A propósito del submarino San Juan

November 24, 2017 Comments off

El submarino es el arma disuasiva por excelencia. Basta una de estas naves para sembrar inquietud e incertidumbre en una vasta zona marítima. Una vez bajo el mar es de difícil detección. Esta virtud  en el campo bélico se revierte en su contra en caso de dificultades en la  navegación.

La noticia que nadie quería escuchar fue entregada en forma velada: la  armada  argentina señaló la detección de una   “anomalía hidroacústica” … “consistente con una explosión”. Era el parte de defunción para los 44 tripulantes del submarino ARA San  Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre.

Argentina sabe de amenazas submarinas pues la experimentó durante  la guerra de Malvinas en 1982.   Su almirantazgo consideró, a mediados de la década del 70,  que un enemigo podría bloquear con relativa facilidad el puerto de Buenos Aires. Así estrangularía buena parte de la economía del país. Para impedirlo  compró el portaaviones 25 de Mayo, cuatro destructores y seis fragatas. Además  de seis submarinos del modelo alemán TR 1700, de los cuales solo fueron construidos dos en Alemania.  Las previsiones del mando naval resultaron acertadas, pero no así el remedio. Con el estallido de la guerra por las islas en el Atlántico Sur  la flota se replegó a puerto quedando  embotellada. Ello luego que el submarino británico Conqueror  hundiera al crucero Belgrano.

Ello no  mermó el apetito del conjunto de las armadas oceánicas sudamericanas  por contar con por lo menos un par de submarinos. Hasta hace poco, antes de la irrupción del Scorpene francés, los astilleros alemanes  tenían un virtual monopolio de estas naves.  Esto facilitado por el hecho que Estados Unidos y Gran Bretaña construye  solo submarinos a propulsión  nuclear que no están a la venta.

Chile cuenta con un par de sumergibles tipo 208 alemanes  y dos  Scorpene franceses.  El Perú dispone de media docena de unidades alemanas. La Guerra del Pacífico enseñó a los marinos peruanos el papel decisivo jugado por la armada chilena en la supremacía naval que le permitió transportar al ejército invasor. Una barrera de submarinos le ofrecería una línea de defensa en caso de un conflicto. Brasil es, sin embargo,  el país que ha ido más lejos. Su armada está obsesionada con el Programa de Submarino con Propulsión Nuclear (Prosub). El presupuesto original, en 2008, para el Prosub, desarrollado con respaldo francés sobre la base de un Scorpene, fue de diez mil millones de dólares. Una cifra que será rebasada largamente. Además la crisis económica ha retrasado su entrega con el consecuente aumento de costos. El Prosub, como en muchos casos, es una expresión de militarismo. O si se prefiere de la capacidad de los uniformados para imponer gastos desmedidos en proyectos de dudosa utilidad.

La  lamentable perdida del San Juan tiene un consuelo: la notable solidaridad que ha movilizado a buques y aeronaves de todo el mundo para dar con la desaparecida nave. El protocolo naval de anteponer el rescate de una tripulación por sobre toda otra consideración goza de buena salud.

Advertisements

Trump y la amenaza nuclear

November 16, 2017 Comments off

Un enorme despliegue de poder de fuego se cierne sobre Corea del Norte.  Tres portaviones, con sus respectivos buques escoltas, están posicionados para un ataque. Bombarderos B-52 y B-1,  que cargan misiles crucero con ojivas nucleares, vuelan las 24 horas del día, como en los tiempos de la Guerra Fría,  a partir de Corea del Sur y la base aérea de Guam. El incremento de la presión militar estadounidense sobre Pyongyang ha despertado inquietudes sobre las intenciones del Presidente Donald Trump. Resuenan sus palabras, en agosto,  amenazando  a los norcoreanos  con un ataque de “fuego y furia como el mundo nunca ha visto”. Los propósitos fueron redondeados con enigmáticas palabras que advertían que se vivía “la calma antes de la tormenta”. Aunque nadie pudo precisar a qué se refería exactamente.

La mera posibilidad que la Casa Blanca considere el empleo del arsenal atómico encendió luces rojas en el Congreso norteamericano.  El Comité de Relaciones Exteriores del Senado realizó audiencias para explorar el tema sobre quien tiene la “Autoridad para Ordenar el Uso de Armas Nucleares”.  El asunto no se debatía desde 1976, cuando la guerra de Vietnam estaba en su apogeo. Entonces, pese a que Washington caminaba a una derrota en el sudeste asiático, quedó descartado el uso de esta  arma de destrucción masiva. En realidad desde entonces quedó archivada la opción del empleo de armas atómicas con intenciones ofensivas.

