Archive

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Trump ataca El Salvador

January 12, 2018 Comments off

 

La elección de Donald Trump causa una angustiante incertidumbre para millones de latinos. Ahora unos  doscientos mil salvadoreños residentes en  Estados Unidos saben que serán deportados. Esta semana Washington anunció  que terminará con el Estatus de Protección Temporal (TPS, según la sigla inglesa). Un programa que aseguraba, desde el año 2001, la residencia a quienes se acogían al estatus aludido. Algunos países tras sufrir desastres naturales o conflictos bélicos fueron beneficiados con el TPS. En el hemisferio destacan Haití, Nicaragua y Honduras. A 59 mil haitianos ya les revocó el TPS   y ya corre el plazo de 18 meses para que abandonen el país. Unos 57 mil hondureños aguardan conocer su suerte.

Pese a provenir de un país de escasa población, 6,3 millones de habitantes, los  salvadoreños son la cuarta  comunidad más importante entre los latinos con 1,2 millones de personas. En cuanto a los 200 mil beneficiarios del TPS más de la mitad de ellos ya ha vivido casi 20 años en Estados Unidos. 88 por ciento tiene empleo y diez por ciento está casado con  estadounidenses. Un cuarto ha adquirido una vivienda. Estadísticas que muestran que han echado raíces. Muchos tienen hijos nacidos y educados en el nuevo país de residencia y que, a justo título, se consideran norteamericanos. Si se considera que dos décadas permiten hablar de una generación es un despropósito insistir en la condición temporal de estos inmigrantes. Realidad que fue tenida en cuenta  por una sucesión de gobiernos, republicanos y demócratas,   que prorrogaron el TPS de manera rutinaria.

El Salvador es un país pequeño en el que 40 por ciento de la población vive bajo la línea de pobreza. Nunca ha creado suficientes empleos para satisfacer la demanda.  Así la emigración fue una constante válvula de escape. Fue la migración de salvadoreños a Honduras, unos 300 mil,  la que detonó la llamada guerra del  fútbol o de las cien horas. El conflicto iniciado por los militares salvadoreños fue un fiasco bélico. La breve guerra, que tuvo lugar en 1969,  dejó dos mil muertos, 1.800 de ellos civiles en su gran mayoría hondureños.

El drama y la incertidumbre no solo afecta a los salvadoreños protegidos hasta ahora por el TPS. El ingreso más importante de El Salvador son las remesas enviadas desde Estados Unidos. En  el 2016 las remesas alcanzaron a los 4.570 millones de dólares. Una cifra que es superior a lo que el país obtiene por el conjunto de sus exportaciones. Las remesas equivalen al 17,1 por ciento  del producto interno bruto. Es muy probable que cuando se conozca la cifra del  en  2017 los envíos superen los cinco mil millones de dólares. Las remesas son una inyección de recursos directo al bienestar de la población más urgida. Con ese dinero muchos pagan  atención médica de abuelos, educación de parientes menores además de contribuir a la construcción de viviendas y creación de pequeñas empresas y comercios.

Los  salvadoreños acogidos al TPS viven ya bajo la amenaza de la deportación  o vivir en la ilegalidad. Tienen hasta septiembre de 2019 para salir de Estados Unidos. Es una decisión sin miramientos humanitarios que además golpeará al conjunto de El Salvador.

Advertisements

La batalla del botón nuclear

January 4, 2018 Comments off

Kim Jong-un. el mandamás norcoreano, proclama que tiene un botón en el  escritorio de su oficina.  Si lo presiona  puede descargar  un misil, con una ojiva nuclear, a cualquier punto de los Estados Unidos. Puntualiza Kim que esto no es una amenaza sino que es una realidad. Una afirmación de dudosa veracidad. El Presidente Donald Trump, por su parte, le respondió vía tuiter:  “Por favor, ¿puede alguien de su régimen agotado y muerto de hambre informarle que yo también tengo un botón nuclear? Pero es mucho más grande y poderoso que el suyo, y mi botón funciona”. Dicho sea de pasada tal botón es una fantasía pues no existe. El mandatario estadounidense, el único con la autoridad para lanzar un ataque atómico,  dispone de una serie de tarjetas con códigos para ordenar la drástica medida.

