Arabia Saudita: cambian las reglas del juego.

September 18, 2019 Comments off

¿Cómo fue ejecutado el ataque contra las instalaciones petroleras saudíes? La batalla de las versiones recién empieza. Los rebeldes hutíes,  que combaten en Yemen contra una coalición encabezada por Arabia Saudita, reclaman la autoría del devastador bombardeo a Abqaiq, el mayor centro de refinación petrolero y gasífero del mundo, así como el yacimiento de Khurais. Washington y Riad  señalan que decenas de drones -más preciso hablar de aparatos no tripulados-  junto a misiles cruceros fueron disparados desde Irán y el sur de Irak. Los iraníes, por su parte, apoyan a los combatientes hutíes pero niegan toda participación en la operación bélica.

Lo concreto es que, desde un punto de vista militar, el ataque fue un golpe maestro que marca un antes y un después. Con muy limitados medios logró mermar a la  mitad la producción petrolera saudí.  La agresión no dejó bajas entre trabajadores de las plantas y los atacantes no corrieron riesgo alguno. Si se hubiese tratado de un comando pudieron caer prisioneros. Más aun, allí donde sangre es derramada cambia el calibre de la respuesta.

Las sospechas, en todo caso,  apuntan a  que la devastadora   acción fue auspiciada por Irán. Teherán advirtió  que si se  impedía la exportación de su petróleo, lo que hoy ocurre debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos, ningún país de la región podría hacerlo sin correr riesgos.  Hoy Irán  recurre a la consabida  “negación plausible”. El dedo acusador apunta a nosotros sí,  no basta con citar “fuentes de inteligencia”, pero  enséñennos la pistola humeante.

Sea quien sea el atacante, éste  consiguió penetrar las defensas saudíes y estadounidenses en las que se invirtieron miles de millones de dólares. Arabia Saudita tiene el tercer presupuesto  de defensa más alto del mundo, 67,7 mil millones  dólares, solo superado por Estados Unidos y China. Los saudíes destinan un exorbitante 8,8 por ciento del producto interno bruto a sus aprestos bélicos. Para explicar el colosal fallo de los sistemas de alerta, en un momento de máxima tensión en el Golfo Pérsico, se señala que las defensas estaban orientas al sur del país. El ataque habría provenido desde el norte.

El corazón de la economía saudí fue alcanzado sin impedimentos. Washington habla de una “ataque contra la economía global”. El 11 de septiembre del 2001   un pequeño comando de jihadistas secuestraron aviones y atacaron las Torres Gemelas y el Pentágono. Abrió entonces un largo capítulo de lucha contra el terrorismo. Hasta ahora  Estados Unidos y pocos países desarrollados han utilizado los  aparatos no tripulados para atacar profundo en territorios hostiles sin temor a perder pilotos.  Ahora la cancha se emparejado.  Países sin gran desarrollo tecnológico, actores no estatales  e incluso grupos terroristas pueden emplear las armas que han dejado en jaque a los saudíes.

 

Advertisements

Trump y los talibanes.

September 12, 2019 Comments off

 

El Presidente Donald Trump preparaba un golpe de efecto. Esta semana, en que se conmemoran 18 años del ataque contra las Torres Gemelas en Nueva York, el 11/9/2001, se reuniría, en el retiro presidencial de Camp David, con  una delegación talibanes que combaten en Afganistán. Allí debían considerar un borrador de acuerdo de paz. En él se estipulaba, entre otros puntos el retiro de las tropas estadounidenses. Los talibanes se comprometían a no permitir ataques terroristas a partir de su territorio. Pero todo quedó en nada pues el encuentro, que culminaba un año de negociaciones de paz, fue suspendido a último minuto. Trump declaró muertas las negociaciones. Dijo que no recibiría una delegación de fuerzas que perpetraron,  días antes,  un atentado en el cual  murió un soldado estadounidense  junto a una docena de personas. A la par Mike Pompeo, el secretario de Estado, declaró a la prensa, sin entregar mayores antecedentes,  que tropas estadounidenses habían dado muerte “a más de mil talibanes” en los últimos diez días.

