Archive

Posts Tagged ‘petróleo’

Nicaragua: la gota que colmó el vaso.

April 26, 2018 Comments off

 

El estallido social que sacude Nicaragua fue sorpresivo por su violencia inusitada. En escasos cinco días murieron al menos 25 personas y cientos resultaron heridas. Esto en un país que destaca frente a Honduras, El Salvador  Guatemala o México por su bajo nivel de violencia. Un desastre natural, sin embargo, sacudió a los tranquilos nicaragüenses.

A comienzos de abril comenzó un incendio en el bosque tropical próximo a la frontera con Costa Rica. Las llamas se propagaron por la Reserva Biológica Indio Maíz, una de las mayores de Centroamérica.    La situación se vio agravada por árboles caídos a causa de huracanes recientes  que proveían abundante material combustible. Costa Rica ofreció ayuda para combatir el fuego pero Managua la rechazó por mero orgullo nacional. El hecho es que ardieron más de cinco mil hectáreas. El torpe manejo de la situación causó malestar y manifestantes salieron a las calles para criticar al  gobierno.

No se habían extinguido las llamas cuando el Presidente Daniel Ortega anunció, el 16 de abril, que incrementaría las contribuciones para los fondos de pensiones a la par que reduciría el monto de las mismas. Esto gatilló una respuesta masiva de rechazo a lo largo del país. Decenas de miles de personas se echaron a las calles exigiendo que la medida fuese revocada. Frente a la protesta el gobierno desencadenó una virulenta represión contra lo que Ortega denominó bandas de “pandilleros manipulados”.  Llamativa resultó la irrupción de grupos civiles, armados con barras de hierro y cadenas, que agredieron a los opositores.

En Managua, la capital, uno de los blancos favoritos de los manifestantes fueron los llamados “árboles de la vida”. Son estructuras metálicas de entre 15 y 20 metros de altura, que en formas estilizadas, con diversos motivos multicolores y luminarias simulan árboles gigantes. Estos ornatos urbanos comenzaron a instalarse en el año 2013 y en la actualidad suman unos 140 y están asociados con el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional. En particular se les vincula con la vice Presidenta Rosario Murillo, esposa del Presidente Ortega. El derribo de varios “árboles” es entendido como un acto deliberado de agravio a Murillo, apodada la Chayo, que según declaró Ortega en la presidencia “la Rosario es 50 por ciento y Daniel, 50 por ciento”.

En un gobierno caracterizado por el nepotismo la inclusión de Murillo en la vicepresidencia, en 2017, es un mecanismo para asegurar la sucesión. Ello en caso que Ortega no concluya su mandato. En todo caso el país ha tenido un buen desempeño económico con un crecimiento superior al cuatro por ciento. Una dificultad mayor es el alza de los precios del petróleo. Más de la mitad del crudo consumido por Nicaragua provenía desde  Venezuela a precios preferenciales.

Algo ha cambiado en el país y el gobierno tendrá que tener en cuenta la opinión pública como  no lo había hecho hasta ahora. Ortega ha anulado las medidas que afectaban a las pensiones. Ahora se declara abierto a negociar con diversos sectores, en particular con el empresariado. Un primer paso para recuperar la legitimidad pérdida.

Advertisements

La lucha por Venezuela

February 8, 2018 Comments off

El gobierno venezolano sigue a la ofensiva: el Consejo Nacional Electoral anunció elecciones presidenciales para el 22 de abril.  La decisión desconoce las demandas opositoras que exigen un plazo mayor y garantías como la liberación de dirigentes presos. Además  piden de la revocación de  una serie de medidas entre las que desataca la exclusión de los principales partidos opositores por no haber participado en las últimas elecciones. Así como están las cosas es improbable que la oposición pueda enfrentar al oficialismo.

Las divisiones en el campo opositor son profundas. Una corriente estima que es una pérdida de tiempo negociar con un gobierno, que a su juicio, no respeta incluso sus propias reglas del juego. Hay otro sector que estima, en cambio,  que es un error abandonar el espacio político existente por estrecho que este sea. Con esta convicción ha participado en las fallidas negociaciones de Santo Domingo, en la República Dominicana.  El gobierno dice que se logró un acuerdo pero que un llamado telefónico desde Washington habría frenado  la firma por parte de los opositores. .

