Archive

Posts Tagged ‘Siria’

Turquía y su nuevo sultán.

June 27, 2018 Comments off

 

Recep Tayyip Erdogan logró su  reelección como presidente de Turquía. El  Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por su sigla turca), que él dirige, mantendrá la mayoría en el Parlamento en alianza con el ultra nacionalista y derechista Partido de Acción Nacionalista (MHP). Así Erdogan, gracias a una serie de cambios constitucionales, logra un control sobre el conjunto del Estado turco que evoca el poder de los sultanes. Como los antiguos gobernantes  imperiales Erdogan podrá reinar  por decreto en muchas materias. Además tendrá la prerrogativa  de disolver el parlamento y de remover al grueso de la administración pública.

Si de evocaciones se trata existe la percepción que en Ankara  flota la nostalgia por el imperio Otomano, colapsado con la derrota de Turquía en la Primera Guerra Mundial. Entonces los turcos dieron un giro en 180 grados y optaron, bajo la conducción de  Mustafa Kemal Atatürk , por la modernización del Estado con un marcado acento laico. La elite política volvió su mirada a Occidente y relegó  sus raíces musulmanas.

Tras la Segunda Guerra Mundial,  la Guerra Fría dio a Turquía un papel protagónico como país de contención de la Unión Soviética en el seno de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Esta tarea fue facilitada por las dictaduras militares que gobernaron o ejercieron el poder tras el trono a lo largo de décadas.

Sin embargo, con la llegada de Erdogan al gobierno a comienzos de los 2000 se aprecia una creciente influencia del clericalismo islámico. Se trata, en todo caso, de una corriente religiosa moderada aunque con los rasgos característicos de opresión de las mujeres presentes en el Islam.  Es justo señalar que Erdogan pugnó  por logar la aceptación de su país como miembro pleno de la Unión Europea (UE). Los europeos, en especial Francia y en menor medida Alemania, no correspondieron a los anhelos turcos. Hoy el ingreso de Turquía a la UE aparece distante. Ello permite presumir que Ankara seguirá, con renovado ahínco, el proyecto neo otomano de convertir al país en una potencia que restaure algo de la grandeza pasada.

Con un mandato claro y el firme control del Estado Erdogan tratará de asegurar, en primer lugar, la unidad de Turquía.    Ello conlleva una mayor agresividad en la guerra contra el pueblo kurdo, situado en las regiones montañosas australes, que representa alrededor del 20 por ciento de los 80 millones de habitantes del país. Una guerra que solo es librada al interior del país sino que también en Siria donde los kurdos son combatidos por el ejército invasor turco. También en el norte Irak se registran enfrentamientos.

En lo que toca al Medio Oriente Ankara redoblará sus esfuerzos por proyectarse como el líder del mundo árabe sunita. Es algo que ha intentado confrontando a Israel con un vistoso respaldo a la causa palestina. Ankara ha buscado desplazar a Arabia Saudita e Irán como  referentes políticos. No es algo simple pues lo recuerdos del periodo  otomano  evocan sufrimientos.

Erdogan cuenta ahora con  cinco años de gobierno, con la posibilidad de reelección. Su protagonismo internacional buscará  posicionar a Turquía como una potencia de primera línea

Advertisements

Trump con todo contra Irán.

May 10, 2018 Comments off

 

Washington tiene una meta frente a Irán: lograr un cambio de régimen en Teherán o al menos forzarlo a abandonar sus objetivos políticos. Esa es la razón por la cual Estados Unidos dejó el Tratado Nuclear, alcanzado junto a las mayores potencias occidentales además de Rusia y China. El propósito del acuerdo con Irán era impedir que el país desarrollase una bomba atómica. Nueve inspecciones realizadas por Naciones Unidas, desde 2015, dieron fe que Teherán  cumplía con lo acordado. Ello no bastó para el Presidente Donald Trump que no ahorró adjetivos para descalificar el acuerdo.

En su discurso, este martes 8, Trump lanzó una andanada de acusaciones contra el gobierno iraní. Lo acusó de ser una de las principales causas de la inestabilidad en el Medio Oriente, de atizar la guerra en Siria y Yemen, de apoyar a una variedad de organizaciones terroristas. Incluso en cuanto a lo último lo culpó de respaldar  a los talibanes en Afganistán. En rigor los talibanes recibieron ayuda estadounidense a través del ISI, el poderoso servicio de inteligencia paquistaní.