Estados Unidos invadió Afganistán en octubre del 2001 para capturar a Osama bin Laden y acabar con su organización Al Quaeda, la causante de los atentados que dejaron más de tres mil muertes. Así Washington se deslizó en la guerra más larga de su historia. Tan solo Estados Unidos ha perdido 2.300 uniformados y 25.000 han resultado heridos en acción. Según el Presidente afgano Ashraf Ghani el ejército afgano ha perdido 45.000 hombres desde que asumió en 2014. El costo económico de la guerra para Estados Unidos, según el Pentágono, asciende a  760 mil millones de dólares.  En su momento de mayor presencia Washington desplegó más de 100 mil efectivos. Hoy mantiene catorce mil uniformados y once mil civiles contratados para tareas de seguridad y logística.

Hoy ninguno de los bandos puede doblegar a su enemigo. Estados Unidos no puede derrotar a los talibanes y éstos no pueden capturar las grandes ciudades. Los insurgentes islámicos ejercen variados niveles de control en  alrededor de la mitad del país donde reside un tercio de la población.  Trump se preguntó con cierta exasperación  acaso “¿Quieren guerrear por décadas?”. Al parecer los talibanes, que luchan como locales,  tienen menos apuro por firmar la paz. Un retorno al poder de los fundamentalistas islámicos representa, en todo caso, una amenaza para el conjunto de la sociedad secular y las mujeres en particular. Los talibanes cerraron todas las escuelas para niñas cuando fueron gobierno.

En el horizonte estadounidense se perfilan las elecciones presidenciales del 2020. Entre las promesas electorales de Trump, en  2016, figuraba retirar a sus tropas de la remota nación asiática.  Enfrentar los próximos comicios sin sacar a sus tropas del pantano afgano lo deja con un flanco vulnerable.

Brexit: la estrategia del caos.

September 5, 2019 Comments off

 

Gran Bretaña camina al precipicio. Dos hechos inéditos: Boris Johnson, el Primer Ministro, suspendió las sesiones del Parlamento por cinco semanas. Ello en el período crítico para un debate sobre la salida de Londres de la Unión Europea (UE), proceso conocido como Brexit. Una medida que algunos británicos han calificado como un golpe de estado.  A la par, Johnson expulsó a 21 diputados de su gobernante partido conservador por votar  contra la postura oficialista. Entre los marginados figuran varios ministros del gabinete de su predecesora Theresa May. La consigna avanzada por Johnson es “cumplir o morir” o como dicen los nativos “do or die”.

La estrategia del “todo o nada” interviene tras tres años de agobiantes debates sobre cómo llevar a cabo el Brexit. En junio del 2016 los británicos votaron en un referéndum sobre si continuar en la UE o abandonarla. 51,9 por ciento optó por la salida. Reducir problemas complejos  a un sí o un no puede resultar desastroso. Esto porque la voluntad mayoritaria de dejar la UE puede realizarse de distintas formas. Ya sea un con un acuerdo con los europeos o bien salir sin más trámite, el llamado el Brexit duro, que se anticipa tendrá gravísimas consecuencias para  las economías del viejo continente. Gran Bretaña es la segunda potencia económica europea después de Alemania.

El principal asesor político  de Johnson es Dominic Cummings que diseñó  la campaña del Brexit con una argumentación nacionalista: Gran Bretaña primero, no más inmigrantes y una alta dosis de nostalgia por los viejos tiempos imperiales. En el plano político planteó una “rebelión” contra la vieja elite acomodaticia, sometida a la UE, que limitaba las infinitas posibilidades de un país sin amarras. En breve, una plataforma nacional populista muy similar a la desarrollada por el Presidente Donald Trump.

