July 20, 2017 Comments off

 

Venezuela corre contra el reloj. Gobierno y oposición están en una pugna que apunta a un choque frontal. El Presidente  Nicolás Maduro plantea un referendo para cambiar las reglas del juego institucional. Ignorando a la electa Asamblea Nacional aspira a crear un nuevo ente, una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que tendrá amplios poderes para alterar el conjunto del ordenamiento  político y administrativo actual.

La oposición venezolana, por su parte, ha lanzado una ofensiva total. Para ello convocó a un referendo, realizado el domingo,  en el cual afirma que votaron unos siete y medio millones de electores. El gobierno replica que solo fue un tercio de esa cantidad. Difícil saber cuántos fueron pues los organizadores quemaron las nóminas de votantes para que no cayeran en manos del gobierno. Temían que, como pasó  tras la demanda de un referendo revocatorio, los firmantes ingresaran a listas negras del oficialismo.

La oposición levanta la consigna de la “hora cero”, como sinónimo de su esfuerzo supremo  por forzar al gobierno  a desechar el referendo, previsto para el 30 de julio, que dará paso a la ANC. Como la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), que agrupa al grueso de la oposición, ha dicho que no participará en los comicios el oficialismo tendrá un total dominio del nuevo ente.

Está por verse qué impacto tendrán las amenazas del Presidente Donald Trump, que impugnó a Maduro declarando: “Sus actos firmes y valientes (aludiendo al reciente referendo opositor) siguen ignorados por un mal líder que sueña con convertirse en dictador”, Advirtió que “Estados Unidos no se quedará quieto mientras Venezuela se desmorona. Si el régimen de Maduro impone su Asamblea Constituyente el 30 de julio, tomaremos medidas económicas fuertes y rápidas”. Trazada pues la línea roja. Entre las medidas consideradas estarían sanciones a chavistas a los que se les prohibiría el ingreso a Estados Unidos además de congelarles bienes en dicho país. Se especula que podría haber recortes en las compras de petróleo.

Como era previsible Diosdado Cabello, uno de los hombres fuertes del régimen, cambió el eje de ataque: “El jefe del imperialismo ya salió a atacar a Venezuela, lo bueno es que ahora quedó claro ante el mundo que quien dirige la oposición venezolana es él”. A estas alturas es patente que tres meses de movilizaciones y protestas opositoras, que dejan  96 muertos y miles de heridos y detenidos, no han logrado su meta. Está por verse si un paro cívico nacional más el respaldo de Estados Unidos, de la Unión Europea y varios países latinoamericanos permiten la apertura negociaciones. Ambas partes dicen estar llanas al dialogo pero los dos bandos ponen condiciones que el otro rechaza. La  MUD pone exige la renuncia al referendo para sentarse a la mesa. Los oficialistas afirman que seguirán adelante con sus planes. En esas condiciones muchos hablan de “choque de trenes”. Pero, a diferencia de  ferrocarriles descontrolados, las fuerzas en pugna tienen clara las consecuencias si fallan en sus propósitos. Quedan pocos días para llegar a un acuerdo.

July 13, 2017 Comments off

 

Luiz Inácio Lula da Silva conoce los caprichos de la rueda de la fortuna. Dejó la presidencia, en 2010, con una popularidad avasalladora: 87 por ciento de aprobación,  transformado en el político más valorado de Brasil.  El miércoles, sin embargo, recibió  una condena de cárcel de nueve años y seis meses además de una petición para inhabilitarlo para ejercer todo cargo público por el doble de su condena: 19 años. Si se cumple la sentencia podría volver a un cargo electivo a los 90 años. Se le imputa  haber recibido algo más de un millón de dólares para modernizar un departamento con vista al mar. A cambio la empresa constructora habría recibido contratos de Petrobras, la compañía  petrolera estatal.

Ahora su futuro político depende de su apelación a otras instancias judiciales. Si la sentencia del juez Sergio Moro es refrendada Lula no podrá ser candidato presidencial en octubre de 2018. Pese a su delicada situación Lula es el político favorito para ganar los comicios. Según la última encuesta, publicada el 26 el junio, Lula ganaría la primera vuelta con  30 por ciento de las preferencias frente al 16 por ciento del derechista Jair Bolsonaro y el 15 por ciento de la ecologista Marina Silva.