Desde hace años Washington ha buscado terminar el experimento político reformista iniciado por Hugo Chávez. Es una pugna que ha tenido altos y bajos pero que no afectó en lo fundamental la capacidad operativa de Caracas. Ahora Estados Unidos, con el apoyo del Grupo de Lima, donde destaca la presencia de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia y Chile entre otros, busca frenar la reelección de Maduro. En este empeño cuenta con el respaldo de la Unión Europea. Con Francia y España a la cabeza de las posturas más duras.

Desde la perspectiva opositora el macizo respaldo internacional debería ser una noticia alentadora. Pero como es sabido, a menos que exista una intervención militar,  es muy difícil cambiar la situación al interior de un país con la mera presión externa. El secretario de Estado, Rex Tillerson,  en el curso de la reciente  gira por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica sondeó la posibilidad de aplicar sanciones drásticas a Caracas. Ellas considerarían un corte a la yugular de la economía venezolana: limitar las  compras de crudo así como las ventas de productos de petróleo refinado El más entusiasta con esta opción es el Presidente argentino Mauricio Macri.

El dilema de las sanciones petroleras es que afectaran al conjunto de los venezolanos. Ello puede empujar al gobierno de Maduro a una mayor radicalización. La aplicación  del bloqueo económico de  Estados Unidos a  Cuba resultó contraproducente. No consiguió el objetivo de tumbar al régimen. Por el contrario  galvanizó al pueblo cubano tras el liderazgo de Fidel Castro. La Habana resistió el bloqueo  y se volcó por entero al entonces Campo Socialista.

El deterioro de la situación económica de los venezolanos es manifiesta. Hay un desabastecimiento masivo y la inflación alcanzó, tan solo en enero de este año, al 84 por ciento. En estas condiciones es difícil que algún gobierno venza en elecciones libres y competitivas. Lo llamativo, sin embargo,  es que la dirigencia del chavismo insiste en realizar elecciones. Ello no porque este preocupada por los resultados. Lo que está en juego es el bien más precioso al cual aspira todo poder: la legitimidad.

 

Venezuela: Maduro con poco margen de maniobra.

February 26, 2015 Comments off

El arresto de Antonio Ledezma, el opositor alcalde de Caracas el 19 de febrero, bajo el  cargo de cometer “crímenes contra la paz y la seguridad de la nación y contra la constitución”  abre más interrogantes sobre los acusadores que sobre el imputado. En concreto se le señala como parte de una conspiración para dar un golpe de estado. El creciente número de detenciones de políticos opositores, electos democráticamente, es una señal preocupante.

Los arranques represivos del gobierno ponen de manifiesto su fragilidad política. Según encuestas recientes el nivel de respaldo público a la gestión del Presidente Nicolás Maduro ha bajado a la peligrosa cota de 20 por ciento. Su pérdida de popularidad, en todo caso, no ha sido capitalizada por la oposición que permanece dividida y sin propuestas claras.

Más que la acción opositora el gobierno sufre el embate de sus propios errores. Para Venezuela el petróleo representa  95 por ciento  de las exportaciones nacionales. Los sucesivos gobernantes han sido incapaces de superar la petróleo-dependencia.  Este rubro del cual depende su vida económica presenta un cuadro alarmante. La falta de realismo de las autoridades económicas es seria: cuando el barril se cotizaba a 103 dólares para los efectos del presupuesto nacional se lo consideró a 194, generando un formidable déficit. Para salir del paso el gobierno buscó préstamos chinos por un total de 45 mil millones de dólares. Pare empeorar las cosas el mundo vive una drástica caída de los precios del crudo que ahora se cotiza a alrededor de los 50 dólares  el barril. Dado que el petróleo venezolano es pesado y requiere de mayores costos de refinación hay que restarle cinco dólares por  barril. A lo anterior hay que agregar  la baja de la producción del crudo  venezolano desde 1999 en casi 25 por ciento. Además de la reducción persiste una política de subsidios al precio de  la bencina que le cuesta 12 mil millones de dólares al fisco. En estas circunstancias con una inflación desbocada que alcanza al 64 por ciento, según algunos analistas es  superior al 100 por ciento, no es fácil elevar el precio de los combustibles. Los venezolanos saben cuan explosivo puede ser el aumento de la bencina, ya en el pasado ha detonado  explosiones sociales.

En estas circunstancias  Maduro tiene un escaso margen de maniobra. Lo que es seguro que no aumentará su popularidad mediante los abusos de poder.

Las denuncias de Amnistía Internacional.

