los invasores les brinda una ventaja inicial. Ya está en camino una fuerza de unos tres mil efectivos de diversos países africanos que deben combatir junto a las fuerzas armadas de Mali. Cabe dar por descontado que los tuareg con un conocimiento inigualado del terreno hostil se replegarán y lanzaran contraataques. Puede ser el comienzo de una larga y sangrienta guerra que algunos ya motejan como un segundo Afganistán, en el sentido de una guerra de más de una década donde los insurgentes nunca son derrotados.

El mundo después de bin Laden.

May 11, 2011 Comments off

Estados Unidos cobró su venganza frente  al hombre más buscado. Tardó diez años en localizarlo. Al dar con bin Laden  encontraron a un enemigo que  ya no constituía  un peligro operativo para Washington.  El líder de  Al Qaeda ya era un símbolo, un gallardete de la organización yihadista,  que para poder sobrevivir optó por recluirse sin contacto directo con sus huestes en franca declinación. Pese a ello la mera existencia de Osama era un reto al poderío norteamericano y en especial de sus servicios de inteligencia.  Cada día sin ubicarlo demostraba la inoperancia de una superpotencia dotada de cientos de satélites espías, sofisticados  sistemas de intercepción de comunicaciones  y una enorme red de agentes e informantes. A fin de cuentas Washington dispone de 18 de agencias destinadas a la recolección de inteligencia que gastan casi tanto como sus pares del resto del mundo.

El Presidente Barack Obama puede afirmar que la venganza,  en este caso no cabe hablar de justicia pues no hubo debido proceso, tarda pero llega. El largo brazo de la CIA y el Pentágono alcanzaron a un hombre que inauguró un nuevo tipo de táctica de combate terrorista. Al Qaeda llevó a nuevas alturas lo que se ha llamado el terrorismo catastrofista. Aquel que busca causar la mayor destrucción indiscriminada.  El ataque contra las Torres Gemelas causó tres mil muertes de civiles desarmados. El atentado con aviones secuestrados tuvo lugar en Nueva York. Hasta entonces las metrópolis imperiales no solían ser blancos de este tipo de embates. En su momento se habló de la “muerte de las distancias”. El campo de batalla se tornaba planetario.  Otro factor característico del  yihadismo es su vocación suicida o como prefieren llamarlo sus protagonistas su opción por el martirio. Finalmente, un elemento central de la efectividad yihadista, para eludir las represalias, es su dispersión  y autonomía  frente a los estados.

Luego de los atentados del 11-S-2001 y dadas  las características de Al Qaeda el Presidente George W Bush declaró la “guerra al terrorismo”. Esto fue un sin sentido. No es posible declarar una guerra a un método de combate. En todo caso cabía hablar de una campaña contra el yihadismo.  A lo largo de la última  década ha quedado de manifiesto que los  fanáticos  religiosos yihadistas tienen  una capacidad operativa bastante limitada. A no dudarlo  aún pueden causar atentados. Pero las revueltas en curso en el mundo árabe muestran que la gran masa del mundo islámico busca mayores libertades antes que la opresión intolerante de tiranías  religiosas.