En agosto del año pasado Trump amenazó a los norcoreanos  con un ataque de “fuego y furia como el mundo nunca ha visto”. En noviembre el Senado estadounidense, alarmado ante la ligereza de los propósitos presidenciales,  debatió sobre quien tiene la “Autoridad para Ordenar el Uso de Armas Nucleares”.  El tema no era abordado desde 1976, en el apogeo de la guerra de Vietnam. Entonces, pese a que Washington caminaba a una derrota en el sudeste asiático, quedó descartado echar mano al arsenal nuclear. Desde entonces quedó archivada la opción del empleo de armas atómicas con intenciones ofensivas.

 

El tuiteo entre Kim y Trump ha suscitado interpretaciones jocosas. Algunas aluden al clásico reto machista sobre la importancia del tamaño de los atributos de cada cual. En este campo de eufemismos  destaca Ted Cruz,  ex adversario presidencial republicano, que se mofó de Trump diciendo que tenía manos pequeñas, un alcance velado a sus genitales. El aludido acusó el golpe y con característica modestia  respondió: “Mis dedos son largos y hermosos, como, ha sido bien establecido, con varias otras partes de mi cuerpo”.

Kim y su régimen han sido caricaturizados  como una banda de fanáticos irracionales. De allí, se subraya en Occidente, el peligro que semejante régimen disponga de armas nucleares.  Pyongyang  ha facilitado su descrédito con un lenguaje incendiario y desmedido. Pero en la práctica se ha remitido a desarrollar una capacidad nuclear para lograr cierta capacidad disuasiva. Los propósitos de Trump tampoco han ido más allá de las palabras. Hay, sin embargo, una enorme diferencia en el impacto de los dichos de un dictador de un pequeño país y los de la mayor superpotencia mundial. Al aludir con frivolidad e inmadurez al armamento atómico Trump banaliza la tenencia de los mortíferos arsenales nucleares. Además es  partidario de modernizarlos  y así aumentar la potencia atómica estadounidense. El solo hecho que discuta la posibilidad de emplearla es un gran retroceso.  Ello debilita décadas de esfuerzos por fortalecer la no proliferación de armas nucleares y la eventual extinción de estos ingenios, los más destructivos en la historia humana.

 

 

Las noticas que dominaron el año.

December 29, 2017 Comments off

El Presidente Donald Trump polariza a la opinión pública. Podrán quererlo o rechazarlo, pero es difícil ignorarlo. The Economist, el reputado semanario británico, declara que no pudo escapar a la tendencia y que, a lo largo del 2017, llevo en portada en nueve ocasiones al mandatario estadounidense. Pese a ello Trump no logró figurar como el personaje del o de la revista estadounidense Time. Esa distinción correspondió al movimiento “me too” (yo también) que encarna a las víctimas del acoso sexual. A propósito del tema 4,4 millones horas de lectoría fueron acaparadas por  la ceremonia de toma del mando de Trump. Pero días más tarde una marcha de mujeres, que protestaban contra el sexismo consiguió seis millones de horas de lectoría.

Como todo político que acapara las noticias Trump recibe coberturas favorables y otras que no lo son. Frente a las noticias negativas Trump  invoca una táctica muy recurrida por los nazis alemanes en los años 30. Los seguidores de Hitler descalificaban a los medios opositores motejándolos como “prensa mentirosa”. Trump ha puesto en boga el concepto de “fake news”, noticia falsa, para catalogar aquello que considera nocivo para su imagen. Ello pese a que en múltiples ocasiones se demostró que los contenidos eran ciertos.

Con todo, el público tiene buen apetito para los desastres y los escándalos. Ello se desprende del estudio realizado por la empresa Chartbeat que monitorea ocho mil publicaciones en cincuenta países. La mitad proviene de estados angloparlantes, y un cuarto de Europa. Las denuncias y caída en desgracia del productor de cine Harvey Weinstein, por repetidos abusos sexuales, tuvo  15 millones de horas de lectoría. El anuncio del matrimonio del príncipe Harry con Mehan Markle logro tres millones de horas entre los lectores. Claro que la masacre en Las Vegas, en murieron baleadas 58 personas en octubre, atrajo 8,5 millones de horas de lectoría.

