Archive

Posts Tagged ‘Xi Jinping’

Todo el poder para Xi Jinping

October 19, 2017 Comments off

El XIX congreso del Partido Comunista chino consagra al Presidente Xi Jinping como el líder absoluto del país.  Mao Tse Tung, el conductor de la revolución que llevó a los comunistas al poder en 1949, proclamó tempranamente que “el  poder está en la punta de un fusil” y abundó “sin un ejército popular nada tendrá el pueblo”. Xi fiel a las enseñanzas de Mao ha dedicado grandes esfuerzos, desde 2012 que ocupa la primera magistratura, en modernizar y tener bajo su férreo control al Ejército Popular de Libración (EPL), como denominan a las fuerzas armadas. Pero si el EPL es importante aún más lo es el Partido. En palabras de Mao  corresponde poner “la política al puesto de mando” y para que no hubiese duda a que aludía por política puntualizó  “El partido manda al fusil”.  Xi fiel a estas enseñanzas tiene también  pleno control del Partido. Pero en última instancia,  incluso en un régimen vertical y autoritario, los 89 millones de militantes del Partido deben escuchar la voz de los 1.400 millones de ciudadanos. Xi es el Presidente de la nación y debe guiarse por la consigna  que proclama: “el Partido dice lo que el pueblo quiere” pero  a menudo gravita otro eslogan complementario: “El pueblo hace lo que el partido dice”.

El avasallador progreso económico y social chino debe mucho a la visión y disciplina impuesta por los comunistas. Pese a errores garrafales como la industrialización forzada, conocida como el “gran salto adelante”, y más tarde la funesta “Revolución Cultural” nunca ha sido acumulada tanta riqueza en tan poco tiempo. El grueso de los chinos  disfruta de los enormes avances. Pero la imagen del Partido, pese al progreso material, se deterioraba a causa de una corrupción rampante.  Xi llegó al poder con la meta de atacar a  tigres y moscas, la metáfora aplicada para barrer con los corruptos desde la cabeza a la base: un millón trescientos mil militantes han sido expulsados  de las filas partidarias y muchos están tras las rejas. Tal es el impacto de la campaña que  han bajado las ventas de artículos de lujo utilizados para los sobornos.

En lo que toca a la estructura política del país Xi anunció más de lo mismo en una alusión a las democracias  occidentales: “Ningún sistema político  debe ser considerado como la única opción” y reafirmó que  “el socialismo con características chinas es una gran ceración”.  Léase un sistema unipartidista con un estricto control de la sociedad civil. A la par abogó por flexibilizar el acceso de la inversión extranjera, abrir los mercados y reforzar la protección de la propiedad intelectual, todas medidas solicitadas por los principales socios occidentales como la Unión Europea y Estados Unidos.

En política exterior  Xi reafirmó que Beijing no busca una hegemonía global pero advirtió que “nadie debe esperar que China aceptará algo que perjudique sus intereses”.  Como gran meta para el centenario de la república, en 2049, postuló un “estado socialista moderno”.  Para algunos Xi, como en su momento fue Mao y el reformista Deng Xiaoping, representa una nueva era política, una en la cual China ocupará un papel central en la economía y los asuntos internacionales.

Advertisements

EEUU vs China por el calentamiento global

June 8, 2017 Comments off

Donald Trump sacudió al mundo al anunciar, el 1 de junio,  la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París alcanzado en diciembre de 2015. El Acuerdo busca impedir  que la temperatura planetaria aumente en dos grados Celsius. En la actualidad muchos países ya viven el impacto del calentamiento global con sequías que gatillan incendios, con inundaciones que desplazan poblaciones,  con huracanes que arrasan enormes superficies y un sinnúmero de fenómenos naturales provocados por la emisión de gases de efecto invernadero.

En su campaña electoral  Trump dijo que el calentamiento global era un cuento inventado por China para perjudicar la economía estadounidense. En 2012 tuiteó: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer a la industria manufacturera de Estados Unidos menos competitiva” En 2015 agregó: “Yo creo en aire limpio, aire inmaculado pero no creo en el cambio climático”.  El año pasado insistió: “Yo pienso que el cambio climático es solo  una forma de impuesto muy, muy, caro”.