Algunos senadores expresaron su nerviosismo ante el acceso de Trump al botón nuclear. Chris Murphy,  un demócrata, señaló: “Nos preocupa que el Presidente de Estados Unidos es tan inestable, tan volátil, su proceso de toma de decisiones es tan quijotesco que podría ordenar un ataque con armamento nuclear que esté espectacularmente en contradicción con los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”.  Bob Corker, republicano y presidente del comité,  ya había advertido sobre sus temores que Trump está encaminando a Estados Unidos por  la “senda de la Tercera Guerra Mundial”.

El general retirado C. Robert Kehler, que encabezó  el  Mando Estratégico de Estados Unidos, a cargo del arsenal nuclear, respondió ante las consultas de los senadores que solo acataría las órdenes del Presidente si estas se encuadran dentro de la legalidad. ¿Y si tuviese dudas sobre la  legalidad? Entonces lo habría consultado con sus asesores, especialmente si se trataba de un ataque preventivo. Nada de obediencia ciega.

Trump es partidario de modernizar y aumentar el arsenal nuclear estadounidense. El solo hecho que se discuta la posibilidad de la descarga de ojivas atómicas es un enorme retroceso. Pero lo peor puede estar en camino pues  Washington trabaja en una nueva doctrina del empleo de estas armas. Se anticipa  una regresión en relación a las posturas del gobierno de  Barack Obama. Ello debilitaría décadas de esfuerzos por fortalecer la no proliferación de armas nucleares y la eventual extinción de estos ingenios, los más destructivos en la historia humana.

Arabia Saudita: la noche de los cuchillos largos.

November 9, 2017 Comments off

Se  ha dicho que Arabia Saudita es un país atendido por sus propios dueños. Ello porque el poder político, económico y militar está concentrado en las manos de miembros de la familia real. Esto era así hasta la semana pasada cuando en un  golpe de palacio el príncipe Mohammed bin Salman, hijo del octogenario monarca, lanzó una masiva redada de arrestos. Entre los detenidos, acusados de corrupción, figuran Miteb bin Abdullá  comandante de la Guardia Nacional, una fuerza de cien mil efectivos que actúa como la guardia pretoriana del régimen. También está Waleed bin Talal, uno de los hombres más rico del reino. Hasta ahora se sabe del arresto de once príncipes y cientos de altos funcionarios.

El hecho tuvo impacto mundial: el barril de petróleo subió ante los temores que la ofensiva del príncipe Mohammed bin Salman (MBS, por sus iniciales) puede desestabilizar al reino que es uno de los principales abastecedores de crudo al mercado internacional. Hasta ahora el país mantenía un delicado balance entre las principales tribus sauditas.  Ahora MBS y sus seguidores controlan  del vasto aparataje de defensa y seguridad.

Desde su llegada al poder MBS no solo ha concentrado poder sino que lo ha utilizado. En 2015 asumió como ministro de Defensa y casi de inmediato lanzó una ofensiva militar contra Yemen. Una operación militar destinada a desbancar a los  huthies  que combaten contra los saudíes desde 2004 en varios episodios. Más que un problema religioso la  monarquía saudí ve en ellos y otros chiítas la mayor amenaza para su trono.  De hecho en  2011 despachó tropas a Bahrein para sofocar un alzamiento de la mayoría chií.  Riad ha reemplazado a Egipto como el líder del mundo árabe y del islamismo sunita y, por lo mismo, se erige como la barrera a la expansión de la influencia chií propugnada por Irán.

En lo que toca a Yemen las operaciones saudíes están estancadas y han causado unos diez mil muertos,  42 mil heridos y tres millones de desplazados. 70 por ciento de la población requiere ayuda alimenticia.

Siempre en la vena de confortación con Irán Riad lideró, en junio,  la imposición de un severo bloque territorial y  aéreo a Catar  por sus estrechas relaciones con Teherán y el respaldo a grupos catalogados  como terroristas.  Todo indica, sin embargo,  que el bloqueo no consiguió un cambio de política catarí

Coincidiendo con la noche los cuchillos largos en Riad el Primer Ministro libanés,  Saad Hariri,  de visita en Arabia Saudita renunció al cargo. Agravaba así el conflicto con la organización  político militar chiíta Hezbolá que contrala el sur  de Líbano. Para agravar las cosas un misil estalló en las proximidades del aeropuerto de Riad. Arabia Saudita denunció que el ingenio, lanzado desde Yemen, fue fabricado por Irán y operado por militantes de Hezbolá concluyendo que ello constituía “un acto de guerra”.

