Brasil pierde su inocencia.

October 11, 2018 Comments off

 

El ultraderechista Jair Bolsonaro  logra el 58 por ciento de las intenciones de voto. Un aumento de doce por ciento en relación a lo logrado el domingo en el balotaje. Fernando Haddad, su adversario del Partido de los Trabajadores (PT),  figura con un distante 42 por ciento. Si la encuesta está en lo cierto Bolsonaro tendría casi asegurado el triunfo el 28 de octubre.

A favor de Bolsonaro es preciso destacar su postura inalterable a lo largo de los años. He aquí una progresión de sus ideas más recalcitrantes. Con  ligereza criminal postuló  que más chilenos debieron perder sus vidas bajo la dictadura militar. Al respecto dijo que  Augusto Pinochet: “Debió haber matado a más gente” (1998).

Se declaró  “a favor de la tortura. Y el pueblo está a favor también”. En la misma oportunidad, calificó a la democracia como “una mierda” y contó que si fuera presidente, sin  “la menor duda cerraría el Congreso y daría un golpe el mismo día” (1999).

Sobre género y raza puntualizó: “Sería incapaz de amar a un hijo homosexual. No voy a ser hipócrita. Prefiero que un hijo mío muera en un accidente a que aparezca con un bigotudo por ahí” (2011). El mismo año fue consultado sobre cómo reaccionaría si alguno de sus hijos se enamorara de una mujer negra, respondió: “No corro ese riesgo porque mis hijos fueron muy bien educados”.

En cuanto a las deficiencias del régimen militar brasileño señaló que: “El error de la dictadura fue torturar y no matar” (2016).

Sobre su visión internacional precisó que “Si soy presidente, salgo de la ONU. No sirve para nada esa institución, es un lugar de reunión de comunistas y gente que no tiene el menor compromiso con América del Sur” (2018). Además adelantó que se retirará del Acuerdo de París destinado a combatir el calentamiento global. También expresó su voluntad de abrir el Amazonas a la explotación ganadera y de las empresas forestales.

Brasil vive una aguda crisis económica que genera una gran inseguridad en la mayoría de la población. Ello en el marco de continuas denuncias de mega escándalos de corrupción.  A esto se suma un perpetuo acoso del narcotráfico y de la delincuencia. El año pasado se registraron más de sesenta mil homicidios en el país.

Ante la demonización del PT, en el marco de una corrupción  generalizada de políticos y empresarios, Bolsonaro se alzó  como una figura ajena al sistema. El hombre en el caballo blanco que puede sacar adelante el país en medio de la decadencia. Una gran cantera de votos para su agenda conservadora proviene de las iglesias evangélicas. La consigna “los hermanos votan por los hermanos” ha sido acatada por el grueso de los estimados 45 millones de evangélicos, que representan uno de cada cinco brasileños. Bolsonaro tuvo su bautizo evangélico en el río Jordán en 2016 cuando selló su alianza con las iglesias protestantes y pentecostales.

Tras la votación nadie podrá decir que no sabían por quién votaba. Bolsonaro puede ser acusado de muchas cosas pero no de haber engañado al electorado.

Advertisements

Latinoamérica y la justicia internacional.

October 4, 2018 Comments off

 

Chile no tiene una obligación de negociar con Bolivia una salida al Océano Pacífico. Ese fue el fallo de la Corte Internacional de Justicia  (CIJ) de La Haya. Todos y cada uno los argumentos jurídicos bolivianos fueron desechados. Tras cinco años de litigio ¿cambió algo? Nada.  La CIJ reafirma que las cosas siguen tal como estaban. En los hechos, sin embargo,  Santiago sale fortalecido con  un valioso capital  intangible: la legitimidad. Los esfuerzos internacionales de La Paz  por conseguir aliados para salir al  Pacífico,  a través de Chile,  han sufrido un serio revés.

Es la segunda vez que la CIJ considera demandas contra Chile. La anterior fue la interpuesta por Lima por las fronteras marítimas. En esa ocasión la Corte concedió soberanía al Perú de una remota zona de alta mar que en poco alteraba el statu quo. Fue también un largo y áspero pleito que tuvo un alto costo financiero. Cada parte desembolsó más de 20 millones de dólares.  Los países debían exponer sus argumentos en inglés o francés, las lenguas oficiales de la corte, a   través de onerosos abogados y ante jueces de toga y peluca.