La popularidad de Lula responde al sólido crecimiento económico durante sus dos mandatos (2003-2010). Su figura está asociada a programas de ayuda como la Bolsa Familia destinada a los más pobres. La  desigualdad en Brasil está entre las mayores en el mundo. Bajo sus gobiernos  decenas de millones de brasileños salieron  de la pobreza. Su figura está asociada a uno de los mejores períodos del país. Algo que además le ha valido un amplio reconocimiento internacional.

El Partido de los Trabajadores (PT), que llegó al gobierno encabezado por Lula, confiaba que la creciente popularidad del ex presidente gravitaría a su favor frente a la justicia. Otros, con más realismo, estimaban que pese a la ausencia de pruebas la condena del juez Moro era previsible. El magistrado se ha erigido en adalid de los sectores que depusieron a la Presidenta Dilma Rousseff. Muchos en la derecha y los sectores empresariales lo postulan como un posible candidato presidencial.  Moro, en todo caso, ha declinado hasta el momento semejante posibilidad.

Brasil vive una aguda lucha social. La condena tuvo lugar al día siguiente que el Senado aprobó una ley de reforma laboral que disminuye de manera sustantiva el poder de negociación de los sindicatos, elimina los convenios colectivos, sube la el número de horas de trabajo y deteriora la calidad de los empleos.

Hay quienes acusan al Presidente Michel Temer de llevar adelante una contrarreforma desmantelando muchas de las conquistas sociales y sindicales logradas bajo los sucesivos gobiernos del PT. En todo caso la impopularidad de Temer, investigado a su vez  por coimas e  irregularidades, ha tocado fondo con una aprobación de siete por ciento.   Lula, por su parte, declaró desafiante: “Si la élite de este país no sabe arreglarlo, a lo mejor va a tener que hacerlo un metalúrgico con estudios de primaria”.

Corea del Norte reta a Trump

July 6, 2017 Comments off

Una confrontación original: las partes se retan disparando misiles al mar. Corea del Norte  expresa su malestar lanzando sus cohetes a las aguas de los mares que la rodean. Otro tanto vienen de hacer Corea del Sur y Estados Unidos que dispararon misiles al océano para demostrar “una capacidad de golpes profundos de precisión”.  Es la respuesta al cohete intercontinental lanzado por Pionyang, que aspira a contar con un vector que alcance el territorio de Estados Unidos.

Donald Trump, en su condición de  candidato presidencial, impugnó al Presidente Barack Obama por hacer advertencias, trazar líneas rojas como les gusta decir en Washington, que quedaban sin respuesta para los trasgresores. El caso más notorio fue el presunto empleo de armas químicas por parte del régimen sirio. A Trump le consultaron en enero por el desarrollo de un cohete norcoreano capaz de llegar a Estados Unidos. La respuesta de Trump fue: “Eso no va a ocurrir”. Ahora que al parecer ello es una realidad queda la interrogante sobre qué hará al respecto.

Corea del Norte no es una amenaza militar para Washington y dista mucho de serlo. Hay dudas sobre el desarrollo efectivo de sus ojivas nucleares y los vectores son cohetes y no misiles pues carecen de sistemas de puntería. Lo que está en juego, como tantas veces ocurre,  es la autoridad de la nación que se percibe como el líder y responsable del orden internacional. Si el dictador norcoreano Kim Jong-un sale con la suya Trump quedará debilitado. Lo que es más grave, también serán vulnerados  los muy necesarios esfuerzos contra la proliferación nuclear.

Estados Unidos ya desplegó una fuerza de tareas encabezada por el poderoso portaaviones Carl Vinson. Esto no amedrentó a Pionyang. Trump está desilusionado porque China no aplicó las presiones que esperaba. Sobre el particular tuiteó: “ El comercio entre China y Corea del Norte creció casi 40 por ciento en el primer trimestre. Hasta ahí no más China trabajando con nosotros. Pero teníamos que intentarlo”.

Nikky Haley, la embajadora de Trump ante Naciones Unidas, señaló que “Estados Unidos está  dispuesto a emplear una amplia gama de capacidades… una de nuestras capacidades radica  en nuestra considerable fuerza militar. La usaremos, si tenemos que hacerlo, pero preferimos no marchar en esa dirección”.