Está a la vista que el ambicioso príncipe  MBS ha sido proactivo en abrir frentes y generar conflictos pero no en superarlos. Sus faraónicos planes contemplan la construcción de una enorme ciudad, Neom, que costará 500 mil millones de dólares. Muchos estiman que no pasará de ser un espejismo al igual que obtener victorias militares.

EE.UU. terrorismo y represalia ciega.

November 2, 2017 Comments off

El ataque yihadista en Nueva York fue fiel al instructivo del Estado Islámico (EI). Sayfullo Saipov  un uzbeco arremetió, el martes, con su vehículo por una ciclovía dando muerte a ocho personas e hiriendo a una docena. Un atentado ciego en que da lo mismo quienes son las víctimas. En esta oportunidad murieron cinco turistas argentinos. En todo caso  mientras más caigan mejor se cumple el efecto catastrofista. Saipov dijo a la policía que escogió la noche de Halloween porque habría más gente en las calles. Confesó así mismo su frustración por haber chocado con un bus escolar que le impidió continuar su mortífera carrera. El atentado se suma a otras acciones similares ejecutadas en Francia, Gran Bretaña y Alemania.

Saipov acataba los consejos del vocero del EI Abu Mohammad al-Adnani, que llamó a los musulmanes en los países occidentales a “romper con piedras los cráneos de los infieles” o, en su defecto, “atropellarlos con un vehículo”. Para  más claridad sobre las intenciones arcaicas y hostiles añadió: «Nosotros conquistaremos vuestra Roma, romperemos vuestras cruces y haremos esclavas a vuestras mujeres… y venderemos a vuestros hijos en el mercado de esclavos”.

El Presidente Donald Trump reaccionó veloz a la noticia del ataque neoyorquino con un tuit: “Acabo de ordenar al Homeland Security ( la instancia responsable de la seguridad doméstica) para que haga más exigente nuestro  Programa  de Filtraje Extremo. Está bien ser políticamente correcto, pero no para esto!” También señaló que su primera opción es la pena de muerte para Saipov pero dijo estar abierto a la posibilidad de enviarlo a  Guantánamo, el enclave en Cuba donde se encuentra el campo de detención que contuvo casi 600 individuos capturados en Afganistán que fueron calificados como “combatientes extranjeros ilegales”. Se les negó la condición de prisioneros de guerra y no fueron  juzgados permaneciendo años en un limbo legal. Varios de los detenidos denunciaron torturas y tratos vejatorios. En las palabras de Amnistía Internacional: “Guantánamo simboliza el desprecio de Estados Unidos hacia el derecho internacional en su ‘guerra contra el terror’.”  Todavía resta allí una cuarentena de prisioneros y al parecer Trump está por revertir  los esfuerzos del Presidente Barack Obama por cerrar la cuestionada cárcel.

Saipov llegó a Estados Unidos, en 2010, a través del sistema de lotería de permisos de residencia, conocido como las Green Cards, tarjetas verdes, que autorizan cada año a unas cincuenta mil personas a radicarse en Estados Unidos.  Sobre este método, a través del cual  postulan decenas de millones de personas en todo el mundo, Trump viene de tuitear: “Lo que tenemos ahora es un chiste y somos el hazme reír  y no es sorprendente que muchas de estas cosas ocurran”.

Los planteamientos de la Casa Blanca para prevenir los atentados parecen tan ciegos como los blancos de los yihadistas. Prohibir el ingreso de personas provenientes de siete países de mayoría musulmana es discriminar, pues se afecta a una enorme cantidad de personas que nada tienen que ver con el extremismo. Otro tanto con las Green Cards ya que es como dejar de comer arroz porque en un paquete se coló una piedrita. Por otra parte mantener abierto Guantánamo despertará sospechas que se intenta perpetuar los abusos. El terrorismo, como cualquier delito,  debe ser combatido con la mayor certeza posible que serán castigados los culpables y no sufrirán inocentes.

 

 

Homicidios en América Latina

October 25, 2017 Comments off

Cada cuarto de hora  cuatro personas son asesinadas en América Latina. Ello representa un total de casi 400 individuos diarios. Hay un viejo decir  que la mitad de los latinoamericanos no come mientras la otra mitad no duerme. La desigualdad extrema lleva a los hambrientos a tratar de arrebatar algo a los que tienen, quitándoles el sueño y a veces la vida. Pese a que hay algo de cierto en la afirmación ella es inexacta, no solo en cuanto a las proporciones, sino que a las causas. Junto a la marginalidad las drogas influyen de manera decisiva en la brutal tasa de homicidio que la convierte en la región más peligrosa del mundo. Latinoamérica alberga a ocho por ciento de la población pero en ella tiene lugar un tercio de los homicidios. Mientras en otras regiones baja la tasa de homicidio en América Latina sigue al alza.

