Round para Corea del Norte.

June 14, 2018 Comments off

No bien volvió desde Singapur a Estados Unidos el Presidente Donald Trump tuiteó para tranquilizar  a sus compatriotas: “Todos pueden sentirse más seguros que el día que asumí la presidencia”… “Ya no hay una amenaza  nuclear de Corea del Norte”. ¿Alguna vez la hubo? Lo concreto es que los norcoreanos realizaron una serie de detonaciones atómicas y lanzaron una serie de cohetes de largo alcance. Pero de allí a  que contasen con armas nucleares operativas, capaces de alcanzar Estados Unidos continental, había  un largo trecho. Ello no impidió a Pyongyang amenazar, en más de una oportunidad, con despachar una ojiva  en caso de ser atacados.

Los que deberían suspirar aliviados son los surcoreanos.  Seúl, la capital de Corea del Sur,   está a escasas decenas de kilómetros de la frontera y  al alcance de la artillería convencional norcoreana.  Durante una visita a Seúl, hace un par de años en que subió la tensión entre ambas coreas,  pude apreciar cómo la gente seguía con sus vidas con absoluta normalidad. “Estamos acostumbrados a los berrinches e nuestros vecinos” era, con pocas variaciones, la respuesta de los consultados. De hecho la iniciativa de paz en curso, que debería llevar a la  desnuclearización de la península, fue iniciada por el Presidente Moon Jae-in. Los lanzamientos de cohetes  fueron correctamente leídos por Moon como el deseo de los norcoreanos por abrir negociaciones.

El Presidente norcoreano Kim Jong-un debe sentirse muy satisfecho luego de su encuentro en Singapur con su par estadounidense. Por lo que ha trascendido Trump ofertó dos días para las conversaciones pero Kim replicó que solo disponía de un día. En las escasas horas que pasaron juntos el dictador norcoreano logró dos concesiones mayores de Washington. Una fue la suspensión de los ejercicios militares realizados dos veces al año por decenas de miles de tropas estadounidenses y surcoreanas. Trump admitió que los juegos de guerras eran provocativos. Además señaló que las maniobras militares eran caras y que su paralización permitiría ahorrar dinero. Argumentación novedosa proveniente de un gobierno que viene de incrementar el gasto bélico. La segunda señal favorable para Kim fue el anunció de la voluntad de retirar los cerca de treinta mil efectivos estadounidenses estacionados en forma permanente en Corea del Sur. Ello, si, en un plazo por determinar y dependiendo de como marche el proceso de desarme. La oferta va en la dirección contraria a la tendencia actual de reforzar la presencia militar del Pentágono en Asia de cara a China.

Era previsible que Kim y Trump volverían proclamándose los vencedores del insólito encuentro. Los norcoreanos se congratulan pues estiman que gracias a su poderío militar lograron sentar, en igualdad de condiciones, a un  pequeño y frágil país con el Presidente de la primera superpotencia. Trump, por su parte, debe aspirar a no sr menos que el Presidente Barack Obama y conseguir un Premio Nobel de la Paz. Es muy improbable que lo logre. Si alguien lo merece es Moon, el tesonero y hábil mandatario surcoreano que ha dedicado su vida política a mejorar las relaciones entre ambas coreas.

Advertisements

Google y las armas autónomas.

June 6, 2018 Comments off

 

La autonomía de las máquinas, robots si se prefiere, cobra un protagonismo cada vez mayor. Día a día escuchamos de los avances  del vehículo sin chofer y la presencia creciente de los drones. La semana pasada, sin gran publicidad, tuvo lugar un hecho trascendental. Google decidió terminar un contrato con el Pentágono. Ello porque un puñado de sus empleados renunció a la empresa mientras otros firmaron peticiones para la cancelación del proyecto denominado Maven.

El temor de numerosos operadores de sistemas e intelectuales apunta a la incorporación de inteligencia artificial a sistemas de armamentos. En el caso de Maven se busca mejorar la capacidad de reconocimiento de los drones.  Por ejemplo, identificar el tipo de vehículos filmados así como otros objetos de relevancia bélica. Las cámaras de los aviones no tripulados al igual que los drones captan enormes volúmenes de imágenes que consume muchas horas de revisión. Para aligerar el trabajo de los analistas, y ganar en los tiempos de respuesta,  los militares pidieron la colaboración de Google que cuenta con sistemas avanzados de reconocimiento visual.

