La muerte del califato.

February 13, 2019 Comments off

 

Cercados y sin esperanzas luchan los últimos remanentes del Estado Islámico (EI). Unos quinientos  combatientes de la organización que aterrorizó el Medio Oriente libran una batalla final. En su mayoría son extranjeros que prefieren morir, armas en mano, antes que ejecutados por sus captores. La ambición de crear un estado sin fronteras, regido por la sharia, la ley islámica,  desde el sur de Rusia, pasando por el Medio Oriente y cubriendo el norte África era irrealizable. Jamás fue posible retener parte del territorio en Siria e Irak, del tamaño de Inglaterra, que llegó a regir la vida de ocho millones de personas.

La suerte del califato estuvo sellada desde su comienzo. En mi libro “El terrorismo yihadista”, publicado en 2015, cuando la organización cosechaba sus mayores éxitos escribí: “El fanatismo religioso del EI es  una fortaleza en el corto plazo, pero a la larga lo  conducirá a la derrota. Su política acumula enemigos decididos y ahuyenta aliados potenciales”. El mundo observó las imágenes de ejecuciones, degüellos, incineraciones, atentados mortíferos contra mezquitas, iglesias o turistas que provocaron  una condena unánime. Queda la triste huella de  miles de asesinatos de árabes, kurdos, musulmanes,  sufís, chiítas, yasidies, cristianos y algunos occidentales.

El califato como proyecto territorial está reducido a escasos cuatro kilómetros cuadrados en Siria, próximos a la frontera con Irak donde tropas están desplegadas para evitar el cruce. Es cuestión de tiempo, poco, para que sea ocupado por tropas kurdas respaldadas por Estados Unidos. El Presidente Donald Trump vaticinó que ello ocurriría esta semana.

Así se desvanece el espejismo de los yihadistas, empeñados en una guerra santa por imponer su peculiar versión del Islam. Fue un sueño sanguinario en que los fundamentalistas izaron sus banderas negras y proclamaron la creación del califato en junio de 2014.  Abu Bakr al-Baghdadi, cuyo paradero se desconoce, fue anunciado entonces como su califa o  líder máximo.

Esta derrota no marca, sin embargo, el fin del yihadismo. En las sombras permanecen millares de combatientes del EI. Al Qaeda, por su parte, permanece activa en varios países musulmanes operando con un esquema flexible, como una suerte de franquicia.  Las huestes de Osama bin Laden se abstuvieron de establecer un dominio territorial y esto las ha  librado de ser barridas.

Más allá del destino de las distintas organizaciones yihadistas en vastas regiones del mundo islámico subsisten las causas que les dieron origen. Un sentimiento antiglobalizador, la  oposición a gobiernos corruptos y dictatoriales apoyados por las potencias occidentales alimenta la fe islámica. La identidad religiosa es una barricada de resistencia y de hermandad.  Si no cambian las condiciones el yihadismo podría encontrar otro mascarón de proa y volver a la carga.

 

Advertisements

Venezuela con cuenta regresiva.

February 7, 2019 Comments off

.

La situación venezolana es insostenible por mucho tiempo más.  Ante la larga crisis política y económica el grueso de los venezolanos ya tomó partido a favor o en contra del gobierno de Nicolás Maduro.  En un clima de virulenta polarización está desatada, como era de esperar,  una  guerra de propaganda sobre lo que ocurre en el país.

La oposición señala que millones de sus compatriotas no tienen que comer. Su salud sufre y no hay remedios. Como ejemplo destacan que una docena de huevos cuesta el  equivalente a la  mitad del ingreso mensual de un trabajador. La inflación galopante duplica los precios cada semana. Apuntan como síntoma de su popularidad el triunfo electoral a la Asamblea Nacional en 2015, la última vez que los opositores se presentaron en su conjunto a los comicios.