México, se encamina a un nuevo record pues 21.800 personas fueron asesinadas hasta septiembre de este año. El Presidente Felipe Calderón declaró la guerra al narcotráfico en el 2006. Lo hizo comprometiendo a fondo a las fuerzas armadas y los resultados son desastrosos: más de 200 mil personas han perdido la vida en enfrentamientos, arreglos de cuentas  y asesinatos. El  derramamiento de sangre ha sido en vano pues el país está lejos de superar el reto del narcotráfico. Asesinar en México lleva el riesgo de represalias de las bandas rivales o de las fuerzas uniformadas pero la justicia es una preocupación menor para los criminales. 92 por cientos de los asesinatos no encuentran un culpable en los tribunales.  Algunas estimaciones elevan el porcentaje a 99 si se consideran las muertes que no son denunciadas. Una notoria ausencia del Estado.

Venezuela, por su parte, registró 17.778 homicidios en 2015, la última vez que se entregaron cifras oficiales. Según cálculos del Observatorio Venezolano de  Violencia en  2016 los homicidios totalizaron 27.785 con 90 asesinados por cada 100 mil habitantes, una de las tasas más altas a nivel mundial. Caracas fue proclamada la ciudad más violenta del mundo. En la clasificación de las urbes más peligrosa está escoltada por 25 ciudades  brasileñas que destacan entre las 50 con el mayor número de homicidios. En el triste listado de  la muerte también figura El Salvador, Honduras y Colombia.

Una de las razones de la tolerancia de las autoridades ante semejante epidemia de violencia es la extracción social de las víctimas. En su mayoría son jóvenes pobres, a menudo desempleados, entre 15 y6 29 años. La pasividad del poder está reflejada en la bajísima tasa de condenas a los homicidas, la impunidad es la tónica. Solo  cuando la violencia traspasa la barrera de los marginales, lucha  entre carteles o maras, los gobiernos asumen una postura más severa.

El país más seguro de América Latina es… si, acertó, Chile que según el Homicide Monitor, registró  495 asesinatos en 2016 lo que da una tasa de 2,7 homicidios por cada 100 mil chilenos. Para mantener y reducir este nivel es necesario perseverar en una estricta política de erradicación de las armas de fuego. Las encuestas señalaban que la mayoría de los latinoamericanos siente temor e inseguridad. La tenencia de armas no solo no mejora las cosas sino que la agrava.

Todo el poder para Xi Jinping

October 19, 2017 Comments off

El XIX congreso del Partido Comunista chino consagra al Presidente Xi Jinping como el líder absoluto del país.  Mao Tse Tung, el conductor de la revolución que llevó a los comunistas al poder en 1949, proclamó tempranamente que “el  poder está en la punta de un fusil” y abundó “sin un ejército popular nada tendrá el pueblo”. Xi fiel a las enseñanzas de Mao ha dedicado grandes esfuerzos, desde 2012 que ocupa la primera magistratura, en modernizar y tener bajo su férreo control al Ejército Popular de Libración (EPL), como denominan a las fuerzas armadas. Pero si el EPL es importante aún más lo es el Partido. En palabras de Mao  corresponde poner “la política al puesto de mando” y para que no hubiese duda a que aludía por política puntualizó  “El partido manda al fusil”.  Xi fiel a estas enseñanzas tiene también  pleno control del Partido. Pero en última instancia,  incluso en un régimen vertical y autoritario, los 89 millones de militantes del Partido deben escuchar la voz de los 1.400 millones de ciudadanos. Xi es el Presidente de la nación y debe guiarse por la consigna  que proclama: “el Partido dice lo que el pueblo quiere” pero  a menudo gravita otro eslogan complementario: “El pueblo hace lo que el partido dice”.

El avasallador progreso económico y social chino debe mucho a la visión y disciplina impuesta por los comunistas. Pese a errores garrafales como la industrialización forzada, conocida como el “gran salto adelante”, y más tarde la funesta “Revolución Cultural” nunca ha sido acumulada tanta riqueza en tan poco tiempo. El grueso de los chinos  disfruta de los enormes avances. Pero la imagen del Partido, pese al progreso material, se deterioraba a causa de una corrupción rampante.  Xi llegó al poder con la meta de atacar a  tigres y moscas, la metáfora aplicada para barrer con los corruptos desde la cabeza a la base: un millón trescientos mil militantes han sido expulsados  de las filas partidarias y muchos están tras las rejas. Tal es el impacto de la campaña que  han bajado las ventas de artículos de lujo utilizados para los sobornos.