Es improbable que Corea del Norte de su brazo a torcer. El joven Kim debe tener en mente lo ocurrido a Muamar Gadafi en Libia que desmanteló un incipiente programa nuclear y abrió su economía a Occidente. Poco tiempo después fue depuesto en una  campaña militar de quienes lo persuadieron a renunciar a su capacidad disuasiva. Piongyang ha hipotecado su desarrollo a cambio de una capacidad militar que lo blinde frente a sus enemigos.

China y Rusia se oponen a toda intervención militar contra Corea del Norte. Es poco probable que nuevas sanciones surtan efecto. Lo más viable sería abrir una negociación con los norcoreanos en que la voz cantante la lleve el nuevo Presidente sudcoreano Moon Jae-in. Un arreglo debe incluir un acuerdo de paz entre ambas Coreas. El Norte debe congelar su programa nuclear y coheteríl. El Sur, en tanto, tendrá que renunciar a masivos ejercicios anuales con Estados Unidos así como el retiro de las tropas de dicho país.

 

Adiós a las Farc

June 29, 2017 Comments off

 

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) dejaron de existir este  martes. En un acto entregaron a Naciones Unidas (ONU) las últimas armas individuales que mantenían en su poder. Jean Arnault, el jefe de misión de la ONU, redactó el informe final en que da cuenta que “Las Farc han cumplido”. La ceremonia de recepción de las armas comenzó  con la muy pertinente “canción para el perdón” interpretada por César López que, como acostumbra, utilizó su escopetarra, una guitarra hecha  a base de una escopeta.

Rodrigo Londoño,  alias Timochenko, el comandante supremo de la agrupación guerrillera, puntualizó  que: “Este día no termina la existencia de las Farc, en realidad a lo que ponemos fin es a nuestro alzamiento armado de 53 años pues seguiremos existiendo como un movimiento de carácter  legal y democrático”. El líder de los insurrectos aprovechó la ocasión para expresar su frustración: “Resulta lamentable que una parte de los guerrilleros permanezcan en prisión a seis meses de expedida una ley de indulto y amnistía que les garantizaba su libertad en diez días”. En tono de advertencia Londoño subrayó que los acuerdos “son sagrados y se firmaron para cumplirlos”. Concluyó saludando a más de medio siglo de conflicto con un “Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz”.

En los hechos subsiste un alto grado de incertidumbre sobre el destino que aguarda a los guerrilleros desmovilizados. Pese a que todos los colombianos se dicen partidarios de la paz existe una facción que estima, sin embargo, que los términos del Acuerdo de paz,  labrado entre el gobierno y las Farc a lo largo de cuatro años,  ofrece demasiados beneficios a los guerrilleros. El tema fue sometido a la ciudadanía y solo 38 por ciento del universo electoral asistió a las urnas. Los partidarios del No, contrarios al acuerdo, vencieron por un estrecho margen. En definitiva el  19 por ciento del electorado, que representa a los sectores más conservadores, repudió los términos. El desacuerdo fue superado a través  de una decisión parlamentaria.

Las fuerzas del No, encabezados por el ex Presidente Álvaro Uribe,  se oponen a una reforma agraria. En su narrativa Uribe postuló que el Acuerdo traería “más impuestos,  expropiaciones de tierras, gasto público ineficiente, un  deterioro de la economía y el agravamiento  de la crisis social, lo cual le permitiría  (a las Farc) la toma del poder para implantar definitivamente el fracasado Socialismo Siglo XXI”.

Las Farc no aspiran a tanto pero esperan lograr un protagonismo político similar al de los movimientos guerrilleros desmovilizados en El Salvador y Guatemala.  En todo caso este es uno de los momentos de mayor peligro para el proceso de paz.  Dejada las armas los ex combatientes son un blanco fácil para sus poderosos enemigos. Hay precedentes: en los años 80 las Farc  intentaron crear un movimiento político, la Unión Patriótica, pero miles de sus miembros fueron asesinados. Hoy la seguridad de los ya ex guerrilleros está en manos del Estado. La sociedad colombiana tiene la palabra.

 

Lecciones del incendio de Londres

June 22, 2017 Comments off

Un tranvía circula por Moscú. Es  octubre de 1917 y de pronto el vehículo se detiene descompuesto. Entonces el conductor advierte: no va más, no va más. Los pasajeros descienden repitiendo al unísono  que no va más, no va más. Inician así una marcha a la cual se une un creciente número de personas hasta constituir una muchedumbre que grita lo que ya es una consigna: no va más. Así es gatillada, en la fantasía del autor del cuento,  la Revolución Rusa. La moraleja es que cuando están dadas las condiciones cualquier incidente puede detonar consecuencias mayores.