Los vasos comunicantes entre Cummings y la extrema derecha estadounidense pasan por Steve Bannon quien fue uno de los principales asesores de Trump. La convergencia entre ambos se fraguó en Cambridge Analytica,  la tenebrosa agencia de asesorías electorales. La Agencia empleó millones de perfiles de usuarios de Fecebook para diseñar mensajes personalizados para persuadir a los vacilantes a votar por Brexit. Ahora Johnson, con el consejo de Cummings, busca limitar la soberanía del parlamento con el argumento que es incapaz de  adoptar medidas decisivas. A los que no acatan su autoridad en el partido les señala la puerta de salida. Se proyecta así como el hombre fuerte, decisivo en tiempos difíciles. Basta de debates interminables, es la hora de actuar. Ello en detrimento de los procesos que hacen de Gran Bretaña una de las democracias más reputadas. La estrategia del “do or die” puede resultar suicida.

 

Incendios y soberanía nacional.

August 29, 2019 Comments off

 

 

Vastos incendios arrasan millones de hectáreas. Desde de la Amazonía brasileña y boliviana a Groenlandia, desde Angola y el Congo al ártico ruso  desde Indonesia, pasando por Alaska y Canadá las llamas de  millares de focos destruyen bosques y selvas.

La abrumadora mayoría de los incendios son causados por actividades humanas, en especial las agrícolas y ganaderas. Ya sea para quemar residuos de cosechas o para despejar tierras. Hoy, en el cuadro del calentamiento global, regiones que sufrían daños menores experimentan desastres de grandes proporciones. Los incendios contribuyen a la deforestación que es la causante de un quinto de las emisiones de gases de efecto de invernadero.   La deforestación produce más emisiones que todo el tráfico terrestre y aéreo combinado.

En América Latina las consecuencias políticas de algunos siniestros han chamuscado a algunos gobiernos. En Nicaragua, en 2018,  ardió una reserva natural en la frontera con Costa Rica. El Presidente Daniel Ortega tardó semanas en reaccionar. Lo hizo recién cuando estallaron protestas callejeras. Su gobierno desechó una oferta de ayuda costarricense para combatir las llamas. El malestar desatado, junto a otras reivindicaciones, gatillaron movilizaciones sociales que culminaron con cientos de muertos a manos del régimen.

En Bolivia el gobierno de Evo Morales también está al debe frente a los  grandes incendios que afectan al país. Comenzó, como en Nicaragua, por  restarles importancia y luego tardó en aceptar ayuda internacional. El momento no puede ser más inoportuno para sus aspiraciones de conseguir un cuarto mandato, en los comicios del 20 de octubre. Aunque figura como el claro favorito el ex presidente Carlos Mesa, que le sigue en las encuestas, ha aprovechado para poner a Morales a la defensiva.

Los incendios en la Amazonía han causado especial indignación en Brasil y a nivel internacional. El Presidente Jair Bolsonaro refuta el apodo del Nerón de la Amazonia. En los hechos su gobierno ha contribuido, a través del debilitamiento de la vigilancia fiscal y de levantar restricciones a las quemas. Bolsonaro se ha negado a recibir ayudas internacionales argumentando que ellas son interesadas y buscan influir en el país.

En los casos de Nicaragua,  Bolivia y Brasil hay una constante. En los tres gobiernos enfrentados a las llamas se aprecia un falso orgullo.  Si un país no es capaz de defender oportunamente su patrimonio, y por ese hecho perjudica a terceros y a todo el planeta,  está invitando  a que los afectados intervengan. Pueden hacerlo en un inicio con ayuda. Pero si el problema persiste y se agrava, tarde o temprano, lo harán en forma más vigorosa. La defensa de la soberanía nacional pasa por proteger los bienes, bosques en este caso, que son  vitales  para el conjunto de la humanidad.

El apetito de Estados Unidos por Groenlandia

August 22, 2019 Comments off

 

Poco se escuchaba de Groenlandia hasta que el Presidente Donald Trump  propuso comprársela a Dinamarca. Muchos lo tomaron como una bufonada fuera de lugar,  Mette Frederiksen, la Primera Ministra danesa, calificó la oferta como “absurda” y agregó que “Espero sinceramente que esto no sea en serio…Groenlandia no está a la venta. Groenlandia no es danesa. Groenlandia pertenece a Groenlandia”.

