La incógnita boliviana.

November 14, 2019 Comments off

 

La caída del gobierno del Presidente Evo Morales es emblemática de la tensión que vive América Latina. Hace algunas décadas se decía que Bolivia era un  barómetro para anticipar que ocurría en el resto de la región. Ello hasta que comenzaron los tres sucesivos gobiernos de Morales. Como el presidente democrático de mayor permanencia en el poder, casi 14 años, cambio el rostro social del país y representó una era de estabilidad.

Ahora Bolivia vuelve a la  incertidumbre que lo caracterizaba. El país está   dividido. No solo afloran las viejas rivalidades regionales entre el altiplano mayoritariamente indígena, donde habitan los llamados collas, y los llanos orientales, la llamada media luna  por la conformación de los departamentos de Santa Cruz, Tarija, Pando y  Beni. Sus moradores son denominados cambas. La pugna entre La Paz, la capital política, y Santa Cruz, el más dinámico motor económico reflota con virulencia cada tanto.  Luis Fernando Camacho, el presidente del Comité Cívico de la ciudad de Santa Cruz, caracterizado como un filo fascista, lideró el alzamiento contra Morales. La tensión étnico racial está siempre presente. El ahora depuesto vicepresidente Álvaro García Linera aludía a la “pigmentocracia” para designar a la elite blanca que, a su juicio, mantuvo un virtual apartheid  desde la independencia.

Hasta cierto punto Morales fue víctima de su éxito. Una clase media emergente indígena  logró romper el centenario cerco de marginalidad. Este fenómeno es simbolizado con la aparición de los  “cholets”, en el ciudad de El Alto, que son  la versión chola de un chalet. Los arquitectos hablan de un diseño  neo andino. En el campo político este sector, cuyas lealtades estaban dictadas por su condición étnica, mutó para identificarse con sus intereses de avance económico y social.

El poder desgasta incluso a líderes de gran carisma. Una de las mayores debilidades del binomio Morales- García Linera, fue no asegurar un liderazgo capaz de asumir la sucesión. La renuncia y partida a México de ambos señala, en todo caso, el don político de anticipar la amenaza de un baño de sangre de haber llamado a una resistencia frente a las fuerzas armadas y la policía.  Ante la coyuntura adversa optaron por una retirada. Está por verse cómo reaccionará la sociedad boliviana regida por fuerzas que no cuentan con una mayoría ciudadana expresada en las urnas. Más allá de las acusaciones de fraude Morales era, por bastante, el candidato más votado en las elecciones del 20 de octubre. La Presidenta interina Jeanine Áñez ha prometido prontas elecciones. Ahora su gobierno deberá dar garantías para comicios libres que permitan la participación de todos los sectores. Es una interrogante si la  variopinta alianza que forzó la salida de un mandatario electo será capaz de enfrentar unida los meses venideros.

Bolivia: Evo o no Evo.

November 7, 2019 Comments off

 

Una ironía del destino: el futuro del gobierno del Presidente Evo Morales está en manos de la OEA. La a menudo vilipendiada  Organización de Estados Americanos realiza una auditoría, vinculante para el gobierno, sobre la validez de los resultados de la elección presidencial del 20 de octubre. Entonces Morales buscó la cuarta reelección continua desde que llegó al Palacio Quemado en 2006.  No había dudas que vencería con más del 40 por ciento de los votos. La interrogante estaba en  si superaría por más de un 10 por ciento al ex presidente Carlos Mesa, su más cercano rival.  De lograrlo sería electo presidente en primera vuelta obviando el balotaje. Después de una interrupción de  casi 24 horas en la fase final de la entrega de cómputos, por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Morales emergió con 47.08 por ciento de los votos contra Mesa con  36.51, logrando la codiciada ventaja de 10,56 puntos que le otorga un mandato hasta el 2025.