Los mayores violaciones tuvieron lugar durante las manifestaciones antigubernamentales realizadas el año pasado. En ellas  43 personas perdieron la vida y más de 870 resultaron heridas, entre manifestantes, miembros de las fuerzas de orden y transeúntes. Más de 3.000 personas fueron detenidas en el curso de las protestas. La mayoría fueron acusadas y puestas en libertad al cabo de pocos días. Pero al finalizar el año, más de 70 personas continuaban tras las rejas.

Cita los casos del abogado Marcelo Crovato y el defensor de los derechos humanos Rosmit Mantilla, fueron detenidos en abril y mayo, respectivamente, en relación con las protestas. Más de ocho meses después de su detención, permanecían en prisión preventiva, pese a la ausencia de pruebas sólidas que respaldaran los cargos en su contra.

La polarización venezolana.

March 14, 2014 Comments off

La ausencia de Nicolás Maduro en Chile para el traspaso del mando presidencial fue un anticlímax. Era la única incógnita en la elaborada coreografía protocolar. Y es que el  chavismo ha tenido la rara virtud de convertirse en un tema de política interna en América Latina. El proceso político iniciado por Hugo Chávez no solo ha polarizado a sus compatriotas. Lo que ocurre en Venezuela marca una línea divisoria a lo largo de la región.

El éxito electoral de los postulados bolivarianos está a la vista: desde 1999 hasta la fecha los partidarios del chavismo han vencido en todas las elecciones,  salvo una. Casi una década y media de victorias responde  a la irrupción política de sectores postergados por  el antiguo y excluyente sistema en que dos partidos alternaban en el poder.

La propuesta bolivariana de inclusión social sedujo no solo a los excluidos sino que a vastos sectores de capas medias. Los programas de alfabetización, las postas médicas barriales y  la construcción de viviendas populares fortalecieron la base bolivariana. Los cambios impulsados encontraron. como era de esperar, una fuerte resistencia de los sectores tradicionales. Lo que quedó claro en el intento de golpe en abril de 2002 y luego con un largo paro petrolero en 2002-2003.

El venezolano Juan Pablo Pérez Alfonzo sentenció que el petróleo es “el excremento del diablo”. Con ello quiso decir que lo que parece una bendición es, a la larga, la causa de la perdición. Lo que ocurre en Venezuela confirma su sentencia. El petróleo representa 95 por ciento de las exportaciones. La otrora abundancia de divisas proveniente del “excremento” ha caído por la menor producción. El país ha debilitado su base industrial y agrícola merced a políticas que han desincentivado la inversión. El resultado es un gran desabastecimiento. A esto hay que sumarle una inflación galopante que ronda el 56 por ciento anual. No hay popularidad política, en democracia,  que resista  por mucho tiempo un agudo deterioro económico.

Venezuela tiene una de las más altas tasas de homicidios del mundo. Los bolivarianos pensaron que gracias a la inclusión social las cosas mejorarían. Pero no ha sido así pues las cosas empeoraron,  el año pasado se registraron más de 24 mil homicidios. Un factor determinarte es la corrupción de la policía, que no actúa como corresponde e incluso, como en numerosos países latinoamericanos,  establece  sociedad con la delincuencia.

En varios países un alto porcentaje de los electores no vota por lo que realmente quiere. Lo hace con realismo por el mal menor, para evitar la victoria de posturas más antagónicas. Ese también es el dilema para muchos venezolanos. La oposición ha cambiado su discurso por uno más atrayente e inclusivo. Pero sus dirigentes son los mismos que lideraron el fallido golpe de estado de 2002. Allí están las imágenes de Enrique Capriles durante la asonada encaramado en el muro de la embajada de Cuba en Caracas, armado con un bate, amenazando al personal diplomático. Los líderes que hoy buscan interpretar el malestar ciudadano, por su trayectoria, no garantizan que respetarán las libertades democráticas que hoy exigen. Algunos analistas establecen un paralelo con lo que ocurría en Chile en 1973. Cada situación es única, pero entonces se vio que quienes clamaban por la libertad de prensa y los derechos humanos procedieron, con el respaldo de sus aliados externos, a violar  todo lo que habían proclamado. Es un hecho que la polarización hace aflorar los peores instintos de los antagonistas.