Las autoridades desmienten, por su parte,  semejante  cuadro y señalan que la población tiene asegurado los alimentos básicos a través de los   Comités Locales de Abastecimiento y Producción  (CLAP). Este es un sistema paralelo de distribución de alimentos que cubre la demanda a nivel de los hogares. Bastante similares a las    Juntas de Abastecimiento y Control de Precios, más  conocidas por la sigla JAP, que funcionaron durante el último tiempo de la Unidad Popular.

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y que reclama la presidencia nacional,  llama a abrir las puertas del país para la recepción de ayuda humanitaria despachada por Estados Unidos y a menor escala por Colombia y Brasil. Guaidó ha ordenado a los militares venezolanos que no interfieran con estos embarques con insumos indispensables para la población. Mike Pompeo,  secretario de Estado estadounidense, tuiteó:” El régimen de Maduro  debe dejar que la ayuda llegue al pueblo hambriento”.  Elliot Abrams,  que sirvió como sub secretario de asuntos latinoamericanos bajo Ronald Reagan, es ahora, enviado especial para Venezuela y en su opinión será necesario “abrir una vía de abastecimientos que podría requerir la participación de tropas, sean estadounidenses o de otro país de la región”.

El gobierno venezolano denuncia el cinismo de Washington: de una parte congela miles de millones dólares de fondos del país, por la vía de sanciones, y por la otra ofrece ayuda.  Estima que se trata de una operación de propaganda destinada a meter una cuña entre los militares y la población. Aún más, señalan que Estados Unidos al declarar que el país vive una crisis humanitaria  prepara el terreno para una intervención militar. Hay un precedente: en 1999 la guerra contra Serbia fue calificada  como una “intervención humanitaria” para proteger a la población kosovar. La operación bélica de Estados Unidos junto a la OTAN fue la primera ejecutada sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

 

Venezuela: el excremento del diablo.

January 31, 2019 Comments off

 

John Bolton,  asesor de seguridad nacional del Presidente Donald Trump, declaró el martes a la cadena Fox que: “ Haría una gran diferencia para los Estados Unidos, económicamente, si pudiéramos tener a las empresas petroleras estadounidenses invirtiendo y produciendo petróleo” en Venezuela. Agregó que “tenemos mucho en juego haciendo que esto salga de la manera correcta”. La declaración sorprende por su franqueza. Es habitual que las operaciones para apoderarse del crudo ajeno son escondidas invocando principios superiores, como la democracia y la libertad.  Algo que Alan Greenspan, que fue secretario del Tesoro en Estados Unidos, admitió aludiendo a la invasión de Irak en 2003: “Me apena que sea políticamente inconveniente reconocer lo que todo el mundo sabe: que la guerra de Irak es en gran medida por el petróleo”. Lo mismo puede decirse de Libia que fue invadida en 2011.

El venezolano Juan Pablo Pérez Alfonzo, uno de los fundadores de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), acuñó la expresión que el  crudo era el “excremento del diablo”. Lo dijo porque las ganancias petroleras suelen ser de tal magnitud que desalientan otras inversiones. Algo que la Venezuela actual vive en forma dramática: 95 por ciento de sus divisas  provienen de la venta del petróleo. Además contar con  un recurso natural estratégico como el crudo despierta  el apetito de poderosos vecinos.  Estados Unidos requiere nada menos que quinientos mil barriles diarios del crudo pesado venezolano. Una cantidad contundente que por razones técnicas, como las  características de las refinerías,  no es  fácil de reemplazar. La ausencia de petróleo venezolano puede provocar subidas de precio de los combustibles. Mucho depende de los altos y bajos de la demanda. Es  posible vaticinar, en todo caso, que Washington buscará una salida rápida a la crisis venezolana. Es decir,  asegurar la más pronta salida  del gobierno de Maduro y destrabar el flujo del crudo.

Por ello Washington decidió atacar la yugular económica de Caracas. Bloqueó unos siete mil millones dólares  pertenecientes a inversiones de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).  Bolton  señaló  que a lo largo del año 2019  los retornos por ventas a Estados Unidos debían alcanzar a los once mil millones de dólares. Además  precisó que las refinerías estadounidenses pueden seguir comprando crudo venezolano. Claro que el pago ya no irá a PDVSA si no que a una cuenta especial para  Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional, que disputa la presidencia  del país.  Además, Estados Unidos ha advertido que los  países que adquieran crudo venezolano se exponen a represalias. El espacio de maniobra para Nicolás Maduro se estrecha con el correr de los días.