Los firmantes de la petición para terminar con Maven escribieron a la dirección de la empresa: “Este contrato pone en riesgo la reputación de Google pues está en directa oposición a sus valores centrales.  Producir esta tecnología para ayudar al gobierno de Estados Unidos en la vigilancia militar- con resultados potencialmente letales – es inaceptable”.

Setecientos académicos, por su parte, respaldaron a los objetores de conciencia de Maven señalando, en una carta abierta,  que el proyecto dejaría a los militares “a un paso de autorizar drones autónomos para matar en forma automática, sin supervisión humana relevante”.

El proyecto Maven es diminuto, 70 millones de dólares, si se considera que el Pentágono destinó 7.400 millones de dólares en 2017  a sus áreas relacionadas con la inteligencia artificial. Google declaró que terminaría el proyecto en junio del próximo año. No ha descartado, sin embargo,   participar en investigaciones similares en el futuro.

Los temas éticos, sobre  la cooperación de las plataformas que albergan las redes sociales y los servicios de inteligencia, ganaron notoriedad con las denuncias del ex agente Edward Snowden. Más recientemente Cambridge Analytica y su cooperación con Facebook ha despertado suspicacias sobre este último servicio.

 

 

Hasta hace poco el eslogan de Google era más bien pesimista pues rezaba: “Don`t be evil” o  “No seas malvado”. Con la conversión de la empresa a Alphabet, el mega paraguas que contiene a Google y otras compañías de la misma matriz,  el eslogan es más positivo: “Do the right thing”, “Haz lo correcto”. En su declaración principios Google insta a sus empleados: “si ves algo que crees no está bien, ¡di algo!”.

En qué momento un programador o un científico tiene la obligación de protestar y negarse trasgredir principios en los cuales cree. Uno de los objetores de conciencia estimó que Google alcanzó un punto de inflexión y escribió: “La hora de protestar es ahora o nunca”.

Venezuela en un callejón sin salida.

May 24, 2018 Comments off

 

Las elecciones son una válvula de escape para las tensiones políticas. Es el mecanismo democrático para dirimir las diferencias. Esa es la teoría. En los hechos ocurre que en casos de alta polarización, como el que vive Venezuela, decae la confianza en la objetividad del proceso electoral.

Los resultados de la elección, del domingo 20, constituyen un éxito neto para Nicolás Maduro y sus seguidores bolivarianos.  Votaron casi diez millones de electores, 46 por ciento del padrón electoral. Maduro acaparó 67 por ciento de las preferencias.  El ex chavista Henri Falcón obtuvo 21 por ciento de los votos. Más atrás Javier Bertucci,  un  pastor evangélico, remató con 11 por ciento.

Los principales partidos opositores, agrupados en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), estuvieron muy cerca de recoger el guante y presentar un candidato. Pero a último minuto, asesorados por Washington, optaron por no participar. Justificaron su postura denunciando que no había garantías suficientes. Las quejas tienen fundamento pero el objetivo de la marginación  apuntaba a restarle toda legitimidad al régimen.

La experiencia enseña que restarse  de los procesos electorales suele perjudicar a los que se ausentan de las urnas. Así lo demuestra un estudio de la estadounidense Brookings Institution que analizó 171 procesos electorales en que una de las partes llamó a boicotear la elección.  Chile, en un sentido inverso,  es un ejemplo muy citado: el grueso de la oposición decidió participar en el plebiscito de 1988. Ello bajo dictadura y  en condiciones bastante más adversas a las que enfrenta la MUD. La mayoría de los chilenos optó por la democracia. La abstención conduce, a menudo,  a la irrelevancia política.

El gobierno venezolano ha ganado un respiro en el plano político. No así en el económico. Es difícil imaginar cómo enfrentará una inflación que el Fondo Monetario Internacional anticipa que alcanzará trece mil por ciento en 2018.  El país carece de reservas para cubrir su deuda internacional. Ello impide a las   industrias importar maquinarias y materias primas. Más allá de la guerra económica denunciada por Caracas la gradual paralización obedece a la ausencia de divisas.

Si lo anterior no fuese suficiente ahora Venezuela enfrenta un oscuro cuadro internacional. Con Estados Unidos a la cabeza se perfila un cerco económico. Tras las elecciones, en palabras que anticipan un cambio de régimen, el Presidente Donald Trump dijo: “He tomado medidas para evitar que el régimen de Maduro liquide los activos (…) que el país necesitará para reconstruir su economía. Ese dinero le pertenece al pueblo venezolano”. Mike Pompeo, el secretario de Estado, señaló el domingo que  “La farsa electoral (en Venezuela) no cambia nada”. En realidad el panorama  internacional empeora para Caracas. Los 28 países de la  Unión Europea y  14 países latinoamericanos, integrantes del Grupo de Lima, tampoco reconocen los resultados de los comicios. Venezuela enfrenta un cuadro sombrío con un gobierno cercado y una oposición incapaz de abrirse paso.

