Archive

Posts Tagged ‘Estados Unidos’

Che Guevara, el ícono

October 12, 2017 Comments off

Hace 50  años, en   octubre de 1967, cayó abatido en Bolivia  Ernesto Che Guevara. Su imagen como un ícono revolucionario, medio siglo después, tiene mucho más vigencia  que sus ideas.  Guevara encarna  el sueño del guerrillero romántico que, animado por un sentimiento de justicia social, cual Quijote, las emprende contra los opresores. La revolución cubana, en la que Guevara combatió junto a Fidel Castro, mostró que era posible lograr la victoria con mínimas fuerzas  iniciales.

Allí un magro núcleo de decididos combatientes logró el efecto de un alud, al que se sumó un número creciente de voluntarios, que terminaron  por aplastar a  la dictadura de Fulgencio Batista. La metáfora de la “chispa que enciende la pradera” encapsula la teoría del foco, sintetizada   por el filósofo francés Régis Debray en su libro Revolución en la revolución. Debray acompañó durante un tiempo  a Guevara en la infortunada guerrilla en Bolivia.

La presencia de un foco, que en los hechos es una columna guerrillera, puede producir un impacto desmedido por su mera existencia. El  credo foquista señala que golpes perpetrados por un grupo de combatientes contra tropas, policías y las propiedades de latifundistas gatillarán un sentimiento de inseguridad entre los poderosos y despertarán las esperanzas de los oprimidos. Para Debray la progresión insurgente es así: “Lo más pequeño es el foco guerrillero, el núcleo del ejército popular…. Es el “pequeño motor” que echa a andar el “gran motor” de las masas y precipita la formación de un frente”.

Pero lo que funcionó en Cuba fracasó estrepitosamente en Bolivia. El papel de Estados Unidos en la detección y lucha contra el foco boliviano fue gravitante. Richard Gott, un avezado periodista británico, fue uno de los primeros testigos en  reconocer el cadáver de Guevara.  Gott, que visitó el campamento de La Esperanza, la base militar de las fuerzas especiales de Estados Unidos donde se encontraban una veintena de efectivos, narra que “Allí tenían poderosos sistemas de transmisión que les permitían una comunicación directa con el Comando Sur,  en la Zona del Canal de Panamá. Allí fui recibido por el mayor Robert “Pappy” Shelton  que me contó que 600 rangers – fuerzas especiales bolivianos entrenadas por Estados Unidos- se habían graduados recién y despachados a la zonas de operaciones de la guerrilla en Vallegrande”.

Mi único contacto remoto y póstumo con el Che fue en Londres, en 1984, donde me enteré que la empresa subastadora  Sotheby’s remataba su diario en que narraba sus meses de guerrilla en Bolivia. Fui a Sotheby’s y pedí ver el diario. Con gran amabilidad  accedieron y me hicieron pasar a un pequeño salón y  me entregaron un cuaderno con tapas duras. El texto ha sido publicado muchas veces pero hubo algo que me dejo atónito: en la contratapa estaban los nombres de guerra, los alias si se quiere, junto a las identidades  reales y en muchos casos teléfonos y direcciones, de varios combatientes y contactos urbanos. Semejante información debió ser un tesoro para sus captores. Nada de encriptación. Solo cabe suponer que el Che tenía una fe ciega en que saldría vencedor.

 

 

 

 

Advertisements

Afganistán y sus mil generales

August 24, 2017 Comments off

“Afganistán es una pérdida total. Es hora de volver a casa”  tuiteó Donald Trump en 2012. Está semana, instalado en la Casa Blanca, viró en 180 grados y anunció el despacho de más tropas para continuar la guerra que Estados Unidos inició hace 16 años, que ya es la más larga de su historia. No precisó la cantidad de efectivos pero se estima que podrían ser unos cuatro mil que reforzarán a los ocho mil que combaten en el país asiático. En todo caso prometió que  “Nosotros no vamos a construir la nación nuevamente…Vamos a matar terroristas”.  Concluyó su mensaje prometiendo la victoria que les ha resultado tan elusiva.  Pero no aclaró qué tendría que ocurrir para proclamar que había vencido.