Surgieron entonces voces que aconsejaban abandonar el Pacto de Bogotá que data de 1948.  El tratado apunta a que los países miembros superen  los conflictos por medios pacíficos.  La pertenencia al Pacto confiere jurisdicción a la CIJ. Luego que La Paz, siguió el ejemplo peruano, e interpuso su demanda creció la demanda para que Chile dejase el Pacto apenas fuese posible.  El quinquenio de litigio absorbió muchas energías de ambas  cancillerías. En lo que toca a  Santiago los costos excedieron de los 24 millones de dólares. La Paz optó por mantener sus gastos bajo reserva.

Más allá de las divisas y las molestias ¿conviene retirarse del Pacto de Bogotá? Las naciones pequeñas, como Chile, que no disponen de gravitación económica que le permita aplicar sanciones o grandes arsenales, son las más interesadas en una estructura de derecho internacional a la cual apelar. Las grandes potencias, por el contrario, son las más proclives a imponer reglas del juego de manera unilateral. Mientras menos tratados  y compromisos mayor libertad de acción. Latinoamérica ha contribuido a generar una jurisprudencia de respeto a la resolución pacífica dc los diferendos. Es la región del mundo con menos conflictos interestatales. Siempre será preferible un mal pleito a una buena guerra. Baste con considerar que las dos reclamaciones contra Chile derivan de las Guerra del Pacífico del siglo XIX. Las cicatrices bélicas son de muy lenta cura y nunca son olvidadas del todo. De allí que está en el interés de toda la región fortalecer la arquitectura de paz internacional. Ello pasa por aportar y respetar la institucionalidad construida a lo largo de décadas. En oportunidades las obligaciones y protocolos pueden parecer gravosos. Pero el  árbol no debe hacer perder de vista el bosque o, si se prefiere, obstáculos circunstanciales no deben obscurecer una visión estratégica. El multilateralismo conviene a los más débiles. El sistema de justicia internacional, de las Naciones Unidas, es un recurso ante  procederes hegemonistas. No es una garantía a toda prueba pues si una superpotencia decide ignorarla lo hará. Pero  los transgresores pagarán un costo. El Pacto de Bogotá y la CIJ contribuyen a que Latinoamérica sea una zona de paz.

 

 

 

El ritual de La Haya

September 27, 2018 Comments off

 Chile y Bolivia se preparan para recibir el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya. Ambas partes ignoran cual será el dictamen de los jueces. Ello no impide que los gobiernos de los dos países compitan en expresar total certeza sobre la solidez de su causa. Es una actitud que evoca los períodos electorales en que cada candidato se proclama el anticipado vencedor. Pero más aún. Los asuntos relativos a la soberanía despiertan pasiones atávicas. El territorio nacional está investido de cierta sacralidad. Sobre su posesión, aunque sean zonas remotas y desconocidas,  descansa la autoimagen de la nación. Cualquier pérdida es una afrenta y los responsables del desgarro, los gobernantes de turno durante el pleito, deben asumir las consecuencias.

Los mandatarios, abogados y expertos que, por años, han litigado enfrentan la hora de la verdad. Para protegerse contra posibles recriminaciones recurren al consabido ritual de la unidad nacional. Tanto en La Paz como en Santiago son convocados los partidos políticos, ex presidentes y pasados ministros de Relaciones Exteriores. Un conjunto de figuras variopintas, en nombre de los intereses superiores del estado, dan su bendición a la estrategia de defensa de las posturas criollas. La unidad nacional es invocada como un requisito superior para conseguir los  objetivos en La Haya. Así ambos países proyectan un sólido frente político que, se presume, debería causar cierto impacto entre los jueces que preparan su veredicto. El más elemental sentido común, sin embargo, indica que el cierre de filas de partidos y dirigentes políticos  nada tiene que ver con lo que ocurrirá en la CIJ. Poco y nada puede importarles a los magistrados los niveles de consenso entre los ciudadanos de uno u otro país.

El ritual unitario tampoco tiene que ver con la convicción de la justicia de la causa defendida. En todas las latitudes impera la consigna de que mi país, para bien o para mal, tiene la razón. La cohesión nacional es invocada para silenciar toda crítica por si algo sale mal. En todo caso un resultado realmente adverso es improbable para alguno de los países. Al igual que en las elecciones no habrán perdedores. Solo habrá explicaciones. Si Chile es conminado a dialogar se dirá que no fue un fallo ajustado a derecho sino que es uno más de los consabidas sentencias  salomónicas, aquellas  en las cuales se busca dar algo a cada parte. Si Bolivia no logra lo que busca dirá que ya se da por pagada  con el solo hecho que la Corte haya admitido su reclamación,  que Chile daba por desechada. Así, La Paz contó con una potente caja de resonancia que le permitió presentar sus reclamaciones a nivel mundial. Además según el Presidente Evo Morales no fue más que un primer paso pues adelantó desde un comienzo que: “Si en esta demanda no fuera bien, ni se imaginan ustedes que tenemos planes mucho más interesantes que esta primera etapa de batalla legal en la Comunidad Internacional”.

