Archive

Posts Tagged ‘Rusia’

El gusano que causa pavor.

May 18, 2017 Comments off

Cientos de miles de computadores fueron  hackeados el fin de semana pasado.  Todavía no se sabe quiénes ejecutaron  la acción criminal. Pero si se sabe de dónde salió el gusano que ha causado daños a una escala sin precedentes en decenas de países. El sistema que encripta los programas computacionales, negándole el acceso al usuario, salió de la National Security Agency (NSA) de Estados Unidos.  Es una mega agencia de muy bajo perfil que integra el descomunal enjambre del espionaje estadounidense.

La NSA es la encargada del monitoreo e intercepción  de comunicaciones o señales, Sigint, en la jerga profesional. La NSA fue creada en 1952 como una agencia ultra secreta. El chiste en la época era que la sigla NSA significaba No Such Agency (no hay tal agencia). La NSA cuenta con más personal que la CIA y el FBI sumados. Se estima que emplea a 38 mil personas. Aparte, contrata a 25 mil personas que operan los sistemas de intercepción pero que no son parte de su planta. Edward Snowden, que ahora reside en Moscú, fue uno de ellos.

Con el fin de la Guerra Fría buena parte de la atención de los servicios occidentales se reorientó hacia la inteligencia económica. En primer lugar, preservar los secretos industriales y luego saber qué tienen los otros. La NSA niega que brinde ayuda a empresas norteamericanas pero en cambio admite que monitorea a rivales comerciales para establecer si hay competencia desleal. Un caso mencionado es el de un contrato por 1,4 mil millones de dólares en Brasil que, gracias a una presunta coima a funcionarios locales, hubiese quedado en manos de la empresa francesa Thomson-CSF. La denuncia de la operación revirtió la decisión y el contrato lo obtuvo la empresa norteamericana Raytheon. Un informe presentado al Congreso de Estados Unidos en 1995 citaba “más de cien casos de firmas extranjeras que recurrían a coimas para desplazar a compañías norteamericanas en contratos internacionales por 45 mil millones de dólares”. El informe concluía que gracias a las coimas se adjudicaban 80 por ciento de estos contratos.

En el afán por penetrar las redes informativas en todo el globo la NSA detectó la vulnerabilidad de los programas de Microsoft que le permitían instalarse en los computadores espiados. Resulta que el cazador fue cazado pues la NSA sufrió un hackeo. El material robado fue entregado a WikiLeaks, con el gusano que ha causado el daño incluido,  que lo difundió junto a información sobre la campaña de Hillary Clinton. Washington acusa a Moscú y el asunto es objeto de una bullada  investigación del FBI.   Los piratas  que han bloqueado hospitales, entre otros servicios públicos,  así como empresas para exigirles pagos por desencriptar sus ordenadores encontraron el gusano en WikiLeaks. Ahora comienza el debate sobre qué responsabilidad asumen los gobiernos sobre las armas de destrucción informática alojada en sus arsenales destinados al ciberespacio. Al igual que con las armas de destrucción masiva, nucleares, químicas y biológicas lo mejor es no disponer de ellas.

Advertisements

El FBI descabezado

May 11, 2017 Comments off

El despido de James Comey, el director del FBI, levanta serias dudas sobre el proceder del Presidente Donald Trump. Es comprensible, sin embargo, que el mandatario estadounidense se sienta incómodo  con las indagaciones sobre sus relaciones con Rusia. El hombre que llegó a la Casa Blanca con el eslogan “América Primero”, que  proclama que cerrará las fronteras para impedir la llegada de inmigrantes, que se proyecta como un  líder patriótico, un nativista,  no puede tolerar que le imputen haber ganado la presidencia ayudado por  operaciones manipuladas desde Moscú.

El escándalo comenzó hace un año cuando se filtraron correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton. El mayor daño lo hizo una serie de mails  difundidos por WikiLeaks en los que ella aparecía defendiendo intereses de la gran banca, Wall Street como la llaman los estadounidenses. Según los partidarios de Clinton  agentes rusos entregaron el material a WikiLeaks. Incluso la candidata Clinton llegó a acusar a Trump de ser “una marioneta de Rusia”.

Las cosas empeoraron para Clinton cuando Comey, a once días de la elección, dijo que reabriría la investigación sobre el peligro que podían representar los correos filtrados. El FBI no solo está a cargo de investigar los crímenes cometidos a nivel nacional, federal, sino que también es responsable de la contrainteligencia, es decir de la detección de espías y colaboradores con potencias hostiles. En su momento Trump aplaudió a Comey por su coraje. Recién hace algunos días Clinton señaló a Comey como un factor clave en su derrota.