Petróleo y elecciones en Estados Unidos

September 2, 2012 Comments off

Mitt Romney, el aspirante  a la Casa Blanca, se mofó de las preocupaciones ambientales del Presidente Barack Obama. En el discurso de aceptación  de la candidatura republicana,   en la convención realizada en Florida, dijo: “El Presidente Obama prometió que disminuiría la subida del nivel de los océanos”, luego dejó una calculada pausa que fue respondida por risas de la audiencia. Acto seguido queriendo decir volvamos a la realidad y dejemos atrás las excentricidades  remachó: “Mis promesas son ayudarlos a ustedes y a vuestras familias”.  Al parecer Romney no  considera al cambio climático como un problema que afecta a las personas y sus familias.

A la hora de las promesas electorales planteó cinco medidas claves para mejorar la vida del país. A la cabeza de su agenda señaló: “ Primero, para 2020, Norteamérica será independiente (en el campo energético)  haciendo uso de nuestro inventario de petróleo, carbón, gas, nuclear y renovables”. Buenas intenciones pero que de original  tienen poco y, por lo mismo, surge la duda por qué Romney  tendrá éxito donde sus antecesores fracasaron.

El Presidente Richard Nixon, en 1973,  anunció  el Proyecto Independencia, que debía garantizar la autosuficiencia petrolera para 1980. ¿Cómo? perforando más pozos y con la incorporación al mercado de nuevos combustibles. A partir de entonces cada presidente  estadounidense ha reiterado las mismas intenciones de reducir su dependencia foránea, y al final ha entregado el mando con una quema de crudo superior a la del  gobierno anterior. Después de Nixon fue Ronald Reagan quien postuló la necesidad de “desarrollar  nuevas tecnologías y mayor independencia del petróleo importado”. Luego, George H. W. Bush señaló: “No hay seguridad para Estados Unidos si dependemos del petróleo extranjero”. Bill Clinton, por su parte, dijo: “Necesitamos una estrategia energética de largo plazo para maximizar la conservación y, a la par, también el desarrollo de fuentes alternativas de energía”. George W. Bush postuló: “Debemos abandonar nuestra economía basada en el petróleo y hacer de nuestra dependencia del Medio Oriente algo del pasado”. Barack Obama reconoció lo anterior y agregó, en junio de 2010, que: “Por décadas hemos sabido que los días del petróleo barato y de fácil acceso estaban contados. Por décadas hemos hablado y hablado sobre la necesidad de acabar con la centenaria adicción americana a los combustibles fósiles. Y por décadas hemos fallado en actuar con el sentido de urgencia que este reto exige. Una y otra vez el camino ha sido bloqueado no solo por los lobbystas de la industria petrolera sino también por una falta de coraje político”.  Recién este año Obama instó al Congreso a terminar con los cuatro mil millones de dólares en subsidios a las empresas petroleras y gasíferas.

 

En cuanto a Romney es difícil vislumbrar cómo cumplirá su promesa puesto que es partidario de reducir los estándares de eficiencia exigidos a la industria automotriz.  Un factor impulsado por Obama y que permitiría un ahorro de dos millones de barriles diarios de petróleo para 2025.   Ahora que la Corte Suprema determinó que en Estados Unidos no hay límite a las donaciones políticas fluyen los fondos. En los últimos días Romney recibió 10 millones de dólares de empresas petroleras y gasíferas. Por su parte el candidato dijo que si resulta electo terminará con un siglo de control del estado sobre la explotación de hidrocarburos en terrenos públicos. El asunto quedará en manos de las autoridades locales que son más vulnerables a las presiones de grandes empresas. “Business a usual”, o nada nuevo bajo el sol.

El futuro de la energía en Chile

March 8, 2012 Comments off

El ministerio de Energía publicó, finalmente,  lo que ha calificado  como su “carta de navegación” para enfrentar  los años venideros. Se trata del documento encabezado como  la  Estrategia Nacional de Energía (ENE) 2012-2030 y titulado  “Energía para el futuro”. En rigor la propuesta está enfocada en su totalidad al sistema eléctrico y omite un análisis sobre el hecho que el país   importa 98,7  por ciento del petróleo que consume.  Ello en circunstancias que la casi totalidad del transporte es carretero.

En todo caso a la hora del diagnóstico se aprecian avances pues es un texto más franco y autocrítico que el grueso de la producción oficial. Parte por reconocer que “Chile es un país sumamente expuesto  en materia energética…el marco regulatorio del sector ha evidenciado importantes debilidades las que se han hecho patentes cuando deben enfrentarse situaciones coyunturales… la infraestructura de transmisión de energía eléctrica no consideraron lineamientos de largo plazo…lo anterior, puso de manifiesto la evidente fragilidad de nuestro sistema eléctrico”. 