Venezuela: horas críticas.

January 24, 2019 Comments off

 

Un país no puede tener dos presidentes que se proclaman como el  auténtico jefe del Estado.  Es lo que ocurre hoy en Venezuela con Nicolás Maduro, líder del oficialismo,  y Juan Guaidó, representante de la oposición.  El gobierno de un país es aquel controla su territorio. Es el que ejerce la autoridad en las fronteras y el conjunto de la infraestructura. Este es un bien  establecido protocolo en las relaciones internacionales. En ese sentido hoy hay un solo gobierno  efectivo en Venezuela y es el de Maduro.

Guaidó, en su condición de presidente de la electa Asamblea Nacional, se auto juramentó como “Presidente encargado”. Su propuesta es crear un gobierno de transición para convocar a nuevas elecciones. Ante de desconocer la primera magistratura de Maduro postuló que, para tener éxito, debía cumplir con tres requisitos: primero, contar con el respaldo mayoritario de la ciudadanía. Algo difícil de establecer  sin concurrir a las urnas. Segundo, tener  respaldo internacional. En este campo ha tenido una acogida contundente por parte de la mayoría de las naciones del hemisferio, encabezadas por Estados Unidos.  El tercer y decisivo requisito es contar con el apoyo de las fuerzas armadas. Como suele ser el caso la opinión de los militares tiende a manifestarse  a través de sus acciones. Se sabrá de una rebelión contra Maduro cuando los blindados estén en las calles.  Hasta entonces, como ahora, los uniformados serán una caja negra. Los rumores abundan y ello es característico de situaciones de  extrema tensión como las que vive Venezuela.

La crisis venezolana se ha arrastrado por años. A lo largo de decenas de elecciones fue disputada la legitimidad de las victorias oficialistas. Aunque no fueron aportadas pruebas contundentes que ese fuera el caso.  El gobierno, por su parte, cambió en forma arbitraria  las reglas del juego en más de oportunidad. Una práctica violatoria de principios democráticos que se hizo más pronunciada en los últimos años.

Es comprensible que los países hemisféricos quieran contribuir a una salida política y pacífica a un país ahogado por una economía desquiciada. Una inflación galopante y un desabastecimiento  que daña a los más necesitados ha provocado una emigración masiva: unos 2,4 millones de venezolanos, siete por ciento de la población, han dejado el país en los últimos años.

Sorprende, en todo caso,  la asertividad  de países latinoamericanos que nada tuvieron que decir ante el golpe de estado contra Manuel Zelaya, en 2009, en Honduras o las destituciones de Fernando Lugo en Paraguay, en 2012, y la  de Dilma Rousseff en Brasil, en 2016. La actitud militante adoptada en Sudamérica por Brasil, Argentina, Colombia,  Chile, Ecuador, Paraguay y Perú al reconocer, en un mismo día, la proclamación presidencial de Guaidó insinúa un guion inspirado por una opción ideológica antes que por principios.

 

 

Brexit en clave de tragedia.

January 18, 2019 Comments off

 

Cual tragedia griega el coro anuncia el desenlace fatal. Paso a paso el proceso de ruptura entre Gran Bretaña y la Unión Europea (UE), parece seguir un guion que conduce al desastre.  Era  claro que la propuesta del gobierno de Theresa May sería rechazado en la votación parlamentaria. Lo insólito fue que  118 de sus  propios parlamentarios conservadores votaron contra la propuesta. Fue la derrota más contunde jamás sufrida por un gobierno en el parlamento..