En rigor Frederiksen no debió sorprenderse tanto.  Desde el siglo XIX Washington ha codiciado la isla, cubierta casi completamente de hielo, que es ocho veces mayor que  Ecuador. El Pentágono dispone allí  de la base aérea de Thule construida en 1943. Concluida la Segunda Guerra Mundial el Presidente estadounidense Harry Truman intentó comprar Groenlandia por 100 millones de dólares. Oferta que fue rechazada por los daneses.

El calentamiento global está derritiendo los glaciares y nieves eternas. Conforme ello ocurre toda la región ártica adquiere una nueva importancia estratégica. Se  abren nuevas rutas de navegación y se estima que los mares territoriales de la isla  contienen reservas de petróleo y gas. En tierra los hielos dejan paso a una creciente explotación minera. Empresas chinas, australianas y canadienses  ya trabajan en  algunos yacimientos. Se estima que también es posible extraer uranio y los preciados minerales llamados tierras raras sobre los que China tiene un cuasi monopolio. Dadas las fricciones comerciales entre Washington y Beijing tener acceso a estos minerales es de la mayor relevancia estratégica. En el campo bélico lo que encendió las luces de alarma en Washington fue la propuesta de una empresa minera china por adquirir una base naval abandonada. Copenhague, un estrecho aliado militar de Estados Unidos, se negó a la venta.

En este contexto Trump gestó una invitación oficial a Dinamarca para discutir sobre la compra que calificó como “un gran negocio inmobiliario”, bajándole así el perfil estratégico.  El total rechazó danés enfrío su interés y canceló la visita que debió tener lugar a comienzos de septiembre. Escondió su frustración con característica ironía: “La primera ministra fue capaz de ahorrar una gran cantidad de gastos y esfuerzos tanto para Estados Unidos como para Dinamarca al ser tan directa. ¡Le agradezco eso y espero reprogramarlo en algún momento en el futuro!”.

Los más aliviados con la frustrada compra son los nativos  inuit, más conocidos como esquimales, que constituyen 90 por ciento de los 57.000 habitantes de la isla. Como el grueso de los pueblos originarios viven de los productos de la tierra y el mar y son ajenos a una mentalidad de acumulación de riquezas. Dinamarca subsidia la isla con 700 millones de dólares anuales,  dos tercios del presupuesto del gobierno autónomo.

La sorpresa argentina.

August 14, 2019 Comments off

 

Clásico humor negro porteño: Mauricio Macri se pasó los últimos tres años y medio culpando al gobierno anterior. Ahora, cuando sufre una derrota contundente en las primarias, acusa al próximo gobierno. Los comicios confirman que aún rige la consigna que reza:  “El peronismo unido jamás será vencido”.

Cristina Fernández,  líder del mayor núcleo del justicialismo, mostró su  habilidad política. Propuso que Alberto Fernández, un peronista de centro, asumiera la candidatura a la presidencia con ella como vicepresidenta con un bajo perfil. Cristina sabe que es una figura divisiva. Ella y Néstor, su fallecido marido que la precedió en la presidencia, cultivaron la polarización. Parecieron guiados por el lema “están con nosotros o están en nuestra contra”. Con el tiempo esta postura derivó en lo que en la Argentina llaman la “grieta”, que alude  a la profunda división política entre el kirchnerismo y otros.

En Estados Unidos se popularizó la expresión “es la economía estúpido”, para significar la gravitación del bolsillo de los electores.  Argentina no escapó a esta ley de hierro.  Macri, al llegar a la Casa Rosada, pidió que lo juzgaran por  su capacidad para reducir la pobreza y la inflación. Las dos son más altas y los argentinos no hicieron más que acatar su pedido.

