Archive

Posts Tagged ‘Hamas’

Gaza sin vencedores.

August 28, 2014 Comments off

Es una vieja máxima de la guerra disimular las derrotar y ampliar las victorias. Los manuales de guerra dedican capítulos a la conveniencia de maquillar la realidad para lograr una imagen de triunfo.  El general francés André Beaufré escribió al respecto: “Las operaciones  han de ser llevadas con la preocupación constante de conseguir un efecto psicológico  en el enemigo y la población. Los fracasos han de ser ocultados y compensados con éxitos más importantes.” 

En Gaza viene de entrar en efecto un cese al fuego indefinido tras 50 días de de conflicto. La reacción de los milicianos de Hamás fue volcarse a las calles y disparar sus armas al aire para celebrar lo que consideran una victoria. La balacera fue de tal magnitud que murió una persona y 50 quedaron heridas alcanzadas por los proyectiles. En forma más reservada el gobierno israelí proclamó que había logrado sus objetivos. Lo real es que la asolada Franja sufrió un castigo descomunal. 2.200 muertos, la mayoría de ellos civiles según Naciones Unidas. El ejército israelí tiene otra versión: más de la mitad correspondería  a milicianos islamistas. Más de diez mil heridos y  más de cien mil personas perdieron sus hogares. En Israel se registraron 70 muertos de los cuales 64 fueron soldados. Las zonas próximas a Gaza vieron una ola de personas que se alejaron del peligro de túneles y disparos de morteros.

El texto del cese al fuego propuesto por Egipto no contiene nada realmente nuevo. Los términos son similares a  iniciativas anteriores. Se habla de una apertura de los cruces fronterizos para permitir el paso de ayuda humanitaria. De allí a la libertad de movimiento exigida por Hamás hay una gran distancia. La posibilidad de contar con un puerto y un aeropuerto quedó sujeta a negociaciones futuras al igual que la liberación de prisioneros palestinos. Uno de los avances concretos fue la ampliación de la zona marítima en que se permitirá la pesca a los gazatíes. Los israelíes, por su parte, tienen la sensación que dieron una paliza a sus adversarios pero nada ha cambiado. Esta guerra  sería una más, la novena, que libran contra algún vecino. Muchos se preguntan cuánto tiempo tomará antes que deban enfrentar la siguiente. Así como están las cosas no hay un vencedor sino que, en realidad,  todos perdieron.

Los términos del cese al fuego indefinido son  una base para concluir la fase activa de la guerra. Pero, en realidad, las condiciones para una solución de largo plazo son más frágiles que hace un par de meses. Las muertes y la destrucción sembraron amargura y desconfianza. Las negociaciones para pasar del cese al fuego a un acuerdo estable será un proceso duro y peligroso.

 Lo que piden los bandos.

Hamás exige el fin definitivo al bloqueo y los controles fronterizos de Israel y Egipto. Poder contar con un puerto y un aeropuerto. En 1998 fue construido el aeropuerto internacional Yasser Arafat en Gaza, con donaciones internacionales y operado por la Autoridad Nacional Palestina (ANP),  pero fue  destruido en un ataque israelí en 2001.

Israel demanda la desmilitarización total de la Franja. Este proceso debe contar con mecanismos de inspección internacionales. Todos los accesos a Gaza deben ser controlados por la ANP. No habrá aeropuerto ni puerto aunque sobre este último hay mayor flexibilidad. Todos los proyectos de construcción serán controlados por la ANP. La reconstrucción debe contar con supervisión internacional.

 

 