¡Fraude! proclamó al unísono la oposición que realiza, desde entonces, movilizaciones, paros, tomas de edificios fiscales y cortes de caminos a lo largo del  país.  Exigen nuevas elecciones y la renovación del TSE. El gobierno acusa intentos de golpe de estado apuntado a los llamados de ciertos grupos a la intervención de las Fuerzas Armadas. Morales dice que acatará el fallo de la OEA. Ello hace presumir que tiene seguridad que los comicios le fueron favorables.

Cuando los países entran en crisis afloran todas las fracturas que subyacen en la sociedad. En Bolivia ello viene de ocurrir. El Departamento de Santa Cruz, en el oriente del país ha tomado la voz cantante en la protestas. El titular del Comité Cívico regional cruceño Fernando Camacho, anunció el “punto final” del presidente Evo Morales. Se han atizado las acusaciones de racismo, un tema al que la mayoría de los bolivianos, incluido Morales,  de descendencia indígena son muy receptivos.

El Movimiento al Socialismo (MAS), la organización oficialista que postula a Morales recibió un severo castigo en los resultados parlamentarios. La fuerza de Morales ha descansado en su gestión económica,  Evonomics como algunos la llaman. Bolivia logró un crecimiento promedio de 5 por ciento y casi 4 para este año. Además, a diferencia de algunos países vecinos, logró una significativa distribución de la riqueza generada. Pero  Bolivia, como el resto de la región, sufre el impacto del fin del ciclo de los super precios de las materias primas. En el caso boliviano el daño lo ha provocado  la caída del precio del gas que exporta a Brasil y la Argentina. Esto ha mermado las arcas fiscales frente a una ciudadanía que empoderada exige mayores prestaciones. El desenlace a la crisis en curso está, hasta ahora, donde siempre debe estar: en las urnas.

Chile y la guerra sicológica.

October 24, 2019 Comments off

 

Por las redes sociales corren todo tipo de versiones falsas. Una de ellas busca explicar la violencia en Chile denunciando la presencia de agitadores extranjeros. Un militar chileno en retiro, un  oficial superior con amplios vasos comunicantes con las ramas de la defensa, postula vía WhatsApp que  Venezuela habría despachado entre cinco y seis mil agitadores. Este enorme contingente habría aprovechado el flujo de inmigrantes para ingresar al país. Se trataría, según esta versión, de individuos con preparación en combate urbano, inteligencia y sabotaje. Estos elementos tendrían la misión de destruir el transporte público, incluido el metro, afectar la red de energía eléctrica y otros blancos claves. Los infiltrados tendrían por meta política socavar  “el ejemplo de éxito del modelo neoliberal”  y cobrarle a Piñera su protagonismo en Cúcuta y el Grupo de Lima.  Una operación de semejante magnitud es cara, pero los recursos estarían disponibles gracias al tráfico de drogas.

Esta presencia sería, sin duda, uno de los secretos mejor guardados por el gobierno pues, según el autor del cuento, se habrían detectado alrededor de 700 de estos infiltrados, que ya fueron expulsados. En los días de protestas han sido detenidas cerca de dos mil personas. Ninguna de ellas ha sido presentada como parte de esta presunta brigada.

Otras fuentes citan como evidencia, de la participación de Caracas, un discurso de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, que dijo que lo que se está viendo en Chile y que también se vio en su momento en Argentina, Ecuador y Perú era “una brisita bolivariana”, la cual ahora se extenderá a Colombia y Brasil.  Cabello agregó en característico estilo metafórico: “Vamos para un huracán bolivariano, un huracán de los pueblos no lo detiene absolutamente nadie”. El Presidente Nicolás Maduro, por su parte, aclaró: “Ahora el pueblo de Chile se rebela y se levanta, y la derecha de Chile también dice que es culpa de Maduro. No es culpa de Maduro, es culpa del Fondo Monetario Internacional y del capitalismo salvaje”.