Kabul y Washington  enfrentan la poderosa  insurgencia de los talibanes que ha cobrado la vida de unos dos mil estadounidenses. Pero quizás un enemigo tan peligroso como los fundamentalistas islámicos es la incapacidad y corrupción del  gobierno afgano. Esto no es nuevo. En las semanas que precedieron la invasión a Afganistán, el 2001,  unidades norteamericanas y británicas se infiltraron en el país con la misión de explotar las divisiones de un país fragmentado en clanes dominados por atávicos odios tribales y étnicos. El arma era el dinero para comprar lealtades. Seguían la vieja enseñanza del Presidente mexicano Álvaro Obregón (1920-1924) que afirmaba: “Yo no conozco a ningún general que aguante un cañonazo de 50.000 pesos”. En el caso de los líderes afganos los cañonazos ascendían en promedio los 200 mil dólares. Esto era lo que exigían a los caudillos para que junto a sus seguidores para cambiar de bando y abandonar el régimen talibán.

La invasión de las fuerzas occidentales en nada cambió la corrupción generalizada. Una demostración es el hecho que el país cuenta con mil generales de ejército  bien remunerados además de sus respectivos guardaespaldas, una importante señal de estatus.  Los grados de coronel y general son comprados a buen precio sin que los que ostentan los galones tengan calificación alguna. Algunos no superan los 30 años. Estados Unidos cuenta con 886 generales  y Chile con 49.

La estrategia militar de  Trump postula metas pero no plazos. La intención es desmoralizar a los talibanes al no señalar una fecha de salida del país. Es necesario tener en cuenta que los afganos derrotaron en su tiempo a los británicos y más tarde a los soviéticos. Nadie ha logrado someterlos durante mucho tiempo. Cuando no han luchado contra extranjeros  lo hacen entre ellos y  a lo largo de décadas. Así que lo más probable es que sean los invasores de turno los que terminen por abandonar las inhóspitas alturas altiplánicas.

Una opción considerada por Trump, a sugerencia del ex asesor estratégico Steve Bannon, fue el despacho de tropas mercenarias encuadradas por empresas privadas. Así el Estado se libraría hasta cierto punto de la presión política que ocasionan las bajas. Esta posibilidad fue desechada por los generales presentes en la Casa Blanca así como por el Pentágono. Un líder talibán, por su parte, declaró estar dispuesto a combatir por los próximos 16 años.

 

 

El modelo anglosajón en crisis

June 15, 2017 Comments off

Durante más de siete décadas el campo occidental ha seguido el modelo anglosajón: léase la conducción de Washington y Londres. En estas capitales fue trazada la arquitectura del mundo actual. Desde las instituciones dominantes en el campo militar, como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a la esfera económica con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial nacen de la Carta Atlántica, concebida por el Presidente Franklin D. Roosevelt y el Primer Ministro Winston Churchill en tiempos de la Segunda guerra Mundial.

El éxito de toda ideología ,que aspire a cierta universalidad, es convencer al mayor número de personas posible que es la mejor opción para mejorar la vida de todos. Incluso el colonialismo postulaba los beneficios civilizatorios, económicos y tecnológicos aportados a las sociedades colonizadas. La propuesta anglosajona, de post guerra, destacaba la democracia, el libre comercio y  la generación de riqueza a partir de la libertad de los agentes económicos para desplegar su creatividad. La libre competencia debía dirimir quienes serían los triunfadores. .

Hoy surge la interrogante si el mundo se asoma a un cambio de época. ¿Se vive ya el fin de la hegemonía ideológica anglosajona? Son los propios líderes los que renuncian a sus postulados universalistas. Trump repite hasta la saciedad su eslogan “América primero”. La meta proclamada es “hacer América grande una vez más”. Nada muy diferente del pasado salvo que antes se decía que lo que era bueno para América también lo era para el resto. Las señales de distanciamiento estadounidense  de Europa son nítidas:  los europeos dedican más recursos a la defensa o Washington, que cubre a 75 por ciento de los gastos de la  OTAN,  renuncia a la defensa automática si alguno de los países miembros es atacado. La mera advertencia ha agrietado la confianza en la alianza militar.