Corea y el factor Bolton.

May 17, 2018 Comments off

 

El Presidente Donald Trump ya sacaba cuentas alegres sobre el éxito de su manejo frente a Corea del Norte. A fin cuentas había logrado la suspensión de ensayos nucleares y lanzamientos de cohetes intercontinentales.  También logró la libertad de tres estadounidenses encarcelados por Pyongyang. Tal era el optimismo de Trump que  ya clamaba por el Premio Nobel de la Paz. En sus palabras: “Todo el mundo cree que lo merezco,  pero yo nunca diría eso”.

Pero, de pronto, el promisorio proceso que apunta a la desnuclearización de la península coreana está en suspenso. En primer lugar Pyongyang postergó una reunión de alto nivel con Seúl.  Los norcoreanos denunciaron el carácter agresivo de los ejercicios  militares Max Thunder, llevados a cabo entre Estados Unidos y Corea del Sur. Entre el centenar de aviones participantes en las maniobras figuran bombarderos B-52  con capacidad para lanzar armas nucleares. Además de aviones “stealth”, F-22, de difícil detección radárica, ideales para un ataque de “decapitación” del gobierno de Kim Jong-un. Mas tarde fue puesto en duda el encuentro entre los dos presidentes,  previsto para el 12 de junio en Singapur.

Al parecer los norcoreanos estiman que han hecho gestos de buena voluntad que pudieron ser reciprocados, por ejemplo,  con un menor despliegue de poderío aéreo. Trump, por su parte, cree que  sus adversarios fueron obligados a buscar el diálogo gracias, precisamente, a su firmeza. La aplicación de duras sanciones y un vasto despliegue militar  llevaron al aparente ablandamiento de Pyongyang. Es lo que Washington denomina la política la “máxima presión” y que seguirá vigente hasta garantizar el desmantelamiento total y verificable del arsenal nuclear y coheteríl norcoreano. Solo entonces serán levantas las medidas punitivas.

Aquí entra el protagonismo del recién nombrado John Bolton como Asesor de Seguridad Nacional de Trump. Hace 15 años Bolton, funcionario del gobierno de George W. Bush,  propició la invasión de Irak. Hay un amplio consenso en Washington que la operación constituyó un severo yerro estratégico Algo que Bolton no comparte. A su juicio el empleo de la fuerza militar para lograr  un “cambio de régimen” es eficaz frente a gobiernos considerados como una amenaza para Estados Unidos. Según Bolton entre los países en que debía emplearse la fuerza, como en Irak, figuraban: Siria, Irán y Corea del Norte. En una entrevista concedida por Bolton,  el 3 de septiembre del año pasado, señaló que era necesario: “Acabar con el régimen norcoreano”  y golpear primero. Abundó: “Hemos perdido el tiempo con Corea del Norte durante 25 años, y seguir perdiéndolo  aún más solo empeorará las cosas”. Para agravar  el cuadro Bolton viene de señalar que el mejor modelo a seguir es el aplicado en Libia. Allí Muamar Gadafi renunció a un incipiente programa nuclear en el año 2003. En 2011 fue depuesto merced a los bombardeos de la OTAN  que respaldó una rebelión en su contra. El líder libio fue rastreado por servicios de inteligencia occidentales y baleado por rebeldes en una zanja.   La mera mención al ejemplo libio motivó un comunicado norcoreano de rechazo y que motejó a Bolton de “repugnante”.

El conflicto con Corea del Norte entra en una fase de peligrosa incertidumbre. Si fallan las negociaciones en curso es probable que Bolton, a quien Trump le presta oídos,  tenga la última palabra.

Trump con todo contra Irán.

May 10, 2018 Comments off

 

Washington tiene una meta frente a Irán: lograr un cambio de régimen en Teherán o al menos forzarlo a abandonar sus objetivos políticos. Esa es la razón por la cual Estados Unidos dejó el Tratado Nuclear, alcanzado junto a las mayores potencias occidentales además de Rusia y China. El propósito del acuerdo con Irán era impedir que el país desarrollase una bomba atómica. Nueve inspecciones realizadas por Naciones Unidas, desde 2015, dieron fe que Teherán  cumplía con lo acordado. Ello no bastó para el Presidente Donald Trump que no ahorró adjetivos para descalificar el acuerdo.