La paradoja actual es que hace apenas una década los chinos denunciaban que Occidente hablaba de contaminación para frenar el desarrollo económico de su país. En todo caso la liga de los contaminadores que contribuyen al calentamiento global es encabezada por China  con el 20,09 por ciento de los gases, seguida por Estados Unidos con  17,89,  luego la Federación Rusa 7,53,  India 4,1 y Japón 3,79.

Ahora Beijing ya no denuncia a sus competidores sino que ante el abarrotado Congreso Popular chino el Primer Ministro Li Keqiang prometió, en marzo, que:  “El cielo sobre nuestras cabezas será otra vez azul”. Un compromiso de proporciones pues el gris impera en  buena parte del país. Hasta hace poco China era el villano pero ahora pasa a la condición de héroe. El Presidente Xi  Jinping impulsa una profunda transición energética. El objetivo es prescindir del carbón que alimenta miles de plantas termoeléctricas. A diferencia de Trump no es la ideología la que impulsa a los comunistas chinos.  Es la realidad de ciudades asfixiadas, con enfermedades respiratorias de magnitudes epidémicas, la que ha pasado al centro de la agenda política doméstica. El Partido Comunista tiene conciencia del creciente  malestar ciudadano por la contaminación atmosférica. Alarmado por las protestas ciudadanas dio un golpe de timón. Proclamó que China ha tomado distancia  con la obsesión del crecimiento económico  a todo precio y evoluciona hacia un modelo más sustentable en el que prime la calidad sobre la cantidad. Un plan presentado a comienzos de este año postula invertir 360 mil millones de dólares de aquí al 2020 en energías renovables, eólica y solar ante todo, que crearan unos trece millones de empleos. En el proceso China obtendrá enormes ventajas técnicas y abaratará sus productos. Así China en curso a una  transición energética tiene todas las posibilidades de dejar atrás a Estados Unidos en este campo.  Hoy las plantas termoeléctricas generan 70 por ciento de la electricidad  consumida. A través de las energías renovables pretenden  aspiran a abastecer el grueso de la demanda energética.  Ello además le permite, en el plano internacional, proyectarse junto a la Unión Europea como líderes en la lucha contra el cambio climático.

Fricciones por las islas Malvinas

March 26, 2015 Comments off

El diario sensacionalista inglés The Sun, del magnate Rupert Murdoch, aprovechó para reeditar una de sus celebres portadas: “Te agarré” Así titulo el día del hundimiento del crucero General Belgrano por parte del submarino nuclear británico Conqueror  en la guerra librada en 1982.  En la acción murieron 323 tripulantes. Ahora el Sun ha publicado una nota que denomina exclusiva y encabeza “Temores de una invasión Argie” (término despectivo para los argentinos).  Remacha en portada con: “Más tropas ante amenaza de Putin”. Esto último era necesario para que el peligro cobre cuerpo. Según versiones de prensa Argentina busca comprar una docena de aviones. Entre los modelos considerados están el Gripen sueco,  algunos modelos refaccionados de Mirage franceses, aviones chinos JF-17 o el Sukhoi modelo SU-24.  Hablar del peligro de Xi Jinping tiene nulo impacto comparado con levantar el fantasma de Putin. El Gripen está descartado porque 30 por ciento de sus componentes son británicos.

En todo caso Michael Fallon, ministro de defensa inglés, aprovechó de declarar que en las Falkland “el peligro se mantiene. Es un peligro muy real. Nosotros debemos responder a él”. En materias militares Londres es de una discreción notable. Si desean reforzar sus posiciones en las Malvinas no tienen más que despachar los efectivos y  medios.  De manera que cuando hablan de fortalecer su presencia lo hacen con un doble propósito. Domestico antes de elecciones que tendrán lugar en mayo en las cuales dos tercios del electorado estiman que las islas deben ser defendidas a cualquier costo. De pasada aprovecha de enviarle una señal de determinación a la Argentina. Es bien posible que la nota del Sun haya sido digitada por autoridades interesadas en agitar el tema. Ello a pocos días del 2 de abril cuando se cumplirán  33 años de la fallida invasión argentina.