Comey, a su vez,  ordenó una investigación sobre los lazos de Trump y varios de sus más cercanos colaboradores con operativos rusos.  Uno de los indagados es el teniente general ( r) Michael Flynn, que tuvo que renunciar a su cargo, de consejero de seguridad nacional, luego que se estableció que recibió dineros rusos y faltó a la verdad cuando fue interrogado sobre ello.

Tanto Trump como Moscú señalan que las sospechas carecen de todo fundamento. Pero el inesperado despido de Comey, que se enteró de su abrupta cesación del cargo cuando se dirigía a miembros del FBI en Los Angeles, ha azuzado  las sospechas sobre el rol de Trump  en las manipulaciones informativas.  Ha trascendido que Comey venía de solicitar un notable incremento de personal y recursos para ampliar la indagatoria.

La oposición exige ahora el nombramiento de un fiscal independiente para que continúe la investigación truncada con la salida de Comey que se había convertido en un personaje impopular. Su desempeño era cuestionado por los demócratas encabezados por Clinton y recientemente por los republicanos. En otras palabras tenía pocos amigos políticos en Washington. En todo caso  improbable que Trump y los republicanos, que controlan ambas cámaras del parlamento, acojan la demanda del partido demócrata.

La relación de Trump con el inmenso y poderoso mundo de los servicios de inteligencia estadounidenses está severamente dañada. A no dudarlo vendrán nuevos enfrentamientos en el esfuerzo por aclarar los alcances de la “conexión rusa”. Un tema que está en el centro de la lucha de poder en Washington

Trump promete paz y prepara guerra.

March 2, 2017 Comments off

El Presidente Donald Trump declaró ante ambas cámaras del Congreso que ansiaba la paz. Así borraba con el codo su deseo  que Estados Unidos “comience a ganar guerras una vez más”, dicho solo días antes. A lo largo de la campaña presidencial señaló que su país era un perdedor en el campo bélico. Para enmendar esta realidad prometió que reforzar las fuerzas armadas. Dicho y hecho, pues ha dispuesto de un aumento de casi diez por ciento del presupuesto de defensa. Es un incremento de 54 mil millones de dólares. Alrededor de once veces todo lo que gasta Chile en un año. El aumento equivale al presupuesto militar anual ruso.

Washington destinará la friolera de 603 mil millones de dólares en aprestos bélicos. El gasto previsto para 2018 asegurará que el ejército pase de los 480 mil efectivos actuales a 540 mil. Los infantes de marina pasarán de los 23 batallones a 36 lo que representa otros diez mil efectivos. Este es un dato importante pues los marines son la primera fuerza de intervención en las operaciones en el extranjero. La armada recibirá 74 buques y submarinos adicionales. La fuerza aérea contará con otro centenar de aviones. Hoy en términos de ejércitos regulares ningún país que podría enfrentarse a Estados Unidos en un conflicto fuera de sus propias fronteras. Trump cree en la vieja e ilusoria ambición de ser tan fuerte que los demás no tendrán más opción  que someterse. Incluso ha llevado esta idea al campo nuclear donde propone modernizar su arsenal atómico. Con qué autoridad pedirá Estados Unidos a otros países que renuncien a un arsenal nuclear mientras refuerza el suyo.

A propósito de la fuerza militar viene al caso  recordar una  anécdota sobre la guerra de Vietnam. En  1969, al llegar al gobierno, Richard Nixon ingresó a una computadora del Pentágono toda la información disponible sobre Estados Unidos y Vietnam del Norte: población, producción industrial, ingreso per cápita y los arsenales respectivos. Luego, consultó a la computadora: ¿cuándo ganaremos? La máquina respondió de una: ustedes ganaron en 1964.