En lo que toca a la estructura política del país Xi anunció más de lo mismo en una alusión a las democracias  occidentales: “Ningún sistema político  debe ser considerado como la única opción” y reafirmó que  “el socialismo con características chinas es una gran ceración”.  Léase un sistema unipartidista con un estricto control de la sociedad civil. A la par abogó por flexibilizar el acceso de la inversión extranjera, abrir los mercados y reforzar la protección de la propiedad intelectual, todas medidas solicitadas por los principales socios occidentales como la Unión Europea y Estados Unidos.

En política exterior  Xi reafirmó que Beijing no busca una hegemonía global pero advirtió que “nadie debe esperar que China aceptará algo que perjudique sus intereses”.  Como gran meta para el centenario de la república, en 2049, postuló un “estado socialista moderno”.  Para algunos Xi, como en su momento fue Mao y el reformista Deng Xiaoping, representa una nueva era política, una en la cual China ocupará un papel central en la economía y los asuntos internacionales.

Che Guevara, el ícono

October 12, 2017 Comments off

Hace 50  años, en   octubre de 1967, cayó abatido en Bolivia  Ernesto Che Guevara. Su imagen como un ícono revolucionario, medio siglo después, tiene mucho más vigencia  que sus ideas.  Guevara encarna  el sueño del guerrillero romántico que, animado por un sentimiento de justicia social, cual Quijote, las emprende contra los opresores. La revolución cubana, en la que Guevara combatió junto a Fidel Castro, mostró que era posible lograr la victoria con mínimas fuerzas  iniciales.

Allí un magro núcleo de decididos combatientes logró el efecto de un alud, al que se sumó un número creciente de voluntarios, que terminaron  por aplastar a  la dictadura de Fulgencio Batista. La metáfora de la “chispa que enciende la pradera” encapsula la teoría del foco, sintetizada   por el filósofo francés Régis Debray en su libro Revolución en la revolución. Debray acompañó durante un tiempo  a Guevara en la infortunada guerrilla en Bolivia.

La presencia de un foco, que en los hechos es una columna guerrillera, puede producir un impacto desmedido por su mera existencia. El  credo foquista señala que golpes perpetrados por un grupo de combatientes contra tropas, policías y las propiedades de latifundistas gatillarán un sentimiento de inseguridad entre los poderosos y despertarán las esperanzas de los oprimidos. Para Debray la progresión insurgente es así: “Lo más pequeño es el foco guerrillero, el núcleo del ejército popular…. Es el “pequeño motor” que echa a andar el “gran motor” de las masas y precipita la formación de un frente”.

Pero lo que funcionó en Cuba fracasó estrepitosamente en Bolivia. El papel de Estados Unidos en la detección y lucha contra el foco boliviano fue gravitante. Richard Gott, un avezado periodista británico, fue uno de los primeros testigos en  reconocer el cadáver de Guevara.  Gott, que visitó el campamento de La Esperanza, la base militar de las fuerzas especiales de Estados Unidos donde se encontraban una veintena de efectivos, narra que “Allí tenían poderosos sistemas de transmisión que les permitían una comunicación directa con el Comando Sur,  en la Zona del Canal de Panamá. Allí fui recibido por el mayor Robert “Pappy” Shelton  que me contó que 600 rangers – fuerzas especiales bolivianos entrenadas por Estados Unidos- se habían graduados recién y despachados a la zonas de operaciones de la guerrilla en Vallegrande”.

Mi único contacto remoto y póstumo con el Che fue en Londres, en 1984, donde me enteré que la empresa subastadora  Sotheby’s remataba su diario en que narraba sus meses de guerrilla en Bolivia. Fui a Sotheby’s y pedí ver el diario. Con gran amabilidad  accedieron y me hicieron pasar a un pequeño salón y  me entregaron un cuaderno con tapas duras. El texto ha sido publicado muchas veces pero hubo algo que me dejo atónito: en la contratapa estaban los nombres de guerra, los alias si se quiere, junto a las identidades  reales y en muchos casos teléfonos y direcciones, de varios combatientes y contactos urbanos. Semejante información debió ser un tesoro para sus captores. Nada de encriptación. Solo cabe suponer que el Che tenía una fe ciega en que saldría vencedor.