Gran Bretaña, por su parte, está embarcada en su Brexit, o el abandono de la asociación con la Unión Europea. Es el triunfo de una visión nacionalista y estrecha. Mala hora, en todo caso,  escogió Londres para divorciarse de sus vecinos. Si tenía la esperanza de cerrar filas con Estados Unidos ahora se topa con un Trump que predica el aislacionismo. Así lo que ambos lados del Atlántico llamaban la “relación especial” que unía a los primos anglosajones  aparece difusa y con metas divergentes. Un cuadro muy diferente al de los años 80 cuando Ronald Reagan y Margaret Thatcher promovían al unísono las virtudes del neoliberalismo. Hoy el debate sobre el calentamiento global y la renuncia de Estados Unidos al Acuerdo de París abre una zanja entre europeos, incluidos los británicos, y Washington. Es un tema decisivo ya que Trump denuncia  al Acuerdo como un cuento para limitar el progreso económico de su país. En cambio en el viejo continente, como en el resto del mundo, existe la convicción que las emisiones de gases de efecto invernadero, causadas por actividades humanas, es la principal amenaza para la humanidad.

EEUU vs China por el calentamiento global

June 8, 2017 Comments off

Donald Trump sacudió al mundo al anunciar, el 1 de junio,  la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París alcanzado en diciembre de 2015. El Acuerdo busca impedir  que la temperatura planetaria aumente en dos grados Celsius. En la actualidad muchos países ya viven el impacto del calentamiento global con sequías que gatillan incendios, con inundaciones que desplazan poblaciones,  con huracanes que arrasan enormes superficies y un sinnúmero de fenómenos naturales provocados por la emisión de gases de efecto invernadero.

En su campaña electoral  Trump dijo que el calentamiento global era un cuento inventado por China para perjudicar la economía estadounidense. En 2012 tuiteó: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer a la industria manufacturera de Estados Unidos menos competitiva” En 2015 agregó: “Yo creo en aire limpio, aire inmaculado pero no creo en el cambio climático”.  El año pasado insistió: “Yo pienso que el cambio climático es solo  una forma de impuesto muy, muy, caro”.

La paradoja actual es que hace apenas una década los chinos denunciaban que Occidente hablaba de contaminación para frenar el desarrollo económico de su país. En todo caso la liga de los contaminadores que contribuyen al calentamiento global es encabezada por China  con el 20,09 por ciento de los gases, seguida por Estados Unidos con  17,89,  luego la Federación Rusa 7,53,  India 4,1 y Japón 3,79.

Ahora Beijing ya no denuncia a sus competidores sino que ante el abarrotado Congreso Popular chino el Primer Ministro Li Keqiang prometió, en marzo, que:  “El cielo sobre nuestras cabezas será otra vez azul”. Un compromiso de proporciones pues el gris impera en  buena parte del país. Hasta hace poco China era el villano pero ahora pasa a la condición de héroe. El Presidente Xi  Jinping impulsa una profunda transición energética. El objetivo es prescindir del carbón que alimenta miles de plantas termoeléctricas. A diferencia de Trump no es la ideología la que impulsa a los comunistas chinos.  Es la realidad de ciudades asfixiadas, con enfermedades respiratorias de magnitudes epidémicas, la que ha pasado al centro de la agenda política doméstica. El Partido Comunista tiene conciencia del creciente  malestar ciudadano por la contaminación atmosférica. Alarmado por las protestas ciudadanas dio un golpe de timón. Proclamó que China ha tomado distancia  con la obsesión del crecimiento económico  a todo precio y evoluciona hacia un modelo más sustentable en el que prime la calidad sobre la cantidad. Un plan presentado a comienzos de este año postula invertir 360 mil millones de dólares de aquí al 2020 en energías renovables, eólica y solar ante todo, que crearan unos trece millones de empleos. En el proceso China obtendrá enormes ventajas técnicas y abaratará sus productos. Así China en curso a una  transición energética tiene todas las posibilidades de dejar atrás a Estados Unidos en este campo.  Hoy las plantas termoeléctricas generan 70 por ciento de la electricidad  consumida. A través de las energías renovables pretenden  aspiran a abastecer el grueso de la demanda energética.  Ello además le permite, en el plano internacional, proyectarse junto a la Unión Europea como líderes en la lucha contra el cambio climático.

Venezuela deja la OEA

April 27, 2017 Comments off

Caracas, por boca de su canciller Delcy Rodríguez, notificó su retiro de la Organización Estados Americanos (OEA). La medida fue precipitada por la convocatoria a una reunión especial de cancilleres para debatir la compleja situación política del país. El Presidente Nicolás Maduro había advertido que abandonaría el organismo de concretarse la reunión. Será un proceso que, como con otras instancias internacionales, tomará tiempo llevar a cabo. En este caso consumar el proceso de retiro tardará 24 meses.