La deuda externa es un capítulo aparte: en enero de 2006, el entonces presidente Néstor Kirchner canceló en un solo pago lo que la Argentina adeudaba al  Fondo Monetario Internacional  (FMI), algo más de 9.800 millones de dólares.  Fue una medida celebrada como una gesta nacional  destinada a terminar con “las intromisiones y exigencias” que imponía el ente financiero. Macri, en mayo del 2018, anunció que recurría al FMI y solicitó un mega préstamo por 57 mil millones dólares, el más grande concedido por el Fondo. Fue, en realidad, el abrazo del oso. La memoría de los argentinos sobre las medicinas económicas del FMI es nefasta. Hoy  la  Argentina es el país más endeudado de la región. Su  deuda pública  alcanzó el 77,4 por ciento del producto interno bruto a mediados del 2018, en tanto que en  2015 era del 53,3 por ciento.

El impacto de la victoria peronista no solo sacude a la Argentina sino que reverbera en toda la región. Ninguna carrera está ganada hasta que se ha llegado a la meta. Habrá que esperar la primera vuelta en octubre. Pero, si como se anticipa,  es confirmado el triunfo de los justicialistas cambia la faz  de Sudamérica. Marcará el fin del consenso político  derechista  de los grandes países de la región.  Ello puede complicar los intentos de construir una nueva arquitectura de relaciones expresada en el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur) . También puede complicar las negociaciones de un tratado de libre comercio con la Unión Europea.

 

Venezuela divide al mundo.

August 8, 2019 Comments off

 

Las cosas siempre pueden ser peor. El dicho calza medio a medio con lo que ocurre en Venezuela.  Estados Unidos apuesta de lleno por un cambio de régimen. En las palabras de  John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca: “El tiempo del diálogo ha terminado, ahora es el momento para la acción”. La acción inmediata fue una serie de nuevas sanciones  que implican el bloqueo de todos los bienes del gobierno venezolano en territorio estadounidense. Además Bolton avisó que: “Estamos enviando una señal a quienes quieren hacer negocios con el régimen de Nicolás Maduro: procedan con extrema precaución”. Para más precisión adelantó  que Estados Unidos tiene un plan ambicioso, con acciones a corto, mediano y largo plazo, para terminar con el socialismo en Venezuela e impulsar la recuperación del país. La suerte está echada en lo que a Washington concierne.

Esto ocurre en momentos que debían realizarse negociaciones directas entre el gobierno y la oposición en  Barbados. Para los opositores la reunión debía lograr un pronto llamado elecciones presidenciales, la reforma del servicio electoral y garantías de una adecuada supervisión internacional. El  gobierno, por su parte, exigía el levantamiento de las sanciones internacionales impuestas al país. Juan Guaidó, líder de la oposición, dijo que las nuevas sanciones estadounidenses eran “la consecuencia de la soberbia de una usurpación inviable e indolente”. La estrecha vía para una salida negociada quedó en nada. Maduro  suspendió la participación en las negociaciones previstas y calificó las sanciones como “terrorismo económico”.

La ofensiva estadounidense causa preocupación por su impacto para la población. En las palabras de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, “Las sanciones unilaterales con efectos amplios pueden terminar afectando negativamente los derechos fundamentales de las personas”. La Unión Europea,  a su vez, señaló que: “Nuestra posición es conocida, nos oponemos a la aplicación extraterritorial de medidas unilaterales”. En Beijing, en tanto, un vocero del ministerio de Relaciones Exteriores declaró: “China llama a Estados Unidos a  dejar al pueblo venezolano decidir su propio futuro y detener las acciones de acoso a otros países”.

Hay analistas que estiman que las anunciadas sanciones pueden tener un efecto perverso para quienes las aplican. Ellas pueden agudizar la dependencia de la población de las ayudas del gobierno. Un ejemplo es el que lleva a la población a  depender del programa de distribución de alimentos de los Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP). Pese a que los recursos distribuidos son escasos un número creciente de personas no pueden prescindir de lo que reciben  del gobierno. Se convierte así en un obligado vínculo que fortalece al régimen.