La pregunta es por qué los europeos y el resto del mundo, con la excepción de Israel y el grueso de las monarquías dictatoriales árabes, no perciben a Irán como una amenaza. El motivo es que lo qué está en juego en el Medio Oriente es la hegemonía política de la región. Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel apostaron fuerte por acabar con el régimen de Bashar al Asad en Siria. La guerra concluye con una victoria de un gobierno al cual sus adversarios le vaticinaban apenas algunas semanas. A Irán se le imputa respaldar a los rebeldes hutíes  en Yemen pero es la fuerza aérea Saudita, con respaldo estadounidense, la que bombardea en forma cotidiana al pequeño país causando miles de muertes de civiles.

Trump señaló que Estados Unidos no puede vivir bajo la amenaza de un régimen como el iraní dotado de armas nucleares. Las agresiones suelen encubrirse bajo nobles principios humanitarios o incluso para la preservación de la paz. Sadam Hussein fue depuesto por la falsa amenaza de armas de destrucción masiva.  Muammar Gadafi fue atacado para impedir una masacre en el este del país. Ahora la ofensiva contra Irán es presentada como una contribución a la seguridad del mundo. Aunque Teherán destruyera sus instalaciones nucleares el acoso no cesaría porque no es ese el motivo de las medidas restrictivas que Estados Unidos volverá imponer.  Trump ha advertido que aplicará sanciones directas, a sus empresas e instituciones financieras, y también secundarias,  que afectaran a cualquier compañía de terceros países que comercie con Irán y Estados Unidos.

 

El cerco a Irán, como lo demuestran estadísticas de  restricciones anteriores, afectaran de manera vital al gobierno y el pueblo iraní. Está por ver si este castigo favorecerá a los moderados seguidores del Presídente Hasan Rohani o a los sectores más duros de los Guardias Revolucionarios. Si éstos últimos tomasen el control cabe anticipar una creciente actividad bélica en varios países de la región. La apuesta de Trump es en sus palabras: “El hecho es que ellos querrán hacer un nuevo y duradero acuerdo”. En sus términos, claro.  El tiempo dirá.

Siria al borde del precipicio.

April 12, 2018 Comments off

 

 

Si las palabras representan las intenciones de Estados Unidos y Rusia el mundo corre peligro. A raíz de un presunto ataque con armas químicas, en la localidad Siria de Douma, se ha desatado una crisis que enfrenta a Washington y Moscú. En Occidente se acusa a Rusia de avalar al régimen sirio de Bashar al Assad en  el empleo de gases que habrían costado la vida a unas cincuenta personas y dejado centenares de heridos. El Presidente francés Emmanuel Macron dice tener pruebas del empleo del letal gas cloro. Moscú, en todo caso, niega de manera tajante toda responsabilidad en los hechos y ha extendido su protección al régimen sirio, que además tiene el respaldo incondicional de Irán.

El Presidente Donald Trump dio señales inequívocas que prepara un ataque contra las fuerzas sirias. Para  subrayar la gravedad de la situación suspendió su participación en la ritual  reunión hemisférica, la VIII Cumbre de las Américas que tiene lugar en Lima, además de una visita a Colombia. Trump hizo trascender que prefería permanecer en su país  para manejar una situación crítica que podía escalar con consecuencias imprevisibles.

Ante la inminencia de un ataque el diplomático ruso  Alexander Zasypkin dijo que su país derribaría cualquier misil y atacaría los buques, submarinos o aviones que los dispararan. Levantaba así la vara  pues en el pasado Rusia se había limitado al empleo de sus defensas antiaéreas en caso que personal ruso estuviese bajo amenaza. Han surgido dudas sobre que dijo exactamente Zasypkin. Pero sin esperar mayores explicaciones Trump recurrió al inefable tuit: “Rusia promete derribar todos los misiles disparados en Siria. Prepárate Rusia, porque ellos llegarán hermosos, nuevos e inteligentes.  Ustedes no deberían ser socios de un animal que mata con gas a su gente y lo disfruta”.

De inmediato analistas estadounidenses enrostraron a Trump de caer en lo que había criticado a su predecesor el Presidente Barack Obama. Esto es de anunciar sus intenciones bélicas alertando al enemigo sobre los próximos pasos. Ya sea para sacarse el mote de inconsecuente o dejarse un mayor margen de maniobra Trump volvió a la carga con un tuit  que señalaba que el ataque: “Podría ser muy pronto o no tan pronto después de todo”. Más allá de las palabras las marinas estadounidense,  británica y francesa despliegan sus unidades con miras a una descarga misilística.