No bien derrotada  May se dirigió  a Jeremy Corbyn , el líder de la oposición laborista, para decirle que esperaba que presentara  una moción contra su gobierno. A lo cual Corbyn respondió, como se anticipaba, que buscaría tumbar al gobierno mediante la aludida moción. Una cachetada de payaso. Ambos sabían que la moción no prosperaría. Razón tenía May que logró vencer a la oposición y con ello ganar tiempo. Pero no hay nada que celebrar por ninguna de las partes. Se acerca el 29 de marzo, fecha en que Londres debe abandonar la UE, a menos que  extiendan el plazo.

Hasta ahora la coherencia que exhibe la UE es notable. Los 27 países muestran una disciplina ferrea. El gobierno inglés buscó, en distintos momentos, resquebrajar la unidad de sus socios del viejo continente. Los intentos por ganar aliados para la causa del Brexit no prosperaron. Los europeos tenían claro que cualquier debilidad ante la partida de los británicos no podía más que alentar la propias fuerzas centrifugas. De hecho, las corrientes que pugnan contra la unidad continental  crecen en varios países.

En Francia entre los chalecos amarillos han proliferado las consignas antieuropeas voceadas desde hace tiempo por el Frente Nacional de Marine Le Pen. Alternativa para Alemania, la emergente  extrema derecha,  ha puesto por primera vez en su programa político la salida de la UE. Algunas de las fuerzas derechistas, de la misma vena, están  ya en el gobierno como  en Italia la Liga Norte, y el Partido por la Libertad en Austria.

Para la  Comisión Europea, que lleva las negociaciones con el gobierno británico, el auge del antieuropeismo reduce su margen de maniobra. En particular en Francia el Presidente Emmanuel Macron teme por los resultados de las próximas elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar en mayo. Todas las encuestas muestran un avance de los partidos nacionalistas, de extrema derecha  con  un claro sesgo anti UE. Para estas organizaciones el Brexit aparece como un faro en el rechazo a las estructuras burocráticas supranacionales. De allí que facilitar la salida de los británicos es percibida como un aliento a  estos movimientos.

Tras los últimos desarrollos en el Reino Unido muchos sugieren  extender el plazo de salida más allá del 29 marzo, para así buscar una salida más amigable. Pero para ello se  necesita que  Londres haga una propuesta aceptable para cada uno de los 27 países.  La paciencia es cada vez un bien más escaso.

El muro del miedo.

January 10, 2019 Comments off

 

El Presidente Donald  Trump, en su primera cadena televisiva voluntaria desde la Casa Blanca, dijo que existe “una creciente crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera austral”.  Nada nuevo pues cuando fue proclamado candidato presidencial, por la convención del Partido Republicano en septiembre de 2016, señaló que: “Los ataques contra nuestra policía y  el terrorismo en nuestras ciudades amenazan nuestra  forma de vida”. Agregó entonces que varios estadounidenses habían sido “brutalmente asesinados” por inmigrantes indocumentados.

¿Por qué optó  por dirigirse a la nación el martes pasado? No porque la presunta crisis se haya agravado. El motivo es el enfrentamiento con la oposición  de los demócratas que le niegan 5,7 mil millones de dólares para construir un muro en la frontera con México. Al no recibir los fondos solicitados Trump resolvió cerrar el gobierno. Esto es dejar sin sus salarios a unos 800 mil empleados públicos. Ahora la paralización de buena parte de la administración pública representa un problema más inmediato que los temas fronterizos. Para romper  el impás Trump ha amenazado con lo que algunos llaman la “opción nuclear”. Esta consiste en invocar poderes especiales declarando un estado de  emergencia. Ello le permitiría sacar los fondos del presupuesto del Pentágono aunque ello no haya sido aprobado por el Congreso.

Es posible que el mandatario tenga en mente una encuesta realizada a finales de 2017. En ella dos tercios de los encuestados, entre el núcleo duro de sus partidarios, señalaron que bajo ciertas circunstancias “necesitamos a un líder que esté dispuesto a romper algunas reglas”. Nada, en todo caso, de lo dicho por el mandatario  evidencia que Estados Unidos está ante una crisis que requiera pasar por encima del Congreso. En materia de encuestas los republicanos aparecen en desventaja: 51 por ciento de los consultados los culpan por el cierre del gobierno. En tanto, 30 por ciento estima que los demócratas son los causantes.