La canciller  calificó a la organización como “una coalición intervencionista” liderada por Estados Unidos. Para subrayar el carácter definitivo de  la medida  señaló que “la OEA persistió en acciones injerencistas contra la soberanía de nuestra Patria… nuestra doctrina histórica está enmarcada en la Diplomacia Bolivariana de Paz que nada tiene que ver con la OEA”, Rodríguez  agregó: “La historia se encargará de juzgar de forma implacable, no tenemos duda, y condenará con fuerza a los cipayos genuflexos que hoy sirven a los intereses de los Estados Unidos de Norteamérica”,

Chile junto a Argentina, Barbados, Bahamas, Brasil, Canadá, , Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guyana, Jamaica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Uruguay votaron a favor de la resolución que precipitó la decisión venezolana.  El cambio del panorama político en América Latina es drástico. Apenas hace  una década los países de la corriente bolivariana postulaban excluir a Estados Unidos de los debates hemisféricos. Con ese propósito se empeñaban en  fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en detrimento de la OEA. En el ámbito sudamericano privilegiaban la Unasur.

Venezuela atraviesa por un periodo de asfixia económica debido a la baja del precio del petróleo. A ello se suma que el país cuenta con mínimas reservas en divisas en tanto debe servir una deuda externa que alcanza a los 170 mil millones de dólares.  Ello limita en forma drástica la importación de alimentos y medicinas lo que causa una severa escasez.  El desquiciamiento económico es reflejado por los valores del dólar. La tasa de cambio oficial es de diez bolívares por dólar para la importación de productos de primera necesidad. En el mercado negro la moneda estadounidense alcanza los cuatro mil bolívares.  Un paraíso para los especuladores.

En el ámbito político la oposición busca deponer al gobierno. Para ello ha convocado a sucesivas olas de movilizaciones. En el último mes  las confrontaciones callejeras han dejado una treintena de muertos.  La violencia delincuencial alcanza una de las mayores cotas mundiales con más de 28 mil homicidios el 2016, ello  en un país con 31 millones de habitantes. Con todo es improbable que los opositores logren el ansiado cambio de régimen  en el corto plazo. Hasta el momento no han logrado una paralización efectiva del país. Los militares son los  únicos que pueden alterar la balanza de poder. De momento no hay indicaciones que contemplen una intervención.

 

Trump promete paz y prepara guerra.

March 2, 2017 Comments off

El Presidente Donald Trump declaró ante ambas cámaras del Congreso que ansiaba la paz. Así borraba con el codo su deseo  que Estados Unidos “comience a ganar guerras una vez más”, dicho solo días antes. A lo largo de la campaña presidencial señaló que su país era un perdedor en el campo bélico. Para enmendar esta realidad prometió que reforzar las fuerzas armadas. Dicho y hecho, pues ha dispuesto de un aumento de casi diez por ciento del presupuesto de defensa. Es un incremento de 54 mil millones de dólares. Alrededor de once veces todo lo que gasta Chile en un año. El aumento equivale al presupuesto militar anual ruso.

Washington destinará la friolera de 603 mil millones de dólares en aprestos bélicos. El gasto previsto para 2018 asegurará que el ejército pase de los 480 mil efectivos actuales a 540 mil. Los infantes de marina pasarán de los 23 batallones a 36 lo que representa otros diez mil efectivos. Este es un dato importante pues los marines son la primera fuerza de intervención en las operaciones en el extranjero. La armada recibirá 74 buques y submarinos adicionales. La fuerza aérea contará con otro centenar de aviones. Hoy en términos de ejércitos regulares ningún país que podría enfrentarse a Estados Unidos en un conflicto fuera de sus propias fronteras. Trump cree en la vieja e ilusoria ambición de ser tan fuerte que los demás no tendrán más opción  que someterse. Incluso ha llevado esta idea al campo nuclear donde propone modernizar su arsenal atómico. Con qué autoridad pedirá Estados Unidos a otros países que renuncien a un arsenal nuclear mientras refuerza el suyo.