Suele ocurrir que las operaciones bélicas son encubiertas con  altisonantes justificaciones éticas. En este caso se trataría de trazar una línea roja frente al empleo de armas químicas. Pero la argumentación es poco convincente puesto que las mismas naciones que hoy impugnan los gases tóxicos los toleraron cuando Irak los descargó contra Irán en la guerra que libraron entre 1980-1988. Según lo señaló el diario The New York Times: “El programa encubierto estadounidense durante la administración Reagan dio a los iraquíes ayuda clave para la planificación de batallas cuando las agencias americanas de inteligencia sabían que los comandantes iraquíes emplearían armas químicas en batallas decisivas de la guerra”. El mismo diario cita a un alto oficial de inteligencia, Walter P. Lanz, que explica el pensamiento de entonces: “El empleo de gas en el campo de batalla por parte de los iraquíes no era un asunto de gran preocupación estratégica”. Lo que importaba a Washington era derrotar a las huestes del radicalismo islámico iraní. Poco ha cambiado.  No son principios los que están en juego sino que quien dominará  el Medio Oriente.

 

 

Mosul : la madre de todas las batallas.

October 20, 2016 Comments off

 

En las primeras horas del domingo comenzó la esperada ofensiva para liberar a Mosul de manos de los yihadistas. La segunda ciudad de Irak, con una población original de dos millones de habitantes,  fue capturada por el Estado Islámico (EI) en junio de 2014. El ataque en curso podría auspiciar el fin de la dominación territorial del EI en Irak.

La lucha por Mosul involucra tanto a potencias locales como a otras más distantes.  Según su desenlace podría cambiar la configuración del mapa de la región. El control sobre  Mosul reverbera en Siria, Turquía, Irán, Jordania y sobre todo el mundo árabe.

En primer lugar está el brutal choque entre la facción de musulmanes chiítas, que gobiernan Irak,  y los sunitas que son mayoría en Mosul.  El EI, que pertenece a la corriente sunita,  ha declarado una guerra a muerte contra los chiítas. Sus ataques suicidas han detonado bombas en mezquitas y concurridos mercados. Es la continuación de la  guerra civil librada entre ambas denominaciones, 2006-2007, que dejó medio millón de muertos.  Se  calcula  además que por tres  muertes violentas hay que sumar otras dos a causa de desplazamientos forzados, colapso del sistema hospitalario, falta de agua y alimentos.

En la batalla de Mosul convergen tropas oficialistas que incluyen al ejército y milicias chiíes con vínculos con Irán. Son éstas últimas las que despiertan la mayor inquietud pues en el pasado han cometido atrocidades contra la población sunita. También participa un importante contingente de tropas de la minoría kurda. Estados Unidos está presente con un contingente de al menos 600 efectivos de fuerzas especiales y asesores. La planificación de la batalla  ha corrido por cuenta del Pentágono.

El EI capturó la ciudad con un par de miles de sus combatientes que  lograron batir a más 50 mil soldados del ejército iraquí que abandonaron sus armas para huir. Ahora unos 25 mil atacantes enfrentan a unos seis mil yihadistas atrincherados en una vasta superficie que aún mantiene una población estimada en 1,2 millones de personas. Se anticipa que el enfrentamiento provocará el éxodo de  700 mil civiles.

 

Las tropas oficialistas, junto a los kurdos,  tienen una abrumadora superioridad numérica y de poder de fuego. La táctica de los atacantes será lanzar ofensivas localizadas para obligar al EI a revelar sus posiciones. Entonces intervendrán los drones y las fuerzas aéreas de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña para aniquilar a los yihadistas. Se prevé que será un proceso lento y complejo para causar el menor daño a la población. Porque de ello depende, en última instancia, si Irak subsistirá como un país o derivara en una partición. Hay quienes anticipan que  surgirán tres nuevos estados. Uno chiíta que incluirá Bagdad y el sur del Irak actual. Otro sunita en el norte de Irak y parte de Siria y Jordania,  el tercero sería el Kurdistán que como mínimo abarcaría regiones de Irak y Siria. Lo que parece seguro es que se evapora el sueño yihadista de fundar un califato.

 

Las guerras asimétricas.

October 13, 2016 Comments off

 

El bombardeo aéreo de ciudades es una violación  del derecho humanitario. Hoy, sin embargo,  dos países reciben letales descargas aéreas en forma regular. Siria y Yemen son blancos de aviones que actúan con absoluta impunidad. En ambos países hay  guerras civiles en pleno desarrollo. En Alepo, la mayor ciudad siria, así como en Saná, la capital de Yemen, diversas fuerzas aéreas causan estragos. En esta última ciudad, el sábado pasado,  unas 140 personas murieron y más de 500 resultaron heridas en ataques aéreos atribuidos a la coalición liderada por Arabia Saudita con respaldo de Estados Unidos. Como es la práctica habitual la coalición negó su responsabilidad en los bombardeos. Otro tanto ocurre con las acciones aéreas rusas y sirias  que, con regularidad, destruyen hospitales y residencias en las zonas dominadas por los rebeldes.