Hasta el momento no existe prueba alguna de la mentada infiltración. Es un recurso propagandístico que fue empleada en 1973 con la denuncia de la presencia en Chile de veinte mil combatientes cubanos. Una cantidad increíble de personas que se esfumaron, pues ni una sola fue exhibida en público por parte de la dictadura. Culpar a presuntos extranjeros es alimentar la inseguridad y la xenofobia. Permite alentar el militarismo y llamar a cerrar filas frente a una agresión extranjera. Es una narrativa tóxica de  alto poder corrosivo que pone en la mira a los venezolanos residentes. Es difícil desmentir lo que no existe.  El rumor es un arma favorita en el arsenal de la guerra sicológica.

Piñera daña la imagen de Chile

October 21, 2019 Comments off

 

Hace algunos días el Presidente Sebastián Piñera proclamaba: “Nuestro país es un verdadero oasis con una democracia estable, el país está creciendo…los salarios están mejorando”. El mandatario enumeró, en contraste, al grueso de los países de la región para concluir: “América Latina está convulsionada”, agregó que  algunas economías están en recesión, como la argentina y la paraguaya, otras estancadas como la brasileña y la mexicana. Otros experimentan crisis políticas como Perú y Bolivia (ninguna mención a Ecuador), mientras que Colombia vive el resurgimiento de las guerrillas de las FARC. Venezuela no figuró.

Este domingo Piñera cambió su diagnóstico de Chile: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”.  Aplica el dicho que una semana en política es una eternidad.

Los dichos presidenciales ocurren a las puertas de la reunión de los países de la Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico,  APEC, por su sigla en inglés,  en Santiago el 16 y 17 de noviembre. Más tarde, a comienzos de diciembre, está programada  la gran cita medioambiental de Naciones Unidas,  la COP 25. Ambos foros son destacados como grandes éxitos de la diplomacia chilena. Ellos, se ha señalado, deben consolidar la imagen de Chile como un país sólido y confiable.  Reforzando la imagen de “una buena casa en un mal  barrio”, un decir de moda hace algunos años. En La Moneda esperan, que si  todo marcha bien, el Presidente podría ceñirse los laureles de una figuración internacional.

El reto mayor es el encuentro de la APEC al cual se aspira que concurran tres de los máximos líderes mundiales: los presidentes de China, Xi Jinping, de Estados Unidos, Donald Trump y Rusia, Vladimir Putin. Existe la expectativa que, en  Santiago,  Washington y Beijing firmen una tregua en la disputa comercial entre ambos países que  tiene enorme impacto en la economía mundial.

El desplazamiento de los tres mandatarios citados es acompañado por las más severas medidas de seguridad.  Para evitar sorpresas los gobiernos respectivos despachan avanzadas, como se  llama a las inspecciones en la jerga diplomática, que verifican  las condiciones en el país. Los más estrictos  son los estadounidenses que, de acuerdo a algunas versiones,  ya habrían expresado dudas sobre Santiago como una sede adecuada dado los últimos acontecimientos. Las declaraciones de Piñera que “estamos en guerra”  choca,  de manera frontal,  con la imagen internacional que el país ha pretendido proyectar. Las tomas que recorren el mundo, de un país cuyas principales ciudades son patrulladas por militares con armas de guerra, refuerzan la  metáfora presidencial.  Un mensaje poco auspicioso para convocar a la comunidad internacional.

Terremoto en el Medio Oriente

October 17, 2019 Comments off

 

Una nueva guerra. La invasión turca al norte de Siria altera el conjunto del Medio Oriente.  Recep Tayyip Erdogan, el presidente turco, lanzó sus tropas para crear una “zona segura” destinada a cortar los vasos comunicantes  entre los kurdos sirios y sus pares turcos.  Busca además transferir millones de refugiados sirios, en su mayoría sunitas, al territorio que, según sus declaraciones, tendrá entre 30 y 35 kilómetros de ancho a lo largo de cientos de kilómetros de la frontera turco-siria. Desde ya cientos de miles de sirios kurdos han huido de la región de combate creando un desastre humanitario más. Si se concretase el traspaso de los refugiados se plantarían las semillas de una nueva causal bélica.