La guerra de Gaza

July 25, 2014 Comments off

La “Operación Margen Protector”, lanzada por Israel contra Hamas hace más de dos semanas, ha derivado en una guerra abierta. El estado hebreo tiene en terreno a 75 mil efectivos. Hamas, por su parte, lucha con sus estimados 50 mil combatientes. Los muertos y heridos aumentan por decenas y centenas a diario. Israel saca partido a su absoluta superioridad de poder de fuego y recursos técnicos. Hamas presenta una tenaz resistencia explotando la movilidad de una vasta red de túneles y el conocimiento de cada palmo de terreno. Lo real es que la diminuta Franja de Gaza, con sus 1,8 millones de habitantes, está convertida en un campo de batalla. Las fuerzas armadas israelíes han declarado que 44 por ciento de la Franja es ahora una zona militarizada e insta a los civiles a abandonarla. Los atacantes buscan despejar un área de tres kilómetros desde la frontera israelí. Pero la Franja tiene un ancho que oscila entre cinco y nueve kilómetros.
El antagonismo entre Israel y Hamas alcanza todos los campos, incluida la apreciación sobre el curso de la guerra. Los comandantes israelíes señalan que han cumplido con sus objetivos iniciales: han dado con el grueso de los túneles y han degradado la capacidad de combate de sus enemigos. Ahora esperan la orden para asaltar el centro de mando y control de Hamas que estaría situado en el corazón de Gaza City.
Jaled Meshaal, el líder político de Hamas, declaró en Catar que las cosas iban bien para sus hombres que pueden resistir el asalto por un largo tiempo. Meshaal dijo que “En Gaza observamos que las fuerzas israelíes son lentas y torpes. Nuestra fuerzas son móviles y flexibles, incluyendo nuestros cohetes que pueden ser trasladados rápidamente de un lugar a otro”.
En las guerras como en las elecciones no hay perdedores. Lo que definitivamente no se vislumbra es un ganador. Ninguno de los dos bandos, por razones diferentes, puede sostener el conflicto por muchos días más. Los palestinos de Gaza habrán sufrido un feroz castigo. Pero Israel no podrá impedir que, como en el pasado, Hamas reconstituya su capacidad de combate y producción de cohetes. No por mucho repetirlo deja de ser cierto: el conflicto israelo-palestino no tiene una solución militar. El drama es que un arreglo político no aparece posible con los líderes actuales de ambos bandos. Los ultranacionalistas israelíes del gobierno de Banjamín Netanyahu han bloqueado todo intento serio de creación de un Estado palestino viable. Los islamistas de Hamas, por su parte, ni siquiera reconocen el derecho a existir de Israel. Este abismo es el que hace temer que esta guerra de Gaza concluirá sin resolver nada y, peor aún, habrá causado más dolor y odio.

Gaza en la mira

July 13, 2014 Comments off

 

Los ataques y represalias, imposible distinguir uno del otro,  están a la orden del día. Los milicianos de la organización islamista  Hamas disparan sus cohetes cuyo alcance ya cubre la mayoría del territorio de Israelí pero aún carecen de puntería. La fuerza aérea y la armada israelí, por su parte, bombardean posiciones a lo largo y ancho de la franja de Gaza y sus descargas si alcanzan los blancos. Las bajas palestinas, entre las que los civiles superan los dos tercios, suben día a día.

La violencia fue desencadenada por el secuestro de tres adolecentes israelíes que fueron asesinados. Más tarde un joven palestino corrió la misma suerte a manos de civiles israelíes que lo torturaron antes de quemar su cuerpo. Los atroces crímenes hicieron hervir la sangre en ambos bandos. El gobierno  israelí acusó a Hamas de ser la responsable del secuestro de sus nacionales y que pretendía canjearlos por prisioneros palestinos. Esto dio pie para una masiva  represión en los territorios ocupados de Cisjordania. Las autoridades israelíes temían además que la reconciliación entre Hamas y la Autoridad Nacional Palestina facilitase el activismo político de los milicianos islamistas.

El enfrentamiento entre Hamas e Israel es sorprendente por la ocasión. Los islamistas conocen mejor que nadie el colosal desbalance bélico que existe a favor de Israel. Hamas, que es la rama palestina de los Hermanos Musulmanes, sufrió un revés estratégico cuando el Presidente Mohamed Morsi fue depuesto en julio de 2013 por los militares. Desde entonces el ejército egipcio coopera con  israelí para mantener el cerco al conjunto de la Franja de Gaza.  El mundo árabe tiene su atención puesta en los conflictos que sacuden a Siria e Irak. Ello deja a los combatientes palestinos huérfanos de apoyos regionales.