La aplicación de fuerza desmedida puede endurecer la voluntad del adversario. Ello ocurrió con los bombardeos masivos de ciudades durante la Segunda Guerra Mundial que causaron una enorme cantidad de muertes y destrucción, pero no provocaron la rendición de alguna de las partes. En el marco de las guerras asimétricas, en que se enfrentan contrincantes de fuerzas muy dispares, el bando más poderoso recurre a la aviación para golpear desde la distancia minimizando sus riesgos. Los atacados, a menudo insurgentes, buscan protegerse refugiándose entre la población civil. Así la pérdida de vidas inocentes se transforma en un costo político para el agresor.

Samuel Huntington en su libro El choque de las civilizaciones teoriza sobre el enfrentamiento con el terrorismo yihadista: “ En esta cuasi-guerra cada bando ha capitalizado sus fortalezas y ha explotado las debilidades de su contrario. En el campo militar, ha sido en gran medida una guerra de terrorismo versus poder aéreo. Entregados militantes islámicos aprovechan las sociedades abiertas de Occidente y ponen bombas en blancos seleccionados. Militares profesionales occidentales aprovechan los cielos abiertos del Islam y lanzan bombas inteligentes contra blancos seleccionados”.

En lo que toca a la precisión del armamento aéreo  el progreso es patente.  Durante los bombardeos contra la Alemania nazi, para destruir un centro de mando y control se necesitaban unas 4.500 misiones y la descarga de ocho mil toneladas de explosivos. Para conseguir el mismo objetivo en Vietnam bastaron  95 aviones y lanzar 190 toneladas. En la actualidad, un solo avión dotado con misiles y bombas inteligentes, debidamente programadas, puede acabar con el mismo blanco. Pese a ello distan mucho, como está a la vista, de tener una precisión quirúrgica. El empleo de  la fuerza nunca puede perder de vista el objetivo político final de todo conflicto. El propósito de la victoria bélica no es avasallar al enemigo pues ello, con frecuencia, planta las semillas amargas  del conflicto siguiente. El óptimo es lograr las metas bélicas al menor costo posible para ambas partes. Esa es la base para una convivencia futura.

El calvario sirio.

September 22, 2016 Comments off

“Justo cuando pensamos que las cosas no pueden ser aún peores la barra de la depravación se hunde todavía más bajo”. Estas son las palabras de Ban Ki-moon, el secretario General de Naciones Unidas, para describir lo que ocurre en  Siria. Hay un adagio que reza que la noche es más oscura  justo antes del amanecer. Con los conflictos, en especial con las guerras civiles que son los más sangrientos, los momentos de mayor peligro suelen ser las treguas destinadas a lograr  la paz.  Cada bando descarga entonces sus cartuchos por lograr ventajas militares de último minuto.

En Siria se concretó un cese de hostilidades, acordado por Estados Unidos y Rusia, que cobró efecto el lunes. La propuesta tenía más enemigos que partidarios. Entre los propios promotores tenían reservas. El Pentágono había expresado sus reparos al plan liderado por John Kerry, el secretario de Estado. Todo empezó mal. Un bombardeo  aéreo estadounidense  mató a 62  e hirió a más de una centena de soldados sirios, leales al Presidente Bashar al Assad. Washington se excusó señalando que fue un error. Entretanto la fuerzas rebeldes y del gobierno se acusaban de no respetar el cese al fuego. Para peor un convoy con ayuda de Naciones Unidas fue víctima de un ataque que mató a veinte personas y destruyó  varios camiones. Estados Unidos acusa a Rusia por ejecutar el bombardeo. Moscú niega  en forma vehemente su participación y entre sus argumentos destaca que no hay rastros de cráteres de bombas. Insinúa que el convoy pudo ser blanco de fuego de artillería. A fin de cuentas no faltan los interesados en sabotear un acuerdo de paz. La niebla, como se alude a la incertidumbre en situaciones bélicas, es muy espesa. Algo que acrecienta la tradicional desconfianza entre Rusia y Estados Unidos.