El incendio de la torre Grenfell en Londres puede marcar un antes y un después en Inglaterra. La tragedia ocurrida, ocurrido el 14 de junio,  dejó un saldo de 79 muertos y un número no precisado de desaparecidos. Algunas estimaciones alertan que las víctimas fatales podrían llegar al centenar.

El incendio fue desencadenado por un refrigerador en un departamento del cuarto piso de los 24 del edificio. Los bomberos llegaron prontamente y sofocaron las llamas. Pero total fue la  sorpresa al retirarse y observar que las llamas rugían por el exterior de la torre. Las llamaradas corrían por unos paneles exteriores de la estructura creando un efecto chimenea que, en apenas media hora, convirtió a toda la construcción en una antorcha.

La torre fue modernizada, recién el año pasado, para mejorar su apariencia e incrementar la eficiencia energética. Con este último propósito fue instalado material aislante que no contaba con elementos retardadores de fuego. Los paneles empleados en Londres  están vedados en Alemania y Estados Unidos en edificios de altura.  El costo del retardarte era de meros de cinco millones de pesos. Un contratista que ofrecía un material más seguro fue desechado por otro que tenía la oferta más económica. La asociación de residentes, por su parte,  había solicitado la instalación de rociadores automáticos e iluminación de emergencia para los pasillos. Los departamentos tampoco contaban con puertas  de entrada resistentes al fuego.

Un comité parlamentario escribió ya en 2014 a la autoridad pertinente: “Se estima que en el Reino Unido hay unos cuatro mil edificios que no disponen de la protección adecuada ¿podemos realmente permitirnos  esperar a que ocurra una tragedia antes de corregir esta vulnerabilidad? El ministro de Vivienda Brandon Lewis se lavó las manos en el asunto e invocó al mercado: “Es la responsabilidad de la industria dedicada a la prevención de incendios la que debía comercializar los sistemas extintores, antes que el gobierno, y promover la instalación de rociadores”.

En la torre Grenfell vivía gente de escasos recursos. Las repetidas advertencias de los moradores no fueron escuchadas. Por eso ahora muchos británicos culpan a las autoridades. Exigen un golpe de timón para que los gobiernos abandonen la cultura de la austeridad y pongan el bienestar de la población como primera prioridad. Londres enseña que ahorros de corto plazo en la seguridad pueden resultar muy caros a la larga también en el plano político.

El modelo anglosajón en crisis

June 15, 2017 Comments off

Durante más de siete décadas el campo occidental ha seguido el modelo anglosajón: léase la conducción de Washington y Londres. En estas capitales fue trazada la arquitectura del mundo actual. Desde las instituciones dominantes en el campo militar, como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a la esfera económica con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial nacen de la Carta Atlántica, concebida por el Presidente Franklin D. Roosevelt y el Primer Ministro Winston Churchill en tiempos de la Segunda guerra Mundial.

El éxito de toda ideología ,que aspire a cierta universalidad, es convencer al mayor número de personas posible que es la mejor opción para mejorar la vida de todos. Incluso el colonialismo postulaba los beneficios civilizatorios, económicos y tecnológicos aportados a las sociedades colonizadas. La propuesta anglosajona, de post guerra, destacaba la democracia, el libre comercio y  la generación de riqueza a partir de la libertad de los agentes económicos para desplegar su creatividad. La libre competencia debía dirimir quienes serían los triunfadores. .

Hoy surge la interrogante si el mundo se asoma a un cambio de época. ¿Se vive ya el fin de la hegemonía ideológica anglosajona? Son los propios líderes los que renuncian a sus postulados universalistas. Trump repite hasta la saciedad su eslogan “América primero”. La meta proclamada es “hacer América grande una vez más”. Nada muy diferente del pasado salvo que antes se decía que lo que era bueno para América también lo era para el resto. Las señales de distanciamiento estadounidense  de Europa son nítidas:  los europeos dedican más recursos a la defensa o Washington, que cubre a 75 por ciento de los gastos de la  OTAN,  renuncia a la defensa automática si alguno de los países miembros es atacado. La mera advertencia ha agrietado la confianza en la alianza militar.