Entre las metas propuestas destaca aumentar la participación de la hidroelectricidad desde el 35 por ciento actual a 45 ó 48 por ciento para 2024. Esto con HidroAysén, claro.  En lo que toca a las energías renovables no convencionales (ERNC) se propone incrementar su participación  del 3 por ciento actual a 20 por ciento de la matriz eléctrica. . La energía nuclear queda archivada pero no desechada. 

  A lo largo de todo el documento se subraya la necesidad de actuar “con la  participación y adecuado conocimiento de la comunidad”, de operar “con la mayor transparencia”, “con una institucionalidad de vanguardia, con un mayor compromiso público”  pero en lugar alguno se menciona en qué se traducirán estas declaraciones de buenas intenciones. Por el contrario, la sociedad civil sigue ausente y cada vez que se menciona la necesidad debatir algo se invoca a otras reparticiones públicas. Así al considerar los temas ambientales Energía señala que debe colaborar estrechamente con el ministerio del Medio Ambiente. El problema con este enfoque  es que el conjunto del aparato estatal está sometido a las mismas señales de la voluntad de las máximas autoridades del ejecutivo. Se cae así en la ficción que los comités interministeriales representan puntos de vistas diferentes que expresan incluso sensibilidades ciudadanas. Sin duda tienen ángulos de análisis distintos pero todos concurren a una misma conclusión. Y aquellos que no lo hacen, como ya se ha visto, son cesados en sus cargos. 

La propuesta del gobierno es tecnocrática. La construcción de una Carretera Eléctrica Pública puede contribuir a destrabar algunos problemas en la transmisión y distribución. Pero no se aborda el tema del asfixiante centralismo y muy, pero muy  de pasada se menciona la energía distribuida, aquella que es producida y consumida localmente.  Pero más importante aún se omite lo fundamental: los cambios políticos y culturales que comienzan en la sociedad,  pasan  por la educación en todos sus niveles y deben permear al Estado. Y, por supuesto, también a la inversa.

 

 

Irán: petróleo y sanciones

March 1, 2012 Comments off

El ideal en todo conflicto es doblegar el adversario sin tener que utilizar la fuerza. La mayoría de las guerras van precedidas por esfuerzos diplomáticos para aislar al enemigo. Además se aplican todas las sanciones económicas posibles con miras a debilitarlo. Eso es lo que ocurre en estos momentos con las fricciones entre Irán y Occidente. El resultado está a la vista: el aumento de 8 por ciento de los precios del petróleo desde que Irán amenazó, en febrero, con cortar sus exportaciones de crudo a varios países europeos.
Irán ya es objeto de una batería de sanciones impuestas por la Unión Europea y Estados Unidos. Los europeos anunciaron, el 23 de enero, que dejarían de comprar petróleo iraní que representan 20 por ciento de las exportaciones del país. Teherán no espero que se ejecutase la medida y de inmediato disminuyó sus ventas a los europeos. Washington, por su parte, ya a finales del año pasado, prohibió todo trato con el Banco Central iraní con miras a cortarle los vínculos con el conjunto del mundo financiero. Ambas medidas eran los ases bajo la manga de Occidente. Está por verse si tendrán el efecto deseado. Pero si no logran su cometido no hay mucho más que puedan hacer en el ámbito de las sanciones.
La economía iraní está a mal traer. La razón principal es la mala administración y, sin duda, las sanciones contribuyen a complicarle la vida al régimen de los ayatolás. La inflación ya pasa de 20 por ciento, el desempleo se empina al 12 por ciento y el rial, la moneda nacional, se devaluó en 50 por ciento frente al dólar el año pasado.
Occidente incluido Chile, a su vez, siente los efectos del castigo propinado a Teherán. Todo el mundo resiente la subida del precio del petróleo. Para Estados Unidos, el mayor consumidor de crudo del planeta, un centavo de aumento en el precio durante un año le representa un desembolso de mil millones de dólares. Como se estima que los precios de los combustibles fósiles pueden completar un alza de un dólar la factura podrá alcanzar los 100 mil millones de dólares. Esto sin guerra. Esta tendencia por supuesto alcanza a Chile donde los combustibles aumentan y por el momento la tendencia se mantiene al alza. El país es especialmente vulnerable al costo del petróleo