Es un rompecabezas en el cual es difícil calzar las piezas. El gobierno sirio ha ganado terreno y cree que puede vencer a sus enemigos que están divididos. Una facción rebelde quiere una transición política que acabe con el régimen de Assad. Pero la voz cantante, en el plano militar, la tienen los yihadistas, esto es los extremistas islámicos que aspiran convertir el país en una teocracia. Estados Unidos está de acuerdo con Rusia en combatirlos. Pero Moscú duda de la seriedad de las intenciones de Washington pues Arabia Saudita y algunos emiratos les brindan ayuda a grupos de trayectoria islamista. Los kurdos sirios, por su parte, buscan crear un estado propio en las regiones en que son mayoría. Turquía, que tiene tropas al interior de Siria, los combate y brega por  impedir la desintegración del país.

Tras cinco años de lucha Siria es un país desangrado y en ruinas. La mitad de sus 22 millones de habitantes ha sido desplazada. Según algunas estimaciones las víctimas fatales alcanzarían las 400 mil personas. Unos cuatro millones han salido del país. Muchos están  en Turquía, Líbano, Jordania e Irak. Más de un millón ha optado por alejarse de las llamas y están en Europa.  El conflicto continúa con la batalla por el control de Alepo. Allí se multiplicarán las luctuosas estadísticas de un pueblo sufriente.

Juego de tronos en Turquía

August 12, 2016 Comments off

 

Turquía es un país influyente. Su postura es clave en todo el Medio Oriente y gravita de manera decisiva en la guerra siria que ya cumple cinco años. Desde un comienzo Turquía apoyó a los rebeldes que combaten contra el gobierno del Presidente Bashar-al-Assad. En esta trinchera colaboró con Estados Unidos y Arabia Saudita. Una consecuencia del conflicto es el desplazamiento masivo de sirios de los cuales unos cuatro millones están refugiados en Turquía. Más de un millón han buscado asilo en diversos países de la Unión Europea (UE) y en Alemania en particular.

Las cosas dieron un giro drástico, el 15 de julio, con el fallido golpe de estado militar contra el Presidente Recep Tayyip  Erdogan. Ankara no vaciló en culpar al clérigo musulmán Fetullá Güllen, un antiguo aliado de  Erdogan, de ser la eminencia gris tras la asonada. Más aún, el gobierno está convencido que Estados Unidos respaldó a los golpistas. Sin perder un minuto Erdogan lanzó una purga masiva contra un amplio espectro de opositores. A la cabeza de los arrestos están los seguidores de Güllen. La  enorme movilización antigolpista ha permitido además  una dura represión a  las organizaciones kurdas que nada tienen de gullenistas. También están tras las rejas numerosos  periodistas e intelectuales progresistas. Las cosas pueden empeorar. Erdogan  es partidario de reinstalar la pena de muerte en el país para castigar a los responsables del golpe. Dado que tiene una mayoría en el Parlamento es  posible que logre imponer la pena máxima abolida en 1984.

Las violaciones masivas a los derechos humanos y la libertad de expresión han provocado tímidas protestas internacionales. La UE teme que una fricción mayor con el gobierno turco puede llevarlo a abrir, de par en par,  las compuertas para los refugiados que deseen partir a Europa. El acuerdo en vigor estipula que la UE aporte miles de millones de euros para mantener en suelo turco a los buscadores de asilo.

Lo más sorprendente de la zigzagueante política turca es el reciente acercamiento a Moscú. Las relaciones entre ambos países estaban congeladas luego del derribo de un avión militar ruso, el 24 de noviembre del año pasado, que según Ankara volaba sobre su territorio El encuentro entre el Presidente ruso Vladimir Putin y Erdogan abre interrogantes. ¿Turquía cambiará de bando en la guerra en Siria? Erdogan tiene previsto un encuentro con el Presidente Hassan Rouhani  de Irán que es el mayor aliado del régimen de Assad. Podría tratarse de una maniobra táctica para fortalecer su posición negociadora frente a Washington y la UE para que no interfieran en su  política represiva doméstica. Es algo que está por verse. Pero desde ya se aprecia un cambio en el alineamiento de las fuerzas en el Medio Oriente

El asalto a la prensa

131 medios de comunicación han sido clausurados. Ninguna categoría está excluida de los cierres donde se cuentan diarios, radios, canales de televisión, revistas y casas editoriales. La acusación genérica es que responden al gullenismo o que apoyaron el golpe de estado. En rigor el cierre de medios y el acoso a periodistas independientes comenzó bastante antes del fallido golpe. De acuerdo a la organización Reporteros sin Fronteras, que monitorea la libertad de prensa en el mundo, Turquía  está relegada a los peldaños más bajos situándose en el lugar 151.