La fuerza de los países para imponer su voluntad sobre otros Estados depende de varios factores además del militar. Cuentan la fortaleza económica, la amplitud y efectividad de sus alianzas internacionales y también el llamado el poder blando. En el destaca la diplomacia,  así como la capacidad de persuadir a los pueblos que se tiene una causa justa, entre otros factores. En realidad lo que propone Trump es desvestir a un santo para vestir a otro. Para transferir fondos al Pentágono  le restará treinta por ciento de su presupuesto del Departamento de Estado. De este recorte un 40 por ciento corresponderá  a las contribuciones del país a ciertas agencias internacionales, entre ellas las Naciones Unidas. La Agencia de Protección Ambiental  perdería un cuarto de sus recursos. Ello en circunstancia que el calentamiento global es la mayor amenaza para el conjunto de la humanidad. Desde hace años se observa como el cambio climático no solo causa estragos sino que está en la raíz de numerosos conflictos. De poco sirve la fuerza sin la razón.

La era Trump

January 19, 2017 Comments off

El mundo observa atónito lo que muchos creyeron imposible. Expertos vaticinaron que Donald Trump jamás sería el candidato del Partido Republicano. Luego anticiparon que Hillary Clinton lo derrotaría. En cuanto a su estilo agresivo y errático se pronosticó que era una  postura electoral pasajera y que evolucionaría si llegase a  ganar. No fue así. En su condición de presidente electo sus tuiteos mantienen la misma irreverencia e imprevisibilidad. Ha aplaudido el Brexit, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y adelantó que desea que otros países sigan su ejemplo. Así ataca de lleno a los gobiernos de Alemania y Francia, entre otros. Cuestiona a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la alianza entre Estados Unidos y Europa que  ha sido el pilar de la hegemonía militar occidental. Amenaza a China con una guerra comercial y con impedirle el  acceso a ciertos islotes en el Pacífico Sur ocupados por Beijing. Ni hablar de México, América Latina y el Caribe  han sido advertidos que millones de personas serán deportadas. Además insiste en construir un muro en la frontera mexicana para frenar el flujo   inmigratorio. El cuadro es confuso y por lo mismo cargado de una ominosa incertidumbre.

El mayor enigma es que ocurre en las relaciones con Rusia. Trump cree en el poder duro, militar y económico, y está dispuesto a emplearlo. En el ámbito castrense solo Moscú es  capaz de amedrentar a Washington. En consecuencia un entendimiento estratégico con Rusia despejaría al mayor adversario del escenario mundial. Mejor aún sería la cooperación entre los dos países para combatir a enemigos comunes. Trump ha señalado que el yihadismo y el Estado Islámico en particular  es la mayor amenaza internacional para Estados Unidos. Rusia también ve a los yihadistas como un reto a su seguridad interior. Nada mejor que un enemigo común para sellar un acuerdo entre los tradicionales adversarios que durante la Segunda Guerra Mundial fueron aliados contra el nazismo.

Los servicios de  inteligencia estadounidenses, con la CIA a la cabeza, tienen sus propias teorías sobre la afinidad entre Vladimir Putin y  Trump pues insinúan que éste se habría beneficiado de operaciones de influencia rusas. Ello por los ciberataques a  los computadores del Partido Demócrata de Hillary Clinton. Las revelaciones  fueron filtradas a WikiLeaks  y  contribuyeron a su derrota. Además fue divulgado un memorando que alerta sobre videos en que Trump compartiría el lecho con prostitutas rusas. Hecho que lo pone en una situación de vulnerabilidad en la puede ser chantajeado con facilidad. Putin negó toda veracidad a las versiones y dijo que si bien las prostitutas rusas eran las mejores del mundo a Trump, organizador de concursos de belleza mundial,  no le faltaban mujeres hermosas.

Barack Obama deja la Casa Blanca por la puerta ancha con un sólido 57 por ciento de aceptación según las encuestas. Trump ingresa con el nivel más bajo de popularidad jamás registrado para un Presidente entrante: un mero 40 por ciento. Ello habla de un período de gracia  breve y un estrecho margen de maniobra.

 

Trump vs la CIA

January 5, 2017 Comments off

En Estados Unidos  el Partido Demócrata fue objeto de un hackeo  de marca mayor. Miles de documentos fueron extraídos de sus computadores y terminaron en manos de WikiLeaks. El impacto fue enorme pues en ellos la candidata  Hillary Clinton aparecía con dichos muy favorables a la gran banca de Wall Street a la cual denunciaba. También se exponían irregularidades del sistema electoral partidario que perjudicaban a su correligionario rival  Bernie  Sanders.