En lo que toca al resto del mundo el interés se concentró  en la guerra civil siria que obtuvo 36 millones de horas. Algo menos que el ahora menguado Estado Islámico que totalizó 33 millones de horas. Los movimientos separatistas como el Brexit, para abandonar la Unión Europea y el  independentismo catalán lograron, sumados, 24 millones de horas. En contraste las elecciones francesas que llevaron a Emmanuel Macron a la presidencia y la votación alemana que dio una mayoría a la canciller Angela Merkel no lograron atención mundial. Tampoco consiguió gran cobertura la persecución de de los rohingya musulmanes en Myanmar. En cuanto a personajes a Trump le sigue el Presidente chino Xi Jinping. Cabe recordar que el seguimiento es ante todo en la prensa anglosajona. Ello explica porque los huracanes Harvey e Irma que afectaron a Estados Unidos tuvieron una cobertura mucho mayor que María que devasto Puerto Rico y parte del Caribe.

Hace algunas décadas se debatía sobre el orden informativo mundial. Entonces se postulaba que las coberturas estaban dictadas por las potencias hegemónicas. Poco ha cambiado desde entonces.

 

La mayor amenaza

December 21, 2017 Comments off

Estados Unidos cambia sus prioridades frente a lo que considera sus mayores desafíos en la arena internacional.  Así se desprende de la recién publicada Estrategia de Seguridad Nacional (ESN). En ella el  énfasis está puesto en  recuperar la competitividad de la economía estadounidense a nivel mundial.

El documento está inspirado en las líneas gruesas de discursos pronunciados por el Presidente Donald Trump.  Del texto emana un claro retorno a la mentalidad que dominó durante las décadas de la Guerra Fría. El acento está en la confrontación con China y Rusia. Trump apunta a que ambos países “buscan desafiar la influencia americana, sus valores y su riqueza”.  La ESN puntualiza que “luego de haber sido descartada  como un fenómeno de siglo pasado la competencia entre las grandes potencias ha vuelto”.  Continúa señalando que  China y Rusia  insisten “en hacer sus economías menos libres y justas, en expandir su poderío militar, así como controlar la información y  los datos para reprimir sus sociedades y ampliar su influencia”.

Una consecuencia de la vuelta a la confrontación del siglo XX es la importancia que Trump atribuye a las armas nucleares. A su juicio ellas constituyen “la base de nuestra estrategia para mantener la paz y disuadir alguna agresión contra Estados Unidos”. Un marcado cambio en relación al gobierno de Barack Obama que buscó  rebajar el perfil del poderío nuclear en la política exterior de su país.

Uno de los virajes más dramáticos de la ESN es la remoción del cambio climático  de las prioridades de seguridad de Washington. Ello es consecuente con el retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París, firmado por la casi la totalidad de las naciones en 2015. En concreto el gobierno de Trump retiró el compromiso de aportar dos mil millones de dólares al Fondo Verde para el Clima destinado a mitigar el impacto del calentamiento global. El contraste con las políticas de la administración de Obama es aguda. En su ESN, de 2015, se postuló que el cambio climático  era un tema “urgente  y una creciente amenaza para nuestra seguridad nacional”.

En los hechos el calentamiento global es desde todo punto de vista la mayor amenaza que enfrenta el conjunto de la humanidad. Desde los huracanes, como Harvey y María,  que devastaron regiones de Estados Unidos y el Caribe hasta el aluvión de arrasó a Villa Santa Lucía. El deshielo y desmoronamiento de glaciares ocurren en el Himalaya, los Andes, los Alpes y otras cadenas montañosas. El cambio de los regímenes de lluvias produce inundaciones que desplazan a decenas de millones de personas. Regiones de África y Asia  sufren hambrunas a causa de malas cosechas. El eslogan de Trump de poner “América primero” no aplica al calentamiento global pues no hay primeros ni últimos. Es un gran yerro poner el calentamiento global en una perspectiva de dominio hegemónico mediante incremento del empleo del carbón y el petróleo.  Todos los países , quizás algunos más que otros, sufren las consecuencias de cambios que multiplican los desastres.  El reto climático es un asunto de todos.

Un planeta

December 15, 2017 Comments off

“Estamos perdiendo la batalla” sentenció el Presidente francés Emmanuel Macron aludiendo al calentamiento global. Lo hizo en la cumbre “Un planeta” realizada en París esta semana. El evento congregó a una cincuentena de mandatarios y numerosos empresarios. El propósito del encuentro era discutir sobre los recursos financieros destinados a reducir las emisiones causantes de los cambios climáticos.