En lo que toca a Israel su primera preocupación es, desde hace algún tiempo, lo que ocurre con el programa nuclear iraní. La posibilidad de que los iraníes fabriquen armas atómicas, cosa que los israelíes afirman y los iraníes niegan, es considerada por el gobierno de Benjamín Netanyahu como la mayor amenaza estratégica contra su país. En estas circunstancias las fricciones con Hamas son vistas como un elemento distractor. De hecho la Operación Margen Protector para la que han sido convocados  millares de reservistas ha sido lenta. Por norma las fuerzas armadas no avisan sus ataques y todos suelen enterarse cuando ya están en curso. En el caso de la Franja de Gaza se trata de un enfrentamiento entre una poderosa máquina militar y unidades irregulares que ya operan con un alto nivel de clandestinidad. De allí que el factor sorpresa es secundario. Pese a esto el mano dura Netanyahu  es calificado por algunos de sus compatriotas de vacilante y dar señales equívocas por no desencadenar una respuesta militar más aplastante.

Está por verse si este será un nuevo episodio de violencia o escalará a mayores. La incertidumbre es mortificante en especial para los habitantes del norte de Gaza. Aviones israelíes lanzaron volantes instando a los moradores de las ciudades fronterizas para que  abandonen sus hogares ante la inminencia de un ataque.

 

Palestina: de la entidad al Estado.

December 4, 2012 Comments off

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) logró un éxito diplomático al obtener  el estatus de observador permanente en Naciones Unidas. La legitimidad de la demanda palestina por convertirse en un Estado soberano quedó reflejada en la votación de las naciones del mundo: 138 a favor, 9 en contra  y 41 abstenciones.  Tanto Israel como Estados Unidos buscaron disuadir a Mahmud Abbas, el presidente de la ANP, a que renunciase al voto. Un Abbas muy debilitado frente al protagonismo de Hamas en la Franja de Gaza, zona que no visitó mientras sufría los bombardeos israelíes, no tenía otra opción que avanzar en el tortuoso camino para crear las bases políticas de un Estado.

La historia muestra que hay una gran diferencia entre un pueblo o una  minoría étnica sin estructuras estales y aquellos que han logrado constituir uno. Los palestinos hasta ahora, del punto de vista del derecho internacional, constituían una entidad. Ahora es un observador, aunque todavía  no es un  Estado Miembro. Es, con todo,   un paso adelante. Israel argumentó que nada cambiaría en  términos prácticos y que, para peor, dificultaría futuras negociaciones. Ello sin duda es así porque Israel no tiene voluntad de negociar la soberanía de un Estado palestino. Pese a todo teme al acceso de los palestinos, con su cuasi Estado, a la vasta maraña institucional de Naciones Unidas y, en especial a la Corte Penal Internacional. Los palestinos aún no tienen un voto en la Asamblea General pero les vendría bien tenerlo. Pues es una cuota de poder, pequeña sí, pero poder al fin. En la cultura asambleísta de la ONU, en la comunidad de los Estados, un voto es un voto. Ha ocurrido más de una vez que un pequeño Estado entraba un acuerdo internacional importante para hacer valer sus reivindicaciones.

En la cultura del ojo por ojo y el diente por diente que caracteriza el conflicto israelí palestino la respuesta no tardó. Israel anunció que construirá  asentamientos  de tres mil casas en un sector conocido como E1. Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU,  señaló que semejante plan equivalía a un virtual tiro de gracia para la constitución de un Estado palestino viable. Los más estrechos aliados de Israel, Washington, Londres, París y Madrid han condenado la iniciativa. Israel decidió  cruzar una línea roja que podría no tener vuelta atrás. La construcción de los nuevos asentamientos congela en forma indefinida cualquier posibilidad retomar las negociaciones de paz con los palestinos. Esta parece ser, precisamente, la intención de Israel. Pero el tiempo no corre a favor de la paz. Conforme pasan los meses y años la situación se deteriora. También cambia la correlación de fuerzas en el conjunto del Medio Oriente de manera adversa para los israelíes. Ya hay tres generaciones de palestinos que han nacido y viven en condiciones precarias sin visos de un mejor futuro. Es una realidad que no se evapora y que  solo puede augurar nuevos conflictos.