A propósito de la fuerza militar viene al caso  recordar una  anécdota sobre la guerra de Vietnam. En  1969, al llegar al gobierno, Richard Nixon ingresó a una computadora del Pentágono toda la información disponible sobre Estados Unidos y Vietnam del Norte: población, producción industrial, ingreso per cápita y los arsenales respectivos. Luego, consultó a la computadora: ¿cuándo ganaremos? La máquina respondió de una: ustedes ganaron en 1964.

La fuerza de los países para imponer su voluntad sobre otros Estados depende de varios factores además del militar. Cuentan la fortaleza económica, la amplitud y efectividad de sus alianzas internacionales y también el llamado el poder blando. En el destaca la diplomacia,  así como la capacidad de persuadir a los pueblos que se tiene una causa justa, entre otros factores. En realidad lo que propone Trump es desvestir a un santo para vestir a otro. Para transferir fondos al Pentágono  le restará treinta por ciento de su presupuesto del Departamento de Estado. De este recorte un 40 por ciento corresponderá  a las contribuciones del país a ciertas agencias internacionales, entre ellas las Naciones Unidas. La Agencia de Protección Ambiental  perdería un cuarto de sus recursos. Ello en circunstancia que el calentamiento global es la mayor amenaza para el conjunto de la humanidad. Desde hace años se observa como el cambio climático no solo causa estragos sino que está en la raíz de numerosos conflictos. De poco sirve la fuerza sin la razón.

Trump desconoce acuerdo con palestinos.

February 16, 2017 Comments off

 

El futuro de un Estado palestino aparece más difuso aún. Durante la reciente visita de Binyamin Netanyahu, el Primer Ministro israelí,  a Washington el Presidente Donald Trump fijó, el 15 de febrero,   su postura ante el conflicto palestino-israelí. Dijo Trump : “Así es que estoy considerando dos Estados o un Estado. A mí me gusta aquel que le gusta a ambas partes. Yo estoy muy contento con la que le gusta a las dos partes. Yo puedo vivir con cualquiera de las dos.  Yo pensé por algún tiempo  que la de los dos Estados  era la más simple. Para ser honesto, si Bibi (Netanyahu) y los palestinos, si Israel y los palestinos están satisfechos, yo estoy satisfecho con la  que les guste más”.

 

Música para los oídos de Netanyahu. La extrema derecha israelí se ha opuesto desde siempre a la creación de un Estado palestino independiente y viable. De acuerdo a la llamada Hoja de Ruta establecida por el Cuarteto, integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas, redactado en septiembre de 2002, para el año 2005 ya debía existir el Estado palestino. Pero un primer ministro israelí tras otro ha trabado el camino a una Palestina soberana. Una de las formas de obstruir la creación de otro Estado ha sido colonizar territorios de Cisjordania donde se erigiría la nueva patria palestina. Inicialmente los gobiernos israelíes exigían, con razón, el reconocimiento del Estado de Israel como requisito para conversaciones paz. La Autoridad Nacional Palestina aceptó la demanda. Entonces Israel cambió los términos y hoy les exige que reconozcan al “Estado Judío de Israel”. En rigor Israel no puede ser un Estado judío en circunstancias que allí vive alrededor de un millón de árabes además de otras comunidades no judías.

 

La vida de los palestinos está gobernada, en gran medida, por los israelíes que suministran la electricidad, el agua, controlan los impuestos, establecen estrictos retenes camineros. En esas circunstancias la propuesta de un Estado significa más de la misma opresión para los palestinos. Está además la variable demográfica. Israel decidió abandonar los territorios ocupados de Gaza luego de concluir que le sería imposible mantener un Estado democrático con una creciente población palestina. Esto significaba que si los palestinos son asimilados como ciudadanos israelíes, en un par de décadas superarán a la población judía. Y si el país se rige por normas democráticas, los primeros tendrán la voz cantante.

La estrategia de Netanyahu, que tiene el respaldo de Trump, es subsumir a los palestinos en una negociación más amplia. Israel aspira a “abrir la cancha” y ve la coyuntura actual como propicia para lograr el reconocimiento de su país por parte de  Arabia Saudita y varias monarquías árabes. El eje de esta iniciativa no busca resolver la situación de los palestinos sino que confrontar a Irán. Algo que Trump ha colocado entre sus primeras prioridades internacionales. Un cuadro poco alentador para el Medio Oriente y en especial para los palestinos