Agustín Rossi, ministro de Defensa argentino, salió al paso de las especulaciones inglesas: “Es una locura, no hay nada de eso…es simplemente una mentira, nuestro país no tiene planes armamentistas”. Por su parte la cancillería argentina declaró: “Resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta ‘amenaza argentina’”, afirmó la cancillería y reiteró que “el diálogo y la negociación, y no las armas, son el único camino para resolver la cuestión”. A lo cual agregó: “Además de inverosímil, resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta ‘amenaza argentina’ para aumentar el presupuesto militar británico y consolidar la creciente militarización de las islas”. En rigor el Reino Unido ha sido criticado por Estados Unidos por la disminución de sus gastos bélicos. La defensa de las Falklands no significa justifica gastos de mayor magnitud en el presupuesto británico. Pero en el arsenal polémico cada cual se viste como mejor le conviene.

El interés ruso en Argentina

Moscú estaría interesado en un trueque de aviones por bife y otros alimentos para aliviar las sanciones que le ha impuesto Occidente.   Vladimir Putin durante su visita a la Argentina, a mediados de julio, calificó de “estratégica” la relación entre los dos países. Buenos Aires apoyó a Rusia en su anexión de Crimea. La Presidenta Cristina Fernández criticó el doble estándar de Washington y Londres en cuestiones de integridad territorial, en alusión a Las Malvinas.

China: cambio de guardia

November 9, 2012 Comments off

El Partido Comunista Chino (PCCh) presenta,  a su pueblo y el mundo,  el nuevo liderazgo que gobernará la década venidera.   Xi Jinping sucederá a Hu Jintao a la cabeza del partido y presidencia del país. En medio del estricto protocolo los más de dos mil 300  delegados leyeron, con aparente fruición, el discurso  de apertura pronunciado por Hu. Los contrapuntos fueron frecuentes: “Nunca trasplantaremos mecánicamente un modelo de sistema político de Occidente”;  pero al mismo tiempo señaló: “Debemos prestar mayor atención al perfeccionamiento del sistema democrático y al enriquecimiento de las formas de democracia para garantizar que el pueblo participa en las elecciones, la toma de decisiones, la administración y la supervisión de manera democrática y de acuerdo con la ley”. Cada cual puede sacar sus propias conclusiones. Para los comunistas  chinos el tema central no es satisfacer los requisitos electorales y de balance de poderes.  El objetivo es lograr la legitimidad que se obtiene mediante la satisfacción con el avance económico y el mejoramiento de las condiciones de vida del mayor número de personas. Conspira  contra la anhelada legitimidad la corrupción que ha quedado al descubierto con el defenestrado Bo Xilai y las denuncias contra el actual Primer Ministro Wen Jiabao,  a cuya familia extendida se le atribuye haber realizado negocios por  2,7 mil millones de dólares. También hay cuestionamientos por el meteórico enriquecimiento de numerosos miembros y parientes de dirigentes comunistas. Uno de ellos perdió el cargo luego que su hijo chocó un Ferrari que cuesta más que lo que ganarán en toda su vida cientos de campesinos.

El XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh), inaugurado el 8 de noviembre, en Beijing, abrió con el informe central de Hu, con el chispeante título: “Avanzar con toda firmeza por el camino del socialismo con características chinas y luchar por la consumación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada en una forma generalizada”.

 

 

 

La jerarquía comunista  opta por un cauto optimismo pues sabe de los peligros de crear grandes expectativas. Ello pese a que expertos de la   Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) vaticinan que China tendrá mayor tamaño que el conjunto de las economías combinadas de la eurozona para fines de este año. Ya en el 2016, según el mismo estudio,  habrá superado a Estados Unidos. Pero, claro,  Beijing debe velar por la vida 1.354 millones de habitantes. De manera que en términos del per capita lo de “modestamente acomoda” es una estimación realista.

 

En el campo ideológico la jerga comunista es a veces oscura y seguramente muchos chinos ignoran a que aluden sus dirigentes cuando proclaman: “Enarbolar el gran estandarte del socialismo con características chinas, seguir la guía de la Teoría de Deng Xiaoping, el importante pensamiento de la Triple Representatividad y la Concepción Científica del Desarrollo”. Es tarea para la casa  desentrañar estas palabras de Hu. Una pista: la Triple Representatividad alude al pensamiento de Mao Zedong , la teoría de Deng, y, por supuesto a los autores originales del comunismo: Marx y Lenin. Una incógnita es como cuadrar ideas tan diversas como las expresadas por cada uno de ellos. Todo es una cuestión de dialéctica creativa.