Gaza: la franja de la discordia

November 19, 2012 Comments off

Un nuevo capítulo sangriento del conflicto israelo-palestino. Israel fundamenta su operación “Pilar Defensivo” en el disparo de más de 750 cohetes sobre su territorio meridional en lo que va corrido del año. En rigor muchos de estos proyectiles, que no tienen sistema de puntería, no tienen efectividad militar. Pero su impacto psicológico sobre la población israelí es grande. La mera amenaza de las descargas causa agudo temor y moviliza a la población a exigir al gobierno que neutralice a los atacantes. Algunos analistas, con mayor cinismo, estiman que el Primer Ministro Benjamín Netanyahu esperó el paso de las elecciones en Estados Unidos para lanzar la ofensiva, que por su magnitud no es una respuesta espontanea, y así fortalecer su candidatura a la reelección enero.
En el más de medio siglo de la disputa entre palestinos e israelíes es difícil establecer quien inicia las hostilidades. Cada bando podrá invocar una agresión anterior como la causante del enfrentamiento más reciente. Pero si se atiende a las condiciones de vida del 1,8 millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza se comprende la raíz de la violencia. En los hechos hasta hace poco la Franja era un gueto cercado por los cuatro costados. Tres lados, incluido el marítimo, eran sellados por Israel. El cuarto, la frontera austral, estaba taponeada por Egipto. El cerco se debilitó en alguna medida con la caída del dictador egipcio Hosni Mubarak. Pero aún así las condiciones de vida en Gaza son precarias y un alto porcentaje de sus habitantes vive en la desesperanza. Un caldo de cultivo para las predicas extremistas.
Hamás, la organización islamista que gobierna Gaza desde 2006, mantenía estrechas relaciones con el gobierno de Siria. Pero Hamás pertenece a la corriente sunita y forma parte de la cadena de partidos de la Hermandad Musulmana (HM). En Siria los Hermanos Musulmanes son enemigos acérrimos del régimen chiíta del dictador Bashar al Assad. En consecuencia Hamás optó por remover a sus dirigentes de Damasco.
En la actualidad Israel acusa a Hamás de estar digitada por Irán. La organización ha recibido armamento proveniente de Irán pero es exagerado señalarla como un peón de Teherán. La influencia externa más importante proviene de El Cairo. El Presidente Mohamed Morsi pertenece a la HM. Y este es un factor que Israel debe considerar con atención. El gobierno de Netanyahu ya dañó sus relaciones con un estrecho aliado como lo era Turquía por mantener el severo cerco a Gaza. Sería un gran retroceso para Israel inducir a Egipto a una postura más agresiva debido a la presión popular egipcia. El paisaje del político del Medio Oriente ha cambiado en una dirección negativa para Israel desde la Primavera Árabe o si prefiere desde la caída de varios dictadores. Se pueden acordar ceses al fuego y treguas. Pero no habrá paz en las fronteras Israel mientras no exista un estado palestino soberano y viable. Algo que las máximas autoridades palestinas e israelíes han acordado hacer realidad al menos en el papel.

Siria entre la guerra y la negociación política.

February 19, 2012 Comments off

El 26 de febrero, se realizará un referéndum en Siria para aprobar una nueva constitución. Hay dudas sobre la validez de la consulta dada las condiciones que vive el país. Pero en ella se proponen algunos cambios que marcan una ruptura con el pasado de un régimen dinástico que ya rige la nación árabe por cuatro décadas. Una clausula de cambio es que ningún presidente podrá ser reelecto por más de dos mandatos. Así mismo deja fuera de la ley a los partidos confesionales. Esto es para excluir a los Hermanos Musulmanes que han sido el enemigo permanente del régimen. La Hermandad sufrió el peso represivo del Estado en un levantamiento, en 1982, en la ciudad de Hamas. Bajo las órdenes de Hafez el Asad, padre del actual gobernante Bachar, las fuerzas de seguridad intervinieron con todo su poder de fuego en un episodio que dejó un saldo de 20 mil muertos. En todo caso en un país islámico el secularismo tiene límites pues la constitución propuesta exige que el Presidente deba ser un musulmán. Ello excluye a los cristianos, ortodoxos griegos y católicos, que representan diez por ciento de la población además de otras denominaciones minoritarias.
Hasta el momento la fortaleza del régimen, además de la fuerza de su ejército, descansa en la diversidad de sus adversarios. Muchos sirios acomodados de la capital Damasco y Alepo, la segunda ciudad del país, temen que, como en Egipto y otros países que han visto caer los gobiernos tradicionales, los islamistas emerjan como la principal fuerza política. Ello explica la ausencia de grandes movimientos sociales como, por ejemplo, huelgas generales.
Rusia y China aplicaron su veto en Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra una moción que exigía que Bachar el Asad dejase el cargo. Ambos países estimaron que esto equivalía a la exigencia de un cambio de régimen. En cambio proponen negociaciones que conduzcan a una salida consensuada a la crisis. Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y los países árabes mas conservadores, con Arabia Saudita a la cabeza, piden la salida inmediata de el Asad. En el trasfondo está también la suerte de Irán, el aliado más estrecho de Siria.