En el banquillo de los acusados figuraban en primer lugar los combustibles fósiles. El carbón, el petróleo y el gas son responsables por la generación de 70 por ciento de los llamados gases de efecto invernadero (GEI) donde destaca el dióxido de carbono o  CO2.  Nicolas Hulot,  ministro de Transición Ecológica y Solidaria de Francia, manifestó que las energías fósiles pertenecen a modelos económicos y energéticos del pasado. Puntualizó que ellas “no son la solución, ellas se han convertido el problema”. En consecuencia   Hulot llamó a terminar con las generosas subvenciones a las energías fósiles.

Del dicho al hecho hay un largo trecho. Una serie de organizaciones no gubernamentales vienen de señalar que muchos fondos públicos galos están destinados a financiar energías sucias. Agencias de ayuda francesas brindan préstamos para empresas carboníferas, de petróleo pesado y gas.  El gas natural es considerado como una energía de transición por ser menos contaminante. Este no sería el caso según la NASA, la agencia espacial estadounidense, pues el gas natural emite metano que contribuye con 30 por ciento de los GEI. También Alemania busca reducir sus emisiones  pero muestra vacilaciones en el abandono de sus vastas reservas carboníferas. El tema es un punto de fricción entre el gobierno de la canciller Angela Merkel y el Partido Verde.  El asunto figura a la cabeza de las discusiones sobre la posible participación de los verdes en un futuro gobierno de coalición.

 

Con todo la tendencia a la desinversión en las energías contaminantes recibió un fuerte respaldo del Banco Mundial que anunció que dejará de invertir en proyectos gasíferos y petroleros partir del 2019. El organismo internacional precisó que solo en circunstancias excepcionales en los países más pobres se podrían considerar el financiamiento de proyectos gasíferos que beneficien a las poblaciones más necesitadas.

El gran ausente fue el Presidente estadounidense Donald Trump. En junio el mandatario anunció que retiraba a su país del Acuerdo París alcanzado en diciembre del 2015. Entonces la casi totalidad de los países del mundo reconocieron la gravedad del calentamiento global y fijaron metas voluntarias de reducción de sus respectivas emisiones.  Trump puso en duda la existencia del calentamiento global y señaló que era una argucia de China para perjudicar a su país. El mensaje de la reunión de Naciones Unidas sobre el clima, la COP 23, que tuvo lugar en Alemania hace algunas semanas y la cumbre Un Planeta mostraron que con o sin Estados Unidos el grueso de las naciones busca reducir las emisiones y controlar el aumento de las temperaturas.

 

Jerusalén de la discordia

December 7, 2017 Comments off

Jerusalén es el punto más delicado en el conflicto palestino israelí. Tal es su importancia que el asunto ha quedado postergado en las múltiples negociaciones de paz. Esto siguiendo la consabida fórmula de empezar a discutir sobre lo más simple  y dejar lo más complejo para el final. No podía ser de otra forma. Para los palestinos la ciudad está en el corazón de su identidad nacional. El conjunto del mundo musulmán venera la mezquita de Al-Aqsa que representa uno de sus principales lugares santos. Los judíos, por su parte,  a lo largo de siglos de diáspora han orado: “Si me  olvidase de ti, oh Jerusalén deja que mi nano derecha se paralice”.  Los cristianos no fueron menos en sus esfuerzos por llegar al Santo Sepulcro a través de sucesivas cruzadas.

Fiel a su carácter el Presidente Donald Trump decidió meter la mano en el avispero. Contrariando una política mantenida a lo largo de siete décadas anunció que Estados Unidos reconoce a Jerusalén como la capital de Israel y, en consecuencia, trasladará allí su embajada. Hasta ahora la sede diplomática estaba situada en Tel Aviv junto a las embajadas del resto del mundo.

Las razones de Trump para el cambio desafían la lógica. El mandatario estadounidense declaró que “era un paso que debió darse hace tiempo para avanzar el proceso de paz” y subrayó  “que sería una ridiculez asumir  que repetir exactamente la misma fórmula ahora daría resultados diferentes o mejores”.   Por el momento cabe esperar que el gobierno de  Banjamín Netanyahu  continuará con la implantación de nuevos colonos en la Jerusalén del este también conocida como la parte árabe. Esta sección de la ciudad fue ocupada tras la guerra librada contra Jordania en 1967. Una vez anexada Israel proclamó que su capital era indivisible. Hay más de 200 mil israelíes que viven en asentamientos considerados ilegales por la comunidad internacional.