Gran Bretaña, por su parte, está embarcada en su Brexit, o el abandono de la asociación con la Unión Europea. Es el triunfo de una visión nacionalista y estrecha. Mala hora, en todo caso,  escogió Londres para divorciarse de sus vecinos. Si tenía la esperanza de cerrar filas con Estados Unidos ahora se topa con un Trump que predica el aislacionismo. Así lo que ambos lados del Atlántico llamaban la “relación especial” que unía a los primos anglosajones  aparece difusa y con metas divergentes. Un cuadro muy diferente al de los años 80 cuando Ronald Reagan y Margaret Thatcher promovían al unísono las virtudes del neoliberalismo. Hoy el debate sobre el calentamiento global y la renuncia de Estados Unidos al Acuerdo de París abre una zanja entre europeos, incluidos los británicos, y Washington. Es un tema decisivo ya que Trump denuncia  al Acuerdo como un cuento para limitar el progreso económico de su país. En cambio en el viejo continente, como en el resto del mundo, existe la convicción que las emisiones de gases de efecto invernadero, causadas por actividades humanas, es la principal amenaza para la humanidad.

EEUU vs China por el calentamiento global

June 8, 2017 Comments off

Donald Trump sacudió al mundo al anunciar, el 1 de junio,  la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París alcanzado en diciembre de 2015. El Acuerdo busca impedir  que la temperatura planetaria aumente en dos grados Celsius. En la actualidad muchos países ya viven el impacto del calentamiento global con sequías que gatillan incendios, con inundaciones que desplazan poblaciones,  con huracanes que arrasan enormes superficies y un sinnúmero de fenómenos naturales provocados por la emisión de gases de efecto invernadero.

En su campaña electoral  Trump dijo que el calentamiento global era un cuento inventado por China para perjudicar la economía estadounidense. En 2012 tuiteó: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer a la industria manufacturera de Estados Unidos menos competitiva” En 2015 agregó: “Yo creo en aire limpio, aire inmaculado pero no creo en el cambio climático”.  El año pasado insistió: “Yo pienso que el cambio climático es solo  una forma de impuesto muy, muy, caro”.

La paradoja actual es que hace apenas una década los chinos denunciaban que Occidente hablaba de contaminación para frenar el desarrollo económico de su país. En todo caso la liga de los contaminadores que contribuyen al calentamiento global es encabezada por China  con el 20,09 por ciento de los gases, seguida por Estados Unidos con  17,89,  luego la Federación Rusa 7,53,  India 4,1 y Japón 3,79.

Ahora Beijing ya no denuncia a sus competidores sino que ante el abarrotado Congreso Popular chino el Primer Ministro Li Keqiang prometió, en marzo, que:  “El cielo sobre nuestras cabezas será otra vez azul”. Un compromiso de proporciones pues el gris impera en  buena parte del país. Hasta hace poco China era el villano pero ahora pasa a la condición de héroe. El Presidente Xi  Jinping impulsa una profunda transición energética. El objetivo es prescindir del carbón que alimenta miles de plantas termoeléctricas. A diferencia de Trump no es la ideología la que impulsa a los comunistas chinos.  Es la realidad de ciudades asfixiadas, con enfermedades respiratorias de magnitudes epidémicas, la que ha pasado al centro de la agenda política doméstica. El Partido Comunista tiene conciencia del creciente  malestar ciudadano por la contaminación atmosférica. Alarmado por las protestas ciudadanas dio un golpe de timón. Proclamó que China ha tomado distancia  con la obsesión del crecimiento económico  a todo precio y evoluciona hacia un modelo más sustentable en el que prime la calidad sobre la cantidad. Un plan presentado a comienzos de este año postula invertir 360 mil millones de dólares de aquí al 2020 en energías renovables, eólica y solar ante todo, que crearan unos trece millones de empleos. En el proceso China obtendrá enormes ventajas técnicas y abaratará sus productos. Así China en curso a una  transición energética tiene todas las posibilidades de dejar atrás a Estados Unidos en este campo.  Hoy las plantas termoeléctricas generan 70 por ciento de la electricidad  consumida. A través de las energías renovables pretenden  aspiran a abastecer el grueso de la demanda energética.  Ello además le permite, en el plano internacional, proyectarse junto a la Unión Europea como líderes en la lucha contra el cambio climático.