Chile, por su parte, se tornará más reacio a toda negociación señalando que no establecerá precedentes que, más tarde bajo el concepto de derechos expectaticios, puedan ser utilizados en su contra.  Pero antes que especular conviene esperar el inminente fallo de la CIJ.

 

 

Corea: avance olímpico.

September 20, 2018 Comments off

 

Ambas Coreas anunciaron su postulación para organizar, en forma conjunta, las olimpiadas del 2032. Así pretenden consolidar lo logrado este año en los Juegos Olímpicos de invierno, en  Pyeongchang, en  Corea del Sur.  Siempre en la vena deportiva el Comité Olímpico Internacional declaró  que estaba abierto a conversaciones, entre los dos países, para un desfile y equipos comunes en los Juegos, de 2020, en Tokio.

En lo tocante a la situación militar entre ambas Coreas Moon Jae-in,  Presidente  de Corea del Sur, señalo que Kim Jong-un, su par del norte, estaba  dispuesto a permitir el ingreso de inspectores atómicos internacionales para verificar el cierre de Yongbyon. En este complejo opera un reactor nuclear además de una instalación de reprocesamiento, que pueden generar plutonio apto para armas atómicas, a la par que un centro para el enriquecimiento de uranio.

Los norcoreanos han avanzado sus propuestas a cambio de garantías de seguridad por parte de Estados Unidos. Exigen además otras medidas no especificadas, que sin duda incluyen el levantamiento de las estrictas sanciones económicas impuestas por Washington.  Kim Jong-un, como  miembro de la larga dinastía que gobierna Pyongyang, es un convencido que logró sentar a Donald Trump a la mesa negociadora gracias a la amenaza que representan sus desarrollos nucleares y coheteriles.  Trump, por el contrario, cree que sus amenazas bélicas y la estrategia de “máxima presión” obligaron a los norcoreanos a reconsiderar sus posturas agresivas.

Muchos de los análisis centran su atención en las posturas de Trump y Kim.  Sin embargo,  buena parte de lo logrado corresponde a la silenciosa pero efectiva gestión de Moon Jae-in que desde hace décadas propone iniciativas de paz. Ahora tras su visita a Pyongyang Moon declaró que: “La desnuclearización completa se encuentra en un futuro no tan lejano”. Claro que del dicho al hecho hay largo trecho. Cabe suponer que Kim no renunciará a su gran carta de negociadora sin lograr algunas demandas tales como la salida de las tropas estadounidenses de Corea del Sur. Washington mantiene estacionados en permanencia  unos treinta mil efectivos. En esta exigencia el líder norcoreano cuenta además con el respaldo de China y Rusia.  Pyongyang pide también la firma de un tratado de paz que reemplace al armisticio firmado al concluir la guerra (1950-53)  que ha mantenido dividida a la península coreana. La desnuclearización  implicará también el retiro de las armas que el  Pentágono ha desplegado en Corea del Sur.

La experiencia señala que el proceso de paz entre ambas coreas será lento y trabajoso. Como en el pasado se observaran avances  y retrocesos. La frontera, llamada “zona desmilitarizada”, es una densa red de campos minados, casamatas y puestos de observación. Son el testimonio viviente de la profunda desconfianza y animosidad que ha dominado los espíritus en la región. Habrá que prestar atención no solo a los grandes objetivos sino que a pasos más modestos como el restablecimiento de las líneas férreas y el gradual intercambio económico. En todo caso hasta ahora el deporte olímpico ha sido un gran lubricante para superar las asperezas.

 

Las democracias intolerantes.

September 13, 2018 Comments off

 

El Parlamento Europeo aprobó un informe que acusa el gobierno húngaro  de  reemplazar a jueces críticos a su gestión, de coartar a la prensa y restringir la libertad académica.  Se le imputa además de no acatar las directivas de la Unión Europea (UE) sobre  la recepción de inmigrantes. Budapest, bajo el rotulo de “facilitar la inmigración ilegal”  ha pasado una ley que permite enjuiciar a los abogados y activistas que presten ayuda a quienes buscan refugio. Así pretende acallar las críticas a su gestión en materia migratoria. El informe condenatorio insta a que se suspenda a Hungría de su derecho a voto en asuntos comunitarios mientras persista en sus transgresiones, que ponen en peligro los valores de la Unión.