 

Fortalecer la posición de Israel de manera alguna la alienta a una mayor flexibilidad para contribuir a la creación de un Estado palestino. Es cierto que las negociaciones de paz están estancadas pero mover la embajada a Jerusalén no aporta a una nueva fórmula para salir del atolladero. Asesores de Trump señalan que la medida fortalecerá su credibilidad al demostrar que cumple con sus promesas. Lo que no parecen percibir es que cargar la balanza a expensas de los palestinos  es un gran retroceso. De cara al mundo árabe Washington deja de ser un  mediador  con algún viso de imparcialidad.

Trump ha cumplido con una promesa repetida muchas veces a lo largo de su campaña presidencial. En su momento nadie se alarmó porque su victoria era considerada muy improbable. Pero ello le ganó las simpatías y probablemente los votos de los cristianos sionistas. Así se ha llamado a los evangélicos que hacen una lectura literal de la biblia y partir de la cual apoyan en forma incondicional las políticas del gobierno israelí.     También le valió el respaldo de sectores de la comunidad judía estadounidense, aunque la mayoría de ella se identifica  con sus opositores del partido demócrata.

Para los palestinos podría ser el fin de la esperanza de lograr un estado independiente por la vía de negociaciones internacionales. Lo más probable es que deban revisar sus alianzas y diseñar una nueva estrategia.

Balcanes: fin del tribunal internacional

December 1, 2017 Comments off

La apelación de seis criminales de guerra de la ex Yugoslavia en la corte de La Haya culminó de manera dramática.  Slobodan Praljak,  un bosniocroata, terminó sus días de propia mano. Al escuchar que le ratificaban la condena de 20 años de prisión se puso de pie gritando que era inocente. Luego ante el estupor de los presentes bebió veneno de un pequeño frasco. Agonizante fue llevado a un hospital donde falleció. Era la última causa del  Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY)  que cerrará sus puertas a finales de diciembre, tras 24 años de actividad. Una semana antes había condenado a cárcel perpetua  por genocidio a Ratko Mladic, el general serbiobosnio. En particular se le imputó la responsabilidad por la masacre Srebrenica y crímenes contra la humanidad cometidos durante el sitio de Sarajevo, la capital Bosnia.

Praljak estaba acusado de haber ordenado acciones militares que causaron, de manera deliberada, la muerte de numerosos civiles. Además se le culpó de dar la orden de destruir el famoso Puente Viejo de la ciudad de Mostar. La construcción del siglo XVI era un tesoro  arquitectónico. Su voladura fue considerada como un crimen cultural. Los jueces estimaron que la acción estuvo destinada “a causar un desmedido dolor a la población civil musulmana”. Cabe recordar la célebre novela de Ivo Andric “Un puente sobre el Drina”, que le valió el premio Noble de literatura, y que ya describía los odios étnico religiosos de los Balcanes.

 

La guerra en Bosnia , 1992-95, dejó más de cien mil muertos y unos 2,2 millones de personas desplazadas. Las batallas más cruentas y los mayores abusos fueron cometidos por los bosniosserbios. En un inicio los bosnioscroatas y los bosniosmusulmanes lucharon juntos. Pero a poco andar la alianza terminó y los bosnioscroatas practicaron una política de exterminación y de limpieza étnica contra  sus aliados.

Dos hechos precipitaron la creación del Tribunal Penal Internacional. El mismo día que en 1992 comenzaban a caer las bombas de la Otan sobre Belgrado, en Londres era detenido Augusto Pinochet por encargo del juez español Baltazar Garzón. En la comunidad internacional se percibió la necesidad de contar con un tribunal que juzgase a  acusados de crímenes contra la humanidad. Ello porque las  cortes de sus países no contaban con la independencia suficiente para hacerlo.  En el caso de  ex Yugoslavia las atrocidades eran de tal magnitud  y tantos los responbles de los diversos bandos  que se creó el TPIY que ahora concluye su trabajo.

Praljak se suicidó convencido que sus crímenes respondieron a una postura patriótica. Lo mismo piensa el actual Primer Ministro croata Andrej Plenković que luego de ofrecer condolencias a la familia Praljak señaló: “Su acto, que lamentablemente hemos visto, nos habla de la profunda injusticia moral contra seis croatas de Bosnia y el pueblo croata…manifestamos nuestro rechazo e insatisfacción ante el veredicto”.

Las profundas heridas de las guerras balcánicas no terminan de cicatrizar. En todo caso las condenas TPIY traen algún consuelo a las decenas de miles de víctimas de un conflicto que nunca debió ocurrir.