En su discurso, este martes 8, Trump lanzó una andanada de acusaciones contra el gobierno iraní. Lo acusó de ser una de las principales causas de la inestabilidad en el Medio Oriente, de atizar la guerra en Siria y Yemen, de apoyar a una variedad de organizaciones terroristas. Incluso en cuanto a lo último lo culpó de respaldar  a los talibanes en Afganistán. En rigor los talibanes recibieron ayuda estadounidense a través del ISI, el poderoso servicio de inteligencia paquistaní.

La pregunta es por qué los europeos y el resto del mundo, con la excepción de Israel y el grueso de las monarquías dictatoriales árabes, no perciben a Irán como una amenaza. El motivo es que lo qué está en juego en el Medio Oriente es la hegemonía política de la región. Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel apostaron fuerte por acabar con el régimen de Bashar al Asad en Siria. La guerra concluye con una victoria de un gobierno al cual sus adversarios le vaticinaban apenas algunas semanas. A Irán se le imputa respaldar a los rebeldes hutíes  en Yemen pero es la fuerza aérea Saudita, con respaldo estadounidense, la que bombardea en forma cotidiana al pequeño país causando miles de muertes de civiles.

Trump señaló que Estados Unidos no puede vivir bajo la amenaza de un régimen como el iraní dotado de armas nucleares. Las agresiones suelen encubrirse bajo nobles principios humanitarios o incluso para la preservación de la paz. Sadam Hussein fue depuesto por la falsa amenaza de armas de destrucción masiva.  Muammar Gadafi fue atacado para impedir una masacre en el este del país. Ahora la ofensiva contra Irán es presentada como una contribución a la seguridad del mundo. Aunque Teherán destruyera sus instalaciones nucleares el acoso no cesaría porque no es ese el motivo de las medidas restrictivas que Estados Unidos volverá imponer.  Trump ha advertido que aplicará sanciones directas, a sus empresas e instituciones financieras, y también secundarias,  que afectaran a cualquier compañía de terceros países que comercie con Irán y Estados Unidos.

 

El cerco a Irán, como lo demuestran estadísticas de  restricciones anteriores, afectaran de manera vital al gobierno y el pueblo iraní. Está por ver si este castigo favorecerá a los moderados seguidores del Presídente Hasan Rohani o a los sectores más duros de los Guardias Revolucionarios. Si éstos últimos tomasen el control cabe anticipar una creciente actividad bélica en varios países de la región. La apuesta de Trump es en sus palabras: “El hecho es que ellos querrán hacer un nuevo y duradero acuerdo”. En sus términos, claro.  El tiempo dirá.

El amargo fin de la ETA

May 3, 2018 Comments off

 

En España la organización Euskadi ta Askatasuna (País Vasco y Libertad, ETA) anunció  la disolución “completa de todas sus estructuras”. Culmina así un proceso, iniciado en 1959, que se inscribió en la lucha del pueblo vasco contra la represión física, cultural y lingüística del régimen franquista. En sus albores  la ETA contó con simpatías en sectores del conjunto de la sociedad española. La organización  postuló su ambición de lograr un “Estado socialista vasco independiente” que reunificara las provincias vascas  españolas y francesas. La lucha inicial fue proyectada como un movimiento de liberación nacional de carácter socialista revolucionario. Su primera acción terrorista fue el asesinato de un guardia civil en 1968, una línea de ataques que fue ampliada a militares, políticos y funcionarios públicos. El golpe más impactante fue el asesinato del almirante Luis Carrero Blanco, el delfín  del dictador Francisco Franco, en diciembre de 1973.

La muerte de Franco, en noviembre de 1975, cambió de manera radical  las condiciones en España. Con el avance del régimen democrático fue posible un debate para devolver diversos grados de autonomía a ciertas regiones del país. ETA mantuvo, sin embargo,  su campaña de lucha armada en el centro de su estrategia. Ello le valió una serie de quiebres y la salida del grueso del ala   progresista.  En forma creciente la organización asumió una postura netamente nacionalista y militar. El año de mayor actividad terrorista fue 1980, cuando ETA  asesinó a 118 personas.