Una medida que con toda probabilidad no será adoptada por el Consejo de la UE en el cual participan los representantes de los 27 países miembros. Ya se han  levantado en defensa de Hungría la República Checa, Rumanía,  Eslovaquia, Malta e incluso Italia.  Viktor Orbán , Primer  Ministro húngaro, a sabiendas  que no corre riesgos,  desafió en persona a los centenares de europaralmentarios  espetándoles que el informe constituía  “un insulto a Hungría” además de contener un cúmulo de “errores y mentiras”. La postura altanera, destinada a incrementar su popularidad  entre los nacionalistas en su país, le valió el abandono de sectores conservadores. En definitiva, el informe fue aprobado por  448 votos a favor contra 197 en contra.

El debate  puso sobre el tapete los bemoles para calificar a un gobierno como  democrático o dictatorial. La dificultad parte de la definición maniquea que admite solo dos polos. En el campo de las democracias estarían los estados con una efectiva división de poderes, una prensa fiscalizadora y regidos por  gobiernos votados en elecciones libres, competitivas y limpias. En las  dictaduras, en cambio,  el poder es ejercido sin una consulta real a la ciudadanía, el parlamento junto al poder judicial responden a la voluntad del ejecutivo y los medios de comunicación son controlados. En el caso de Hungría,  Orbán goza de amplía popularidad y tiene una cómoda mayoría parlamentaria.

Para abordar las vastas zonas grises  entre la democracia y la dictadura se han empleado diversas categorías. En el pasado se pretendió distinguir entre gobierno autoritarios que incluían a las dictaduras bajo el tutelaje de Occidente. Las que estaban bajo la esfera soviética se las calificaba como regímenes  totalitarios.

En el caso de los gobiernos europeos como en Hungría, Polonia, Turquía por mencionar los más emblemáticos se aplican nuevas categorías. Estos países presentan rasgos dictatoriales en  lo que toca a la represión de los opositores, así como la independencia del poder judicial. Pero a la vez sus gobiernos gozan de amplio respaldo popular lo que los sitúa en la esfera de las democracias. Algunos las designan como “democracias de baja calidad” o  “democracias fallidas”. También ha entrado el anglicismo de democracias “iliberales” que se caracterizan por un gobierno que concentra el poder y abusa de su autoridad, postergando a las otras ramas del Estado. En todo caso es bien sabido que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. En los casos aludidos destacan dos características que fluyen del poder sin contrapesos: la corrupción y la intolerancia.

Siria: la batalla de Idlib

September 6, 2018 Comments off

Bombardeos aéreos y de artillería han recrudecido en Idlib.  La  región es sobrevolada por drones que buscan blancos para nuevos ataques. La marina rusa entretanto  ha posicionado una docena de buques con misiles crucero en el mar Mediterráneo. Desde allí pueden alcanzar la provincia noroccidental e inhibir a otros protagonistas. El Presidente Bashar al-Assad, por su parte,  ha concentrado el grueso de sus tropas para lo que podría constituir un asalto final contra los rebeldes.

Idlib, con una población estimada en tres millones, es el último bastión en manos de las fuerzas contrarias al gobierno.  La guerra civil, que comenzó en 2011, ha causado entre 350 mil y medio millón de muertes según las estimaciones de diversas fuentes. La mitad de la población, de 22 millones habitantes, ha sido desplazada de sus hogares y unos cuatro millones han dejado el país.

En la última fase del conflicto el gobierno cercó varias regiones en manos de  rebeldes que, en muchos casos tenían el respaldo de Estados Unidos, Arabia Saudita y Turquía. Para evitar un choque  hasta las últimas consecuencias se evacuó a los insurgentes sitiados  a otras zonas, llamadas de  “desescalamiento”. Por esta vía un número creciente de opositores terminó en Idlib.

Turquía,  que ha auspiciado la lucha contra Assad, se erigió en la protectora del amenazado territorio.  Ahora Ankara advierte que un ataque contra la provincia equivaldría a cruzar una “línea roja”. Aunque no ha señalado que hará si se concreta la esperada ofensiva.

Irán, otro protagonista importante en el conflicto, con sus  milicias chiítas  ha contribuido a cargar la balanza a favor de Assad. Pero Teherán, para no enfrentarse con Turquía, se ha  marginado del  choque final dejando  la iniciativa a Moscú.