En los hechos ambos partidos coinciden en la necesidad de contar con fronteras seguras.  Lo que los demócratas cuestionan es la eficacia de un muro para detener a narcotraficantes y terroristas. Creen que un mejor control puede lograrse con más tecnología y personal. Lo de una  amenaza de ingreso de terroristas es descartado por expertos estadounidenses. Señalan que no saben de un solo intento de infiltración desde México  a través de zonas abiertas. Lo que sí ha ocurrido es que un promedio de tres sospechosos, que figuran en listas de presuntos terroristas,  son detenidos anualmente cruzando a través de puestos fronterizos.

Así la construcción de un muro  a lo largo de miles de kilómetros, que puede llegar a costar unos 20 mil millones de dólares según algunas estimaciones, sería  dinero desperdiciado señalan los demócratas. Está por verse quien pestañea primero en una pugna que nunca debió alcanzar los niveles actuales.

 

 

 

El sueño espacial chino.

January 3, 2019 Comments off

 

La carrera espacial goza de buena salud. En la primera semana de este año se batieron dos récores. La sonda New Horizons, de Estados Unidos, alcanzó el punto más distante del sistema solar, el asteroide Thule Ultima. La paciencia es un requisito en cuestiones espaciales pues  la exitosa misión tomó 26 años. Conseguir la aprobación del proyecto tardó doce años, seguidos de cinco años de construcción del ingenio. Llegar al primer objetivo, el  (ex) planeta Plutón, tomó otros nueve años.

En lo que toca  a la sonda china Chang´e 4 viene de alunizar en el lado oculto de la luna. Hasta ahora han sido despachados cerca de un centenar de sondas y satélites para explorar la superficie lunar. Pero esta es la primera  vez que un vehículo consigue posarse en el también llamado lado oscuro. En realidad la cara no visible  tiene periodos de día y noche que duran unos 14 días terrestres. El vector chino dispone de un avanzado dispositivo de inteligencia artificial que le permite realizar diagnósticos autónomos y tomar decisiones por su cuenta. Esta es la base experimental para sistemas más complejos destinados a establecer una base permanente en la luna concebida para el 2030. El Chang´e 4 lleva semillas de tomates y papas para analizar la eventualidad de cultivos lunares. La implantación  de humanos por períodos prolongados fuera de la tierra requiere, entre otras cosas, de la producción de alimentos.

Xi Jinping, el  presidente chino, habla del “sueño espacial” que proyecta el avance tecnológico del país. Los logros espaciales son un motivo de orgullo nacional para todos los que participan, aunque sea con un pequeño satélite, en operaciones extraterrestres. En todo caso Beijing corre con décadas de  retraso frente a Washington y Moscú. El monto de los presupuestos espaciales son reveladores. La  Administración Nacional del Espacio de China (ANEC) recibe unos seis mil millones de dólares anuales.  Ello frente a los 40 mil millones de dólares percibidos por la NASA en Estados Unidos.

Es claro que los chinos saben hacer rendir sus fondos. Luego de haber sido excluidos por Estados Unidos de la Estación Espacial Internacional, en la que está presente Rusia, Europa y Japón,  planifican establecer su propia estación permanente, el Palacio Celeste, prevista para el 2022. En 2018 China fue el país que  lanzó más cohetes al espacio con un total de 38 vectores. Una parte de ellos fue para poner a punto el sistema Beidou que es equivalente al geo localizador GPS estadounidense o el Galileo de la Unión Europea.  China espera tener el sistema a punto en el plazo de un año.

Tanto a la NASA, que envió felicitaciones a sus pares chinos por el inédito  alunizaje, como a la ANEC le favorecen el orgullo nacional generado por  sus hazañas espaciales. De ello depende, en algún grado, la generosidad de las partidas fiscales destinadas a la exploración del infinito.