La réplica del Estado español fue siempre dura. Ya bajo Franco operaban grupos paramilitares que identificaban a militantes o cercanos a la ETA. Fue el caso de los Guerrilleros de Cristo Rey, el Antiterrorismo-ETA (ATE) y la Alianza Apostólica Anticomunista (AAA), grupos que mataron a decenas de etarras o sospechosos de serlo. En democracia las cosas no cambiaron mucho, pues bajo el gobierno del socialista Felipe González  (1982-1993) comenzaron las operaciones de los llamados Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), que entre 1983-1987 asesinaron a 67 activistas o simpatizantes e hirieron de gravedad a otros 200. Los GAL fueron presentados como una respuesta desesperada de la sociedad vasca. En 1995, lo que era un secreto a voces se hizo público: la campaña contraterrorista de los GAL era obra de los servicios secretos españoles. Hay más de cuatro mil denuncias  de torturas de separatistas.

En sus atentados, entre 1968 y 2010,  ETA asesinó más de 800 personas, el grueso de ellas, 443, fueron guardias civiles

El balance para los etarras es amargo. No consiguieron imponer sus condiciones. Quedaron aislados a nivel internacional. Fueron derrotados militarmente. Encuestas recientes señalan que un magro 15 por ciento de los consultados respalda la independencia del país vasco. Después de cada atentado decenas de miles de personas salían a protestar contra una campaña que percibían como insensata.  Así la ETA perdió gravitación y relevancia política. Ello contrasta con los separatistas catalanes, que jamás dispararon un tiro, pero obtuvieron cerca  del 50 por ciento de las preferencias en los últimos comicios.

Nicaragua: la gota que colmó el vaso.

April 26, 2018 Comments off

 

El estallido social que sacude Nicaragua fue sorpresivo por su violencia inusitada. En escasos cinco días murieron al menos 25 personas y cientos resultaron heridas. Esto en un país que destaca frente a Honduras, El Salvador  Guatemala o México por su bajo nivel de violencia. Un desastre natural, sin embargo, sacudió a los tranquilos nicaragüenses.

A comienzos de abril comenzó un incendio en el bosque tropical próximo a la frontera con Costa Rica. Las llamas se propagaron por la Reserva Biológica Indio Maíz, una de las mayores de Centroamérica.    La situación se vio agravada por árboles caídos a causa de huracanes recientes  que proveían abundante material combustible. Costa Rica ofreció ayuda para combatir el fuego pero Managua la rechazó por mero orgullo nacional. El hecho es que ardieron más de cinco mil hectáreas. El torpe manejo de la situación causó malestar y manifestantes salieron a las calles para criticar al  gobierno.

No se habían extinguido las llamas cuando el Presidente Daniel Ortega anunció, el 16 de abril, que incrementaría las contribuciones para los fondos de pensiones a la par que reduciría el monto de las mismas. Esto gatilló una respuesta masiva de rechazo a lo largo del país. Decenas de miles de personas se echaron a las calles exigiendo que la medida fuese revocada. Frente a la protesta el gobierno desencadenó una virulenta represión contra lo que Ortega denominó bandas de “pandilleros manipulados”.  Llamativa resultó la irrupción de grupos civiles, armados con barras de hierro y cadenas, que agredieron a los opositores.

En Managua, la capital, uno de los blancos favoritos de los manifestantes fueron los llamados “árboles de la vida”. Son estructuras metálicas de entre 15 y 20 metros de altura, que en formas estilizadas, con diversos motivos multicolores y luminarias simulan árboles gigantes. Estos ornatos urbanos comenzaron a instalarse en el año 2013 y en la actualidad suman unos 140 y están asociados con el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional. En particular se les vincula con la vice Presidenta Rosario Murillo, esposa del Presidente Ortega. El derribo de varios “árboles” es entendido como un acto deliberado de agravio a Murillo, apodada la Chayo, que según declaró Ortega en la presidencia “la Rosario es 50 por ciento y Daniel, 50 por ciento”.

En un gobierno caracterizado por el nepotismo la inclusión de Murillo en la vicepresidencia, en 2017, es un mecanismo para asegurar la sucesión. Ello en caso que Ortega no concluya su mandato. En todo caso el país ha tenido un buen desempeño económico con un crecimiento superior al cuatro por ciento. Una dificultad mayor es el alza de los precios del petróleo. Más de la mitad del crudo consumido por Nicaragua provenía desde  Venezuela a precios preferenciales.

Algo ha cambiado en el país y el gobierno tendrá que tener en cuenta la opinión pública como  no lo había hecho hasta ahora. Ortega ha anulado las medidas que afectaban a las pensiones. Ahora se declara abierto a negociar con diversos sectores, en particular con el empresariado. Un primer paso para recuperar la legitimidad pérdida.