Los resultados del venidero referéndum son descartados como irrelevantes por las potencias occidentales. Pueda que éste no cumpla con muchos requisitos de transparencia electoral. Pero lo relevante será observar si los resultados son aceptables para la mayoría de los sirios. El dato duro que confronta al país es que si no encuentra una salida política deberán verter mucha sangre antes de superar la crisis. Y aún así, no es claro que el nuevo cuadro político represente un avance en términos de libertad religiosa, política y soberanía nacional.

La encrucijada siria.

February 2, 2012 Comments off

Siria vive profundas convulsiones sociales desde mediados de marzo. Todo indica que las fuerzas del gobierno del Presidente Bachar el Asad tiene el control relativo del país. Sus opositores, con considerable apoyo externo, han logrado mantener una resistencia contra el régimen pese a enfrentar la poderosa máquina militar de Damasco. Se ha llegado así, luego de millares de muertes (5.400 según estimaciones de Naciones Unidas), a una suerte de empate transitorio: el oficialismo no puede aplastar a la oposición en tanto que ésta no es capaz de deponer al régimen.
El dilema sirio es que el país, como muchas naciones árabes, es un mosaico de grupos étnicos y religiosos. La amplia mayoría de los 22 millones de sirios, un 75 por ciento, son musulmanes sunitas. Le siguen los kurdos que suman dos millones que viven en el norte próximos a la frontera turca. Luego están los alauitas, que constituyen una rama del Islam chiíta como gran parte de Irak e Irán. Asad, al igual que parte importante de la oficialidad de las fuerzas armadas, pertenecen a esta denominación que suma ocho por ciento de la población. Los cristianos, ortodoxos griegos y católicos, suman diez por ciento del país. Luego se sitúan grupos menores como son los drusos y los ismaelitas, ambos más próximos de la tradición chiíta. En su conjunto suman un millón de personas o sea cinco por ciento de la población.
Ante semejante diversidad a la cual es necesario agregar las disparidades regionales y diferentes tradiciones era esperable que la oposición, representada en el Consejo Nacional Sirio, muestre profundas divisiones. Es una constante que la unidad del poder es superior a la de sus opositores. Si todo lo anterior fuese poco Siria está sometida a enormes presiones internacionales. De un lado Occidente y parte del mundo árabe encabezado por Arabia Saudita y Qatar militan por un cambio de régimen. Esto es casi un prerrequisito para, en algún momento no distante, enfrentar a Irán. Damasco es el único aliado solido de Teherán. Además Siria es la retaguardia para la organización político militar Hezbolá que controla el sur del Líbano. También brinda apoyo decisivo a Hamas, la organización palestina que rige en la Franja de Gaza. La caída de Asad sería un golpe maestro para Israel que vería debilitados a sus enemigos inmediatos en las fronteras norte y sur y, por lo tanto, tendría mayor margen de maniobra para enfrentar a Irán. Rusia, por su parte, defiende su antigua alianza con Siria a la que le ha vendido buena parte de su arsenal. Además Moscú tiene, por tratado, el uso del puerto de Tartus, el único del cual dispone en el Mediterráneo. Después de la interpretación flexible que Occidente dio a las resoluciones sobre Libia cabe suponer que Moscú vetará un voto que facilite un cambio de régimen en Siria. Así la trágica crisis de la nación árabe no tiene visos de concluir.