Erdogan fue un partidario entusiasta de la guerra civil iniciada en 2011. Su propósito, junto a Estados Unidos y las monarquías árabes, era desbancar al  actual Presidente sirio Bashar al Asad, un filo chiíta aliado a Irán. En Ankara, la capital turca, aspiraban a implantar un gobierno sunita afín. La victoria sería un peldaño en el ascenso de Erdogan como el gran líder islámico del mundo sunita, que representa el grueso del mundo musulmán. Para la sorpresa de muchos, gracias a la decisiva ayuda rusa e iraní, Asad derrotó a sus adversarios. Esto forzó al gobierno turco a pasar a un plan B: establecer una franja que separe el país de Siria.

Mientras el Estado Islámico sembraba el terror ocupando una gran porción de Siria e Irak, destinado a constituir la base de un nuevo estado, un califato en su vocabulario, los kurdos se erigieron como una sólida barrera a las atrocidades de los yihadistas. En esa lucha se fraguó una alianza estrecha entre Estados Unidos y los  kurdos, en especial en Irak donde había un importante despliegue de tropas estadounidenses. En Siria el contingente norteamericano frustraba los planes turcos de una intervención anti kurda. Todo cambió con la destrucción territorial del califato.

El Presidente Donald Trump prometió en su campaña electoral el retiro de sus tropas de varios países, con Siria entre ellos. Sin la amenzaa del Estado Islámico Trump consideró que había llegado la hora de levar anclas. Sabía que ello equivalía a dar luz verde a los planes turcos y librar a sus aliados kurdos a su suerte.

Hay un decir que toda política exterior es doméstica en última instancia. Trump piensa en las elecciones de 2020 y cómo el retiro de tropas será recibido por el electorado. Erdogan ha galvanizado al pueblo turco tras su campaña militar en momentos que flaquea su popularidad. Hasta el momento los grandes ganadores son Asad y el Presidente ruso Vladimir Putin que emerge como una figura decisiva en el Medio Oriente. Las monarquías árabes han tomado debida nota. Una región, en todo caso, donde la situación puede cambiar de una semana a la siguiente.

El drama kurdo.

October 10, 2019 Comments off

 

El Presidente Recep Tayyip Erdogan  proclamó: “No permitiremos que ningún grupo terrorista establezca campos en el norte de Siria y amenace a Turquía”. Los terroristas en cuestión son los kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Una milicia que controla buena parte del norte del país. La advertencia de Erdogan se materializó esta semana con duros  bombardeos aéreos y de artillería contra efectivos kurdos en territorio sirio. A la par, tropas turcas cruzaron la frontera para establecer una “zona de seguridad” El objetivo es crear una franja de unos 30 kilómetros de ancho a lo largo de la frontera entre ambos países. El nuevo territorio permitiría a Turquía  impedir que los efectivos de las FDS cooperen con los guerrilleros kurdos, del izquierdista PKK, que combaten, desde hace tres décadas, contra las autoridades  turcas al interior del país.  Alrededor de 14 millones de la población turca, que en total suma 80 millones,  es de ascendencia kurda y muchos de ellos denuncian que son  discriminados por el gobierno de Ankara. Un segundo objetivo será trasladar la mitad de los cuatro millones de sirios refugiados en Turquía a la futura “zona de seguridad”. Hecho que, de concretarse, creará una nueva realidad en territorios poblados por kurdos.