Los demócratas, informados por la CIA,  acusaron a Rusia del robo de información y  de haberla filtrado a WikiLeaks. En ese momento la campaña de  Donald Trump se mofó de la agencia de inteligencia. Desacreditaron su revelación  recordando que habían afirmado que Irak disponía de armas de destrucción masiva. El tiempo develó que la Agencia se prestó para las falsedades difundidas por el gobierno del Presidente George W Bush para justificar la invasión al país árabe en el 2003.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks asilado desde hace cinco años en la embajada Ecuador en Londres, refutó las acusaciones: “Nuestra fuente  no es el gobierno ruso  y tampoco lo es un actor estatal”.  Lo insólito es que Trump optó por aceptar la versión Assange antes que la de su enorme aparato de inteligencia. En un tuit señaló “Julian Assange dice que un joven de 14 años  podría haber hackeado a Podesta (el jefe de campaña demócrata). ¿Por qué tuvo tan poco cuidado el Partido Demócrata? ¡Además dijo que los rusos no le dieron la información!”. Trump desafia así  no solo a sus servicios de espionaje sino que a un buen número de sus correligionarios conservadores. El asunto tiene alcances internacionales. El mes pasado el Presidente Barack Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos en represalia por los hackeos realizados durante la campaña electoral. Una medida que fue calificada de prematura por el equipo de Trump que aplaudió al Presidente ruso Vladimir Putin por no reciprocar la medida, como es la costumbre. Trump lo aplaudió con un tuit: “Yo siempre supe que él es muy listo”.

El mundo del espionaje es oscuro  por naturaleza. Pero establecer el origen de un ciberataque, en el que se utilizan muchas cortinas de humo para ocultar la fuente, es una tarea de resultado incierto. Más aún cuando existen enormes presiones políticas. En el plano doméstico estadounidense el  gobierno de Obama cuestiona la legitimidad de la victoria de Trump pues habría contado con el respaldo de una potencia hostil. Además golpea a Putin gobernante con el cual se aprecia un marcado deterioro de las relaciones. Trump, por su parte, quiere a toda costa rechazar el mote que es una marioneta de Moscú, como se lo espetó Hillary Clinton en el curso de un debate.  Lo cierto es que todos los estados espían a amigos y enemigos. Washington tiene miles de agentes que buscan desentrañar que ocurre en Rusia. Lo novedoso, en este caso, sería que Putin arriesgue tanto a través de una intervención en los asuntos internos de Estados Unidos. Es una movida, que de haber tenido lugar, conlleva enormes riesgos pues es un una partida que todos pueden jugar.

Siria y la muerte del embajador ruso.

December 22, 2016 Comments off

“Morimos en Alepo, usted muere aquí” gritó el turco Mevlut Mert Altintas al ultimar a Andrei Karlov, el embajador ruso en Turquía. El asesino, ex miembro de las fuerzas especiales de  policía, simulando ser un guardaespaldas le descerrajó cinco disparos por la espalda.  Luego dijo: “Juramos morir  en martirio…Es una venganza por Siria y  Alepo”. Atlintas era un yihadista militante del Frente al Nusra, que es la rama siria de Al Qaeda.

El atentado ocurrió el lunes  mientras los derrotados rebeldes que lucharon, durante cinco años, contra las tropas del Presidente Bashar al Assad eran evacuados de Alepo. Moscú entregó hace poco nóminas de muertos en las que señala que unos dos mil yihadistas rusos han encontrado la muerte en Siria; la mayoría de ellos estaban enrolados en el Frente al Nusra.  Rusia ha jugado un papel decisivo en la victoria del régimen sirio con el masivo  despliegue de sus bombarderos que han realizado más 18 mil misiones de combate.

Altintas murió enfrentado a la policía. Por ello será difícil saber si su acción fue motivada por la indignación ante las crudas imágenes de la caída de sus compañeros de armas. Es posible también que al Nusra le ordenara el atentado.

La derrota en  Alepo tiene alcances estratégicos. Estados Unidos, sus aliados europeos y el grueso de las monarquías árabes, armaron y financiaron generosamente a los rebeldes. Estos eran un conjunto heterogéneo de individuos que luchaban por mayor libertad mezclados con fundamentalistas que buscaban imponer un régimen islámico. Estos últimos conformaban el grueso de las fuerzas insurgentes. Todos, sin embargo,  compartían la certeza que el régimen de Assad colapsaría. En un primer momento ello pareció posible. Pero gracias al respaldo de Irán, la milicia chiíta Hezbolá del Líbano y más tarde de Rusia el régimen logró pasar a la ofensiva. Quedó claro además que Occidente no estaba dispuesto a intervenir con sus tropas para respaldar a los opositores.