En lo que toca a Damasco está empeñado en recuperar “hasta el último centímetro” de su territorio. Assad sabe que la consolidación de los rebeldes podría conducir a la pérdida de regiones en un país compuesto por diversas minorías étnicas. Buena parte del noreste del país es gobernado ya, con plena autonomía,  por los kurdos que han llegado a un entendimiento temporal con la autoridad central.

Rusia, por cuenta,  denuncia que Idlib es en un antro de terroristas donde operan organizaciones yihadistas.  De allí la necesidad de desmantelar estas organizaciones islamistas que tienen vasos comunicantes con militantes en territorio ruso.

Para completar el rompecabezas Estados Unidos, que  protege y arma a los rebeldes, ha señalado su oposición a un ataque que señala podría culminar en un desastre humanitario.  El Presidente Donald Trump advirtió: “No puede haber una matanza. Si hay una matanza el mundo va a estar muy, pero muy enojado. Y Estados Unidos va a estar muy enojado también”.

La guerra de propaganda que precede a las batallas está en pleno desarrollo. Washington amenaza con represalias en caso que se utilicen armas químicas. Moscú replicó que los propios rebeldes podrían montar ataques químicos para justificar la intervención de Estados Unidos.  Acusación espetada en situaciones previas. Así cada bando avanza argumentos que buscan limitar el margen de maniobra de su adversario. Pero, de una forma u otra, ya se avizora el fin de una guerra que, a lo largo de siete años, ha desangrado a Siria.

Argentina: la confianza no tiene precio.

August 30, 2018 Comments off

 

El gobierno argentino sospechaba  que enfilaba a una crisis de proporciones mayores. Cada día el peso perdía su valor frente al dólar. Desde la crisis de la lira turca, hace algunas semanas, se señaló a Buenos Aires como uno de los eslabones débiles de la cadena financiera internacional. Tal era la ansiedad  que este miércoles el Ejecutivo decidió dar la cara. Para reforzar su mensaje  el Presidente Mauricio Macri se dirigió al país.  Lo hizo temprano, a las 8:30 AM, antes de la apertura de los mercados. En forma escueta, en menos de dos minutos, Macri señaló que no había nada que temer. Estaban los recursos para enfrentar  las demandas del próximo presupuesto. El préstamo por 50 mil millones de dólares, otorgado por el  Fondo Monetario Internacional (FMI),  despejaba cualquier duda ante el futuro económico.

¿Qué paso tras la alocución presidencial? Apenas abrieron los mercados el dólar se disparó.  De su cotización de 32 pesos por la divisa estadounidense ha llegado a superar los 40 pesos. En un país traumatizado, por los desbarajustes financieros, bastó que la autoridad dijera que todo estaba bajo control para que su audiencia escuchará todo lo contrario.  La desconfianza latente está a la vista en el altísimo nivel de  dolarización de la economía. El mercado inmueble, por ejemplo, se cotiza  casi exclusivamente en dólares.  Esto por la sospecha, varias veces corroborada, que el peso puede desplomarse.

La poca credibilidad económica del gobierno  tiene base. La autoridad económica anticipó que la inflación para el año en curso no superaría el 15 por ciento. Hasta este momento ya supera el 20 por ciento y se estima que pasará del 30 por ciento para fines de año. Así, quien ahorra en  pesos, habrá perdido casi un 30 por ciento de su capacidad adquisitiva en doce meses. Para paliar esta situación el Banco Central fijó una tasa de interés del 40 por ciento. Pero ahora, luego de la debacle de esta semana, la tasa fue elevada al 60 por ciento anual. Una cota que hace impensable la toma de préstamos por parte particulares y empresas. Hecho que redundará en una baja aguda del consumo y en las inversiones productivas. Es otra forma de anticipar que la Argentina camina a una recesión.

Los más perjudicados son los asalariados que no pueden proteger su ingreso con divisas extranjeras. La Confederación  General del  Trabajo (CGT) ha convocado a un paro general, para el 25 de septiembre, exigiendo un viraje en la conducción económica.  Las presiones también vienen de la vereda contraria. Ante la gravedad de la crisis el  FMI adelantó que si bien se revisarían los plazos de los desembolsos a su vez exigiría más ajustes. Esto es disminuir el gasto fiscal para reducir el déficit actual.

El gobierno termina así una semana para el olvido. En primer lugar Macri no debió haberse expuesto al hacer su llamado a la tranquilidad.  Su autoridad está dañada con la respuesta de los mercados que no le creyeron.  Como señala un decir popular: la confianza crece con la lentitud de una palmera pero  se pierde con la velocidad que cae un coco.