El drama del pueblo  kurdo, que suma unos 30 millones de personas, es su dispersión en varios países.  Un importante segmento de ellos pugna, desde hace más de un siglo, por crear un Estado independiente: el Kurdistán. Estos montañeses, cuya existencia se remonta a seis siglos antes de nuestra era, nunca han podido cuajar en una entidad política. En Siria los kurdos alcanzan a los dos millones, en Irán son seis millones y una cifra similar vive en Irak.  Hay además una diáspora de unos dos millones con la mayoría de ellos radicados en Alemania

Distintas guerras en el Medio Oriente han abierto espacios a las reivindicaciones kurdas que son consideradas como separatistas, enemigas de la soberanía nacional, por sus varios países de residencia. Cualquier intento por brindarles ayuda es calificado como una intrusión en sus asuntos internos. Los kurdos, por su parte, han hecho alianzas y combatido contra diversos regímenes de la región. En la actualidad existe un virtual Estado kurdo independiente al norte de Irak que cuenta con los recursos de abundantes yacimientos petroleros y dispone de fuerzas armadas llamadas Peshmergas. Los kurdos iraquíes respaldaron la lucha de sus compatriotas sirios, junto a Estados Unidos, contra el Estado Islámico.

Comienza ahora  un nuevo capítulo de violencia en Siria. Tras ocho años de guerra civil, con cerca de medio millón de muertos y casi la mitad de su población desplazada, la ansiada paz sigue distante. El desenlace de la invasión turca es incierto.

El derecho a reparar y medio ambiente.

October 3, 2019 Comments off

 

Pocos escapan a la odiosa experiencia de ver  una tostadora, un hervidor, o una lavadora descompuesta tras escaso uso. Ello, a menudo, poco después que ha expirado la garantía. Con frecuencia la reparación es apenas algo más barata que la compra de un nuevo electrodoméstico. Además, es frecuente no encontrar repuestos para los modelos averiados.

Los fabricantes recurren al eufemismo de la  “obsolescencia programada” para aludir a la corta vida de sus productos.  Pero, ya que la duración es calculada de antemano el plazo debería estipularse en una etiqueta que advierta al comprador. Una encuesta realizada en la Unión Europea (UE) indicó que más del 90 por ciento de los consumidores era partidario de una nota  que diga, por ejemplo, “programado para 12 años de uso”.

Esta semana la UE viene de aprobar nuevas normas que obligan, a partir del 2121,  a las empresas a comercializar productos más duraderos. Además,  tendrán que asegurar repuestos para lavadoras y refrigeradores durante diez años después de la venta. Junto con ello deberán mejorar la eficiencia energética  y el consumo de agua para las lavadoras y los lava vajillas. Los nuevos estándares  permitirán ahorrar  más de 700 millones de metros cúbicos de agua al año al viejo continente.  En total cada europeo podría ahorrar unos 120 mil pesos anuales para el año 2030 y evitar la emisión de 46 millones de toneladas de CO2 al cabo de la década.

El descarte de aparatos electrónicos por “obsolescencia”, que consumió una enorme cantidad de energía para su producción, generó a nivel mundial unas 45 millones de toneladas de desechos en 2016, se estima que para  2121 alcanzarán a las 52 millones de toneladas. En términos gráficos, ello equivale a 4.500 torres Eiffel erigidas con  materiales descartados.

La demanda ciudadana por el “derecho a reparar” viene de Estados Unidos donde los automovilistas  lograron una ley, en 2013,  que obligó a las empresas  automotrices a publicar manuales y disponer de repuestos para que los propietarios reparasen sus máquinas. En la actualidad unos 20 Estados  preparan normas para garantizar que los usuarios puedan arreglar sus aparatos electrodomésticos.

El movimiento por el “derecho a reparar” se enmarca en la corriente anti consumista que lucha contra el derroche en todos los ámbitos. Con la crisis climática en mente es imperativo  limitar, donde se pueda, las emisiones de gases de efecto invernadero. Las nuevas normas de la UE muestra que las campañas sociales pueden lograr importantes cambios en las regulaciones de los gobiernos.  El cambio de actitud desde el desechar al remendar vale tanto para los ciudadanos, las autoridades como las empresas. Un modelo digno de seguir.