En Siria se libran varios conflictos. En el plano doméstico se enfrenta la mayoría sunita a los gobernantes chiítas. Los kurdos, por su parte, con respaldo de Estados Unidos y Rusia, luchan por crear su Kurdistán. Turquía, que respalda a los rebeldes y sus tropas combaten en el norte de Siria, se opone por todos los medios a la independencia kurda. Los iraníes apoyan a los chiítas y coinciden con los turcos contra los kurdos. Los rusos buscan ante todo neutralizar a los fundamentalistas para impedir que lleguen a algunas de las ex repúblicas soviéticas. Un rompecabezas donde varias piezas no calzan unas con otras.

La próxima semana, el 27 de diciembre,  tendrá lugar en Moscú una reunión en la que participarán Turquía, Irán y Rusia. De este encuentro podría surgir un acuerdo de lucha contra los yihadistas, limitar las ambiciones independentistas kurdas y, consolidar la influencia chiíta en Irak y Siria. El atentado contra Karlov pudo ser un intento de al Nusra por descarrilar la iniciativa. El cuadro es tan complejo, con tantos intereses contradictorios, que sería aventurado vaticinar el resultado de la importante cita.

El calvario sirio.

September 22, 2016 Comments off

“Justo cuando pensamos que las cosas no pueden ser aún peores la barra de la depravación se hunde todavía más bajo”. Estas son las palabras de Ban Ki-moon, el secretario General de Naciones Unidas, para describir lo que ocurre en  Siria. Hay un adagio que reza que la noche es más oscura  justo antes del amanecer. Con los conflictos, en especial con las guerras civiles que son los más sangrientos, los momentos de mayor peligro suelen ser las treguas destinadas a lograr  la paz.  Cada bando descarga entonces sus cartuchos por lograr ventajas militares de último minuto.

En Siria se concretó un cese de hostilidades, acordado por Estados Unidos y Rusia, que cobró efecto el lunes. La propuesta tenía más enemigos que partidarios. Entre los propios promotores tenían reservas. El Pentágono había expresado sus reparos al plan liderado por John Kerry, el secretario de Estado. Todo empezó mal. Un bombardeo  aéreo estadounidense  mató a 62  e hirió a más de una centena de soldados sirios, leales al Presidente Bashar al Assad. Washington se excusó señalando que fue un error. Entretanto la fuerzas rebeldes y del gobierno se acusaban de no respetar el cese al fuego. Para peor un convoy con ayuda de Naciones Unidas fue víctima de un ataque que mató a veinte personas y destruyó  varios camiones. Estados Unidos acusa a Rusia por ejecutar el bombardeo. Moscú niega  en forma vehemente su participación y entre sus argumentos destaca que no hay rastros de cráteres de bombas. Insinúa que el convoy pudo ser blanco de fuego de artillería. A fin de cuentas no faltan los interesados en sabotear un acuerdo de paz. La niebla, como se alude a la incertidumbre en situaciones bélicas, es muy espesa. Algo que acrecienta la tradicional desconfianza entre Rusia y Estados Unidos.

Es un rompecabezas en el cual es difícil calzar las piezas. El gobierno sirio ha ganado terreno y cree que puede vencer a sus enemigos que están divididos. Una facción rebelde quiere una transición política que acabe con el régimen de Assad. Pero la voz cantante, en el plano militar, la tienen los yihadistas, esto es los extremistas islámicos que aspiran convertir el país en una teocracia. Estados Unidos está de acuerdo con Rusia en combatirlos. Pero Moscú duda de la seriedad de las intenciones de Washington pues Arabia Saudita y algunos emiratos les brindan ayuda a grupos de trayectoria islamista. Los kurdos sirios, por su parte, buscan crear un estado propio en las regiones en que son mayoría. Turquía, que tiene tropas al interior de Siria, los combate y brega por  impedir la desintegración del país.

Tras cinco años de lucha Siria es un país desangrado y en ruinas. La mitad de sus 22 millones de habitantes ha sido desplazada. Según algunas estimaciones las víctimas fatales alcanzarían las 400 mil personas. Unos cuatro millones han salido del país. Muchos están  en Turquía, Líbano, Jordania e Irak. Más de un millón ha optado por alejarse de las llamas y están en Europa.  El conflicto continúa con la batalla por el control de Alepo. Allí se multiplicarán las luctuosas estadísticas de un pueblo sufriente.